“La pro­tes­ta sir­ve, la va­len­tía es con­ta­gio­sa”

La ac­ti­vis­ta Ana Ma­ría Ar­chi­la in­cre­pó en un as­cen­sor a un se­na­dor de EE UU por el ‘ca­so Ka­va­naugh’

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - AMAN­DA MARS,

Des­de el 28 de sep­tiem­bre, pa­ra iden­ti­fi­car a Ana Ma­ría Ar­chi­la hay que ha­blar de la mu­jer del as­cen­sor. De una de ellas. Aquel vier­nes, su ima­gen en­cen­di­da re­co­rrió me­dio pla­ne­ta co­mo la pól­vo­ra. Ar­chi­la, de 39 años, y una jo­ven a la que aca­ba­ba de co­no­cer, Ma­ría Ga­llag­her, de 23, se en­fren­ta­ban con uñas y dien­tes, en di­rec­to y an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, a un se­na­dor re­pu­bli­cano lla­ma­do Jeff Fla­ke. El in­mi­nen­te vo­to de Fla­ke, esa mis­ma ma­ña­na, re­sul­ta­ba cla­ve pa­ra im­pul­sar el nom­bra­mien­to de Brett Ka­va­naugh co­mo nue­vo miem­bro del Tri­bu­nal Su­pre­mo, en me­dio de un mo­nu­men­tal es­cán­da­lo por las acu­sa­cio­nes de abusos se­xua­les que pe­sa­ban so­bre el juez.

Fue un dra­ma en tres ac­tos. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, el se­na­dor emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que anun­cia­ba que fi­nal­men­te apo­ya­ba al juez con­ser­va­dor, no­mi­na­do por Do­nald Trump, tras ha­ber­lo ru­mia­do du­ran­te días. Po­co des­pués, cuan­do sa­lía de su ofi­ci­na, las dos mu­je­res blo­quea­ron la puer­ta del ele­va­dor por la que el po­lí­ti­co pla­nea­ba acu­dir a la se­sión y, du­ran­te cin­co mi­nu­tos in­ter­mi­na­bles pa­ra Fla­ke, al que se veía pa­li­de­cer por mo­men­tos, le in­cre­pa­ron, se des­ga­ñi­ta­ron, le con­ta­ron las agre­sio­nes que ellas ha­bían su­fri­do en el pa­sa­do en sus pro­pias car­nes y lo que sig­ni­fi­ca­ba aquel pro­ce­so pa­ra cual­quier víc­ti­ma.

“Us­ted tie­ne ni­ños en su fa­mi­lia. Pien­se en ellos. Yo ten­go dos hi­jos, no pue­do ima­gi­nar que du­ran­te 50 años se va­ya a sen­tar en el Tri­bu­nal Su­pre­mo al­guien acu­sa­do de vio­lar a una chi­ca”, le in­cre­pó Ar­chi­la. “¿Qué es­tá ha­cien­do, se­ñor?”, ex­cla­mó. Ga­llag­her, so­llo­zan­do, con­ti­nuó: “A mí me agre­die­ron se­xual­men­te y na­die me cre­yó”. “¿Qué le es­tá di­cien­do a to­das esas mu­je­res? ¿Qué me es­tá di­cien­do a mí?”, con­ti­nuó. “Mí­re­me cuan­do le ha­blo. Me es­tá di­cien­do que mi agre­sión no importa, que lo que me pa­só no importa y que va a lle­var a quien ha­ce es­tas co­sas al po­der. Eso es lo que me es­tá di­cien­do cuan­do vo­te por él. No apar­te la mi­ra­da de mí”.

Fla­ke lle­gó tras el al­ter­ca­do a la se­sión del Co­mi­té de Jus­ti­cia al que per­te­ne­ce y que de­bía vo­tar pa­ra lle­var el nom­bra­mien­to de Ka­va­naugh al pleno del Se­na­do.

Ar­chi­la ha re­ci­bi­do mu­chos apo­yos, pe­ro tam­bién va­rias ame­na­zas de muer­te

El pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, acu­sa a al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes crí­ti­cas con su Go­bierno de es­tar fi­nan­cia­das por Geor­ge So­ros, el mul­ti­mi­llo­na­rio de ori­gen hún­ga­ro y ju­dío, tan fa­mo­so por sus pe­lo­ta­zos in­ver­so­res (ha que­da­do gra­ba­do en la his­to­ria el ata­que es­pe­cu­la­ti­vo que per­pe­tró en 1992 con­tra la libra es­ter­li­na) co­mo por sus ge­ne­ro­sas do­na­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas.

