Ale­jan­dro SA­BE­LLA

“Mes­si es om­ni­pre­sen­te”

El País - Especiales - - LOS ASPIRANTES|ARGENTINA - Tex­to: DIE­GO TO­RRES

Ce­sa­re Ale­jan­dro Sa­be­lla (Buenos Aires, 1954) es un por­te­ño ex­cén­tri­co por­que es­cu­cha, re­fle­xio­na, pa­re­ce in­có­mo­do pon­ti­fi­can­do y se mues­tra tre­men­da­men­te pru­den­te. El se­lec­cio­na­dor al­bi­ce­les­te es un hom­bre tran­qui­lo en el tor­be­llino es­truen­do­so de la ciu­dad que le vio na­cer y, por ex­ten­sión, del fút­bol ar­gen­tino.

Pre­gun­ta. Co­mo se­lec­cio­na­dor de­be ser di­fí­cil ar­ti­cu­lar un equi­po sin ape­nas cen­tro­cam­pis­tas pu­ros.

Res­pues­ta. No es fá­cil. Con­ta­mos con un gran po­de­río ofen­si­vo y a ve­ces que­da­mos un po­co des­ba- lan­cea­dos. La búsqueda del equi­li­brio es un pro­ce­so com­ple­jo. Te­ne­mos que tra­ba­jar en eso en el po­co tiem­po que dis­po­ne­mos. Ser se­lec­cio­na­dor na­cio­nal es un tra­ba­jo muy lin­do por un la­do, pe­ro por otro hay una pre­sión muy gran­de de­ri­va­da de la ilu­sión que tie­ne to­da la gen­te. Esa ilu­sión se mul­ti­pli­ca por la pre­sen­cia en el equi­po del me­jor ju­ga­dor del mun­do y por la pro­xi­mi­dad del cam­peo­na­to con nues­tro país. Se­rá un Mun­dial muy di­fí­cil. P. ¿Qué cla­se de ri­va­les es­pe­ra Bra­sil? R. Las se­lec­cio­nes sud­ame­ri­ca­nas es­tán muy bien. Chi­le tie­ne un gran en­tre­na­dor y un gran equi­po. Tam­bién Co­lom­bia es­tá bien. Jun­to con Es­pa­ña y Ale­ma­nia, Bra­sil es una de las tres gran­des po­ten­cias, en un es­ca­lón su­pe­rior. Por de­ba­jo, In­gla­te­rra, Ho­lan-

da, Bél­gi­ca, Ita­lia, Por­tu­gal, Suiza y Fran­cia es­tán a un ni­vel so­bre­sa­lien­te pa­re­jo y no per­mi­ti­rán erro­res.

P. En 2010 se com­pa­ra­ba a la se­lec­ción ar­gen­ti­na con la se­lec­ción de Ma­ra­do­na que fue cam­peo­na en 1986. Aho­ra la pre­sen­cia de Mes­si vuel­ve a ins­pi­rar es­ta com­pa­ra­ción. ¿No cree que la Ar­gen­ti­na de 1986 era un equi­po com­ple­ta­men­te dis­tin­to al su­yo?

R. La es­truc­tu­ra del equi­po era di­fe­ren­te. El del 86 era un equi­po muy tra­ba­ja­do en de­fen­sa, muy só­li­do, y a par­tir de ahí te­nía la co­ne­xión de esa so­li­dez con Bu­rru­cha­ga, Ma­ra­do­na, y Val­dano que era co­mo un lim­pia­pa­ra­bri­sas en el ataque. Ba­rría to­do el te­rreno. P. ¿Aho­ra quién es su bu­rru­cha­ga? R. Son di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes. El ju­ga­dor del es­ti­lo de Bu­rru­cha­ga se ha ido per­dien­do. Por­que Bu­rru­cha­ga, ade­más de ha­cer muy bien la co­ne­xión en­tre el me­dio­cam­po y los de­lan­te­ros, lle­ga­ba mu­cho al gol, te­nía re­ma­te de me­dia dis­tan­cia, co­la­bo­ra­ba en la mar­ca, era muy in­te­li­gen­te pa­ra ju­gar. Cu­bría mu­chas fa­ce­tas del jue­go.

P. ¿A su equi­po le fal­ta la je­rar­quía en de­fen­sa y en el centro del cam­po que tu­vo la Ar­gen­ti­na del 86? R. No se pue­den ha­cer com­pa­ra­cio­nes. P. Bi­lar­do en el 86 te­nía tan­ta abun­dan­cia de de­fen­sas y en­gan­ches que pu­do pres­cin­dir de Bo­chi­ni y Pas­sa­re­lla. Us­ted no tie­ne es­tos pri­vi­le­gios.

