La be­lla Pe­ru­gia, por Mar­ta Sanz

Pe­que­ña, in­ten­sa, la­be­rín­ti­ca, ma­ra­vi­llo­sa. Así es la ca­pi­tal de Um­bría

El País - Especiales - - SUMARIO / HAN COLABORADO - Por MAR­TA SANZ

Des­de Ro­ma atra­ve­sa­mos el La­cio y nos di­ri­gi­mos ha­cia la re­gión de Um­bría de­jan­do atrás, so­bre mon­tícu­los, ciu­da­des que humean co­mo si se aca­ba­se de apa­gar un in­cen­dio. La nie­bla y los nom­bres pro­pios lo­gran el sfu­ma­to y la irrea­li­dad que se eva­po­ran cuan­do lle­ga­mos a Pe­ru­gia: los per­fi­les y co­lo­res se de­fi­nen con apa­bu­llan­te be­lle­za. Pe­ru­gia es la ca­pi­tal de Um­bría, re­gión del cen­tro de Ita­lia sin sa­li­da al mar que em­pie­za a sus­ti­tuir a la Tos­ca­na co­mo re­fe­ren­te de un tu­ris­mo que se quie­re creer des­cu­bri­dor. Pe­ro ca­si na­die sa­be guar­dar un se­cre­to. Los se­cre­tos ca­re­cen de sen­ti­do si no se alar­dea de ellos un po­co. Pe­ru­gia es una ciu­dad de es­tra­tos y la­be­rin­tos, ele­va­cio­nes y si­mas, que de­ja ver los se­di­men­tos re­si­dua­les de las des­truc­cio­nes y cons­truc­cio­nes de la his­to­ria.

Jun­to al en­can­ta­dor ho­tel La Ro­set­ta, en la pla­za de Ita­lia, un im­pre­sio­nan­te mi­ra­dor nos per­mi­te to­mar una gran pa­no­rá­mi­ca. Aquí tam­bién se ac­ce­de a la Roc­ca Pao­li­na, la for­ta­le­za que cons­ti­tu­ye la jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca de un lu­gar don­de se tie­ne la sen­sa­ción de vi­vir en el me­die­vo. “Las pa­re­des ne­ce­si­tan una mano de pin­tu­ra”, di­cen al­gu­nos; otros pa­san el de­do por las es­ti­li­za­dí­si­mas fa­cha­das, por los ar­cos apun­ta­dos, la mu­ra­lla y las puer­tas que cir­cun­dan la ciu­dad: “Es­to sí son ca­li­da­des”. Las de la pá­ti­na del tiem­po y las de una tem­pe­ra­tu­ra idó­nea pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de la tru­fa, man­jar tam­bién se­cre­to, que aro­ma­ti­za la gas­tro­no­mía pe­ru­si­na: ta­glia­te­lle con tru­fa y aza­frán, sal­sa tar­tu­fa­ta… En ex­tre­mos me­nos bos­co­sos, de­gus­ta­mos por­chet­ta, ter­ne­ra asa­da, car­ne ro­ja, que­so, vino…

Des­de la Piaz­za Gia­co­mo Mat­teot­ti se ba­ja por la vía Car­to­la­ri —allí es­tá la librería Man­nag­gia— y se lle­ga a la Via de­lla Vio­la, in­ter­ve­ni­da por artistas con­tem­po­rá­neos en una afor­tu­na­da fu­sión de mu­ro me­die­val e ico­no­gra­fías ac­tua­les; aquí en­con­tra­mos aco­ge­do­ras hos­te­rías, co­mo La Fa­me o Cí­vi­co 25. Cer­ca se ubi­ca la es­plén­di­da ca­pi­lla de San Se­ve­ro. En las ca­lles, la ilu­mi­na­ción noc­tur­na es te­nue y cá­li­da, y pa­ra su­bir las cues­tas con­vie­ne aga­rrar­se a los mu­ros. No es una ciu­dad có­mo­da, pe­se a es­tar co­mu­ni­ca­da por as­cen­so­res y es­ca­le­ras me­cá­ni­cas: ir en co­che des­de la Uni­ver­si­tà per Stra­nie­ri, en el die­ci­oches­co Pa­laz­zo Ga­llen­ga Stuart, jun­to al im­po­nen­te Ar­co Etrus­co, has­ta las no muy le­ja­nas es­ca­li­na­tas de la Via Gu­gliel­mo Ober­dan, pue­de lle­var, por cur­vas y ro­ton­das, más de 25 mi­nu­tos.

Pe­ro quie­nes dis­fru­ta­mos de Pe­ru­gia co­mo tu­ris­tas so­lo no­ta­mos que pier­nas y co­ra­zón nos fun­cio­nan bien mien­tras des­cen­de­mos ha­cia la iglesia de San Er­co­lano, con su po­lié­dri­ca to­rre del re­loj, y ca­mi­na­mos por el Cor­so Ca­vour —allí es­tá la librería Mon­da­do­ri—, pa­ra ac­ce­der a San Do­me­ni­co, una de las igle­sias más gran­des de Um­bría que aco­ge, al­re­de­dor de uno de sus claus­tros, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co. Muy cer­ca, un ca­lle­jón fu­tu­ris­ta es­con­de la ca­sa na­tal del pin­tor Dot­to­ri.