Ana Ma­ría Ar­chi­la lo con­fir­ma sin pro­ble­mas. “Sí, al­go me­nos del 5% de nues­tros fon­dos vie­nen de Open So­ciety [la fun­da­ción de So­ros], da di­ne­ro a mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes en el país y en el mun­do. Otras fun­da­cio­nes lo ha­cen”, afir­ma la ac­ti­vis­ta del Cen­tro pa­ra la De­mo­cra­cia Po­pu­lar. “Es im­por­tan­te en­ten­der que cuan­do la de­re­cha, Trump y sus cua­tes, ha­blan de So­ros, es­tán evo­can­do un es­te­reo­ti­po an­ti­se­mi­ta que di­ce: ‘¡Los ju­díos es­tán den­tro de to­do!’. So­ros es un su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to que ha de­di­ca­do to­da su ac­ti­vi­dad fi­lan­tró­pi­ca a apo­yar la ac­ti­va­ción de la de­mo­cra­cia y yo creo que la pren­sa tie­ne que ser res­pon­sa­ble cuan­do es­tá am­pli­fi­can­do y re­pi­tien­do es­tas de­cla­ra­cio­nes”, aña­de. Ac­to se­gui­do, mues­tra el fo­to­mon­ta­je que una cuen­ta anó­ni­ma en Twit­ter ha pu­bli­ca­do, en el que apa­re­ce el ros­tro de So­ros ro­dea­do de an­tor­chas. Y en el mo­men­to cru­cial, dio la sor­pre­sa a sus com­pa­ñe­ros re­pu­bli­ca­nos: vo­ta­ría sí, pe­ro con la con­di­ción de que el FBI abrie­se una in­ves­ti­ga­ción de una se­ma­na so­bre Ka­va­naugh. Es­tos lo acep­ta­ron. Una pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria, Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, ha­bía acu­sa­do al juez de ha­ber­la in­ten­ta­do vio­lar tres dé­ca­das atrás, cuan­do am­bos eran ado­les­cen­tes, él de 17 y ella de 15. Otras dos mu­je­res le se­ña­la­ban por otros abusos. Las pes­qui­sas so­bre el juez aca­ba­ron sin con­clu­sio­nes y Ka­va­naugh ya es juez del Su­pre­mo.

¿Cree que sir­vió la pro­tes­ta del as­cen­sor? “La pro­tes­ta siem­pre sir­ve. La va­len­tía es con­ta­gio­sa. Cuan­do em­pe­za­mos a es­cu­char la his­to­ria de la doc­to­ra Ford, mu­chas otras mu­je­res em­pe­za­ron a con­tar la su­ya, por­que la re­co­no­cía­mos, sa­bía­mos que no la iban a creer”, ex­pli­ca Ar­chi­la en Nue­va York, en ple­na re­sa­ca de esa ba­ta­lla. “Allí se vio a dos mu­je­res exi­gién­do­le a un hom­bre que es­tá en el po­der que nos mi­re a los ojos, que res­pon­da a nues­tras pre­gun­tas. Fue li­be­ra­dor. El 75% de los se­na­do­res son hom­bres. Mu­chas mu­je­res nos sen­ti­mos muy frus­tra­das con un sis­te­ma po­lí­ti­co do­mi­na­do por ellos, que no tie­nen ni idea de nues­tras ex­pe­rien­cias, y que no les im­por­tan”.

La mu­jer del as­cen­sor tra­ba­ja en el Cen­tro pa­ra la De­mo­cra­cia Po­pu­lar, una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca pro­gre­sis­ta con se­de en Bush­wick, un ba­rrio de Brooklyn li­mí­tro­fe con Queens, ca­da vez más fa­mo­so por sus im­pre­sio­nan­tes mu­ra­les ca­lle­je­ros, y ca­da vez más ca­ro, más tu­rís­ti­co, pe­ro, co­mo mu­chos lo­ca­les des­tar­ta­la­dos re­ve­lan, aún en tran­si­ción. Pa­ra los ve­ci­nos de to­da la vi­da, en una com­pli­ca­da tran­si­ción.

Ella, de ori­gen co­lom­biano, lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos a los 17 años pa­ra ir a vi­vir con su pa­dre, que se ha­bía se­pa­ra­do de su ma­dre cuan­do era una ni­ña. Tam­bién, por en­ton­ces, su­frió aque­llos abusos que re­la­tó a Fla­ke y que, ase­gu­ra, no ha­bía con­ta­do a ca­si na­die an­tes.

