Un im­pul­so a las ilu­sio­nes

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Car­men Sán­chez-Sil­va

Ne­ce­si­da­des y sue­ños. Esos son los dos in­gre­dien­tes que ma­ne­ja con es­me­ro Mi­croBank para con­ver­tir­se en un ge­ne­ra­dor de ilu­sio­nes. La ilu­sión de mon­tar un ne­go­cio, de po­der com­prar la fur­go­ne­ta ne­ce­sa­ria para au­to­em­plear­se o, sen­ci­lla­men­te, de es­tre­nar un fri­go­rí­fi­co cuan­do ha­ce fal­ta. El ban­co so­li­da­rio de Cai­xaBank ga­na im­pul­so des­de su crea­ción, en 2007, em­pu­ja­do por una cri­sis eco­nó­mi­ca que ha vuel­to su la­bor mu­cho más ne­ce­sa­ria, ex­pli­ca la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­ca­ción, RSC y Mar­ca de la en­ti­dad, Ma­ría Lui­sa Mar­tí­nez Gis­tau, “pre­ci­sa­men­te por di­ri­gir­se a los co­lec­ti­vos más ex­pues­tos a los efec­tos de la cri­sis”.

Mi­croBank se es­pe­cia­li­za en la con­ce­sión de pe­que­ños cré­di­tos a per­so­nas que tie­nen un di­fí­cil ac­ce­so al mer­ca­do ban­ca­rio o que no reú­nen las ga­ran­tías su­fi­cien­tes para que les pres­ten di­ne­ro. Nor­mal­men­te son fa­mi­lias con ren­tas ba­jas o au­tó­no­mos y em­pren­de­do­res sin gran­des aho­rros o his­to­rial fi­nan­cie­ro. Es­tos úl­ti­mos han ex­pe­ri­men­ta­do un fuer­te desa­rro­llo du­ran­te la re­ce­sión de­bi­do a la re­duc­ción de la ofer­ta de cré­di­to del res­to de ban­cos y la apa­ri­ción de una nue­va categoría de em­pren­de­do­res: los em­pren­de­do­res por ne­ce­si­dad, o sea, per­so­nas que han per­di­do el em­pleo o tie­nen di­fi­cul­ta­des para es­tre­nar­se en el mer­ca­do la­bo­ral, da­das sus es­tre­che­ces, y ven co­mo úni­ca sa­li­da crear un ne­go­cio pro­pio, con­ti­núa Mar­tí­nez Gis­tau.

Vi­vian Na­za­rio, de 37 años, es una de ellas. Ha­ce 14 me­ses es­ta­ba en pa­ro. La ha­bían des­pe­di­do de su em­pre­sa des­pués de te­ner un hi­jo. Ya te­nía en men­te cam­biar su puesto de ad­mi­nis­tra­ti­va por otra pro­fe­sión y, para ello, ha­bía he­cho un par de cur­sos de pe­lu­que­ría canina y de asis­ten­te ve­te­ri­na­rio, da­da su afi­ción a las mas­co­tas, ex­pli­ca. El

pa­ro fue una es­po­le­ta para que pu­sie­ra en mar­cha su idea de abrir una pe­lu­que­ría canina en Ma­drid: Mas­co­ta Real. Pe­ro no dis­po­nía del ca­pi­tal su­fi­cien­te. Tras ser­le de­ne­ga­do un cré­di­to, acu­dió a Cai­xaBank, don­de le ha­bla­ron de la po­si­bi­li­dad de con­se­guir­lo a tra­vés de Mi­croBank.

Y así fue, una vez com­pro­ba­do que su idea y plan de ne­go­cio eran via­bles, Vi­vian re­ci­bió 30.000 eu­ros a pa­gar en cin­co años para mon­tar su pe­lu­que­ría y ad­qui­rir una fur­go­ne­ta con la que pro­por­cio­nar un ser­vi­cio in­no­va­dor a sus clientes: la recogida del pe­rro y pos­te­rior en­tre­ga a domicilio una vez aci­ca­la­do. Sin ne­ce­si­dad de pro­por­cio­nar ava­les ni ga­ran­tías. “No me han pe­di­do na­da más que 1.000 eu­ros de apor­ta­ción ini­cial y se han por­ta­do ge­nial con­mi­go. Tan­to que Cai­xaBank siem­pre va a ser mi ban­co”, de­cla­ra agra­de­ci­da. Mas­co­ta Real ya ha aten­di­do a 1.300 pe­rros en su año de an­da­du­ra, ha con­tra­ta­do a un pe­lu­que­ro por las tar­des y es­tá pen­san­do en ex­pan­dir­se, cuen­ta la or­gu­llo­sa em­pren­de­do­ra, que tie­ne 500 clientes.

