Es­tu­dia con no­so­tros

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Ja­co­bo Pe­dra­za

Mar­cos Mon­ta­ño es un alumno de 16 años del ins­ti­tu­to Vi­lla­blan­ca de Vi­cál­va­ro. Cur­sa pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to y des­de ha­ce años sus no­tas no ba­jan del 9. “Aho­ra he em­pe­za­do un men­to­ring de De­re­cho en uno de los bu­fe­tes más gran­des del mun­do. Quie­ro ser abo­ga­do”, ase­gu­ra con de­ci­sión. Mar­cos con­fie­sa que si ha lle­ga­do has­ta aquí ha si­do gra­cias a la ac­ción de la Fun­da­ción Se­cre­ta­ria­do Gi­tano, uno de los 39 ga­lar­do­na­dos de 2016 con los Pre­mios al Va­lor So­cial, el ma­yor ac­ti­vo de la ac­ción so­cial de la Fun­da­ción Cep­sa, que en su úl­ti­ma edi­ción han dis­tri­bui­do al­re­de­dor de 400.000 eu­ros: “En­tré en su programa Pro­mo­cio­na en la En­se­ñan­za Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria ( ESO) y gra­cias a ellos ob­tu­ve el tí­tu­lo y pa­sé a ba­chi­lle­ra­to. Siem­pre han es­ta­do muy pen­dien­tes de mí, son co­mo una se­gun­da fa­mi­lia. Mis pa­dres no tie­nen re­cur­sos su­fi­cien­tes; sin su ayu­da mo­ral y eco­nó­mi­ca no ha­bría po­di­do se­guir”.

La Fun­da­ción Se­cre­ta­ria­do Gi­tano ha de­di­ca­do los 12.000 eu­ros del pre­mio otor­ga­do por la Fun­da­ción Cep­sa a im­pul­sar su programa Pro­mo­cio­na, orien­ta­do a fo­men­tar el éxi­to aca­dé­mi­co de jó­ve­nes de et­nia gi­ta­na de 5 º de pri­ma­ria a 4 º de ESO. “El da­to del que par­ti­mos es que el 64% del alum­na­do gi­tano aban­do­na los es­tu­dios an­tes de fi­na­li­zar se­cun­da­ria, una ci­fra que tra­ta­mos de re­du­cir con

Pro­mo­cio­na”, eva­lúa Ro­cío Gar­cía, di­rec­to­ra de Se­cre­ta­ria­do Gi­tano en Ma­drid. Su programa apo­yó el pa­sa­do cur­so a 27 alum­nos ( en­tre ellos, Mar­cos) dis­tri­bui­dos en 10 cen­tros edu­ca­ti­vos. Ofre­cen re­cur­sos es­co­la­res y di­gi­ta­les, ayu­da al es­tu­dio a tra­vés de tu­to­res, un es­pa­cio don­de rea­li­zar las ta­reas y pre­pa­rar los exá­me­nes en ho­ra­rio de tar­de, asis­ten­cia a los pa­dres de los alum­nos y, muy im­por­tan­te, re­fuer­zo mo­ral en mo­men­tos de­ci­si­vos. “Ver que no eres la úni­ca gi­ta­na que es­tu­dia y que lo que ha­ces sir­ve para al­go te ha­ce se­guir ade­lan­te”, sub­ra­ya Te­re­sa Salazar, exa­lum­na del pro­yec­to que hoy cur­sa 2º del gra­do me­dio de pe­lu­que­ría.

Los re­sul­ta­dos del programa Pro­mo­cio­na son efec­ti­va­men­te mo­ti­vo de pre­mio: el 100% de los alum­nos en 6 º de pri­ma­ria han pro­mo­cio­na­do a ESO. El 76% de los es­tu­dian­tes de ESO ba­jo es­te pa­ra­guas han pa­sa­do de cur­so. Y el 80% de los es­tu­dian­tes de 4º han ob­te­ni­do el gra­dua­do en ESO. De ellos, prác­ti­ca­men­te to­dos han co­men­za­do ba­chi­lle­ra­to.

