El pro­gre­so que que­re­mos

El por­tal Pla­ne­ta Fu­tu­ro de EL PAÍS, pre­mio Se­res 2016, abre sus puer­tas a los más des­fa­vo­re­ci­dos y ol­vi­da­dos.

El País - Especiales - - SUMARIO -

Del en­cuen­tro en­tre un sue­ño pe­rio­dís­ti­co y la fi­lan­tro­pía na­ció Pla­ne­ta Fu­tu­ro en 2014. Se hi­zo sec­ción del dia­rio EL PAÍS gra­cias al pa­tro­ci­nio de la Fun­da­ción Bill&Me­lin­da Ga­tes y a una acu­cian­te ne­ce­si­dad in­for­ma­ti­va: cu­brir más, me­jor y de for­ma más glo­bal el mun­do, pe­ro no el oc­ci­den­ta­li­za­do y ha­bi­tual en los me­dios, sino aquel otro que no se ve: el de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Se tra­ta­ba de re­lle­nar ese hue­co en las no­ti­cias dia­rias y con­se­guir po­ner ca­ra a aque­llos que no ve­mos ni aun tra­tán­do­se de nues­tros ve­ci­nos, co­mo su­ce­de con los afri­ca­nos, o vi­vien­do co­mo vi­vi­mos en el si­glo XXI, la era de Internet y las in­ter­co­ne­xio­nes.

Pla­ne­ta Fu­tu­ro se fue armando co­mo redacción con una cla­ra ho­ja de ru­ta: se­guir des­de Es­pa­ña la agen­da de desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal. Lla­ma­da an­ta­ño Ob­je­ti­vos del Mi­le­nio y mu­ta­da en 2015 en los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) o Agen­da2030. En su con­se­cu­ción, una so­cie­dad glo­bal más jus­ta y equi­ta­ti­va, se afa­nan des­de ha­ce años Go­bier­nos, or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y ONG.

Des­de un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, se tra­ta­ba (y se tra­ta) de con­ver­tir ca­da uno de los 17 ob­je­ti­vos y 169 me­tas de es­ta guía optimista, co­la­bo­ra­ti­va y glo­bal en no­ti­cias en es­pa­ñol, tan­gi­bles, reales, cer­ca­nas, pro­ta­go­ni­za­das por se­res hu­ma­nos con­tem­po­rá­neos. Por per­so­nas que ha­bi­tan en al­deas per­di­das, en de­sier­tos, en mon­ta­ñas; gen­te que es­cu­cha las ba­las en su vi­da co­ti­dia­na, sien­te el do­lor del ham­bre, que llora a sus muer­tos por ma­la­ria, si­da o neu­mo­nía, ca­re­ce de hos­pi­ta­les o es­cue­las o ca­rre­te­ras o ve có­mo sus co­se­chas y sus ca­sas des­apa­re­cen con la subida del mar por cul­pa del im­pac­to ca­da vez más evi­den­te del cam­bio cli­má­ti­co... Hoy día hay 815 mi­llo­nes de ham­brien­tos en el mun­do. Y ni el es­cán­da­lo ni su su­fri­mien­to ni su voz tie­nen un re­fle­jo dia­rio en los me­dios ge­ne­ra­lis­tas. Mi­rar con aten­ción y con­tar­lo Cu­brir esa reali­dad des­de una pe­que­ña sec­ción (com­pues­ta por seis pe­rio­dis­tas), mi­rar con aten­ción un pla­ne­ta en cons­tan­te cam­bio so­cial y tec­no­ló­gi­co, y tra­tar de con­tár­se­lo al lec­tor es­pa­ñol (o por­tu­gués, en la edi­ción en Bra­sil) en pro­fun­di­dad, des­de el te­rreno y con múl­ti­ples vo­ces, es la ta­rea dia­ria de la sec­ción. Para lo­grar­lo, ade­más de los re­por­ta­jes pro­pios, Pla­ne­ta Fu­tu­ro in­vi­ta a es­cri­bir a ex­per­tos; a per­so­nal de ONG que en­vía sus re­la­tos (En Pri­me­ra Lí­nea se de­no­mi­na es­te for­ma­to) des­de los lu­ga­res re­mo­tos y cas­ti­ga­dos don­de tra­ba­jan; en­tre­vis­ta a lí­de­res de to­do co­lor, con­di­ción y sec­tor y les pre­gun­ta qué les im­pul­sa a ha­cer lo que ha­cen por los de­más, a la ho­ra de in­ven­tar o po­ner en mar­cha pro­yec­tos, em­pren­der o apos­tar y apo­yar ideas aje­nas. Qué mue­ve a... se ti­tu­la tal apar­ta­do, hoy uno de los de ma­yor im­pac­to.