Ex­pan­sión

Al­go que Ro­sa Ta­lló, de 28 años, ya ha he­cho. Su pas­te­le­ría La Ro­se­ta de Bar­ce­lo­na tie­ne una su­cur­sal, La Ca­la, a po­cos me­tros de dis­tan­cia, en la Bar­ce­lo­ne­ta, ape­nas tres años des­pués de la inau­gu­ra­ción. Am­bos ne­go­cios han si­do po­si­bles gra­cias a sen­dos mi­cro­cré­di­tos de 18.000 eu­ros del ban­co so­li­da­rio de Cai­xaBank, su en­ti­dad, con los que “cum­plí mi sue­ño”, di­ce Ro­sa, con­ten­ta con es­ta am­plia­ción con la que ha da­do el em­pu­jón que ne­ce­si­ta­ba su her­mano de 22 años para ges­tio­nar un ne­go­cio por sí mis­mo. En­tre las dos tien­das pas­te­le­ría-ca­fe­te­ría, los Ta­lló, ade­más de au­to­em­plear­se, han con­se­gui­do tra­ba­jo para tres per­so­nas y dos más en tem­po­ra­da al­ta.

Y ese es uno de los ma­yo­res or­gu­llos de Mi­croBank. En sus 10 años de vi­da, el ban­co so­li­da­rio ha con­ce­di­do más de 600.000 mi­cro­cré­di­tos por im­por­te cer­cano a 4.000 mi­llo­nes de eu­ros y has­ta 2016 ha con­tri­bui­do a ge­ne­rar 181.000 em­pleos, se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial de la es­cue­la de ne­go­cios ESADE para la en­ti­dad. So­lo has­ta sep­tiem­bre de es­te año ha otor­ga­do cer­ca de 113.500 préstamos por va­lor de 687

mi­llo­nes de eu­ros, in­di­ca Mar­tí­nez Gis­tau. “Mi­croBank es­tá cum­plien­do con su mi­sión. Una ini­cia­ti­va en la que so­mos pio­ne­ros en Es­pa­ña y lí­de­res en Eu­ro­pa es­tá al­can­zan­do y su­peran­do los ob­je­ti­vos ini­cia­les”, apre­cia la di­rec­ti­va. En 2016, la en­ti­dad tu­vo un be­ne­fi­cio ne­to de 34 mi­llo­nes de eu­ros.

La en­ti­dad pre­si­di­da por Jor­di Gual “es un ban­co con vo­ca­ción so­cial y, en es­ta lí­nea, co­la­bo­ra con la Obra So­cial “la Cai­xa” im­pul­san­do ac­tua­cio­nes y ayu­das que se ar­ti­cu­lan di­rec­ta­men­te a tra­vés de su red de 5.525 ofi­ci­nas para dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des lo­ca­les más ur­gen­tes”, agre­ga Mar­tí­nez Gis­tau. Ello per­mi­te apo­yar pro­yec­tos so­cia­les de pe­que­ña en­ver­ga­du­ra, pe­ro que, en con­jun­to, tie­nen una gran in­ci­den­cia en la mi­ti­ga- ción de las di­fi­cul­ta­des de mi­les de per­so­nas. Asi­mis­mo, el ban­co tam­bién im­pul­sa otro ti­po de ac­cio­nes so­li­da­rias pio­ne­ras co­mo las Se­ma­nas So­cia­les, en las que más de 11.000 em­plea­dos par­ti­ci­pan co­mo vo­lun­ta­rios en más de 5.000 ac­ti­vi­da­des de 1.500 en­ti­da­des so­cia­les lo­ca­les de to­da Es­pa­ña vin­cu­la­das a la Obra So­cial “la Cai­xa”.

Su com­pro­mi­so con la ban­ca so­cial­men­te res­pon­sa­ble ha lle­va­do a Cai­xaBank, por ejem­plo, a crear un ser­vi­cio de aten­ción al clien­te hi­po­te­ca­rio, que so­lo el año pa­sa­do re­ci­bió 31.000 lla­ma­das, o a ges­tio­nar ac­ti­va­men­te la deu­da de par­ti­cu­la­res con di­fi­cul­ta­des des­de 2009, se­ña­la la en­ti­dad. Tie­ne en mar­cha tam­bién pro­gra­mas de for­ma­ción en ma­te­ria de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra tan­to para co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles, a los que en­se­ña fi­nan­zas bá­si­cas, co­mo para los ac­cio­nis­tas del ban­co. Ade­más, su es­tra­te­gia para re­du­cir emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y mi­ti­gar los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co le ha he­cho re­va­li­dar es­te año su pre­sen­cia en el ín­di­ce Cli­ma­te A List de CDP, al igual que, en una ac­ti­vi­dad de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial más am­plia, en el Dow Jones Sus­tai­na­bi­lity In­dex (DJSI) o el ín­di­ce Et­hi­bel. Un com­pen­dio de ini­cia­ti­vas que po­nen de ma­ni­fies­to que la en­ti­dad fi­nan­cie­ra tie­ne in­cor­po­ra­da la RSC en el día a día del ne­go­cio y en el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes.

El ban­co tie­ne un ser­vi­cio de aten­ción al clien­te hi­po­te­ca­rio que en un año ha re­ci­bi­do 31.000 lla­ma­das

01 y 02_ Vi­vian Na­za­rio, a la iz­quier­da, y Ro­sa Ta­lló han mon­ta­do su ne­go­cio con un cré­di­to de Mi­croBank. 03_ Ofi­ci­na de Cai­xaBank en Bar­ce­lo­na.

04 _ Una vo­lun­ta­ria de la en­ti­dad jue­ga con un ni­ño. 05 _ Em­plea­da del ban­co que par­ti­ci­pa en las ac­ti­vi­da­des de la Se­ma­na So­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.