10 AÑOS DE ENSUEÑO.

La Eu­ro­co­pa de 2008 fue el ori­gen del re­co­rri­do del equi­po na­cio­nal más exis­to­so del si­glo. La Es­pa­ña que cons­tru­yó Luis Ara­go­nés apo­ya­da en el to­que de Xa­vi, Inies­ta, Vi­lla y Silva, trans­for­mó el fút­bol y asom­bró al mun­do.

El País - Especiales - - CONTENIDOS - Por Die­go To­rres

En 2008, con Luis Ara­go­nés, Es­pa­ña inau­gu­ró un ci­clo glo­rio­so: Eu­ro­co­pa, Mun­dial, Eu­ro­co­pa.

Fer­nan­do To­rres es­tá gol­pea­do, ex­haus­to, sen­ta­do jun­to a su ta­qui­lla, do­bla­do ha­cia ade­lan­te con el ros­tro ta­pa­do por la me­le­na. “¡Fer­nan­do! ¡ Pue­de más! ¡ Pue­de más! ¡Es­tá bien, pe­ro pue­de más!”. La voz pec­to­ral de Luis Ara­go­nés re­sue­na en la sa­la mal ilu­mi­na­da con luz fluo­res­cen­te. Se es­cu­chan las pi­sa­das, los ta­cos con­tra el sue­lo, y la res­pi­ra­ción de 30 hom­bres agi­ta­dos aña­de un ru­mor or­gá­ni­co al mo­vi­mien­to. Se ven fi­sio­te­ra­peu­tas ocu­pa­dos en lle­var ven­das, trá­fi co de uti­le­ros, y su­plen­tes ca­mi­nan­do ner­vio­sos, es­pe­cial­men­te An­drés Pa­lop, el ter­cer por­te­ro, que va de un ex­tre­mo a otro de la sa­la to­can­do a sus com­pa­ñe­ros su­do­ro­sos y vo­ci­fe­ran­do una fór­mu­la má­gi­ca: “¡Va­mos­chi­co, va­mos­chi­co, va­mos­chi­co…!”. Hay una me­sa con un ba­lón en­ci­ma. Car­les Pu­yol pa­sa co­mo una som­bra, co­ge el ba­lón con una mano y con la otra le da un pu­ñe­ta­zo y lo de­ja en el si­tio. Xa­vi vie­ne de­trás, co­ge el mis­mo ba­lón y lo ha­ce gi­rar en­tre sus de­dos. “¡Ven­ga, cha­va­les!”, gri­ta, “¡Va­mos, cha­va­les! ¡Lo te­ne­mos ahí, tíos!”. Xa­vi Her­nán­dez es el ideó­lo­go. El que siem­pre es­tu­vo con­ven­ci­do. Se­gu­ro de que ocu­rri­ría lo

Po­cos téc­ni­cos ha­brían arries­ga­do su cré­di­to es­cu­chan­do a Xa­vi, de 26 años, teo­ri­zar so­bre la es­tra­te­gia, pe­ro Luis Ara­go­nés fue dis­tin­to.

que es­tá ocu­rrien­do esa no­che en el Pra­ter de Vie­na.

Es el des­can­so de los cuar­tos de fi­nal de la Eu­ro­co­pa. Es el 22 de ju­nio de 2008. Es una no­che de bo­chorno y el alien­to del Da­nu­bio im­preg­na el ai­re de un aro­ma te­lú­ri­co. Es­pa­ña em­pa­ta 0-0 con Ita­lia en los cuar­tos de fi­nal y el ves­tua­rio lo­cal es una cá­ma­ra car­ga­da de va­por y de ten­sión. Ha­ce 44 años que la se­lec­ción no ga­na nin­gún tí­tu­lo im­por­tan­te y en el te­rreno de jue­go es­pe­ra el vi­gen­te cam­peón mun­dial co­mo una ame­na­za de fra­ca­so y re­pul­sa so­cial.

Luis Ara­go­nés lle­va un año so­por­tan­do crí­ti­cas. Se sien­te mar­gi­na­do y no le fal­tan ar­gu­men­tos. El bom­bar­deo arre­cia des­de al­gu­nos de los sec­to­res me­diá­ti­cos más po­de­ro­sos del país. La au­sen­cia de Raúl González es per­ci­bi­da co­mo una afren­ta ha­cia un sím­bo­lo del ma­dri­dis­mo y una trai­ción a un fut­bo­lis­ta al que mu­chos hin­chas con­si­de­ran el me­jor ju­ga­dor es­pa­ñol de su épo­ca. Es­to no es lo que pien­sa Luis, y mu­cho me­nos lo que pien­sa la ma­yo­ría de la plan­ti­lla en­ce­rra­da ba­jo las tri­bu­nas. La nue­va ge­ne­ra­ción no ve el mo­men­to de vol­ver a sal­tar a la can­cha pa­ra de­mos­trar que la ma­yo­ría se equi­vo­ca.