R. En la po­si­ción de Bo­chi­ni fue­ron Trob­bia­ni, Ta­pia, Bu­rru­cha­ga y Ma­ra­do­na. Da­niel [Pas­sa­re­lla] se en­fer­mó. Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas.

P. En el 86 se ju­gó en Mé­xi­co, don­de el an­fi­trión no era una po­ten­cia.

R. Tam­bién hay una cues­tión cli­má­ti­ca. En Mé­xi­co se ha­ce más di­fí­cil pa­ra los eu­ro­peos por­que hay ca­lor y al­tu­ra. En Bra­sil los eu­ro­peos en­con­tra­rán un cli­ma bas­tan­te agra­da­ble en Cu­ri­ti­ba, en Río o São Pau­lo. Más al nor­te les cos­ta­rá más.

P. A us­ted le lla­ma­ban Pachorra por­que era un zur­do pau­sa­do. ¿Có­mo se le ocu­rrió ir­se a ju­gar al Shef­field Uni­ted, de la Se­gun­da Di­vi­sión in­gle­sa?

R. Fue di­fí­cil, por­que en 1978 en In­gla­te­rra se prac­ti­ca­ba un fút­bol muy ver­ti­cal que sal­ta­ba el me­dio cam­po. Cuan­do ju­gué en Pri­me­ra, en el Leeds, es­to se acen­tua­ba por­que ha­bía más di­ná­mi­ca to­da­vía, pe­ro con más jue­go aso­cia­do. En Se­gun­da se iba más a la se­gun­da ju­ga­da, a cho­car, bus­can­do con­ti­nua­men­te el ba­lón col­ga­do, y siem­pre a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Lo que más me im­pac­tó fue des­cu­brir dos co­sas: que la pa­red no exis­tía, si en­tre­ga­bas una pe­lo­ta y la ibas a bus­car nun­ca te la de­vol­vían por­que no es­ta­ban ha­bi­tua­dos a eso; y des­pués, cuan­do te lle­ga­ba la pe­lo­ta te­nías que eje­cu­tar a gran ve­lo­ci­dad por­que si no ve­nía uno por de­trás y te la qui­ta­ba. P. ¿Vol­vió a Ar­gen­ti­na por la gue­rra de Mal­vi­nas? R. No. La gue­rra em­pe­zó en abril de 1982. Yo vol­ví en enero. Me lla­mó Bi­lar­do, que ha­bía asu­mi­do co­mo téc­ni­co de Es­tu­dian­tes. Él se acor­da­ba de que yo, es­tan­do en Ri­ver, ha­bía ju­ga­do siem­pre muy bien con­tra Es­tu­dian­tes. Lle­va­ba tres años y me­dio fue­ra y me pi­có el bi­chi­to del re­gre­so. P. ¿Qué en­tre­na­dor lo in­flu­yó más? R. Tu­ve la suer­te de te­ner a Bi­lar­do co­mo téc­ni­co. Apren­dí mu­chas co­sas de él, pe­ro fui ha­cien­do mi pro­pio ca­mino. Lo es­cu­ché a Guar­dio­la en una char­la en Ar­gen­ti­na y ha­bló de la im­por­tan­cia de la tác­ti­ca, de la par­te fí­si­ca, y de lo que es un gru­po. Pep sien­te el fút­bol de una ma­ne­ra con res­pec­to a lo que es la po­se­sión de la pe­lo­ta y el to­que. Pe­ro las eti­que­tas di­cen po­co. En Ar­gen­ti­na po­ne­mos eti­que­tas a to­do. Pen­sa­mos que a Guar­dio­la no le in­tere­sa la preparación fí­si­ca ni la tác­ti­ca y es al con­tra­rio.

P. ¿Im­plan­tó el 4-3-3 en Ar­gen­ti­na pa­ra que Mes­si se en­con­tra­ra fa­mi­lia­ri­za­do con un es­que­ma si­mi­lar al del Ba­rça?

