El vi­ca­rio a la víc­ti­ma: “¿Qué quie­re, que le sa­que­mos a la pla­za pú­bli­ca?”

El País (Galicia) - - PORTADA -

Ja­vier es­cri­bió al pa­pa Fran­cis­co en no­viem­bre de 2014 ex­pli­can­do los abusos se­xua­les que ha­bía su­fri­do 26 años an­tes en el Se­mi­na­rio Me­nor de La Ba­ñe­za (León), por par­te de un sa­cer­do­te. Tras la de­nun­cia se abrió un pro­ce­di­mien­to ecle­siás­ti­co con­tra el abu­sa­dor que ter­mi­nó con una san­ción mí­ni­ma: ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les y pri­va­ción del ofi­cio de pá­rro­co “du­ran­te un pe­rio­do no in­fe­rior a un año”. La víc­ti­ma, in­sa­tis­fe­cha, se reunió dos ve­ces con el obis­po de As­tor­ga y con el en­ton­ces vi­ca­rio ju­di­cial. “No­so­tros, le­gal­men­te, no po­de­mos ir más allá”, di­jo el vi­ca­rio. “¿Qué más po­de­mos ha­cer? ¿Po­ner­le en me­dio de la pla­za de As­tor­ga? ¿Te­ne­mos que la­pi­dar­le?”.

En una de las pri­me­ras reunio­nes que Ja­vier tuvo con el vi­ca­rio ju­di­cial de la dió­ce­sis, Ju­lio Alon­so, se pue­de es­cu­char al sa­cer­do­te afir­mar que “el mé­to­do” que ha­bía uti­li­za­do Ja­vier pa­ra de­nun­ciar su ca­so —es­cri­bir al Pa­pa— no es “el nor­mal”, aun­que sí le re­co­no­ce que ha si­do efi­caz. “Si la hu­bie­ras pre­sen­ta­do aquí por pri­me­ra vez no hu­bié­ra­mos lle­ga­do a don­de he­mos lle­ga­do. A lo me­jor el obis­po la ha­bría ta­pa­do, acon­se­ja­do por quien fue­ra, y no ha­bría he­cho más ca­so”, ex­pli­ca Alon­so.

En di­cha con­ver­sa­ción tam­bién in­ter­vie­ne el pa­dre de Ja­vier, don­de ase­gu­ra que en su día —cua­tro años des­pués de ha­ber­se co­me­ti­do los abusos se­xua­les a sus dos hi­jos— acu­dió a va­rios sa­cer­do­tes pa­ra con­tar­les lo su­ce­di­do y pe­dir con­se­jo. “Me die­ron pa­la­bras de con­sue­lo”, re­cuer­da el pa­dre, pe­ro tam­bién re­ci­bió al­gu­nas ame­na­zas: “Hay que ol­vi­dar­lo ¿qué se le va a ha­cer?”, “ten cui­da­do con lo que di­ces” o “ya sa­be­mos to­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.