Sos­te­ni­bi­li­dad cul­ti­va­da des­de el cam­po

El País - Especiales - - SUMARIO - Por An­drea No­guei­ra

35.000 es­co­la­res de 70 ciu­da­des han re­ci­bi­do con­se­jos para lle­var una die­ta equi­li­bra­da con fru­ta y ver­du­ra

Los con­su­mi­do­res se han con­ver­ti­do en ex­per­tos en con­ser­van­tes, pro­ce­sos de pro­duc­ción, plan­ta­cio­nes de ori­gen, eti­que­ta­do… Ca­da vez exi­gen co­no­cer más in­for­ma­ción so­bre los pro­duc­tos que com­pran, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de ali­men­ta­ción. De­po­si­tan su con­fian­za so­lo en aque­llas mar­cas que cui­dan su sa­lud ofre­cien­do ca­li­dad a la vez que res­pe­tan el en­torno en el que se cul­ti­van. Cons­cien­te de es­te con­tex­to, la ca­de­na Lidl Su­per­mer­ca­dos se ha com­pro­me­ti­do con los 3,5 mi­llo­nes de clientes que pa­san se­ma­nal­men­te por sus tien­das es­pa­ño­las a ofre­cer pro­duc­tos sa­lu­da­bles a la par que sos­te­ni­bles.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud fi­ja co­mo uno de los pi­la­res prin­ci­pa­les de una die­ta equi­li­bra­da la in­clu­sión dia­ria de pro­duc­tos fres­cos. Lidl ha fo­ca­li­za­do en el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras sus es­fuer­zos de pro­mo­ción de una vi­da sa­lu­da­ble. La com­pa­ñía reali­zó va­rios es­tu­dios para co­no­cer los há­bi­tos de los es­pa­ño­les a la ho­ra de to­mar es­tos ali­men­tos y los re­sul­ta­dos fue­ron “de­mo­le­do­res”, se­gún va­lo­ran: so­lo el 11% de los adul­tos co­me las cin­co ra­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras re­co­men­da­das y 3 de ca­da 10 ni­ños y ado­les­cen­tes to­man al­guno de

01 _ Una clien­ta pa­sa jun­to a los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos de un su­per­mer­ca­do Lidl de Ma­drid.

02 _ Ni­ños apren­den a desa­yu­nar ju­gan­do con la fru­ta.

es­tos ali­men­tos tan so­lo una vez al día. Es­to im­pul­só a Lidl a po­ner en mar­cha su “pro­yec­to es­tre­lla”: Fru­ti­tour, un au­to­bús que re­co­rrió en 2016 la Pe­nín­su­la in­cen­ti­van­do una die­ta equi­li­bra­da. El re­sul­ta­do “so­bre­pa­só las ex­pec­ta­ti­vas” de la com­pa­ñía, se­gún re­la­tan los res­pon­sa­bles, pues en seis me­ses vi­si­ta­ron 70 ciu­da­des y re­ci­bie­ron a 35.000 es­co­la­res.

En es­te mar­co, otro da­to lla­mó la aten­ción de Lidl y es que el 80% de los es­pa­ño­les no in­cor­po­ra la fru­ta en el desa­yuno. La com­pa­ñía con­si­de­ra “par­te de su res­pon­sa­bi­li­dad” preo­cu­par­se no so­lo por­que es­tos ali­men­tos se in­clu­yan en el día a día, sino tam­bién que se ha­ga de for­ma co­rrec­ta. Así, el programa Fru­ti­tour ha evo­lu­cio­na­do es­te año a Fórmula Desa­yuno. La ca­de­na ha vuel­to a sa­lir a la ca­lle pro­por­cio­nan­do tru­cos a las fa­mi­lias para que la pri­me­ra co­mi­da del día sea equi­li­bra­da y se com­pon­ga de tres ali­men­tos im­pres­cin­di­bles: fru­ta, lác­teos y ce­rea­les. La campaña, que se es­tá desa­rro­llan­do en es­te mo­men­to, pre­ten­de re­co­rrer 80 ciu­da­des es­pa­ño­las y lle­gar a 80.000 es­co­la­res. Des­de Lidl ex­pli­can que, “sa­bien­do que la con­ci­lia­ción es muy com­pli­ca­da y hay po­co tiem­po, los con­se­jos son tan sen­ci­llos co­mo de­jar la me­sa pues­ta la no­che an­te­rior por­que es muy di­fí­cil sa­lir de ca­sa sin to­mar al­go cuan­do ves la ta­za y el pla­to so­bre la me­sa”.

