Com­pa­ñe­ro del ami­go fe­lino

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Ele­na Se­vi­llano

01 _ y 02 _ Va­rios lin­ces en los cam­pos an­da­lu­ces, don­de un téc­ni­co del pro­yec­to Iber­lin­ce les co­lo­ca un co­llar lo­ca­li­za­dor.

Al gri­to de ¡ Sal­ve­mos al lin­ce ibé­ri­co!, 25 so­cios im­pul­sa­ron, en 2011, Li­fe+ Iber­lin­ce, un programa Li­fe de la Unión Eu­ro­pea para re­cu­pe­rar la dis­tri­bu­ción his­tó­ri­ca de es­te em­ble­má­ti­co ani­mal en Es­pa­ña y Por­tu­gal, coor­di­na­do y li­de­ra­do por la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te y Or­de­na­ción del Te­rri­to­rio de la Jun­ta de An­da­lu­cía. En es­te pun­to, un lec­tor pue­de pen­sar: “¿Y qué ten­drá es­to que ver con res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va [ RSC]?”. To­do, por­que en­tre esos 25 so­cios ci­ta­dos, en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes, or­ga­nis­mos pú­bli­cos y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, fi­gu­ran tres em­pre­sas pri­va­das que qui­sie­ron apor­tar su co­no­ci­mien­to: Fo­me­cam ( una in­ge­nie­ría am­bien­tal), Agro­fo­rex ( una com­pa­ñía agro­fo­res­tal), Aca­jú ( co­mu­ni­ca­ción am­bien­tal). La Con­se­je­ría, co­mo di­rec­to­ra de or­ques­ta, las in­te­gró en la ini­cia­ti­va por­que tie­ne cla­ro que es­ta lí­nea de tra­ba­jo al ali­món es el ca­mino. “Tra­ta­mos de con­ver­tir­nos en un ca­nal de dis­tri­bu­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las em­pre­sas”, lo ex­pre­sa el vi­ce­con­se­je­ro, Luis Fer­nán­dez Ga­ri­jo.

A ve­ces los pri­me­ros con­tac­tos tie­nen lu­gar de ma­ne­ra in­for­mal. Al fin y al ca­bo, la Con­se­je­ría se es­fuer­za por es­tar en el epi­cen­tro de to­do lo que tie­ne que ver con me­dio am­bien­te en An­da­lu­cía, y por­que la re­la­ción con el mun­do empresarial sea flui­da. Un di­rec­ti­vo que se acer­ca en una pre­sen­ta­ción o una char­la: “Vi­ce­con­se­je­ro, te­ne­mos un pro­yec­to pre­cio­so que nos gus­ta­ría desa­rro­llar”. El vi­ce­con­se­je­ro que con­tes­ta: “Ve a ver­me a mi des­pa­cho y lo ha­bla­mos”. No es que las co­sas va­yan rá­pi­das a par­tir de aquí, por­que hay fil­tros que pa­sar, mu­chos as­pec­tos téc­ni­cos y le­ga­les que con­si­de­rar, una se­rie de cau­te­las que te­ner en cuen­ta. “He­mos de ser no­so­tros quie­nes mar­que­mos los cri­te­rios”, re­cuer­da Fer­nán­dez Ga­ri­jo. Qui­zás to­do eso ra­len­ti­ce el pro­ce­so, pe­ro “tam­bién lo ha­ce más se­gu­ro”, aco­ta. “La cla­ve es­tá en la trans­pa­ren­cia y en la in­for­ma­ción; de­jar cla­ras las re­glas del jue­go, los ob­je­ti­vos e in­tere­ses de las par­tes im­pli­ca­das, con­tri­bu­ye a me­jo­rar la re­la­ción pú­bli­co-pri­va­da”.

Y en eso es­tá la Con­se­je­ría por­que los be­ne­fi­cios, que es de lo que se tra­ta, son mu­chos. Pro­te­ger, cui­dar, con­tro­lar y re­in­tro­du­cir en sus há­bi­tats tra­di­cio­na­les a las po­bla­cio­nes de lin­ce ibé­ri­co no so­lo ha ayu­da­do a la es­pe­cie (403 ejem­pla­res en el cen­so de 2015, 361 de ellos en An­da­lu­cía), sino a los tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos para el pro­yec­to o a las em­pre­sas lo­ca­les aso­cia­das a la gas­tro­no­mía, la fo­to­gra­fía o el tu­ris­mo ac­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.