Los Pre­mios al Va­lor So­cial de la Fun­da­ción Cep­sa han re­par­ti­do des­de 2005 más de dos mi­llo­nes de eu­ros en 272 ini­cia­ti­vas para pro­mo­ver la in­clu­sión y el bie­nes­tar de co­lec­ti­vos o per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial. “Per­mi­te in­ver­tir su do­ta­ción en cual­quier per­so­na en un mo­men­to com­pli­ca­do, sin te­ner que mi­rar si tie­ne o no tie­ne pa­pe­les, si es de aquí o de allá o si ha ac­ce­di­do a otras ayu­das”, ala­ba Gladys Me­za, pre­si­den­ta de Huel­va Aco­ge, pro­yec­to de apo­yo a per­so­nas mi­gran­tes y re­fu­gia­das que tam­bién ofre­ce asis­ten­cia en oca­sio­nes a po­bla­ción au­tóc­to­na. Su aso­cia­ción ha si­do be­ne­fi­cia­da en 2015 y 2016 con can­ti­da­des que ron­da­ron los 8.000 eu­ros.

La pre­si­den­ta de la aso­cia­ción pre­ci­sa a qué ac­cio­nes se ha des­ti­na­do la cuan­tía de los dos Pre­mios al Va­lor So­cial ob­te­ni­dos por Huel­va Aco­ge: “He­mos in­ver­ti­do el pre­mio en tres lí­neas con­cre­tas. Tra­ba­ja­mos con ni­ños in­ten­tan­do que no pier­dan su in­fan­cia. Or­ga­ni­za­mos jue­gos y ac­ti­vi­da­des para que es­tén se­gu­ros mien­tras sus pa­dres es­tán fue­ra y pue­dan di­ver­tir­se y ha­cer ami­gos. Tam­bién apo­ya­mos a mu­je­res con hi­jos a car­go y fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das. Pre­ten­de­mos ayu­dar y orien­tar en co­sas bá­si­cas. Tra­ba­ja­mos el em­po­de­ra­mien­to y la au­to­es­ti­ma, y da­mos asis­ten­cia ju­rí­di­ca y so­cial por­que mu­chas de es­tas mu­je­res no co­no­cen sus de­re­chos ni co­sas bá­si­cas co­mo el ma­ne­jo de sus fi­nan­zas. Ofre­ce­mos talleres de ar­te­sa­nía y tex­ti­les, y de bús­que­da de em­pleo on­li

ne por­que tie­nen una gran bre­cha di­gi­tal. Por úl­ti­mo, pro­fun­di­za­mos en es­tas la­bo­res de ayu­da y con­cien­cia­ción con aque­llas que ejer­cen la pros­ti­tu­ción. In­ten­ta­mos que en­tien­dan los ries­gos sa­ni­ta­rios y la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción. Les ofre­ce­mos kits de hi­gie­ne, pre­ser­va­ti­vos y to­do el apo­yo que ne­ce­si­ten si quie­ren en­con­trar una sa­li­da”.

En Co­lom­bia

La Fun­da­ción Cep­sa re­par­te sus galardones por di­fe­ren­tes re­gio­nes y paí­ses: Huel­va, Ma­drid, Cam­po de Gi­bral­tar, Ca­na­rias, Por­tu­gal, Co­lom­bia y Bra­sil. “Los Pre­mios al Va­lor So­cial se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te para el te­ji­do aso­cia­ti­vo de es­tos te­rri­to­rios, no so­lo por su do­ta­ción eco­nó­mi­ca, tam­bién por lo que su­po­nen de re­co­no­ci­mien­to a la la­bor que desa­rro­llan to­das las or­ga­ni­za­cio­nes”, va­lo­ra Te­re­sa Ma­ñue­co, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Fun­da­ción Cep­sa. En Bogotá (Co­lom­bia) se en­cuen­tra Lau­des In­fan­tis, ga­lar­do­na­da en la úl­ti­ma edi­ción y que lle­va 18 años fo­men­tan­do un sis­te­ma de true­que so­cial para evi­tar que ni­ños de fa­mi­lias en ries­go de ex­clu­sión ter­mi­nen de­jan­do sus ho­ga­res para vi­vir en las ca­lles. “Uno de nues­tros ejes es la for­ma­ción de li­de­raz­go. Tra­ta­mos de sa­car el po­ten­cial hu­mano de las co­mu­ni­da­des; es gen­te que ne­ce­si­ta co­sas pe­ro que tam­bién tie­ne mu­cho que apor­tar”, ex­pli­ca Al­mu­de­na Ri­vas, di­rec­to­ra de Lau­des.

