Pai­sa­jes muy dul­ces

El ma­pa­mun­di es­tá re­ple­to de lu­ga­res con nom­bres cu­rio­sos. Los de es­tos cua­tro des­ti­nos ha­cen re­fe­ren­cia a un uni­ver­so gas­tro­nó­mi­co pa­ra go­lo­sos

El País - Especiales - - SUMARIO / HAN COLABORADO -

1. Co­li­nas de Cho­co­la­te

En la is­la fi­li­pi­na de Bohol se en­cuen­tra es­ta for­ma­ción geo­ló­gi­ca de nom­bre dul­ce y 50 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión. Sus 1.268 co­li­nas de­ben su nom­bre, Cho­co­la­te Hills, al as­pec­to que lu­cen en los me­ses se­cos, cuan­do su ve­ge­ta­ción ad­quie­re un tono acho­co­la­ta­do.

2. Río de la Miel

Así lo lla­ma­ron los ára­bes, po­si­ble­men­te por la exis­ten­cia de pa­na­les de abe­jas jun­to a sus ri­be­ras. El río na­ce en la sie­rra del Bu­jeo, en Cá­diz, y tie­ne gran va­lor eco­ló­gi­co. Su mi­cro­cli­ma di­bu­ja bos­ques de nie­bla y su cau­ce avan­za en­tre un mo­lino y un puen­te ro­mano.

3. Pan de Azú­car

El mo­rro más fa­mo­so de Río de Ja­nei­ro res­pon­de a es­te ape­ti­to­so nom­bre. En la pos­tal del mo­no­li­to de gra­ni­to y cuar­zo, de 396 me­tros de al­ti­tud, apa­re­ce siem­pre el te­le­fé­ri­co (Bon­din­ho). Cons­trui­do en 1912, cu­bre 1.400 me­tros so­bre la bahía bra­si­le­ña.

4. Pis­ci­na de cham­pán

Es uno de los lu­ga­res más su­rrea­lis­tas del pla­ne­ta. Es­te la­go na­tu­ral de aguas ca­lien­tes se en­cuen­tra en la zo­na ter­mal de Wai-O-Ta­pu, en la is­la Nor­te de Nue­va Ze­lan­da. Las bur­bu­jas del Cham­pag­ne Pool se ori­gi­nan por el ni­vel de dió­xi­do de car­bono que re­gis­tran sus aguas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.