TRES EU­RO­PEAS.

El se­lec­cio­na­dor ale­mán as­pi­ra a re­pe­tir la ha­za­ña que so­lo lo­gra­ron Ita­lia ha­ce 70 años y Bra­sil ha­ce 56: co­ro­nar­se en dos Mun­dia­les con­se­cu­ti­vos.

El País - Especiales - - CONTENIDOS - Por Ja­vier Cá­ce­res

Ale­ma­nia in­ten­ta­rá de­fen­der el trono; In­gla­te­rra y Fran­cia, arre­ba­tár­se­lo.

En la po­lí­ti­ca co­mo en el fút­bol, Ale­ma­nia es hoy la apues­ta por la con­ti­nui­dad en estado pu­ro. La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel lle­va des­de 2005 en el po­der; Joa­chim Löw, el se­lec­cio­na­dor ale­mán que se con­vir­tió en san­to y se­ña de to­da una re­vo­lu­ción fut­bo­lís­ti­ca que desem­bo­có en la con­quis­ta del tí­tu­lo en Bra­sil 2014, lle­va en el car­go des­de 2006. No se sa­be qué pa­sa­rá con Mer­kel, pe­ro Löw (Schö­nau, 1960) se per­pe­tua­rá. No só­lo ha re­cha­za­do su­cu­len­tas ofer­tas de los clu­bes más ru­ti­lan­tes de Eu­ro­pa: en vís­pe­ras de Ru­sia 2018, re­no­vó has­ta 2022, a pe­sar de te­ner con­tra­to has­ta 2020. Lo cual de­mues­tra has­ta qué pun­to el hom­bre de la Sel­va Ne­gra se sien­te en su sal­sa. Aho­ra afron­ta el re­to de con­ver­tir un sue­ño que ja­más es­tu­vo al al­can­ce de Ale­ma­nia en rea­li­dad: de­fen­der un ce­tro mun­dial y re­pe­tir una ha­za­ña que so­lo han lo­gra­do dos paí­ses: Ita­lia en 1934 y 1938 y Bra­sil en 1958 y 1962. “Te­ne­mos la am­bi­ción, la mo­ti­va­ción y la en­tre­ga pa­ra vol­ver a traer la Co­pa a Ale­ma­nia”, di­jo. Los pre­ce­den­tes in­vi­tan al pe­si­mis­mo. Tras el “Mi­la­gro de Ber­na” de 1954, Ale­ma­nia ca­yó en Sue­cia 1958 an­te la se­lec­ción an­fi­trio­na; tras so­me­ter a la Holanda de Johan Cruyff en 1974, su­frió en Ar­gen­ti­na 1978 aque­lla ca­carea­da “ver­güen­za de Cór­do­ba” de per­der con Aus­tria. Y en EE UU 1994 que­dó eli­mi­na­da por la Bul­ga­ria de Stoich­kov, Ba­la­kov y Letch­kov.

El estado de tran­qui­li­dad con el que Ale­ma­nia en­ca­ra la ex­pe­di­ción a Ru­sia no só­lo se ba­sa en Löw. Sino tam­bién, y so­bre to­do, en el ve­rano de 2017. Por aque­llas fe­chas, el equi­po A es­ta­ba vir­tual­men­te cla­si­fi­ca­do pa­ra Ru­sia –al fi­nal lo lo­gró con diez vic­to­rias so­bre diez po­si­bles–, y el equi­po B ga­na­ba la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes 2017 con el jo­ven y pro­me­te­dor Ti­mo Wer­ner (RB Leip­zig) de fi­gu­ra y go­lea­dor. Pa­ra­le­la­men­te, el Sub-21 se ha­cía con la Eu­ro­co­pa. Pa­ra Löw, era el re­fle­jo de un ca­la­de­ro de una abun­dan­cia sin pre­ce­den­tes: po­día ele­gir en­tre 50 ju­ga­do­res de con­tras­ta­da ca­li­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. A par­tir de ahí, im­pu­so una me­ri­to­cra­cia pu­ra y du­ra, y no le tem­bló la mano a la ho­ra de de­cre­tar cor­tes asom­bro­sa­men­te crue­les. Se ca­ye­ron de la lis­ta na­da me­nos que An­dré Schürrle y Ma­rio Göt­ze, el asis­ten­te y el au­tor, res­pec­ti­va­men­te, del gol que le dio a Ale­ma­nia el triun­fo en la fi­nal de Bra­sil 2014 con­tra Ar­gen­ti­na. Con la au­sen­cia de Göt­ze, se pro­lon­ga­ba la ex­tra­ña mal­di­ción de los ju­ga­do­res que su­fre quien le die­ra un triun­fo mun­dial a Ale­ma­nia. Hel­mut Rahn aca­bó al­cohó­li­co de tan­to na­rrar en las cer­ve­ce­rías de la Cuen­ca del Ruhr su fa­mo­so gol con­tra la Hun­gría de Pus­kas en la fi­nal de Ber­na 54. In­dig­na­do por el he­cho de que la fe­de­ra­ción no ad­mi­tió a las pa­re­jas de los ju­ga­do­res al fes­te­jo del tí­tu­lo de 1974, Gerd Mü­ller re­nun­ció a la Manns­chaft y aca­bó atra­pa­do por tra­gos de al­ta gra­dua­ción. An­dreas Breh­me, que asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de lan­zar el pe­nal­ti con­tra Ar­gen­ti­na en la fi­nal de Ita­lia 90 des­pués de que se es­con­die­ra Lot­har Matt­häus, tu­vo que re­cons­truir su vi­da tras caer en la ban­ca­rro­ta. Y Göt­ze no vol­vió a ex­pri­mir nun­ca más su ben­di­to ta­len­to, des­pués de res­pon­der con el gol de la vic­to­ria con­tra Ar­gen­ti­na a la mí­ti­ca aren­ga que le es­pe­tó Löw cuan­do le hi­zo en­trar en la pró­rro­ga de la fi­nal de 2014: “¡Mués­tra­le al mun­do que eres me­jor que Mes­si!”.