Gra­cias a su di­men­sión in­ter­na­cio­nal (líder de la dis­tri­bu­ción ali­men­ta­ria eu­ro­pea) y a su es­tra­te­gia de com­pras agre­ga­das para to­do el gru­po, Lidl se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal clien­te de la huer­ta es­pa­ño­la: el año pa­sa­do ad­qui­rió 1,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­to, el 7% de la pro­duc­ción hor­to­fru­tí­co­la to­tal es­pa­ño­la, de las que 1,2 mi­llo­nes se ex­por­tan al ex­tran­je­ro a tra­vés de la red de más de 10.000 tien­das que la com­pa­ñía tie­ne en 27 paí­ses eu­ro­peos. En Es­pa­ña, ade­más de la fru­ta y la ver­du­ra na­cio­nal, la ca­de­na apues­ta por otros pro­duc­tos del país, co­mo la le­che que ven­de ba­jo su mar­ca pro­pia Mil­bo­na, cien por cien es­pa­ño­la. Tam­bién la car­ne o el pes­ca­do fres­co son su­mi­nis­tra­dos a tra­vés de pro­vee­do­res na­cio­na­les. En to­tal, más del 70% del sur­ti­do de Lidl en Es­pa­ña es de ori­gen lo­cal.

Cuan­do se ha­bla de fres­cu­ra, in­ter­vie­nen va­rios fac­to­res de­ter­mi­nan­tes en la ca­li­dad que obtiene el clien­te. “El pro­duc­to en ori­gen de­be cum­plir los más exi­gen­tes es­tán­da­res y cri­te­rios de ca­li­dad re­que­ri­dos por Lidl a sus pro­vee­do­res, pe­ro tam­bién en los pro­ce­sos de trans­por­te”, ex­pli­can fuen­tes de la com­pa­ñía. Con la gran ma­yo­ría del pro­duc­to fres­co pro­du­ci­do en Es­pa­ña y gra­cias a las 10 pla­ta­for­mas lo­gís­ti­cas que Lidl tie­ne di­se­mi­na­das por el te­rri­to­rio na­cio­nal, se acor­ta no­ta­ble­men­te la dis­tan­cia que re­co­rre el pro­duc­to des­de el pun­to de ori­gen has­ta la tien­da y el co­rres­pon­dien­te tiem­po de trans­por­te, con lo que se mi­ni­mi­za el im­pac­to so­bre las cua­li­da­des del mis­mo. Ade­más, para ga­ran­ti­zar que en es­te trán­si­to el pro­duc­to per­ma­ne­ce en un cli­ma es­ta­ble, Ae­nor cer­ti­fi­ca que no pierde en nin­gún mo­men­to la ca­de­na de frío, por lo que la fres­cu­ra se man­tie­ne óp­ti­ma y el pro­duc­to lle­ga al clien­te en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles.

