UL­TRAS.

Ru­sia sa­be que tie­ne al enemi­go en ca­sa. Dis­tur­bios pro­vo­ca­dos por sus hin­chas más ra­di­ca­les han ter­mi­na­do a me­nu­do con muer­tos. La se­gu­ri­dad es el gran re­to.

El País - Especiales - - CONTENIDOS - Por Pi­lar Bo­net

La se­gu­ri­dad, cues­tión de Estado. Los ra­di­ca­les ame­na­zan con es­tro­pear el Mun­dial.

Ca­si me­dio mi­llar de ul­tras fi­gu­ran en la lis­ta ne­gra del Mun­dial y no re­ci­bie­ron la FAN ID que per­mi­te en­trar en los es­ta­dios. En vís­pe­ras de la com­pe­ti­ción, y des­de ha­ce ya un par de años, la po­li­cía ru­sa ha em­pren­di­do me­di­das pro­fi­lác­ti­cas pa­ra ase­gu­rar­se de que no ha­brá des­ór­de­nes, y vi­gi­la a los hin­chas más pro­ble­má­ti­cos. El Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad (FSB) ru­so coor­di­na un equi­po con miem­bros de 14 mi­nis­te­rios y ser­vi­cios, y los ra­di­ca­les es­tán teó­ri­ca­men­te ba­jo es­te ra­dar. “Son co­mo con­de­na­dos en li­ber­tad con­di­cio­nal: de­ben pre­sen­tar­se en la co­mi­sa­ría, don­de la po­li­cía les reite­ra que si se pro­pa­san los me­te­rán en cin­tu­ra”, asegura Oleg Sta­ru­jin, co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo y afi­cio­na­do del Spar­tak de Moscú. “Las pe­leas en el bos­que son aho­ra muy in­fre­cuen­tes”, agre­ga. La se­gu­ri­dad en el Mun­dial se ha con­ver­ti­do en una “cues­tión de Estado” pa­ra Ru­sia.

Los hin­chas ru­sos, cu­yo ori­gen co­mo sub­cul­tu­ra se re­mon­ta a los años se­ten­ta del pa­sa­do si­glo, for­man un con­jun­to con mu­chas ca­te­go­rías, des­de los tá­poch­ni­ki, tra­du­ci­ble li­bre­men­te por “pan­tu­fle­ros”, has­ta los jul, (del in­glés hoo­li­gans). Los pri­me­ros gri­tan des­de el so­fá cuan­do su equi­po mar­ca y no asis­ten a los par­ti­dos. Los se­gun­dos van al es­ta­dio sin dis­tin­ti­vos ex­ter­nos y bus­can a sus ho­mó­lo­gos del equi­po ri­val pa­ra pe­lear en al­gún lu­gar apar­ta­do y so­li­ta­rio. En­tre los tá­poch­ni­ki y los jul es­tán los “gue­rre­ros de in­ter­net” ( jó­ve­nes tí­mi­dos, que pro­yec­tan su agre­si­vi­dad am­pa­ra­dos en el ano­ni­ma­to de la web); los kuz­mi­chí (adul­tos ma­du­ros que van a las com­pe­ti­cio­nes pa­ra ha­cer ter­tu­lia con los ami­gos), los kar­la­ni (mar­gi­na­les de pro­vin­cias y ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos con po­co ni­vel cul­tu­ral) y los skár­fe­ri (de scarf, bu­fan­da en in­glés), que no se se­pa­ran de es­ta pren­da y vis­ten ca­mi­se­tas de su club.

En 2013, hu­bo en Ru­sia 656 pro­ce­sos ju­di­cia­les que in­vo­lu­cra­ban a ul­tras. En 2014 fue­ron 633 y en 2015, se­gún los da­tos de Ga­ze­ta.ru, 492, es de­cir, ca­si 1.800 jui­cios en ape­nas tres años.

Pa­ra el Mun­dial, las au­to­ri­da­des ru­sas han es­ta­ble­ci­do cen­tros de coor­di­na­ción en­tre sus ser­vi­cios po­li­cia­les y de se­gu­ri­dad y los de los paí­ses par­ti­ci­pan­tes. Es­pa­ña ha fir­ma­do un pro­to­co­lo con Ru­sia pa­ra in­te­grar en el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad a un equi­po po­li­cial pro­pio con ex­pe­rien­cia en par­ti­dos de fút­bol. Cin­co agen­tes (tres fi­jos en Moscú y otros dos mó­vi­les) re­for­za­rán a los dos miem­bros de la Con­se­je­ría de In­te­rior de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña. En to­tal, du­ran­te el cam­peo­na­to, so­lo en Moscú, tra­ba­ja­rán 1.500 po­li­cías ex­tra, se­gún el Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Cuan­do na­ció el fe­nó­meno de los hin­chas en Ru­sia con los skár­fik, se tra­ta­ba de una sub­cul­tu­ra con vi­ta­li­dad que con­tras­ta­ba con el acar­to­na­do mun­do ofi­cial de la épo­ca. En los es­ta­dios se co­men­zó a gri­tar, re­cuer­da Sta­ru­jin, so­bre to­do, al fi­nal del par­ti­do pa­ra que la po­li­cía no pu­die­ra ex­pul­sar ya a los rui­do­sos.