R. Sur­ge de la búsqueda de po­ten­ciar aún más

nues­tro po­de­río ofen­si­vo. Creo que Mes­si se tor­na aún más des­equi­li­bran­te cuan­tas más va­rian­tes ten­ga una vez que re­ci­be la pe­lo­ta. Ju­ga­do­res que le arras­tren la mar­ca, que le lle­ven ri­va­les pa­ra de­jar­le más es­pa­cio, le brin­dan más po­si­bi­li­da­des pa­ra que él dé los pa­ses y lo ha­ce más de­ter­mi­nan­te. El 4-3-3 es la pri­me­ra op­ción. Des­pués ha­brá que ver el ri­val y a par­tir de ahí ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes.

P. ¿Ha pen­sa­do en re­tra­sar a Mes­si pa­ra cu­brir ese va­cío del en­gan­che?

R. Él tie­ne li­ber­tad pa­ra ju­gar don­de más có­mo­do se sien­ta. Es­ta tem­po­ra­da en el Bar­ce­lo­na, o con­tra Ru­ma­nia en el amis­to­so, se ti­ró bas­tan­te atrás pa­ra re­ci­bir, se hi­zo bas­tan­te eje del equi­po. Tu­vi­mos la pe­lo­ta y ape­nas la qui­tá­ba­mos él se ti­ra­ba atrás y re­ci­bía ahí. Siem­pre es bueno que Mes­si ten­ga el ba­lón por­que cuan­do lo tie­ne exis­te la po­si­bi­li­dad de que al­go pue­da su­ce­der. Es bueno que se ubi­que don­de más có­mo­do se sien­ta. P. ¿A qué se re­fie­re con co­mo­di­dad? R. Co­mo­di­dad pa­ra po­der re­ci­bir el ba­lón y, a par­tir de ahí, ini­ciar la ju­ga­da. Cuan­tas más op­cio­nes ten­ga, me­jor. Re­pi­to: si tie­ne una op­ción de pa­se, o una úni­ca sa­li­da con­du­cien­do, es más fá­cil pa­ra los ri­va­les. Te­ner po­cas op­cio­nes sig­ni­fi­ca te­ner me­nos gen­te que lo acom­pa­ñe en ataque, por tan­to va a ha­ber más ri­va­les que van a mar­car a me­nos de los nues­tros. Cuan­tos más lo acom­pa­ñe­mos más va­mos a po­ten­ciar su con­di­ción ex­tra­or­di­na­ria. P. ¿Qué pien­sa de Di Ma­ría? R. Es muy im­por­tan­te por­que es un ju­ga­dor de des­do­ble muy rá­pi­do. Es ofen­si­vo pe­ro ha ido ad­qui­rien­do otras vir­tu­des a lo lar­go de su ca­rre­ra en Eu­ro­pa. Nun­ca ha­bía ju­ga­do por la de­re­cha y con Mou­rin­ho ju­gó ahí. Aho­ra jue­ga co­mo ter­cer vo­lan­te por la iz­quier­da con An­ce­lot­ti. Pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal por­que ocu­pa muy bien los es­pa­cios y se en­tien­de muy bien con Mes­si. Él sue­le pro­vo­car el pri­mer des­equi­li­brio en el me­dio de la can­cha, arran­can­do y sa­cán­do­se un hom­bre de en­ci­ma. A par­tir de ahí, las po­ten­cia­li­da­des se ha­cen ma­yo­res. Y, ade­más, re­cu­pe­ra el es­pa­cio cuan­do pier­de el ba­lón. P. ¿Dón­de lo co­lo­ca­rá? R. En la se­lec­ción se mue­ve por la iz­quier­da y mu­chas ve­ces cuan­do Mes­si re­ci­be el ba­lón, él va ca­yen­do por ese cos­ta­do. Mes­si des­equi­li­bra y es nor­mal ver a Di Ma­ría li­bre por esa zo­na.

P. ¿No cree que Agüe­ro po­dría ofre­cer mu­cho más?

R. Su­pon­go que se re­fe­ri­rá a la se­lec­ción. Pa­ra el Man­ches­ter City ha si­do de­ter­mi­nan­te. Los en­tre­na­do­res que le han te­ni­do le si­túan en­tre los me­jo­res de­lan­te­ros del mun­do. A mí me pa­re­ce un ju­ga­dor ex­tra­or­di­na­rio, des­equi­li­bran­te, que ade­más se en­tien­de muy bien con Mes­si.

P. Los ata­can­tes ar­gen­ti­nos es­ta tem­po­ra­da vo­lan­tean, ba­jan más a ju­gar al me­dio­cam­po, o se ti­ran a las ban­das. Hi­guaín en el Ná­po­les lo ha­ce cons­tan­te­men­te.