En su afán por pro­mo­ver la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, Lidl ha te­ni­do muy en cuen­ta los al­tos ín­di­ces de obe­si­dad que se re­gis­tran en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en­tre los ni­ños, y ha de­ci­do re­du­cir el azú­car pre­sen­te en al­gu­nos de sus pro­duc­tos. Un ejem­plo es la mer­ma de un 16% del que se en­cuen­tra en la ga­ma de ce­rea­les de la mar­ca pro­pia Crown­field y un 33% el de to­da la ga­ma de re­fres­cos Free­way y en los néc­ta­res So­le­vi­ta, am­bas mar­cas de la ca­de­na. Si­guien­do es­ta fi­lo­so­fía sa­lu­da­ble, tam­bién ha eli­mi­na­do de sus re­fe­ren­cias pro­pias los co­lo­ran­tes azoi­cos (los fa­mo­sos E 110, E 104, E 122…), pues ya la Unión Eu­ro­pea se­ña­la que “pue­den pro­vo­car efec­tos ad­ver­sos en la ac­ti­vi­dad y la aten­ción de los ni­ños”. Lo mis­mo ha ocu­rri­do con las gra­sas hi­dro­ge­na­das, aque­llas cu­yo ori­gen es in­dus­trial y no pro­pio del ali­men­to.

La sen­da de la res­pon­sa­bi­li­dad no so­lo se cen­tra en ofre­cer una die­ta sa­lu­da­ble, sino

tam­bién sos­te­ni­ble. Así, du­ran­te es­te año se han fi­ja­do al­gu­nos ob­je­ti­vos co­mo eli­mi­nar los hue­vos de ga­lli­nas en­jau­la­das o in­cre­men­tar un 50% las re­fe­ren­cias de la mar­ca BIO. Res­pon­sa­bles de la em­pre­sa ex­pli­can que para Lidl “es igual de im­por­tan­te el qué ha­ce­mos a el có­mo lo ha­ce­mos”, y por eso “ela­bo­rar un pro­duc­to ba­ra­to no pue­de es­tar re­ñi­do con la ca­li­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad”. Bus­can di­fe­ren­ciar­se a tra­vés de es­te res­pe­to de las ma­te­rias pri­mas

03_ Fa­mo­sos apo­yan­do la ali­men­ta­ción infantil sa­lu­da­ble que fo­men­ta Lidl. La fir­ma ha re­du­ci­do el azú­car en ce­rea­les, re­fres­cos y néc­ta­res de sus mar­cas pro­pias

y las re­gio­nes en las que se en­cuen­tran, una con­vic­ción que per­du­ra en el tiem­po y que “ya for­ma par­te del ADN” de la com­pa­ñía.

Ga­ran­ti­zar que se ha se­gui­do un pro­ce­so óp­ti­mo en la pro­duc­ción de un ali­men­to sos­te­ni­ble es otra de las preo­cu­pa­cio­nes de Lidl; por ello acu­de a se­llos in­ter­na­cio­na­les. “En Es­pa­ña hay muy po­cas em­pre­sas de dis­tri­bu­ción que pi­den cer­ti­fi­ca­dos co­mo el Glo­bal GAP, que vela por bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las”, ejem­pli­fi­can en la em­pre­sa que sí exi­ge es­ta y otras credenciales a sus pro­duc­tos. Al­gu­nos de es­tos son el UTZ, que ase­gu­ra el co­mer­cio sos­te­ni­ble del ca­fé, el ca­cao o el té; y el MSC, se­llo que acre­di­ta que el pes­ca­do ha si­do ob­te­ni­do de for­ma sos­te­ni­ble, pro­te­gien­do así el equi­li­brio de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos.

La com­pa­ñía lle­gó a Es­pa­ña en 1994 y des­de en­ton­ces su pre­sen­cia en el te­rri­to­rio no ha he­cho sino in­cre­men­tar­se con más de 540 tien­das. Con nú­me­ros co­mo es­tos no es di­fí­cil ima­gi­nar el im­pac­to de su ac­ti­vi­dad, que re­per­cu­te tan­to en los con­su­mi­do­res co­mo en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo del país. Lidl “asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad” y por ello se apues­ta por la fres­cu­ra, la sa­lud, la sos­te­ni­bi­li­dad y el mer­ca­do lo­cal, ejer­cien­do prác­ti­cas res­pe­tuo­sas, ejem­plo de su “com­pro­mi­so con el mañana”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.