Ocho pla­yas del sur

Sie­te pla­yas an­da­lu­zas y una ca­la en Ceu­ta don­de en mar­zo ya se dis­fru­ta de las pri­me­ras jor­na­das de sol jun­to al mar

El País - Especiales - - CONTENTS - Por GUI­LLER­MO ESAÍN

Días de sol en An­da­lu­cía y Ceu­ta

1 Nu­dis­mo cos­mo­po­li­ta Pla­ya­zo (Ve­ra, Al­me­ría)

En pri­ma­ve­ra son los cen­troeu­ro­peos y es­can­di­na­vos los prin­ci­pa­les usua­rios del Pla­ya­zo, lá­mi­na de 1,5 ki­ló­me­tros de grue­sa are­na gris con sec­to­res na­tu­ris­tas don­de rei­na una at­mós­fe­ra re­la­ja­da y res­pe­tuo­sa. Lo me­jor es en­trar por la ave­ni­da de Ciu­dad de Cas­te­llón. Una vez en la pla­ya, ape­nas se en­tra al mar, se sien­te la are­na más fi­na ba­jo los pies, pe­ro hay que des­con­fiar del es­ca­lón. Pa­ra ta­pas y pla­tos com­bi­na­dos te­ne­mos La Al­ca­za­ba o Bar de Be­ni­to, si­to jun­to al ho­tel na­tu­ris­ta Ve­ra Pla­ya Club (pla­ya­se­na­tor.com), que re­abri­rá el 27 de abril.

2 Bu­ceo a la al­me­rien­se Las Ne­gras (Ní­jar, Al­me­ría)

Aun con el azo­te del le­van­te, la pla­ya de la pe­da­nía de Las Ne­gras re­pre­sen­ta una pis­ci­na pro­te­gi­da por la ba­rre­ra sub­ma­ri­na de Las Es­pe­ri­llas. No hay mue­lles (es­ta­mos en el par­que na­tu­ral del Ca­bo de Ga­ta), por lo que su­bir o bajarse de una em­bar­ca­ción im­pli­ca mo­jar­se los pies. Unos suben a las lan­chas rum­bo a la pla­ya de San Pe­dro; otros, los clien­tes de Bu­ceo Las Ne­gras (bu­ceo­las­ne­gras.com), bus­can aguas de gran ri­que­za bio­ló­gi­ca: me­ros, del­fi­nes, aba­de­jos; en ma­yo, el pez lu­na. Y pa­ra co­mer, el res­tau­ran­te La Sal (la­sal­de­las­ne­gras.com).

3 Vuel­ta a la na­tu­ra­le­za El Ru­so (Al­bu­ñol, Gra­na­da)

Si en ve­rano hay con­ta­dos ba­ñis­tas en es­te pa­raí­so re­cón­di­to al pie del acan­ti­la­do, qué de­cir en pri­ma­ve­ra. Siem­pre hay es­pa­cio pa­ra to­dos mien­tras es­cu­cha­mos el su­ge­ren­te cho­rreo de agua por las pa­re­des. En la N-340, a me­dio ki­ló­me­tro del car­tel de sa­li­da de La Rá­bi­ta sen­ti­do Mo­tril, apar­ca­mos a la de­re­cha an­tes de un cha­lé, don­de sa­le el com­pli­ca­do ca­mino a la pla­ya (en un cor­to tra­mo ha­brá que va­ler­se de ma­nos y pies pa­ra avan­zar, ade­más de por­tar la bol­sa con to­dos los bár­tu­los). Pa­ra dor­mir, ca­sa ru­ral La Ven­te­ra (la­ven­te­ra.es).

4 Del ba­ña­dor a la nie­ve Pun­ta del Río (Sa­lo­bre­ña, Gra­na­da)

Lle­gar a la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­feo, res­pon­sa­ble del apor­te de las pla­yas gra­na­di­nas, en­tra­ña ro­dear agua­za­les y, en la mar­gen izquierda, ver el arran­que de es­ta pla­ya lar­ga sin ser des­me­su­ra­da, per­fec­ta pa­ra ca­mi­nar. Hay cam­pos sin cul­ti­var y ca­ña­ve­ra­les que ad­vier­ten de la ca­pa freá­ti­ca. La es­tam­pa blan­ca de Sie­rra Ne­va­da con­tras­ta con la de los ba­ñis­tas en el Me­di­te­rrá­neo: dos mun­dos dis­tin­tos y com­ple­men­ta­rios que con­vi­ven en la Cos­ta Tro­pi­cal. Pa­ra ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, acu­dir al 18nu­dos Surf Club (18nu­dos.com).