“¡Inies­ta y Silva, cam­bia­mos de ban­da ca­da 15 mi­nu­tos!”, or­de­na el téc­ni­co. “¡ Inies­ta!, ¿en­ten­di­do? ¡Y los dos en mu­chas oca­sio­nes se pue­den me­ter en­tre lí­neas! ¡ Bus­quen a De Ros­si! ¡ Con De Ros­si los dos! ¡Y los la­te­ra­les a la al­tu­ra del ba­lón!”.

“¡Se­gui­mos, se­gui­mos to­can­do!”, gri­ta cru­zán­do­se con Xa­vi. “¡Y arries­ga­mos un po­qui­to! ¡To­ca­mos! ¡To­ca­mos! ¡Con gran ve­lo­ci­dad! ¡Xa­vi y Sen­na! ¡Arries­ga­mos un po­qui­to más, arries­ga­mos un po­qui­to más...!”.

La cá­ma­ra de ví­deo de uno de los em­plea­dos de la fe­de­ra­ción re­gis­tra la es­ce­na des­de un rin­cón. Ya no que­da mu­cho que de­cir, pe­ro des­pués de tan­tos me­ses de dis­cu­sio­nes, des­pués de tan­tas char­las con­tras­ta­das con he­chos en la com­pe­ti­ción, la com­pli­ci­dad en­tre Luis y Xa­vi es ma­ni­fies­ta. Los dos se mue­ven en círcu­los, des­cri­bien­do una co­reo­gra­fía de la ten­sión.

El en­tre­na­dor que asu­mió el car­go en 2004 con la mi­sión de de­vol­ver al equi­po la iden­ti­dad per­di­da, ha te­ni­do mu­chas du­das. Ha bus­ca­do hom­bres fuer­tes. Pri­me­ro, ve­te­ra­nos arrai­ga­dos en el po­der fác­ti­co de los clu­bes y la fe­de­ra­ción. Des- pués, al­gún cen­tro­cam­pis­ta es­pe­cia­li­za­do en de­fen­der, al­guien im­po­nen­te que com­pen­se lo que él con­si­de­ra co­mo una de­bi­li­dad fí­si­ca con­gé­ni­ta de la ra­za ibé­ri­ca fren­te a los nór­di­cos. Eso que el se­lec­cio­na­dor de­no­mi­na “la con­di­ción fí­si­ca de ba­se”.

Al­gu­na vez pen­só in­clu­so en pro­te­ger­se atrás y ju­gar al con­tra­gol­pe, pe­ro ca­da vez que lo hi­zo se en­con­tró con la su­ge­ren­cias, los ar­gu­men­tos, o las pro­tes­tas de Xa­vi. El me­dio­cam­pis­ta del Ba­rça se pa­só más de un año in­sis­tién­do­le: “¡Mís­ter, no­so­tros no po­de­mos ju­gar así…! ¡Mís­ter! ¿Por qué no pro­ba­mos a te­ner el ba­lón aquí…? ¡Mís­ter, con Inies­ta no nos la qui­ta na­die…!”. Las dis­cu­sio­nes fue­ron per­ma­nen­tes. Muy po­cos téc­ni­cos ha­brían arries­ga­do su cré­di­to es­cu­chan­do a un cha­val de 26 años teo­ri­zar so­bre la es­tra­te­gia más con­ve­nien­te. Pe­ro Luis fue dis­tin­to. Su­ma­ba cua­tro dé­ca­das en los ban­qui­llos, es­ta­ba a pun­to de cum­plir 70, lle­va­ba me­dia vi­da im­po­nien­do un es­ti­lo de jue­go y un li­de­raz­go, y, sin em­bar­go, es­ta­ba lis­to pa­ra cam­biar. Na­da me­nos que ha­cer lo que tan po­cos con­si­guen en la co­fra­día de los en­tre­na­do­res: es­cu­char a los ju­ga­do­res y crear al­go nue­vo.

