Cin­co de­li­cio­sas rutas en co­che por la cos­ta es­pa­ño­la

De los cas­tros del oc­ci­den­te de Asturias a los mu­seos de Pal­ma de Ma­llor­ca, y de las are­nas ki­lo­mé­tri­cas de A Co­ru­ña a una lon­ja de pes­ca­do de Al­me­ría. Cin­co rutas en co­che jun­to a la cos­ta pa­ra cin­co ex­cur­sio­nes per­fec­tas pa­ra oxi­ge­nar­se

El País - Especiales - - SUMARIO / HAN COLABORADO -

Por GUILLERMO ESAÍN

01 Gam­bas de jo­ye­ría

Lon­ja de Ga­rru­cha (Al­me­ría) La subas­ta de la gam­ba de Ga­rru­cha, en la cos­ta de Al­me­ría, nos in­tro­du­ce en una li­tur­gia mer­can­til in­com­pren­si­ble pa­ra el pro­fano. Re­sul­ta in­tere­san­te vi­si­tar an­tes el cen­tro de in­ter­pre­ta­ción de la Pes­ca Nau­ta­rum y de­gus­tar las gam­bas y las pa­ta­tas con alio­li del res­tau­ran­te Rin­cón del Puer­to. Así es­pe­ra­mos el arri­bo de los 13 arras­tre­ros con gam­bas ga­rru­che­ras pes­ca­das a unos 500 me­tros de pro­fun­di­dad, lo que le con­fie­re tex­tu­ras ex­cep­cio­na­les, ade­más de fa­ci­li­tar el pe­la­do.

Una vez en la lon­ja po­de­mos acer­car­nos a la cin­ta trans­por­ta­do­ra y mi­rar a los com­pra­do­res que, con ex­pre­sión de ju­ga­do­res de pó­quer, de­tie­nen la subas­ta a la ba­ja con un man­do elec­tró­ni­co en un ejer­ci­cio de san­gre fría. Ca­da

bip es una ca­ja ven­di­da. A las 17.30 des­fi­la el pes­ca­do y a las 18.00 se re­gis­tra el mo­men­to cum­bre. Se mas­ca la ten­sión al re­ti­rar­se el plás­ti­co con hie­lo que cu­bre las ca­jas de las gam­bas, que, en fun­ción del ca­li­bre, se cla­si­fi­can en pe­que­ña, me­dia­na y gam­bón. To­da la cin­ta ad­quie­re un co­lor ro­jo ru­ti­lan­te. Y pa­sa inad­ver­ti­do el sor­teo del or­den de sa­li­da; nin­gún ar­ma­dor quie­re ser ni el pri­me­ro ni el úl­ti­mo.

Los com­pra­do­res tie­nen la pre­rro­ga­ti­va de pa­rar la cin­ta. Ba­jar par­si­mo- nio­sa­men­te y com­pro­bar que el gé­ne­ro del fon­do de la ca­ja sea bueno. Los pre­cios y la ca­li­dad, cla­ro, por las nu­bes.

02 Ca­mino a las cas­ca­das

Coa­ña y One­ta (Vi­lla­yón) A 10 ki­ló­me­tros de la cos­ta oc­ci­den­tal as­tu­ria­na, es­ta ru­ta en pa­ra­le­lo al Can­tá­bri­co col­ma nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Pri­me­ro ca­mi­na­mos por el cas­tro de

Coa­ña, po­bla­do de­fen­si­vo en­tre las zo­nas au­rí­fe­ras y el océano. Fue ha­bi­ta­do por los al­bio­nes a par­tir del si­glo V an­tes de Cris­to, si bien los res­tos vi­si­bles son tar­do­rro­ma­nos. Abre de miér­co­les a do­min­go.

Lue­go se­gui­mos ha­cia Boal has­ta Tre­lles pa­ra cru­zar el río Na­via por la

pre­sa de Ar­bón. An­tes, po­dre­mos bus­car la com­pa­ñía de Juan Carlos

Me­nén­dez, Kaly. Po­cos co­mo él sa­ben trans­mi­tir el ADN de la cuen­ca del Na­via, y lo ha­ce con una ru­ta en ka­yak en bus­ca del mar­tín pes­ca­dor, ni­dos de pá­ja­ro car­pin­te­ro y una an­ti­gua ose­ra.

Tras Ar­bón re­co­rre­mos la ca­rre­te­ra que bor­dea el em­bal­se. Un ki­ló­me­tro an­tes de Vi­lla­yón sa­li­mos, a mano iz­quier­da, di­rec­ción Belén y

One­ta, cu­yo úl­ti­mo ki­ló­me­tro pue­de ca­li­fi­car­se co­mo su­per­fo­to­gé­ni­co. Apar­ca­mos en las ca­sas de One­ta y ca­mi­na­mos po­co más de un ki­ló­me­tro en­tre ma­ti­ces agro­pe­cua­rios.