5 Te­rri­to­rio Chan­que­te La Ca­le­ta de Ma­ro (Ner­ja, Málaga)

Se cum­plen 36 años de la ca­rre­ra de Pan­cho anun­cian­do la muer­te de Chan­que­te. To­do un trau­ma ge­ne­ra­cio­nal es­ce­ni­fi­ca­do en la se­rie de te­le­vi­sión

Ve­rano azul. El ex­te­rior se ro­dó en La Ca­le­ta; pa­ra la fic­ción, Ca­la Chi­ca. Ca­rri­za­les y ca­ña­ve­ra­les la res­pal­dan, de­lan­te de dos is­lo­tes y are­na ne­gra de grano grue­so. Pa­ra lle­gar a La Ca­le­ta, me­jor de­jar el co­che en Ma­ro y se­guir ha­cia La Ca­la de Ma­ro, has­ta ver el ca­mino a mano de­re­cha. En­trar y gi­rar de nue­vo a la de­re­cha en­tre dos in­ver­na­de­ros ha­cia La Ca­le­ta.

6 Al pie del cas­ti­llo Des­na­ri­ga­do (Ceu­ta)

Ade­más de la pla­ya ur­ba­na de La Ri­be­ra, los ba­ñis­tas tie­nen en Ceu­ta co­mo al­ter­na­ti­va la ca­la del Des­na­ri­ga­do o de la Po­ta­bi­li­za­do­ra. No se pue­de lle­gar en au­to­bús; en ta­xi, el tra­yec­to cues­ta unos seis eu­ros. Es la pla­ya a la que van los ceu­tíes pa­ra re­la­jar­se y bu­cear con ga­fas y ale­tas. La ca­le­ta, de 80 me­tros de pie­dras re­don­dea­das, son­ríe ape­te­ci­ble al pie del cas­ti­llo del Des­na­ri­ga­do (hoy mu­seo mi­li­tar), que pre­ve­nía des­em­bar­cos en la ba­se del mon­te Ha­cho. Al cas­ti­llo se su­ma la ba­te­ría y cuer­po de guar­dia de la To­rre­ci­lla.

7 Ba­jo el sol ro­jo Re­gla (Chi­pio­na, Cá­diz)

El fa­ro más al­to de Es­pa­ña (vi­si­ta­ble al me­nos los jue­ves y sá­ba­dos) se une por el pa­seo ma­rí­ti­mo Cos­ta de la Luz a es­ta pla­ya ur­ba­na que to­ma su nom­bre del san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Re­gla. Al es­tar orien­ta­da al mar, Chi­pio­na se es­me­ra en ofre­cer en­tre­te­ni­mien­to: te­rra­zas, una co­pa en el Pi­co­co, co­qui­nas en los chi­rin­gui­tos y mos­ca­tel au­tóc­tono. La an­chu­ra de Re­gla os­ci­la no­ta­ble­men­te por el re­flu­jo ma­real, y du­ran­te el atar­de­cer el sol se con­vier­te en una bo­la ro­ja in­can­des­cen­te que se hunde len­ta­men­te en el océano.

8 Ki­ló­me­tros pa­ra el pa­seo Do­ña­na (Al­mon­te, Huel­va)

El ho­tel Co­to es la úl­ti­ma construcción de Ma­ta­las­ca­ñas, cer­ca del chiringuito El Na­ve­gan­te, al que se pue­de re­gre­sar una vez fi­na­li­za­da la vi­si­ta a la pla­ya pa­ra de­gus­tar pes­ca­do fres­co. Más allá se ex­tien­de el océano are­no­so del par­que na­cio­nal de Do­ña­na, que co­mien­za con una cu­rio­sa ga­ri­ta pa­ra con­trol de to­do­te­rre­nos, tras la cual se ex­tien­den 28 ki­ló­me­tros de pla­ya per­fec­tos pa­ra gran­des ca­mi­na­tas. Otra op­ción in­tere­san­te es que­dar­se en la es­cue­la de ki­te y padd­le surf (dan­ge­rou­sex­tre­me. com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.