Vis­to su ren­di­mien­to en la Bun­des­li­ga, la au­sen­cia de Göt­ze no ge­ne­ró rui­do en Ale­ma­nia. Löw pue­de ha­cer y des­ha­cer a su an­to­jo. Más que po­lé­mi­cas, hu­bo anéc­do­tas en vís­pe­ras del Mun­dial: La pri­me­ra gi­ró en torno al de­lan­te­ro San­dro Wag­ner (Ba­yern) que, tras ser des­car­ta­do, acu­só a Löw de pre­fe­rir a ju­ga­do­res dó­ci­les. Los exa­brup­tos wag­ne­ria­nos só­lo sir­vie­ron pa­ra cons­ta­tar que a Löw sí le pue­de her­vir la san­gre: Vino a de­cir que ca­li­fi­car de “dó­ci­les” a ju­ga­do­res co­mo Mats Hum­mels, Je­ro­me Boa­teng o To­ni Kroos, que lle­van años ver­te­bran­do la se­lec­ción, equi­va­lía a “tra­tar­los co­mo idio­tas”. La se­gun­da pol­va­re­da la le­van­ta­ron Il­kay Gün­do­gan (Man­ches­ter City) y Me­sut Özil (FC Ar­se­nal). Se hi­cie­ron una foto con el pre­si­den­te tur­co Er­do­gan, lo que le­van­tó am­po­llas en la ul­tra­de­re­cha ale­ma­na, que les acu­só de no sen­tir los co­lo­res de la RFA. Özil y Gün­do­gan pi­die­ron per­dón al mis­mí­si­mo je­fe de Estado, Frank-Wal­ter Stein­meier.

Pe­ro apar­te eso, ni du­das ni pro­ble­mas. Ale­ma­nia asu­mió que ten­drá que ins­ta­lar­se en las afue­ras de Moscú, cuan­do hu­bie­ra pre­fe­ri­do ha­cer­lo en la más pla­cen­te­ra Sochi: no en­con­tró un cen­tro de en­tre­na­mien­to que cum­plie­ra las exi­gen­cias de per­fec­ción pro­pias de la fe­de­ra­ción. Löw tie­ne un on­ce ti­tu­lar bas­tan­te per­fi­la­do, ca­paz de al­ter­nar sis­te­mas, por mu­cho que el pre­fe­ri­do y más uti­li­za­do des­de 2014 si­ga sien­do el 4-2-3-1. Tan tran­qui­la se sien­te Ale­ma­nia que ni si­quie­ra in­quie­ta el estado de for­ma del por­te­ro Ma­nuel Neuer tras ocho me­ses de ba­ja. Por­que si Neuer vol­vie­ra a re­caer de su frac­tu­ra del me­tar­ta­siano del pie iz­quier­do (se lo ha ro­to cua­tro ve­ces des­de 2008), la por­te­ría que­da­ría en ma­nos de Marc-An­dré ter Ste­gen, del Bar­ce­lo­na. To­da una ga­ran­tía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.