Cuan­do el agua es oro y co­mer, un mi­la­gro

El País - Especiales - - SUMARIO - Por Ana Al­fa­ge­me

To­das las no­ches, ba­jo el cie­lo im­po­nen­te de Ke­nia, dos hom­bres y una mu­jer con­ver­sa­ban du­ran­te ho­ras. El cuer­po do­lo­ri­do de aca­rrear pie­dras, pin­tar ver­jas o ca­var en un huer­to. La me­mo­ria en la piel de los abra­zos de los críos que aca­ba­ban de ba­ñar. A 5.700 ki­ló­me­tros de ca­sa, Cristina Cabrera, An­drés Navarro y Jai­me Castro, em­plea­dos del gi­gan­te far­ma­céu­ti­co y tec­no­ló­gi­co Merck, con­tem­pla­ban las es­tre­llas y com­par­tían la ex­tra­ñe­za de te­ner tiem­po. Tiem­po para es­cu­char­se en me­dio del si­len­cio del pe­dre­gal, ape­nas ja­lo­na­do de aca­cias, de Tur­ka­na. Du­ran­te 15 días de ju­lio ha­bían cam­bia­do su es­cri­to­rio por un ca­mas­tro, un gri­fo de agua y ta­reas in­sos­pe­cha­das —au­xi­liar a un hom­bre ata­ca­do por un es­cor­pión, im­par­tir charlas so­bre hi­gie­ne o dar cla­ses de ma­te­má­ti­cas— en aquel rin­cón del mun­do don­de ha­ce fal­ta de to­do por­que no hay de na­da.

Los tres es­ta­ban allí co­mo vo­lun­ta­rios por­que su em­pre­sa ha­bía cos­tea­do con 15.000 eu­ros la cons­truc­ción de un po­zo que cam­bió la vi­da de una co­mu­ni­dad con 70 ni­ños y sus fa­mi­lias. Una se­quía de 14 me­ses hi­zo que la fuen­te sub­te­rrá­nea lle­ga­ra an­tes que ellos. “Si no tie­nes agua no tie­nes vi­da”, cuen­ta por te­lé­fono la co­lom­bia­na Alexia Mo­reno, des­ta­ca­da en Ko­ku­se­lei den­tro de la Co­mu­ni­dad Mi­sio­ne­ra de San Pa­blo Após­tol, que desa­rro­lla lo­cal­men­te los pro­yec­tos de la Fun­da­ción Emai­lai­kat. Agua es no so­lo po­der be­ber cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra no ba­ja de los 37 gra­dos en in­vierno; es asear­se para com­ba­tir el tra­co­ma y los parásitos, es po­der co­mer ca­la­ba­zas o san­días en un lu­gar don­de un adul­to so­lo se ali­men­ta de san­gre con le­che de ca­bra.

Cristina, An­drés y Jai­me son tres de los vo­lun­ta­rios de la em­pre­sa que, jun­to a la Fun­da­ción Merck Sa­lud, lan­zó es­ta ini­cia­ti­va en 2015. “No so­lo es­ta­mos aquí para tra­ba- jar, te­ne­mos un com­pro­mi­so con la gen­te”, man­tie­ne la di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos, Tel­va Arro­yo. La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC), di­ce, es­tá en el ADN de la com­pa­ñía. La di­rec­ti­va ci­ta la in­no­va­ción, la ca­li­dad y la me­jo­ra con­ti­nua co­mo sus pi­la­res, al­go que se lo­gra con “in­te­gri­dad, va­len­tía, res­pe­to, lo­gro, trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad”.

La fun­da­ción es el bra­zo con el que Merck apo­ya la in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca (con 133 pro­yec­tos en 69 hos­pi­ta­les) y pro­mue­ve la bioé­ti­ca y la sa­lud con ini­cia­ti­vas co­mo la for­ma­ción in­te­gral en en­fer­me­ría on­co­ló­gi­ca, ex­pli­ca Car­men Gon­zá­lez-Ma­drid, su pre­si­den­ta eje­cu­ti­va, quien pa­re­ce dis­fru­tar ha­blan­do del vo­lun­ta­ria­do: “Es­te año he­mos par­ti­ci­pa­do en 15 ini­cia­ti­vas con 2.500 ho­ras”, con­cre­ta, “en in­te­gra­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pro­tec­ción de la in­fan­cia, desa­rro­llo de la sa­lud, ac­ción so­cial, ayu­da a paí­ses en desa­rro­llo y pro­tec­ción me­dioam­bien­tal”.