To­do el es­plen­dor fo­to­grá­fi­co nos es­pe­ra en la cas­ca­da de Fir­bia, que se des­pe­ña ma­jes­tuo­sa des­de una al­tu­ra de 18 me­tros. Su ba­se, jun­to al mo­lino, es un mo­nu­men­to na­tu­ral de cas­ta­ños y ro­bles. Si se­gui­mos el cur­so flu­vial, en­tre mus­gos y he­le­chos, lle­ga­mos al mo­lino pre­vio a la cas­ca­da de Ulloa. Las llu­vias oto­ña­les re­fuer­zan lo fra­go­so del en­torno. En el ho­tel ru­ral Ye­gua­da

Al­bei­tar sir­ven un sa­bro­so me­nú de 15 eu­ros, aun­que lo su­yo es per­noc­tar pa­ra que los ni­ños se in­cor­po­ren a las ta­reas de la gran­ja: or­de­ñar, pas­to­rear o dar el bi­be­rón a los ca­bri­tos. www.cas­tros­deas­tu­rias.es kal­ya­ven­tu­ra.es ho­te­le­cues­tre.es

03 Mu­cho ar­te en la is­la

Pal­ma de Ma­llor­ca ¿Quién di­jo que Ma­llor­ca ado­le­cía de cos­mo­po­li­tis­mo? La ca­pi­tal, de he­cho, con­cen­tra ca­da vez ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes en bus­ca de cul­tu­ra. Con­tri­bu­ye a ello la Fun­da­ció Pi­lar i Joan

Mi­ró, que aca­ba de cum­plir su XXV aniver­sa­rio, y Es Ba­luard, con­te­ne­dor de ar­te con­tem­po­rá­neo do­ta­do con te­rra­za pa­no­rá­mi­ca, por no ha­blar de la

Fun­da­ción Juan March. Has­ta el 22 de oc­tu­bre se ex­po­nen pin­tu­ras de Ramón Ca­sas en el Cai­xaFo­rum. Aparte de las ga­le­rías Pe­lai­res y Ger­hardt, des­de ha­ce me­ses abre co­mo cen­tro cul­tu­ral el Ca­sal Ba­la­guer, man­sión del si­glo XVIII de atil­da­do pa­tio.

Gus­ta ex­tra­viar­se en la cén­tri­ca fi­so­no­mía me­die­val de pa­tios, ca­sas no­bi­lia­rias de los si­glos XVI y XVII y ca­lle­jas pro­fun­das y misteriosas. Quien no pue­da per­mi­tir­se dor­mir en el ho­tel Sant Francesc, po­drá to­mar una co­pa en su te­rra­za. Las ver­mu­te­rías La Ro­sa y La Ro­sa

Chi­ca se han la­bra­do una me­re­ci­da fa­ma, más que por su de­li­cio­sa tor­ti­lla de pa­ta­ta, por sus gil­das re­ga­das con ver­mú de gri­fo. Cer­ca pe­di­re­mos los bo­ca­di­llos de pan llon­guet (pa­ne­ci­llo, en ma­llor­quín), por ejem­plo el de que­so y ja­món, que ha­cen las de­li­cias en el Bar

Bosch. Es ca­si im­pe­ra­ti­vo pa­la­dear, ca­lien­te, la en­sai­ma­da de Ca’n Joan de

S’Ai­go, ma­ri­da­da con he­la­do de al­ba­ri­co­que o de al­men­dra, que tam­bién ela­bo­ran de for­ma ar­te­sa­nal.

La ur­be pal­me­sa­na tam­bién ofre­ce gra­tas op­cio­nes de co­pe­teo. Pa­ra com­bi­na­dos af­ter­work, me­jor la te­rra­za del Gim­bo. Y quien bus­que so­plos mo­der­ne­tes, na­da co­mo sen­tar­se en el

mo­bi­lia­rio vin­ta­ge del ca­fé l’An­ti­qua­ri. mi­ro­ma­llor­ca.com es­ba­lu cial.la­cai­xa.es

04 En­tre olas y du­nas

Val­do­vi­ño y Ce­dei­ra (A Co­ru­ña) Fe­rrol­te­rra —la co­mar­ca de Fe­rrol— guar­da en­tre Val­do­vi­ño y Ce­dei­ra una ru­ta se­cre­ta que en­la­za are­na­les de muy di­fe­ren­te for­ma­to. El pla­yón de

Frou­xei­ra, uno de los más yo­da­dos de Ga­li­cia, su­gie­re ki­lo­mé­tri­cos pa­seos al com­pás de las du­nas. Fi­na­les de sep­tiem­bre y oc­tu­bre son pro­pi­cios pa­ra dis­tin­guir en la la­gu­na bar­na­clas, gar­zas, ave­to­ros…, el cen­so es co­pio­sí­si­mo.

