BRA­SIL CON­TRA BRA­SIL

El País - Especiales - - MEMORIAS EN BLANCO Y NEGRO - Por JO­SÉ SÁ­MANO

Na­da más evo­ca­dor que un Mun­dial en Bra­sil, por­que fue en esa tie­rra don­de el fút­bol se hi­zo ar­te, don­de los ne­gros im­por­ta­ron la bo­la pa­tea­da por los an­glo­sa­jo­nes pa­ra lue­go mi­mar­la. Fue en tie­rras bra­si­le­ñas don­de el ba­lón se hi­zo pe­lo­ta, don­de me­re­ció el tra­to de una da­ma. Bra­sil, y so­lo Bra­sil, ha es­ta­do en to­dos los Mun­dia­les des­de su ori­gen, y aho­ra se­rá el an­fi­trión de un tor­neo en el que no fal­ta­rá un so­lo cam­peón. Un car­tel ex­tra­or­di­na­rio des­de el pun­to de vis­ta de­por­ti­vo, pe­ro en un país por el que siem­pre co­rrió el fút­bol por sus ve­nas hoy no cue­lan los fas­tos or­ga­ni­za­ti­vos y su desor­bi­ta­da fac­tu­ra. Fút­bol sí, des­pil­fa­rro no. En es­tos tiem­pos de acu­cian­tes ne­ce­si­da­des, re­sul­ta que el jue­go que hi­zo de ne­xo en­tre to­dos los bra­si­le­ños, fue­ran del sus­tra­to so­cial que fue­ran, hoy cuen­ta con una no­ta­ble opo­si­ción po­pu­lar. Se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, el ba­ró­me­tro fa­vo­ra­ble no lle­ga al 50%. Bra­sil con­tra Bra­sil, en el cam­po, con la lo­sa del Ma­ra­ca­na­zo, y en las ca­lles.

EL BRA­SIL FUT­BO­LÍS­TI­CO DE HOY TI­RA MÁS DE BRO­CHA QUE DE PIN­CEL, pe­ro la Ca­na­rin­ha es el gran mu­seo de es­te de­por­te, por más que des­de los no­ven­ta, arras­tra­do por el dun­guis­mo, el equi­po ha­ya per­di­do ima­gi­na­ción en be­ne­fi­cio de eso que lla­man fia­bi­li­dad, co­mo si la del 58 o el 70 no hu­bie­ra si­do tan her­mo­sa co­mo triun­fal. In­clu­so el equi­po del 82, el de Zi­co, Fal­cao, Só­cra­tes, Ju­nior y otros ge­nios que per­du­ran en la re­ti­na pe­se a su de­rro­ta con Ita­lia en Sa­rrià. Hay se­lec­cio­nes con tan­ta púr­pu­ra, tan em­bria­ga­do­ras, que es­tán por en­ci­ma del ga­nar o per­der. A ello tam­bién as­pi­ra es­ta Es­pa­ña con se­llo y al­tos vue­los. LOS TIEM­POS HAN CAM­BIA­DO, Y MÁS EN LA AN­FI­TRIO­NA, don­de la lo­sa del Ma­ra­ca­na­zo se tie­ne por una de­rro­ta eter­na, in­fi­ni­ta, una ca­de­na per­pe­tua. El pró­xi­mo 13 de ju­lio, to­do lo que no sea una vic­to­ria ama­ri­lla se­rá un desas­tre na­cio­nal. Con­ven­ci­do de la tras­cen­den­cia, a Sco­la­ri, cur­ti­do en al­gu­nas maz­mo­rras del fút­bol eu­ro­peo, no le im­por­ta que Bra­sil ha­ya per­di­do esen­cias, el aro­ma que le ca­rac­te­ri­za­ba. Ha per­fi­la­do un equi­po re­cio, con un pun­to de vi­na­gre, en el que pre­va­le­ce la pier­na de már­mol y so­lo Ney­mar vue­la sin ca­de­nas. Co­mo es ha­bi­tual, y se ve­ri­fi­có en el en­sa­yo de la Con­fe­de­ra­cio­nes 2013, Bra­sil ten­drá cier­to am­pa­ro de la FIFA. A Es­pa­ña 82 ni si­quie­ra le evi­tó el ri­dícu­lo. Pe­ro es­ta es otra Es­pa­ña.