Un viernes de no­viem­bre en la pla­za de Tir­so de Mo­li­na en Ma­drid. Las 20.15. Si­lue­tas so­li­ta­rias, en­co­gi­das, deam­bu­lan y mi­ran de reojo a unas mu­je­res que se aga­chan so­bre ca­rri­tos de la com­pra y bol­sas de sú­per re­uti­li­za­bles. “¿ Quién da los nú­me­ros?”, in­quie­re un hom­bre de ca­ra en­ne­gre­ci­da, edad in­de­fi­ni­ble y de­ma­sia­da ro­pa en­ci­ma.

Blan­ca es hoy la que to­dos bus­can en esa ex­tra­ña reunión de ex­tra­ños, hom­bres ca­si to­dos. Ojos gran­des, ex­pre­si­vos. En el bol­si­llo guar­da un ro­llo de pa­pel con 120 nú­me­ros, que aca­ba­rán en po­cos mi­nu­tos en las ma­nos de esa cohor­te he­te­ro­gé­nea que cre­ce. Las vo­lun­ta­rias co­lo­can so­bre un ban­co un man­tel ro­jo y en­ci­ma tup­pers con co­mi­da ca­lien­te, na­ran­jas, bo­llos y unos so­baos que ha traí­do, co­mo to­dos los días, un co­mer­cian­te hin­dú. Tres aso­cia­cio­nes,

A las nue­ve, to­dos, en la dureza de una pla­za de gra­ni­to, ha­bían re­ci­bi­do co­mi­da y más de una son­ri­sa

01 _ Jai­me Castro ba­ña a unos ni­ños en Tur­ka­na ( Ke­nia), don­de Merck ha fi­nan­cia­do un po­zo.

02_ Or­de­na­do­res do­na­dos en una es­cue­la de Gua­te­ma­la.

Ca­sa So­li­da­ria, Pla­za So­li­da­ria y Tus Cas­ti­llos en el Ai­re, se tur­nan para re­par­tir la ce­na de lu­nes a viernes a una me­dia de 150 per­so­nas. Una vez al mes, Merck re­le­va a to­dos y se en­car­ga. Es cuan­do va Ol­ga Sanz, de 34 años. “Im­pac­ta mu­cho el en­con­trar a esas per­so­nas invisibles”, di­ce. “Pe­ro es ge­nial, ves que la ayu­da es di­rec­ta, que lle­ga”.

Uno de los dos hom­bres del gru­po ( 15 per­so­nas) can­ta el primer nú­me­ro. Una an­cia­na de ca­be­llo muy blan­co se acer­ca a pa­si­tos tor­pes. La en­tre­gan una bol­sa de plás­ti­co y me­ten en ella un bo­ca­di­llo, una na­ran­ja, el arroz con hue­vo y to­ma­te que ha se­ña­la­do con sus de­dos hue­su­dos, un crua­sán, el so­bao y, por fin, un va­so de zu­mo. Beatriz, 67 años que pa­re­cen 87, se ale­ja sin de­jar de sor­ber el lí­qui­do ama­ri­llo. “Es que ten­go ne­ce­si­dad”, mu­si­ta. Ha tra­ba­ja­do en to­do. Su ma­ri­do la es­pe­ra en ca­sa.

“¡ Es­pi­na­cas con ba­ca­lao, ma­ca­rro­nes con to­ma­te, len­te­jas, cre­ma de za­naho­ria, me­nes­tra!”, ofre­cen las vo­lun­ta­rias, ju­bi­la­das y es­tu­dian­tes, pe­rio­dis­tas, pro­fe­so­ras, mé­di­cas, es­pa­ño­las y ex­tran­je­ras. An­te ellas des­fi­lan un ca­ma­re­ro de pe­lo gris en pa­ro, una em­ba­ra­za­da de ojos vi­drio­sos, tres jó­ve­nes bien ves­ti­dos que ha­blan en ára­be y dor­mi­rán al ra­so, un pes­ca­de­ro ju­bi­la­do y con po­cos dien­tes que da las gra­cias cien ve­ces y di­ce que se va a ca­sar con to­das, ros­tros que no na­cie­ron aquí y ti­pos que sí y que nun­ca pen­sa­rías en­con­trar­les en esa fi­la.