“So­lo voy a dar los de­ta­lles que me sien­to có­mo­da en dar. Yo te­nía cin­co años y fui in­va­di­da por un jo­ven de 15”, ex­pli­ca muy se­ria. “In­va­di­da”. Pa­re­ce es­co­ger la pa­la­bra con mu­cho cui­da­do. “No fui vio­la­da”, aña­de. Le ocu­rrió en va­rias oca­sio­nes. Él era el hi­jo de una per­so­na que en oca­sio­nes la cui­da­ba. “Yo se lo con­té a dos adul­tos, no fue­ron mis pa­dres, y ellos… No sé, yo creo que no su­pie­ron qué ha­cer con la in­for­ma­ción o no me cre­ye­ron”. En­te­rró aque­llo du­ran­te años, di­ce, y no lo vol­vió a pen­sar, has­ta que tuvo a su pri­mer hi­jo. “Me des­per­ta­ba con an­sie­dad. Iba a la guar­de­ría to­dos los días y me que­da­ba ahí, me de­cía que no po­día de­jar a mi hi­jo”.

Tác­ti­ca de con­fron­ta­ción

A Jeff Fla­ke ya le ha­bía con­ta­do que era víc­ti­ma de abusos unos días an­tes. No era la pri­me­ra vez que se las veía con el se­na­dor de Ari­zo­na. Al ca­bo de unos días del epi­so­dio del as­cen­sor, Do­nald Trump la ata­có a ella y a Ga­llag­her. Las lla­mó “gri­to­nas pro­fe­sio­na­les” que bus­can ha­cer “que­dar mal” a los le­gis­la­do­res. Le­jos de ofen­der­se, Ar­chi­la lo con­fir­ma con hon­ra: “Yo he de­di­ca­do to­da mi vi­da a que las vo­ces de la gen­te co­mún y co­rrien­te sean el cen­tro de los de­ba­tes”.

Na­da más aca­bar la uni­ver­si­dad, co­men­zó tra­ba­jan­do en una ONG pa­ra in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos que ha­bía fun­da­do un fa­mi­liar. Lue­go, pa­só al Cen­tro pa­ra la De­mo­cra­cia Po­pu­lar. Es una ve­te­ra­na ac­ti­vis­ta y el asal­to a un po­lí­ti­co don­de me­nos se lo es­pe­ra, co­mo el que vi­vió Fla­ke, una vie­ja tác­ti­ca apren­di­da.

“Se lla­ma bird-dog­ging [se pue­de tra­du­cir co­mo ca­za en­tre pá­ja­ro y pe­rro]. Es una tác­ti­ca de con­fron­ta­ción que me en­se­ñó Jen­ni­fer Flynn, que tam­bién tra­ba­ja aquí. Es una mu­jer im­por­tan­te en es­to. Es­ta es una his­to­ria de mu­je­res gue­rre­ras”, em­pie­za a re­la­tar Ar­chi­la. “Ella co­men­zó su ac­ti­vis­mo en el mo­vi­mien­to de las per­so­nas afec­ta­das por sida, en los ochen­ta y no­ven­ta, y em­pleó ese ti­po de pro­tes­tas con la Ad­mi­nis­tra­ción de Rea­gan. Se tra­ta de bus­car a los po­lí­ti­cos don­de no se lo ima­gi­nan, en sus ca­sas, en los res­tau­ran­tes… Lle­gar a sus ofi­ci­nas y ha­cer­les ha­blar con no­so­tros. Lle­var­les ca­sos reales, per­so­nas afec­ta­das por una si­tua­ción”, ex­pli­ca.

Des­de que salió en te­le­vi­sión, aquel 28 de sep­tiem­bre que Jeff Fla­ke no ol­vi­da­rá, Ana Ma­ría Ar­chi­la tam­bién ha re­ci­bi­do ex­pre­sio­nes de odio en las re­des so­cia­les, ade­más de ame­na­zas en su te­lé­fono mó­vil. En un men­sa­je de tex­to, al­guien ha es­cri­to las se­ñas de su ca­sa, di­cién­do­le: “So­lo que­ría com­pro­bar que es­ta es tu di­rec­ción. Ka­va­naugh USA”. Otro, tam­bién anó­ni­mo, des­cri­be con to­da suer­te de de­ta­lles una muer­te len­ta. Un de­tec­ti­ve es­tá pen­dien­te de ello. La mu­jer del as­cen­sor es ma­dre de un hi­jo de seis años y una hi­ja de tres. La pe­que­ña co­rre­tea por la sa­la du­ran­te la en­tre­vis­ta.

/ EDUAR­DO MU­ÑOZ

Ana Ma­ría Ar­chi­la, el pa­sa­do miér­co­les an­te un mu­ral en el ba­rrio neo­yor­quino de Brooklyn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.