EL CAM­PEÓN DE SU­DÁ­FRI­CA LLE­GA CON UN RE­TO MA­YÚS-CU­LO. Des­de la Ca­na­rin­ha en el 58 y 62, na­die ha re­pe­ti­do en lo más al­to del po­dio y nin­gún eu­ro­peo ha triun­fa­do ja­más en sue­lo ame­ri­cano. Se­ñal de la aven­tu­ra que su­po­ne pa­ra la Ro­ja, que lle­ga con 12 ju­ga­do­res que ya es­tu­vie­ron en la Eu­ro­co­pa 2008 y 16 de Su­dá­fri­ca. El blo­que por en­ci­ma de la renovación. A Es­pa­ña le pu­ri­fi­có su es­ti­lo, pe­ro hoy Del Bos­que ten­drá que hi­lar fino pa­ra sos­te­ner la ma­que­ta sin per­der los fun­da­men­tos. La fra­gan­cia si­gue en el me­dio cam­po, don­de no hay equi­po en el mun­do que pue­da pre­su­mir de la ar­qui­tec­tu­ra de Xa­vi, Alon­so, Bus­quets, Sil­va, Inies­ta, Ca­zor­la… Y se­rá es­te se­lec­to gru­po de cen­tro­cam­pis­tas el que ten­ga que ga­nar­se pa­ra su cau­sa al que se pre­su­me se­rá el pun­to fi­nal: Die­go Cos­ta, na­da que ver con los há­bi­tos ya sa­bi­dos de Vi­lla. De la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se unos y otro de­pen­de­rán mu­chas de las op­cio­nes de Es­pa­ña. En Áfri­ca, la de­fen­sa re­sul­tó capital: en­ca­jó dos go­les en la pri­me­ra fa­se y lue­go en­ca­de­nó cua­tro 1-0. Pa­ra Bra­sil, Del Bos­que ha ga­na­do su­mi­nis­tro por los laterales, don­de se ha con­so­li­da­do Jor­di Al­ba y han emer­gi­do Juan­fran y Az­pi­li­cue­ta. El centro de la za­ga es otra his­to­ria. Sin Pu­yol, el sos­tén es co­sa de Pi­qué -que no ha he­cho su me­jor tem­po­ra­da- y Ser­gio Ra­mos -in­men­so es­te curso-. En la re­cá­ma­ra, con Al­biol –con más ro­da­je en Ná­po­les que en el Ma­drid- y Ja­vi Mar­tí­nez -mu­ta­do des­de el me­dio cam­po-. Del Bos­que tie­ne ces­to y tie­ne mano pa­ra el di­ván.

LAS PRE­DIC­CIO­NES SI­TÚAN A BRA­SIL Y ES­PA­ÑA CO­MO LOS GRAN­DES FA­VO­RI­TOS, PE­RO NO TEN­DRÁN UN PA­SEÍ­LLO. La Ale­ma­nia en tran­si­ción, el Mes­si Ar­gen­ti­na Fút­bol Club, esa Ita­lia que sue­le afi­lar los col­mi­llos, una Fran­cia que pue­de pu­jar si ha exor­ci­za­do sus con­vul­sio­nes de los úl­ti­mos tiem­pos. Y no se­rán los úni­cos com­ba­tien­tes: Chi­le, Co­lom­bia, Bél­gi­ca y otros aga­za­pa­dos no ad­mi­ti­rán des­pis­tes. To­dos con­tra to­dos y lo di­cho, Bra­sil con­tra Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.