R. Eso es bueno por­que en la se­lec­ción ne­ce­si­ta­mos que se ti­re uno de los de­lan­te­ros atrás. No tan­to pa­ra re­lle­nar los es­pa­cios y re­ci­bir el ba­lón, sino pa­ra es­tar en el me­dio cuan­do per­de­mos la po­se­sión. Es im­por­tan­te que uno de los tres de­lan­te­ros se pon­ga rá­pi­da­men­te por de­trás de la lí­nea del ba­lón.

P. Cuan­do asu­mió el car­go di­jo que una de sus re­fe­ren­cias era Ma­nuel Bel­grano, un pró­cer ar­gen­tino de la gue­rra de la in­de­pen­den­cia. ¿Por qué?

R. Bel­grano fue un gran maes­tro y un gran abo­ga­do que em­pren­dió una ca­rre­ra mi­li­tar a fa­vor de sus idea­les y de la pa­tria. Dio to­do por el país y ter­mi­nó po­bre. Le de­bían no sé cuán­tos suel­dos y los con­do­nó pa­ra que hi­cie­ran es­cue­las. Tu­vo que pa­gar­le a su mé­di­co con el re­loj. Tie­ne esa ge­ne­ro­si­dad. Cuan­do asu­mí, sen­tí que de­bía po­ner el in­te­rés ge­ne­ral por en­ci­ma de to­do.

P. Us­ted fue atre­vi­do pa­ra ir­se a In­gla­te­rra en una épo­ca en la que muy po­cos ar­gen­ti­nos ju­ga­ban en ese país. ¿Tam­bién es atre­vi­do co­mo en­tre­na­dor?

R. Me gus­ta el equi­li­brio. Co­mo téc­ni­co soy más con­ser­va­dor.

P. Fue ayu­dan­te de Pas­sa­re­lla en el Mun­dial de Fran­cia. ¿Qué apren­dió?

R. La eli­mi­na­ción an­te Ho­lan­da en cuar­tos fue un par­ti­do muy ce­rra­do, muy pa­re­jo. Me que­da­ron los he­chos: Ho­lan­da ha­bía ju­ga­do los oc­ta­vos un día an­tes y no­so­tros ju­ga­mos un día des­pués y fui­mos al alar­gue y a los pe­nal­tis. Ahí desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te fac­to­res co­mo el des­can­so. El par­ti­do con­tra In­gla­te­rra fue muy es­tre­san­te, se fes­te­jó mu­cho, y en la can­cha ha­bía co­mo 40 gra­dos. La ad­mi­nis­tra­ción de la ener­gía es un de­ta­lle de­ci­si­vo.

P. Du­ran­te una épo­ca mu­chos hin­chas ar­gen­ti­nos acu­sa­ron a Mes­si de no sen­tir la ca­mi­se­ta, co­mo si fue­ra po­co pa­trio­ta.

R. Re­cuer­do las pa­la­bras de Lavol­pe: ‘Que lo de­jen tran­qui­lo por­que un día no va a que­rer ju­gar en la se­lec­ción’. Siem­pre hu­bo mu­cho exi­tis­mo, pe­ro una de las gran­des prio­ri­da­des de Mes­si fue ser ge­ne­ro­so con la se­lec­ción. Una de las me­tas que tie­ne es ha­cer de la se­lec­ción una co­sa más gran­de y lo ha lo­gra­do: Ar­gen­ti­na ha cre­ci­do mu­cho gra­cias a su con­tri­bu­ción. P. ¿Qué cla­se de lí­der es él? R. In­flu­yen­te por­que es om­ni­pre­sen­te. Tie­ne una ca­pa­ci­dad fut­bo­lís­ti­ca tan ex­tra­or­di­na­ria que lo ha­ce om­ni­pre­sen­te. Yo di­go que los lí­de­res se di­vi­den en lí­de­res por per­so­na­li­dad, por con­di­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas, y por amal­ga­ma de am­bas con­di­cio­nes. El li­de­raz­go de Mes­si arran­ca de lo que sig­ni­fi­ca co­mo ju­ga­dor, y a par­tir de ahí irra­dia esa pre­sen­cia so­bre los de­más, que se en­co­lum­nan de­trás de él re­co­no­cien­do la ne­ce­si­dad que to­dos te­ne­mos de él. Lue­go Mes­si ha ido ma­du­ran­do, se ha sen­ti­do ca­da vez más re­co­no­ci­do.

Tex­to: CA­YE­TANO ROS Fo­to­gra­fía: ALE­JAN­DRO RUES­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.