Luis es­cu­chó a Xa­vi y re­co­no­ció en su in­ter­lo­cu­tor a uno de su pro­pia ra­za. Él tam­bién ha­bía si­do un cen­tro­cam­pis­ta de épo­ca, un hom­bre de ca­rác­ter, un ti­po in­fla­ma­do por cer­te­zas. Una es­pe­cie de cha­mán, al fin y al ca­bo. An­tes de que el equi­po sa­lie­ra al cam­po a ju­gar la se­gun­da mi­tad, el se­lec­cio­na­dor em­po­de­ró a su con­tra­par­te con vo­ces que le lle­ga­ron al al­ma: “¡Xa­vi! ¡Us­ted y diez ja­po­ne­ses! ¿Me oye? ¡Us­ted y diez ja­po­ne­ses!”.

Es­pa­ña de­rro­tó a Ita­lia en los pe­nal­tis. Su­pe­rar al cam­peón del mun­do fue una li­be­ra­ción. Los al­ta­vo­ces del au­to­bús que lle­vó al equi­po de re­gre­so al ho­tel de Stu­bai­tal atro­na­ban el himno ofi­cio­so del equi­po. Un te­ma de Jam­bao, elec­ción de Ser­gio Ra­mos que to­dos can­ta­ron a pleno pul­món: “Hoy te veo arre­gla­da / Por­que ya no que­da na­da / Mi nue­vo amor ca­da día / Se pa­re­ce más a ti / Se pa­re­ce más a ti / Se pa­re­ce más a ti…”.

Inies­ta re­cuer­da y son­ríe: “Cuan­do pien­so en 2008, pien­so en el pun­to de par­ti­da”, di­ce. “Fue cuan­do con­se­gui­mos ha­cer el blo­que que lue­go se man­tu­vo. Quie­ras o no, los triun­fos te dan la se­gu­ri­dad de que esa ma­ne­ra de ha­cer las co­sas tie­ne sen­ti­do. En­ci­ma se re­fren­dó con al­go muy im­por­tan­te co­mo la Eu­ro­co­pa, que no se ga­na­ba des­de 1964. Pa­sar la ba­rre­ra de cuar­tos con Ita­lia nos con­ven­ció de que po­día­mos ga­nar­le a cual­quie­ra”.

Ar­man­do Ufar­te fue uno de los téc­ni­cos de la fe­de­ra­ción que en 1999 im­pul­só la se­lec­ción de Inies­ta pa­ra las ca­te­go­rías in­fe­rio­res. “La cla­ve fue la re­for­ma del equi­po con ju­ga­do­res que ve­nían muy fuer­tes de aba­jo”, di­ce. “Yo lle­vé a las se­lec­cio­nes in­fe­rio­res a Inies­ta, Silva, Cesc y Ser­gio Ra­mos cuan­do te­nían 15 años. ¡Fue un acier­to to­tal! Los vi ju­gar y no tu­ve nin­gu­na du­da. Cuan­do los fut­bo­lis­tas son gran­des, gran­des, se les ve ve­nir de pe­que­ñi­tos. ¿Por qué? ¡Por­que en­ten­dían el jue­go! Fí­si­ca­men­te eran po­ca co­sa. Inies­ta de­bu­tó con Es­pa­ña Sub-16 con­mi­go en Ex­tre­ma­du­ra. Al ter­mi­nar el par­ti­do le di­je: ‘Si eres ca­paz de po­ner­te fí­si­ca­men­te bien, se­rás un gran ju­ga­dor por­que ya sa­bes mu­cho más que mu­chos ju­ga­do­res de Pri­me­ra Di­vi­sión”.

“Es­tos ni­ños”, re­cuer­da Ufar­te, “fue­ron cam­peo­nes de Eu­ro­pa con­mi­go con la Sub-19 en 2004 y 2006. Otros ha­bían si­do sub­cam­peo­nes del Mun­do en 2003 con la Sub-20. Le die­ron a la se­lec­ción una ma­ne­ra de ju­gar muy prác­ti­ca que nos ha ido muy bien. Cuan­do ellos mis­mos se die­ron cuen­ta de la cla­se que te­nían y de lo que po­dían ha­cer fue­ron cam­peo­nes”.