Del is­lo­te A Per­ce­be­llei­ra pa­sa­mos a la pla­ya Pe­que­ña, en­tre ro­cas. Con­for­me as­cen­de­mos por la ca­rre­te­ra, el ca­bo de Frou­xei­ra es un cons­tan­te es­tí­mu­lo pa­ra la mi­ra­da, to­da vez que al­go en el fa­ro evo­ca el pa­lo ma­yor de una na­ve. Nos de­ten­dre­mos en el mi­ra­dor de Pa­ra­ño y en la ba­ja­da a Pan­tín, co­no­ci­da co­mo “la fá­bri­ca de olas”. Hay que acha­car a la fa­mo­sa ola de de­re­chas que sea una pla­ya sur­fe­ra y cos­mo­po­li­ta. En la fin­ca del res­tau­ran­te O

Cas­tro crían cer­di­tos cel­tas. Des­de Pan­tín, bus­car la ca­rre­te­ra que ci­ñe la be­llí­si­ma ca­la O Ba­leo, don­de se prac­ti­ca el nu­dis­mo. Un mi­ra­dor y, en­se­gui­da, ar­bo­la­do me­dian­te, sa­li­mos a Ca­sa Ca­nei­ro, don­de sir­ven las co­qui­nas re­co­lec­ta­das en la pla­ya

de Vi­la­rru­be (Ce­dei­ra). La tranquilidad y los lar­gos pa­seos jun­to a las du­nas es­tán ga­ran­ti­za­dos en es­te are­nal de fon­do de ría que com­pen­sa el dé­fi­cit de are­na­les fa­mi­lia­res en la co­mar­ca fe­rro­la­na. En la eco­sen­si­ble Ca­sa do

Mor­ce­go se duer­me bien y se co­me me­jor. Su pro­gra­ma Oto­ño Gas­tro­nó­mi­co in­clu­ye ce­na de tem­po­ra­da. res­tau­ran­te­ocas­tro.com ca­sa­do­mor­ce­go.es

05 Má­la­ga se mi­ra en Áfri­ca

Sel­wo Aven­tu­ra (Es­te­po­na) Cuan­to más pro­li­fe­ran los si­mu­la­cros de lo vir­tual, ma­yor es el efec­to sor­pre­sa que ejer­ce en los ni­ños apro­xi­mar­se a los ani­ma­les. A tres ki­ló­me­tros del mar, Sel­wo Aven­tu­ra, en Es­te­po­na, ha­ce del ocio ani­mal una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va tras la ca­ní­cu­la. Por­que se tra­ta de ca­mi­nar unos cua­tro ki­ló­me­tros por una ma­la­gue­ña Cos­ta del Sol de no­ta­bles pa­ra­le­lis­mos oro­grá­fi­cos con el con­ti­nen­te afri­cano.

Las pan­ta­llas acris­ta­la­das con­si­guen el po­der de cer­ca­nía de gue­par­dos y ma­ca­cos. Vi­si­ta­re­mos des­pués a los le­mu­res de co­la ani­lla­da, que tan­ta re­le­van­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ad­qui­rie­ron en

Ma­da­gas­car: tan pró­xi­mos que lle­gan a to­car­nos (sin re­ci­pro­ci­dad). Ha­brá quien vea por pri­me­ra vez una su­ri­ca­ta, tras re­co­no­cer en ella a Ti­món, el per­so­na­je de El rey león. Nue­vos in­qui­li­nos son el cá­lao te­rres­tre y los ti­tís.

Nos sor­pren­de una pa­re­ja de lin­ce ibé­ri­co y su­bir por un avia­rio a la al­tu­ra de las fron­das de los ár­bo­les pa­ra dis­cer­nir el ibis sa­gra­do. Tras los ele­fan­tes asiá­ti­cos, des­fi­la un mun­do de an­tí­lo­pes, sean oryx o grá­ci­les im­pa­las, y no le­jos, en el Po­bla­do Cen­tral, ace­chan sus de­pre­da­do­res, los leo­nes. Los hay que se apun­tan al Sa­fa­ri Se­ren­gue­ti, subidos a un ca­mión con mo­ni­tor des­de el que se ali­men­ta a las ce­bras con pien­so y za­naho­rias; a los hi­po­pó­ta­mos se les echan manzanas y al­fal­fa en un re­cin­to aparte. ¿Más ex­clu­si­vi­dad? La vi­si­ta VIP Oba­ma es co­pia de la que reali­zó la hi­ja del ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Siem­pre es bue­na idea per­noc­tar en los po­bla­dos

Wa­tu o Ma­sái, mien­tras el res­tau­ran­te nos ga­ran­ti­za no te­ner que sa­lir de es­ta Áfri­ca en to­do el día. www.sel­wo.es

DES­CAN­SO TRAS LA FAE­NA Un bar­co de pes­ca en el puer­to de Ga­rru­cha, en la cos­ta de Al­me­ría.

MA­LLOR­CA CUL­TU­RAL Espai Es­tre­lla en la Fun­da­ció Pi­lar i Joan Mi­ró, en Pal­ma.

ARE­NAS YODADAS El pla­yón de Frou­xei­ra, en A Co­ru­ña, mi­de tres ki­ló­me­tros de lar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.