La Ro­ma ba­rro­ca ofre­ce ilu­sio­nes óp­ti­cas en jar­di­nes, pa­si­llos y cú­pu­las

El País - Especiales - - ROMA, PURA MAGIA - La pla­za de­lla Ro­ton­da vis­ta des­de el Pan­teón de Ro­ma (o Pan­teón de Agri­pa), del si­glo II.

Cuan­do lle­ga­mos a vi­vir a Ro­ma, los ojos de mis hi­jos ve­nían inun­da­dos de ex­pe­rien­cias di­gi­ta­les. Si que­ría ha­cer­les dis­fru­tar del ar­te, de­bía sor­pren­der su mi­ra­da in­cré­du­la. Op­té por en­se­ñar­les pri­me­ro una par­te de la Ro­ma ba­rro­ca; la Ro­ma en 3D de los tram­pan­to­jos y las ilu­sio­nes óp­ti­cas, di­se­ña­da pa­ra al­te­rar las per­cep­cio­nes. Hay mu­chas pa­ra­das; des­de Sant’Ig­na­zio —pa­ra nosotros aso­cia­da al nom­bre de igle­sia del tru­co—, con su fal­sa cú­pu­la so­lo vi­si­ble cuan­do es­tás de­ba­jo, has­ta la pers­pec­ti­va in­ven­ta­da por Bo­rro­mi­ni en el pa­la­cio Spa­da, que con­vier­te la es­cul­tu­ra de un hom­bre de ape­nas 60 cen­tí­me­tros en otra de ta­ma­ño na­tu­ral cul­mi­nan­do un pa­si­llo de 8 me­tros que apa­ren­ta 40. Ade­más, es­tá la vis­ta del Va­ti­cano des­de el jar­dín de los na­ran­jos, don­de se in­vier­ten las pro­por­cio­nes y, an­te tu in­cre­du­li­dad, con­for­me te vas ale­jan­do, il Cu­po­lo­ne va ha­cién­do­se más gran­de. Mi ilu­sión fa­vo­ri­ta, qui­zás por sus pe­que­ñas di­men­sio­nes, es­tá en la en­tra­da de las es­tan­cias de Sant’Ig­na­zio, un co­rre­dor de­co­ra­do con es­ce­nas de los milagros del san­to y el pa­raí­so ce­les­tial en el te­cho. Aho­ra bien, san Ig­na­cio es un ele­gi­do, vi­ve en el cielo; nosotros, sim­ples mor­ta­les, no po­de­mos vis­lum­brar su glo­ria, a me­nos, cla­ro, que lo ha­ga­mos a tra­vés de una vi­sión. Es lo que ha­ce el pin­tor An­drea Poz­zo: in­ven­tar­se ven­ta­nas, ángeles y pai­sa­jes im­po­si­bles, con­ver­tir lo plano en cur­vo y lo cón­ca­vo en con­ve­xo, con­fun­dir nues­tros sen­ti­dos, obli­gar­nos a ver un es­pa­cio di­fe­ren­te al real. A la sa­li­da, si quie­ren se­guir al­te­ra­dos, abran la puer­ta de al la­do, la de la igle­sia del Ge­sú. To­dos los días, a las 17.30, tie­ne lu­gar un es­pec­tácu­lo que re­pre­sen­ta el triun­fo del Ba­rro­co, el ar­te he­cho tea­tro. So­bre el di­se­ño ori­gi­nal del si­glo XVII, tam­bién de An­drea Poz­zo, cua­dros des­cen­dien­do y es­cul­tu­ras as­cen­dien­do (los je­sui­tas han in­te­gra­do mú­si­ca e ilu­mi­na­ción pa­ra que los ha­ces de luz va­yan mos­tran­do, en pau­la­tino cres­cen­do, los lien­zos, las es­cul­tu­ras y los al­ta­res, lue­go la cú­pu­la y los fres­cos de las bó­ve­das, lle­gan­do a la apo­teo­sis, al fi­nal, con la ilu­mi­na­ción de to­da la igle­sia).

Hay dos bi­blio­te­cas emo­cio­nan­tes, la Angelica, en la pla­za de San Agus­tín, jun­to a la igle­sia que ex­po­ne el cua­dro de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.