ES PO­SI­BLE UNA BAN­CA SO­CIAL­MEN­TE RES­PON­SA­BLE

El País - Especiales - - CAIXABANK - Por Jor­di Gual Pre­si­den­te de Cai­xaBank

En Cai­xaBank ha­ce­mos re­fe­ren­cia a me­nu­do a nues­tra his­to­ria. Tie­ne ló­gi­ca. Es­ta­mos or­gu­llo­sos de lo que nues­tros an­te­ce­so­res em­pe­za­ron a cons­truir con mu­cho es­fuer­zo ya en 1904. Des­de aque­llos días, el com­pro­mi­so de Cai­xaBank con el desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co de los te­rri­to­rios en los que ope­ra­mos nos ha­ce ser muy cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de au­nar ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y com­por­ta­mien­to res­pon­sa­ble com­pro­me­ti­do con los clientes y la so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, nos po­ne­mos me­tas am­bi­cio­sas: el Plan Es­tra­té­gi­co 2015-2018 de Cai­xaBank tie­ne co­mo ob­je­ti­vo que sea­mos el me­jor ban­co en ca­li­dad y repu­tación. Para ello, ges­tión y ac­ti­vi­dad se so­me­ten a los más es­tric­tos pa­rá­me­tros de res­pon- sa­bi­li­dad so­cial, al­go que he­mos in­te­gra­do en to­dos los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes del ban­co. Los reconocimientos a nues­tra es­tra­te­gia, tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, nos in­di­can que es­ta­mos en el buen ca­mino y nos ani­man a se­guir tra­ba­jan­do. Se tra­ta de una ca­rre­ra de fon­do en la que so­mos cons­cien­tes de que, co­mo una de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa, de­be­mos dar ejem­plo en re­tos co­mo el cum­pli­mien­to de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Da­mos ade­más un pa­so ade­lan­te, yen­do más allá de las exi­gen­cias que nos marcan los re­gu­la­do­res. De es­ta for­ma, apor­ta­mos nues­tro gra­ni­to de are­na para so­lu­cio­nar pro­ble­mas que ge­ne­ran una ló­gi­ca in­quie­tud so­cial (co­mo por ejem­plo en el te­ma de la vi­vien­da). Otro de los pun­ta­les de nues­tra ac­ción en res­pon­sa­bi­li­dad so­cial son las mi­cro­fi­nan­zas. Mi­croBank se ha con­ver­ti­do en una im­por­tan­te pa­lan­ca para la crea­ción de em­pleo, con­ce­dien­do cré­di­to ba­jo pa­la­bra a mi­les de per­so­nas que, de no exis­tir nues­tra pro­pues­ta, que­da­rían fue­ra del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y, lo más im­por­tan­te, sin un pro­yec­to vi­tal para mi­rar al fu­tu­ro con op­ti­mis­mo. As­pi­ra­mos a con­tri­buir, des­de nues­tra ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a crear una so­cie­dad más jus­ta. Es la he­ren­cia cen­te­na­ria de nues­tra en­ti­dad, a la que han de­di­ca­do su tra­ba­jo va­rias ge­ne­ra­cio­nes de em­plea­dos, y que no­so­tros pre­ser­va­mos con au­tén­ti­ca pa­sión. Por ello no plan­teo el tí­tu­lo de es­ta tri­bu­na co­mo una cues­tión. Lo afir­mo: es po­si­ble una ban­ca so­cial­men­te res­pon­sa­ble, y Cai­xaBank es un ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.