Hi­jo de emi­gran­tes ga­lle­gos, Ufar­te se ha­bía cria­do co­mo fut­bo­lis­ta en el Fla­men­go. “Yo ve­nían de Bra­sil”, pro­si­gue el vie­jo en­tre­na­dor, “allí ha­bía ju­ga­do con los me­jo­res de la his­to­ria, con Ger­son, Ga­rrin­cha, Car­los Al­ber­to y Pe­lé. Mi idea del fút­bol era muy de Bra­sil y Luis era muy ami­go mío y con­fia­ba mu­cho en mí”.

Ca­mino de la Eu­ro­co­pa se pro­du­jo un ac­ci­den­te de efec­tos ele­va­do­res. Al­bel­da,

el me­dio­cen­tro ti­tu­lar, se le­sio­nó. An­te la emer­gen­cia, Ufar­te re­co­men­dó a un pai­sano con do­ble na­cio­na­li­dad. Se tra­ta­ba de Mar­cos Sen­na, el mag­ní­fi­co cen­tro­cam­pis­ta del Vi­lla­rreal. Con Sen­na, la se­lec­ción aña­dió el es­la­bón que fal­ta­ba: una pa­sa­dor de gran sen­ti­do or­ga­ni­za­ti­vo pa­ra co­nec­tar a los cen­tra­les con Xa­vi. El cóm­pli­ce que per­mi­tió al vo­lan­te del Bar­ce­lo­na apro­xi­mar su jue­go a la me­dia­pun­ta, don­de po­dría ac­ti­var con con­ti­nui­dad a Vi­lla, Silva, Inies­ta y Cesc.

“Luis”, re­cuer­da Sen­na, “es­ta­ba con­ven­ci­do de que yo co­mo pi­vo­te po­dría ha­cer el jue­go su­cio y sa­car bien el ba­lón. En ese pues­to es­tá­ba­mos Xa­bi Alon­so y De la Red, pe­ro él con­fió cie­ga­men­te en mí y yo qui­se re­tri­buir esa con­fian­za”.

Luis y Ufar­te des­con­fia­ban de la que­ren­cia de Alon­so ha­cia los des­pla­za­mien­tos lar­gos. Alon­so ju­ga­ba en el Li­ver­pool, en un ám­bi­to en el que los cam­bios de orien­ta­ción y los pa­ses de 40 me­tros a los ex­tre­mos y al pun­ta desem­pe­ña­ban un pa­pel esen­cial. Pe­ro en Es­pa­ña, ni Vi­lla, ni Inies­ta ni Silva se sen­tían có­mo­dos re­ci­bien­do esas en­tre­gas, y, por más pre­ci­sas que fue­sen, con fre­cuen­cia aca­ba­ban di­vi­dien­do el ba­lón en fa­vor de de­fen­sas más atlé­ti­cos. Luis ob­ser­vó que Sen­na pre­fe­ría ju­gar en cor­to. El se­lec­cio­na­dor con­tem­pló que era en la ca­den­cia de pa­ses cor­tos y rá­pi­dos en­tre Sen­na y Xa­vi don­de se ges­ta­rían las lar­gas po­se­sio­nes, ba­se del sen­ti­do de­fen­si­vo y ofen­si­vo del nue­vo mo­de­lo.

“Sor­pren­di­mos a to­do el mun­do por nues­tra ma­ne­ra de con­tro­lar el ba­lón”, di­ce Sen­na. “Ahí se com­pro­bó una vez más que en el fút­bol no pre­va­le­ce la fuer­za sino la ve­lo­ci­dad pa­ra pen­sar y ha­cer la ju­ga­da. Inies­ta, Silva y Xa­vi te­nían una ve­lo­ci­dad tre­men­da pa­ra sa­ber cuán­do ve­nían los gran­do­tes sin que lle­ga­ran nun­ca. Des­tro­za­mos a los ri­va­les. Fue una re­vo­lu­ción. ¡Ju­gar con es­tos tres por de­lan­te era una go­za­da! Ca­da ba­lón que iba vol­vía más dul­ce. Y por de­lan­te y por de­trás te­nía­mos dos lí­neas en su apo­geo. Des­de el por­te­ro has­ta To­rres. Fue bri­llan­te”.

La aven­tu­ra de 2008 alum­bró un nue­vo mo­do de ju­gar y de con­vi­vir. Has­ta en­ton­ces, en las ex­pe­di­cio­nes de Es­pa­ña pre­va­le­ció un ré­gi­men cuar­te­la­rio. Man­da­ban los ve­te­ra­nos, re­pre­sen­ta­dos por un círcu­lo más o me­nos im­permea­ble que pro­mul­ga­ba las di­rec­tri­ces en com­pa­ñía del se­lec­cio­na­dor de turno. Raúl fue el úl­ti­mo re­fe­ren­te de esa es­cue­la.