Qui­so y quie­re siem­pre Pla­ne­ta Fu­tu­ro, con to­do es­to, ayu­dar a en­ri­que­cer el de­ba­te po­lí­ti­co y so­cial so­bre los re­tos so­cio­eco­nó-

mi­cos en y des­de Es­pa­ña. Y para ello, to­do el equi­po par­ti­ci­pa en even­tos, me­sas re­don­das o con­fe­ren­cias so­bre de­re­chos hu­ma­nos, coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, de­sigual­dad y/ o desa­rro­llo. La sec­ción se ha con­ver­tir­do en re­fe­ren­cia del sec­tor y los da­tos mues­tran las di­men­sio­nes del tra­ba­jo rea­li­za­do: más de 250 ar­tícu­los, re­por­ta­jes o re­la­tos fo­to­grá­fi­cos se pu­bli­can ca­da mes; unos 3.000 al año; ca­si 10.000 in­for­ma­cio­nes so­bre sos­te­ni­bi­li­dad, po­bre­za, de­sigual­dad o en­fer­me­da­des ol­vi­da­das apa­re­ci­das en la web de Pla­ne­ta Fu­tu­ro des­de que se pul­só el bo­tón de crear la pá­gi­na di­gi­tal en enero de 2014.

A es­te ca­mino y a es­ta ta­rea se han ido su­man­do otras or­ga­ni­za­cio­nes de apo­yo, ade­más de la Fun­da­ción Ga­tes. Con ayu­da de la FAO se cu­bre día a día to­da la in­for­ma­ción so­bre se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria o agri­cul­tu­ra o pes­ca; el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) per­mi­te al equi­po aten­der con ojos bien abier­tos pro­yec­tos de mo­vi­li­dad, trans­por­te, se­gu­ri­dad o ciu­da­des en La­ti­noa­mé­ri­ca, y la UNFoun­da­tion le im­pul­sa a fi­jar la aten­ción en pro­ble­mas de mu­je­res y ni­ñas, o en las re­la­cio­nes en­tre gé­ne­ro y po­bre­za y cam-

Fun­da­ción Ga­tes, FAO, BID, UN Foun­da­tion... la bus­ca de alia­dos para au­men­tar el fo­co in­for­ma­ti­vo no ce­sa

bio cli­má­ti­co. La bús­que­da de alia­dos para au­men­tar el fo­co in­for­ma­ti­vo no ce­sa.

Ha­ce un año, Pla­ne­ta Fu­tu­ro con­si­guió el Pre­mio Se­res de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va, un ga­lar­dón que pro­du­jo gran sa­tis­fac­ción en la Redacción pues se tra­ta de un re­co­no­ci­mien­to a las me­jo­res ac­tua­cio­nes es­tra­té­gi­cas e in­no­va­do­ras, que ge­ne­ran va­lor para la so­cie­dad. La sec­ción de desa­rro­llo de EL PAÍS fue pre­sen­ta­da a es­te ga­lar­dón por PRI­SA, gru­po edi­tor del pe­rió­di­co. To­do el equi­po de redacción acu­dió jun­to al pre­si­den­te de la com­pa­ñía, Juan Luis Ce­brián, a la ce­re­mo­nia or­ga­ni­za­da en Ca­sa Amé­ri­ca (Ma­drid). Es­te pre­mio se su­ma­ba así a otros mu­chos reconocimientos pe­rio­dís­ti­cos re­ci­bi­dos du­ran­te es­te tiem­po, tan­to por los re­dac­to­res co­mo a al­gu­nos de las de­ce­nas de co­la­bo­ra­do­res que en­vían sus historias des­de to­do el mun­do.

Du­ran­te el ac­to, se men­cio­nó al­go vi­tal para el desa­rro­llo: las em­pre­sas, na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les, de­ben es­tar im­pli­ca­das en la de­fen­sa y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos e in­ver­tir en pro­yec­tos que ge­ne­ren va­lor so­cial o que con­tri­bu­yan a la so­lu­ción de los gran­des re­tos del si­glo XXI. Pla­ne­ta Fu­tu­ro vi­si­bi­li­za ca­da día uno de ellos, la de­sigual­dad, por­que cree que es­ta (y su acom­pa­ñan­te eter­na, la in­jus­ti­cia so­cial) es una bom­ba de re­lo­je­ría que pue­de des­es­ta­bi­li­zar to­do lo cons­trui­do en cual­quier mo­men­to y lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.