De la épo­ca so­vié­ti­ca an­te­rior a la dé­ca­da de los se­ten­ta, ca­be men­cio­nar la ri­va­li­dad fut­bo­lís­ti­ca en­tre Va­si­li Sta­lin, el hi­jo de Io­sif Sta­lin, y el po­de­ro­so je­fe de la po­li­cía se­cre­ta, La­vren­ti Be­ria. Va­si­li Sta­lin tu­te­la­ba el club de las Fuer­zas de Pa­ra­cai­dis­tas, y Be­ria, que tu­te­la­ba el Di­na­mo, lle­gó a in­ter­fe­rir con mé­to­dos po­li­cia­les (arres­to y de­por­ta­ción de un ju­ga­dor cla­ve) en el club ri­val. Sta­lin mu­rió en mar­zo de 1953 y en sep­tiem­bre de aquel año se pro­du­je­ron en la URSS los pri­me­ros dis­tur­bios im­por­tan­tes. Ocu­rrie­ron en el es­ta­dio Di­na­mo, don­de ju­ga­ban el equi­po del mis­mo nom­bre y el Torpe­do de Tbi­li­si. Del re­sul­ta­do del par­ti­do de­pen­día el des­tino del Spar­tak. In­sa­tis­fe­chos con el ár­bi­tro, ra­di­ca­les del Spar­tak co­men­za­ron a lan­zar­le pie­dras y bo­te­llas y des­pués irrum­pie­ron en el cam­po.

Ca­da club ru­so tie­ne sus or­ga­ni­za­cio­nes de hin­chas y to­dos ellos lle­ga­ron a es­tar or­ga­ni­za­dos en la Unión Es­ta­tal de Afi­cio­na­dos, ad­jun­ta a la Unión Ru­sa de Fút­bol.

Es­ta or­ga­ni­za­ción se di­sol­vió tras un con­flic­to so­bre la es­pe­cu­la­ción con la ven­ta de en­tra­das pa­ra los par­ti­dos im­por­tan­tes.

En los dis­tur­bios de Mar­se­lla en ju­nio de 2016 par­ti­ci­pa­ron ele­men­tos re­si­dua­les de aque­lla or­ga­ni­za­ción y tam­bién ul­tras de pro­vin­cias, se­ña­la Sta­ru­jin. En los en­fren­ta­mien­tos du­ran­te la vi­si­ta del Spar­tak en fe­bre­ro de es­te año a Bil­bao un po­li­cía mu­rió de un ata­que al co­ra­zón.

Una víc­ti­ma de 17 años

En­tre los in­ci­den­tes pro­ta­go­ni­za­dos por ra­di­ca­les en el in­te­rior de Ru­sia des­ta­can los en­fren­ta­mien­tos de ju­nio de 2002 en el cen­tro de Moscú tras un par­ti­do en el que Ja­pón de­rro­tó a Ru­sia en el Mun­dial de Ja­pón y Corea. El in­ci­den­te co­men­zó fren­te a las pan­ta­llas gi­gan­tes que se re­tras­mi­tían el en­cuen­tro. Un gru­po co­men­zó a ti­rar bo­te­llas, otros res­pon­die­ron, se in­vo­lu­cró la po­li­cía y la vio­len­cia se des­bor­dó. Des­tro­za­ron co­ches apar­ca­dos y lu­nas del ho­tel Na­cio­nal; in­ten­ta­ron asal­tar el ve­cino edi­fi­cio de la Du­ma Es­ta­tal (el Par­la­men­to) y has­ta al­tas ho­ras de la no­che cir­cu­la­ron en­lo­que­ci­dos por la ciu­dad. En aquel in­ci­den­te, en el que par­ti­ci­pa­ron tam­bién ca­be­zas ra­pa­das, mu­rió un es­tu­dian­te de 17 años y se re­gis­tra­ron 79 he­ri­dos.

Otros apa­ra­to­sos dis­tur­bios en Moscú su­ce­die­ron en di­ciem­bre de 2010 y se pro­lon­ga­ron du­ran­te días cuan­do los ul­tras del Spar­tak y de otros clu­bes de la ca­pi­tal se unie­ron pa­ra ven­gar la muer­te de Ye­gor Svi­rí­dov, del Spar­tak, que pe­re­ció en una ri­ña con ciu­da­da­nos ru­sos del nor­te del Cáu­ca­so. Una “ca­ce­ría” con tin­tes ra­cis­tas sem­bró el te­rror en­tre oriun­dos del Cáu­ca­so y de Asia Cen­tral. En ella mu­rió un ciu­da­dano de Kir­gui­zis­tán.

En la Li­ga na­cio­nal ru­sa, el par­ti­do de má­xi­ma ri­va­li­dad es el Spar­tak-CSKA. En una com­pe­ti­ción co­mo el Mun­dial es de es­pe­rar que los fans ru­sos se unan en de­fen­sa de la se­lec­ción na­cio­nal, di­ce Sta­ru­jin, se­gún el cual, los hin­chas ru­sos “se es­co­ran a la de­re­cha” y pro­fe­san en ge­ne­ral un “na­cio­na­lis­mo mo­de­ra­do”. En dis­tin­tos mo­men­tos, las au­to­ri­da­des han tra­ta­do de so­me­ter al mo­vi­mien­to ul­tra, sin gran­des re­sul­ta­dos. Lo in­ten­tó la Unión de las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas (el Kom­so­mol) a prin­ci­pios de los ochen­ta y des­pués los Nas­hi, una or­ga­ni­za­ción crea­da al ser­vi­cio de Vla­dí­mir Pu­tin, pe­ro “los hin­chas de los clu­bes im­por­tan­tes no lo acep­ta­ron”, afir­ma Sta­ru­jin.

Hu­mo de ben­ga­las en un Spar­tak-CSKA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.