SIN ITA­LIA NI HOLANDA.

Holanda, la fá­bri­ca de ideas, de­jó de in­ven­tar, e Ita­lia, la com­pe­ti­do­ra por ex­ce­len­cia, de­jó de lu­char. El Mun­dial ex­tra­ña­rá a am­bas se­lec­cio­nes.

El País - Especiales - - CONTENIDOS - Por Ra­món Be­sa

Dos clá­si­cos de los mun­dia­les, con apor­ta­cio­nes muy dis­tin­tas, es­ta­rán au­sen­tes en el cam­peo­na­to.

La vie­ja Eu­ro­pa aguar­da ex­pec­tan­te una Co­pa del Mun­do sin Holanda ni Ita­lia. A las dos se las ex­tra­ña­rá, re­fe­ren­cias co­mo han si­do, ver­sión de la be­lla y la bes­tia, la una co­mo fá­bri­ca de ideas y la otra en ca­li­dad de com­pe­ti­do­ra por ex­ce­len­cia, con­fun­di­da por el cuar­to tí­tu­lo que con­quis­tó en Ale­ma­nia 2006. Am­bas se­lec­cio­nes ex­pre­san la caí­da del oran­je y del az­zu­rro co­mo co­lo­res de la Cham­pions an­te el blan­co del Ma­drid: el úl­ti­mo tro­feo de los sie­te ga­na­dos por el Mi­lan se re­mon­ta a 2007 y el te­tra­cam­peo­na­to del Ajax tie­ne fe­cha de 1995. Igual­men­te le­ja­nos que­dan los éxi­tos del Fe­ye­nord (1970) y del PSV (1988) y los tres cam­peo­na­tos ga­na­dos por el In­ter (1964, 1965, 2010) y los dos de la Ju­ve (1985 y 1996) des­pués de ser fi­na­lis­ta en 2017 y 2015.

Ita­lia acos­tum­bra­ba a ser un mal enemi­go cuan­do no sa­lía cam­peo­na, el ri­val por ex­ce­len­cia pa­ra che­quear cual­quier pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca, un mu­ro en el Mun­dial. Holanda, en cam­bio, siem­pre que­dó exi­mi­da de la ne­ce­si­dad de ga­nar a cam­bio de re­no­var y ex­pan­dir su ma­gis­te­rio des­pués de ser con­si­de­ra­da la cam­peo­na del tor­neo ga­na­do por la an­fi­trio­na Ale­ma­nia en 1974. El fút­bol to­tal de la na­ran­ja me­cá­ni­ca ha si­do el pun­to de par­ti­da del jue­go de las me­jo­res se­lec­cio­nes des­pués que la oran­je ya no ten­ga na­da que en­se­ñar; dé­bil, tris­te y pa­sa­da de mo­da, en­do­gá­mi­ca por­que siem­pre se re­mi­te a un club de vie­jos ami­gos, re­su­mi­da en Rob­ben, se­gu­ra­men­te el me­nos ho­lan­dés de sus fut­bo­lis­tas, na­ci­do pre­ci­sa­men­te en la fron­te­ra con Ale­ma­nia.

Holanda es un equi­po lleno de de­fen­sas que des­de ha­ce tiem­po con­tra­gol­pea co­mo ya se vio en Bra­sil 2014. Ju­gó co­mo tan­tas se­lec­cio­nes con una za­ga de tres cen­tra­les, na­da que ver con el 4-3-3, y de­jó su legado fut­bo­lís­ti­co en ma­nos de Ale­ma­nia, triun­fa­do­ra des­pués de ins­pi­rar­se en Es­pa­ña, ga­na­do­ra en Su­dá­fri­ca 2010 pre­ci­sa­men­te an­te la pro­pia Holanda. El éxi­to es­pa­ñol en­cum­bró a los cen­tro­cam­pis­tas fren­te a la de­fen­sa y al ata­que, un pun­to de in­fle­xión en un tor­neo mi­ti­fi­ca­do por el cua­dra­do má­gi­co de Hun­gría o los cin­co de­lan­te­ros de Bra­sil en 1962 y 1970 des­pués del do­mi­nio ini­cial de Uru­guay y de la WM. Hoy, la re­fe­ren­cia es el fút­bol aso­cia­ti­vo de dos se­lec­cio­nes muy he­chas y bien es­truc­tu­ra­das co­mo Es­pa­ña y Ale­ma­nia.

Más natural en Es­pa­ña y con­tra­cul­tu­ral en Ale­ma­nia, am­bas han in­terio­ri­za­do un jue­go mo­derno, con mu­chos ju­ga­do­res de to­que por den­tro, ca­pa­ces de ge­ne­rar tan­tas lle­ga­das que su suer­te de­pen­de del acier­to en el re­ma­te, cir­cuns­tan­cia que abun­da so­bre la fi­gu­ra del 9. La al­ter­na­ti­va es Bra­sil, que ac­túa de ma­ne­ra com­pac­ta y me­ca­ni­za­da con Ti­te. Los me­dios con­tie­nen pa­ra que re­suel­van los pun­tas que li­de­ra Ney­mar. Bra­sil fun­cio­na co­mo una má­qui­na de ma­tar y su fia­bi­li­dad con­tras­ta con la in­cer­ti­dum­bre de la Ar­gen­ti­na de Mes­si. La du­da es­tá en sa­ber si un ju­ga­dor se­rá más de­ter­mi­nan­te que se­lec­cio­nes con­tras­ta­das, emergentes o in­no­va­do­ras, la ma­yo­ría muy ver­sá­ti­les tác­ti­ca­men­te des­pués de que Holanda de­ja­ra de in­ven­tar e Ita­lia de com­pe­tir.

Buf­fon se la­men­ta en el par­ti­do en el que Ita­lia se que­dó sin Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.