A las nue­ve, to­dos ellos, en la dureza de una pla­za de gra­ni­to, ha­bían re­ci­bi­do co­mi­da y más de una son­ri­sa. Un pe­que­ño mi­la­gro.

A otro pro­di­gio asis­tió Ja­vier Pei­ra, de 51 años, un día de sep­tiem­bre. Lo cuen­ta así: “Críos hi­per­ac­ti­vos e in­quie­tos se re­la­ja­ban con los ca­ba­llos, en­tra­ban en un es­ta­do co­mo de nor­ma­li­dad”. Acom­pa­ñó co­mo vo­lun­ta­rio a 24 fa­mi­lias de Nor­TEA, una aso­cia­ción de pa­dres de ni­ños con Tras­torno del Es­pec­tro Au­tis­ta (TEA) que acu­die­ron a una te­ra­pia ecues­tre de la or­ga­ni­za­ción Al­pa­so. Ja­vier re­par­tió me­rien­das, hi­zo un mu­ral con los cha­va­les, les acom­pa­ñó a su­bir­se a los ca­ba­llos y a ce­pi­llar­los y dar­les de co­mer. “Los pa­dres se sor­pren­dían. Al­guno de sus hi­jos no se que­ría ba­jar ni de­jar a los ani­ma­les”. Él lo tie­ne cla­ro: “Es­to es cre­ci­mien­to per­so­nal, po­ner tu gra­ni­to de are­na, dar al­go de ti mis­mo de ma­yor ca­li­dad hu­ma­na”.

Cuan­do lle­ga­ron 18 or­de­na­do­res de Es­pa­ña do­na­dos por Merck, tan­to los es­co­la­res de Las Pa­ca­yas, en Gua­te­ma­la, co­mo sus pa­dres, la ma­yo­ría cam­pe­si­nos anal­fa­be­tos, pe­ga­ron la na­riz a los cris­ta­les. Te­cla­dos, ra­to­nes y CPU, al­go nun­ca vis­to, fue­ron alo-

ja­dos en mue­bles de cao­ba que los jor­na­le­ros pre­pa­ra­ron para el nue­vo au­la de in­for­má­ti­ca. “Ocu­rrió al­go que no es­pe­rá­ba­mos: se ha re­du­ci­do el ab­sen­tis­mo y el aban­dono es­co­lar. Ha su­pues­to un es­tí­mu­lo muy im­por­tan­te”, cuen­ta el ar­qui­tec­to es­pa­ñol Alejandro Se­bas­tián, de 32 años, fun­da­dor de la aso­cia­ción CO­NI, que apues­ta por la edu­ca­ción co­mo mo­tor de cam­bio en una so­cie­dad in­dí­ge­na y que ha con­se­gui­do crear un pro­to­ti­po pre­mia­do de es­cue­la ru­ral.

Los tres vo­lun­ta­rios de Ke­nia apren­die­ron al­gu­nas co­sas. Que la vi­da es más sen­ci­lla. Que se pue­de ser fe­liz sin te­ner na­da. Que no ha­ce fal­ta ser mé­di­co o in­ge­nie­ro para echar una mano. Alexia, la mi­sio­ne­ra, cree que “te vuel­ves más ge­ne­ro­so y más hu­mil­de”. Jai­me, de 46 años, ya sa­be cons­truir pe­que­ñas pre­sas para re­te­ner el agua de llu­via y tam­bién que los ni­ños allí nun­ca llo­ran, y re­pi­ten lo que di­ces. A An­drés, de 37, le asom­bró la “for­ta­le­za de las mu­je­res, siem­pre en pie, con un be­bé re­cién na­ci­do en bra­zos y el con­te­ne­dor de agua gi­gan­te en­ci­ma de la ca­be­za”. Le die­ron tan­to que qui­so que­dar­se allí. Cristina, de 44, cons­ta­tó, en me­dio de aque­lla “po­bre­za ex­tre­ma”, lo afor­tu­na­da que era “y to­do lo que po­día ayu­dar”.

Y to­dos, to­dos los días, se acuerdan de Tur­ka­na.

01 _ Los tres vo­lun­ta­rios de Merck, jun­to al po­zo de Ke­nia.

02 _ Ni­ños du­ran­te una jor­na­da de equi­no­te­ra­pia en Ma­drid, en la que par­ti­ci­pa­ron 23 vo­lun­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.