A tra­vés de la Por­ta di San Pie­tro —ca­da puer­ta de Pe­ru­gia com­bi­na lo mas­to­dón­ti­co y

La ilu­mi­na­ción noc­tur­na de Pe­ru­gia es te­nue y cá­li­da, y pa­ra su­bir las cues­tas con­vie­ne aga­rrar­se a los mu­ros

lo de­li­ca­do— al­can­za­mos la iglesia mo­nas­te­rio de San Pie­tro, re­con­ver­ti­da en es­cue­la agrí­co­la. El mo­nu­men­to vi­ve. Fren­te a la tó­ni­ca me­die­val, el in­te­rior de San Pie­tro es ca­si ba­rro­co. Los fres­cos, el bal­da­quino sus­pen­di­do en el ai­re, las ta­llas mons­truo­sas del co­ro o su fa­cis­tol se unen a la be­lle­za es­pu­ria de un fal­so ca­ra­vag­gio o al ver­da­de­ra­men­te her­mo­so lien­zo de una judith, de inocen­te ros­tro, que su­je­ta la in­men­sa y de­ca­pi­ta­da ca­be­za de Ho­lo­fer­nes. Dos es­tu­dian­tes nos des­cu­bren el má­gi­co huer­to me­die­val: el pa­raí­so al­ber­ga una re­pre­sen­ta­ción de los sig­nos zo­dia­ca­les —escorpio se aso­cia con el oré­gano, así que mi signo hue­le a trat­to­ria— y sim­bo­li­za el tres co­mo nú­me­ro per­fec­to a tra­vés de la su­ce­sión des­cen­den­te de mag­no­lio, oli­vo e hi­gue­ra; el in­fierno se mues­tra sel­vá­ti­co; por el pur­ga­to­rio, huer­to hu­mano, co­rre el agua y gi­ran las rue­das de un molino.

Si­bi­las y co­lo­res

La ciu­dad es pe­que­ña, pe­ro de una in­ten­si­dad ex­tra­or­di­na­ria: el Cor­so Van­nuc­ci se abre a la pla­za de la Re­pub­bli­ca don­de se si­túa la librería Fel­tri­ne­lli, un quios­co de pren­sa, una ta­ba­que­ría… Des­de allí se dis­fru­ta de la vis­ta la­te­ral del Pa­laz­zo dei Prio­ri y sus ma­ra­vi­llas, co­mo el No­bi­le Co­lle­gio del Cam­bio cu­yas pa­re­des se ador­nan con los fres­cos y el au­to- rre­tra­to de un son­ro­sa­dí­si­mo Pe­ru­gino en la sa­la de au­dien­cias; tam­bién la co­lo­ris­ta ca­pi­lla de San Gio­van­ni se lle­na de luz con los fres­cos de Gian­ni­co­la di Paolo, pin­tor pe­ru­gi­nes­co, al que se re­la­cio­na con Ra­fael y An­drea del Sar­to. En la con­fu­sión de ma­nos, en el jue­go de in­ter­tex­tua­li­da­des, nos que­da­mos con un uni­ver­so neo­pla­tó­ni­co en el que las si­bi­las se mez­clan con pe­leas de pe­rros y ga­tos, imá­ge­nes re­li­gio­sas y re­la­tos de an­ti­guas vir­tu­des. Im­pre­sio­nan el co­lor y la dis­tri­bu­ción na­rra­ti­va de los fres­cos.

En la pla­za IV de No­vem­bre, la fa­cha­da prin­ci­pal del Pa­laz­zo dei Prio­ri, vis­ta des­de la ca­te­dral de San Lo­ren­zo, re­su­me la ar­mo­nía: es­ca­le­ras en aba­ni­co, al­me­nas, el gri­fo y el león, sím­bo­los me­tá­li­cos de la ciu­dad, sus­pen­di­dos en el ai­re. Por la Via dei Prio­ri va­mos de­jan­do atrás ora­to­rios; ca­lles es­bel­tas y an­gos­tas con ro­pa ten­di­da; la su­per­vi­vien­te to­rre de­gli Sci­ri. Y, de pron­to, la iglesia de San Fran­ces­co al Pra­to, jun­to al Mu­seo de la Aca­de­mia y al ora­to­rio de San Ber­nar­dino. Paz. Po­lie­dros re­gu­la­res y dul­ces fa­cha­das rosa pa­lo so­bre el ver­de del cés­ped. Equi­li­brio pu­ro. Los pá­ja­ros can­tan y dos mu­je­res re­tra­tan el lu­gar con sus pin­tu­ras.

Por la Via dei Prio­ri va­mos de­jan­do atrás ora­to­rios; ca­lles es­bel­tas y an­gos­tas con ro­pa ten­di­da, y la su­per­vi­vien­te to­rre de­gli Sci­ri

(SIME) JOHAN­NA HUBER

La fuen­te Mag­gio­re y el Pa­laz­zo dei Prio­ri en la Piaz­za IV No­vem­bre de Pe­ru­gia, en Um­bría (Ita­lia).

De arri­ba aba­jo, el café y con­fi­te­ría San­dri, en Pe­ru­gia, y la sa­la de Pe­ru­gino en la Ga­le­ría Na­cio­nal de Um­bría, tam­bién en la ciu­dad ita­lia­na.

Pa­no­rá­mi­ca de Pe­ru­gia al atar­de­cer en la que des­ta­ca, a la iz­quier­da de la ima­gen, la ba­sí­li­ca de San Do­me­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.