MA­RRUE­COS

De los 23 ju­ga­do­res de la se­lec­ción ma­rro­quí, ocho han na­ci­do en Fran­cia, cin­co en Holanda, dos en Es­pa­ña, uno en Ca­na­dá y otro en Bél­gi­ca, re­clu­ta­dos por ojea­do­res a tra­vés de to­da Eu­ro­pa. So­lo seis de sus fut­bo­lis­tas son ori­gi­na­rios de Ma­rrue­cos.

El País - Especiales - - CONTENIDOS - Por La­dis­lao J. Mo­ñino y Pa­blo Pé­rez

Ri­val de Es­pa­ña, la se­lec­ción ma­rro­quí es la que más ‘ex­tran­je­ros’ tie­ne en sus fi­las.

Al otro la­do del te­lé­fono, la voz de Mu­nir Mohand Moha­me­di (Me­li­lla, 29 años), el por­te­ro del Nu­man­cia que de­fen­de­rá la por­te­ría de Ma­rrue­cos en Ru­sia, se en­tre­mez­cla con el can­to de los pá­ja­ros que me­ro­dean por el bu­có­li­co pa­ra­je al­pino de Crans Mon­ta­na (Sui­za), don­de la se­lec­ción de Ma­rrue­cos apu­ra su pre­pa­ra­ción pa­ra el Mun­dial. Mu­nir ha­bla un cas­te­llano ca­den­cio­so. Es uno de los tres idio­mas, jun­to al ára­be y el in­glés, con los que se ma­ne­ja an­te la di­ver­si­dad de pro­ce­den­cias de sus com­pa­ñe­ros de se­lec­ción. De los 23 com­po­nen­tes de la se­lec­ción que re­pre­sen­ta­rá a Ma­rrue­cos en un Mun­dial tras 20 años de au­sen­cia, ocho han na­ci­do en Fran­cia, cin­co en Holanda, dos en Es­pa­ña, uno en Ca­na­dá y otro en Bél­gi­ca. So­lo seis han na­ci­do en Ma­rrue­cos y la ma­yo­ría jue­gan en li­gas eu­ro­peas. “Con los que no en­tien­den bien el ára­be tra­ta­mos de co­mu­ni­car­nos en in­glés, con otros en fran­cés. Se no­ta la di­fe­ren­cia en­tre los que nos he­mos cria­do en Es­pa­ña, en Fran­cia o en Holanda por­que las edu­ca­cio­nes son dis­tin­tas. Yo he na­ci­do en Me­li­lla, don­de con­vi­ven en paz cua­tro cul­tu­ras, y es­te es un ejem­plo más de in­te­gra­ción”, apun­ta Mu­nir, que ha­bla de su se­lec­cio­na­dor, el fran­cés Her­vé Re­nard, co­mo cla­ve en la con­vi­ven­cia del gru­po: “Tie­ne una men­ta­li­dad abier­ta y se preo­cu­pa por co­no­cer y res­pe­tar las di­fe­ren­cias que pue­da ha­ber”.