Sen­na: “An­tes de la fi­nal es­tá­ba­mos muy an­sio­sos. En la char­la pre­via, Luis fa­lló en los nom­bres de to­dos los ale­ma­nes. Con las ri­sas, nos re­la­ja­mos”.

Des­con­vo­ca­do Raúl, la ca­pi­ta­nía pa­só a Iker Casillas, un ti­po tran­qui­lo que pre­fe­ría las asam­bleas a los cón­cla­ves. In­me­dia­ta­men­te le se­cun­da­ron Xa­vi, Pu­yol, To­rres, Ra­mos y Mar­che­na.

“Des­de el prin­ci­pio de la con­cen­tra­ción se veía más uni­dad”, di­ce Fé­lix Mar­tín, res­pon­sa­ble de las equi­pa­cio­nes del equi­po. “Eso fue en au­men­to. Ha­bía al­go es­pe­cial, al­go en el am­bien­te que era di­fe­ren­te en el día a día. En las ter­tu­lias de por la no­che. Yo so­lía dar­me una vuel­ta por to­das las ha­bi­ta­cio­nes y veía gru­pos muy gran­des de ju­ga­do­res, co­sa que en otras con­cen­tra­cio­nes no ha­bía vis­to. Se lo di­je a ellos: a Iker, a Ser­gio, a Jua­ni­to. Se lo co­men­té ju­gan­do una par­ti­da de car­tas: ‘Aquí en es­ta ha­bi­ta­ción hay más de nue­ve ju­ga­do­res, es­to es una co­sa muy ra­ra’. En otros tor­neos no ha­bía si­do así”.

Fé­lix lo con­tem­pló con la pers­pec­ti­va de sie­te Mun­dia­les ma­lo­gra­dos des­de 1982 y otras mu­chas Eu­ro­co­pas frus­tran­tes. “Ahí no ha­bía un gru­po de ve­te­ra­nos y otro de no­va­tos”, di­ce. “Te­nían to­dos una edad pa­re­ci­da. Ha­bían estado jun­tos en ca­te­go­rías in­fe­rio­res, ha­bían ga­na­do tí­tu­los y esa com­pe­ne­tra­ción se no­ta­ba. Te­nían una amis­tad”.

An­tes de pa­sar por el aro de fue­go de la fi­nal, el se­lec­cio­na­dor des­com­pri­mió a los ju­ga­do­res con una de sus in­ter­ven­cio­nes des­con­cer­tan­tes. La char­la tác­ti­ca pa­só a los anales. “Apar­te de ser un gran en­tre­na­dor Luis te­nía el don de la gra­cia”, re­cuer­da Sen­na. “An­tes de la fi­nal con­tra Ale­ma­nia es­tá­ba­mos muy an­sio­sos. Pen­sá­ba­mos: ‘¡Lle­va­mos cua­ren­ta años sin ga­nar na­da!’. Car­gá­ba­mos una mo­chi­la y cuan­do nos dio la char­la, él em­pe­zó a ha­blar tran­qui­la­men­te y fa­lló en los nom­bres de to­dos los ale­ma­nes. No sé si lo hi­zo adre­de, pe­ro si fue así lo hi­zo per­fec­to. Le lla­mó Wa­lla­ce a Ba­llack, Ba­sis­tai­ger a Sch­weins­tei­ger… Nos mi­rá­ba­mos unos a otros y no en­ten­día­mos na­da. Echa­mos unas ri­sas y sin dar­nos cuen­ta nos re­la­ja­mos. Luis sa­bía que si en­trá­ba­mos con esa ten­sión que traía­mos nos po­día per­ju­di­car. Así tras­la­da­mos al cam­po nues­tro fút­bol y ga­na­mos”.

Así, ha­ce una dé­ca­da, em­pe­zó la sa­ga más glo­rio­sa de la his­to­ria del fút­bol es­pa­ñol. El mis­mo es­pí­ri­tu acom­pa­ña a la se­lec­ción que dispu­tará el Mun­dial en Ru­sia.

El gol de Fer­nan­do To­rres que dio la vic­to­ria a Es­pa­ña en la fi­nal de la Eu­ro­co­pa de 2008 con­tra Ale­ma­nia.

Luis Ara­go­nés, des­pués de la fi­nal de la Eu­ro­co­pa de 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.