Los 9.555 eu­ros del Pre­mio al Va­lor So­cial se han des­ti­na­do a man­te­ner el jar­dín de in­fan­cia al que acu­den más de 100 ni­ños de has­ta cin­co años en Ciu­dad Bo­lí­var, una la­de­ra al su­r­oes­te de Bogotá: “Con nues­tro true­que los pa­dres pue­den en­viar a sus hi­jos al jar­dín a cam­bio de ac­cio­nes con­cre­tas. Em­pie­zan en lo per­so­nal, con co­sas co­mo ir asea­do. Con­ti­núan en el ám­bi­to fa­mi­liar, don­de les pe­di­mos por ejem­plo que sa­quen a su hi­jo al par­que una vez al mes. Y a me­di­da que van me­jo­ran­do en es­tas fa­ce­tas de su vi­da co­men­za­mos a ha­cer true­ques de ca­la­do co­mu­ni­ta­rio, por ejem­plo vi­gi­lan­do en el pro­pio jar­dín, for-

Otras áreas des­ta­ca­das de apo­yo son la cul­tu­ra, el me­dio am­bien­te y la edu­ca­ción

mán­do­se o desa­rro­llan­do sus ta­len­tos para me­jo­rar el en­torno”. Ri­vas sub­ra­ya que, “al ser un pro­yec­to co­fi­nan­cia­do con los ser­vi­cios so­cia­les de Bogotá, te­ne­mos que res­pon­der a sus apor­ta­cio­nes con las nues­tras, así que sin el pre­mio de la Fun­da­ción Cep­sa no hu­bié­ra­mos po­di­do se­guir con el jar­dín”.

La Fun­da­ción Cep­sa es des­de que na­ció ha­ce un año el ór­gano de coor­di­na­ción de la ac­ción so­cial que la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca ha desa­rro­lla­do a lo lar­go de la his­to­ria. “Es la res­pues­ta na­tu­ral al com­pro­mi­so fir­me que la com­pa­ñía siem­pre ha te­ni­do con la so­cie­dad. La es­cu­cha y diá­lo­go con las co­mu­ni- da­des que for­ma par­te del va­lor de sos­te­ni­bi­li­dad que de­fi­ne la ac­ti­vi­dad de Cep­sa”, apun­ta Te­re­sa Ma­ñue­co. Ade­más de los Pre­mios al Va­lor So­cial —que tam­bién han in­clui­do aso­cia­cio­nes co­mo la Fun­da­ción Ca­na­ria Oli­ver Ma­yor con­tra la Fi­bro­sis Quís­ti­ca, el Con­sel­ho Por­tu­guês para os Re­fu­gia­dos o el bra­si­le­ño Nú­cleo de Apoio ao Com­ba­te do Cân­cer Infantil—, la en­ti­dad lle­va a ca­bo ini­cia­ti­vas de apo­yo cul­tu­ral co­mo la Bie­nal de Ar­tes Plás­ti­cas de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe o los cur­sos de ve­rano de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz. Ac­cio­nes de ca­rác­ter me­dioam­bien­tal, con el pro­yec­to LI­FE Blue Na­tu­ra (que pre­ten­de cuan­ti­fi­car los de­pó­si­tos de car­bono y las ta­sas de se­cues­tro de los há­bi­tats de pra­de­ras ma­ri­nas en An­da­lu­cía y mi­ti­gar los efec­tos en ellas del cam­bio cli­má­ti­co) o la pro­tec­ción de las ma­ris­mas del Odiel y la La­gu­na Pri­me­ra de Pa­los de la Fron­te­ra. E im­pul­sa el área edu­ca­ti­va con cá­te­dras de la fun­da­ción en cin­co uni­ver­si­da­des (Cá­diz, Huel­va, Se­vi­lla, Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia) y de­por­ti­va, don­de des­ta­ca el apo­yo a es­cue­las, equi­pos y com­pe­ti­cio­nes in­fan­ti­les o po­pu­la­res. La ac­ti­vi­dad so­cial de Cep­sa se com­ple­ta con el programa de vo­lun­ta­ria­do, con 33 ini­cia­ti­vas en las que han par­ti­ci­pa­do 850 per­so­nas en­tre tra­ba­ja­do­res y fa­mi­lia­res en el año 2016.

02 _ Una monitora jue­ga con dos ni­ños en el jar­dín de Lau­des In­fan­tis de Bogotá. 03_ Maes­tra de Pro­mo­cio­na ayu­da a un chi­co a es­tu­diar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.