Es­ta se­lec­ción de Ma­rrue­cos, que los ana­lis­tas se­ña­lan co­mo un ri­val más com­ple­jo y com­ba­ti­vo de lo que se es­pe­ra, es hi­ja de un ex­haus­ti­vo ras­treo de sus ojea­do­res por to­da Eu­ro­pa. “Yo no creo que tu­vie­ra po­si­bi­li­da­des de ju­gar con Es­pa­ña, pe­ro cuan­do me lla­mó Ma­rrue­cos, no lo du­dé por­que son mis raí­ces. Mu­chos de los que es­tán aquí po­drían ha­ber ele­gi­do otras se­lec­cio­nes más fuer­tes o de más pres­ti­gio, pe­ro han ele­gi­do las raí­ces y la san­gre de sus fa­mi­lia­res. Es­to tam­bién es una mo­ti­va­ción ex­tra a la ho­ra de com­pe­tir”, de­fien­de Mu­nir. “Son ju­ga­do­res que han na­ci­do en Eu­ro­pa. Han cre­ci­do y se han for­ma­do en clu­bes eu­ro­peos. El tra­ba­jo que he­mos he­cho ha si­do el de cap­tar a es­tos fut­bo­lis­tas. Es al­go que se es­tá ha­cien­do des­de ha­ce mu­chos años pe­ro que se ha in­ten­si­fi­ca­do des­de 2014, cuan­do cam­bió el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción”, apun­ta Ra­bie Ta­kas­sa, ojea­dor de la fe­de­ra­ción ma­rro­quí en Es­pa­ña, Ale­ma­nia e Ita­lia. “El pro­ce­so de cap­ta­ción no es fá­cil en al­gu­nos ca­sos. Son ju­ga­do­res que se sien­ten tam­bién eu­ro­peos y pue­den sen­tir­se es­pa­ño­les, fran­ce­ses, ho­lan­de­ses... Al­gu­nos se de­can­tan por ju­gar con Ma­rrue­cos pe­se a te­ner ni­vel pa­ra ha­cer­lo con se­lec­cio­nes eu­ro­peas, co­mo es el ca­so de Ha­kim Zi­yech, del Ajax, o de Achraf, del Ma­drid. Por ejem­plo, cuan­do a es­te úl­ti­mo le lle­gó la op­ción de ju­gar con Ma­rrue­cos te­nía una pro­pues­ta de la se­lec­ción es­pa­ño­la sub-19”, pro­si­gue Ta­kas­sa, que apun­ta al ca­so de Mu­nir El Had­da­di: “Hay ca­sos que a ellos les ha­cen re­fle­xio­nar, co­mo es el ca­so de Mu­nir. Él ju­gó un so­lo par­ti­do con Es­pa­ña y ya no es in­ter­na­cio­nal con Es­pa­ña ni lo pue­de ser con Ma­rrue­cos. Los ju­ga­do­res tie­nen que pen­sar tam­bién a lar­go pla­zo, si van a po­der ser con­vo­ca­dos más ve­ces o so­lo en ese mo­men­to de au­ge”.

Es­ta Ma­rrue­cos tam­bién es fru­to de la in­mi­gra­ción en la que se apo­ya la su­per­vi­ven­cia del ta­len­to sur­gi­do del fút­bol de la ca­lle. El ocio tec­no­ló­gi­co y el ex­ce­so de ce­lo pa­ter­nal han en­claus­tra­do a la in­fan­cia oc­ci­den­tal en te­me­ro­sas ur­ba­ni­za­cio­nes aco­ta­das que han en­ce­rra­do al fút­bol in­fan­til en el aca­de­mi­cis­mo de las es­cue­las y los cen­tros de tec­ni­fi­ca­ción. “La me­jo­ra de las ins­ta­la­cio­nes es­tá bien, igual que te en­se­ñen las tác­ti­cas, pe­ro el fút­bol tam­bién es ins­tin­to y es­te se desa­rro­lla en la ca­lle”, de­fien­de Mu­nir.

For­ma­ción eu­ro­pea

“Siem­pre nos ha­ce­mos la mis­ma pre­gun­ta: ¿Por qué de los dos mi­llo­nes de ma­rro­quíes que vi­ven fue­ra de Ma­rrue­cos sa­len más ju­ga­do­res de fút­bol que los 35 mi­llo­nes que es­tán en el país? El pro­ble­ma no re­si­de en que los han na­ci­do en Eu­ro­pa ten­gan más ta­len­to, la di­fe­ren­cia es­tá en la for­ma­ción, en cui­dar­los. An­tes de 2014 no ha­bía ni si­quie­ra di­rec­ción téc­ni­ca. Aho­ra que­re­mos sa­car ju­ga­do­res del mis­mo ni­vel que Achraf, Am­ra­bat o Fajr des­de Ma­rrue­cos y por eso la di­rec­ción téc­ni­ca de la fe­de­ra­ción es­tá en­fo­ca­da en la for­ma­ción en nues­tro país. Pa­ra ello he­mos cons­trui­do cua­tro cen­tros de for­ma­ción re­gio­na­les. Se les es­tá exi­gien­do a los clu­bes un cen­tro de for­ma­ción pro­pio don­de los ju­ga­do­res pue­dan alo­jar­se y es­tu­diar. No es un tra­ba­jo a cor­to pla­zo, pe­ro en po­cos años sal­drán ju­ga­do­res de Ma­rrue­cos de mu­cho ni­vel. De he­cho, ya es­tá pa­san­do con la aca­de­mia de Moha­med VI, que en sie­te años ha da­do muy bue­nos ju­ga­do­res co­mo Ham­za Mendy, la­te­ral del Li­lle o Yous­sef En-Nesy­ri, de­lan­te­ro del Má­la­ga”, con­clu­ye Ta­kas­sa.

Mu­nir Mohand Moha­me­di, en un amis­to­so de Ma­rrue­cos con­tra Ser­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.