Cen­troa­mé­ri­ca ce­le­bra a su san­to

El sal­va­do­re­ño mon­se­ñor Ro­me­ro, ase­si­na­do cuan­do ofi­cia­ba mi­sa en 1980, se­rá ca­no­ni­za­do hoy en Ro­ma

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - JA­CO­BO GAR­CÍA,

A las seis y me­dia de la tar­de del 24 de mar­zo de 1980, cuan­do Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro ofi­cia­ba mi­sa en San Sal­va­dor, un pa­ra­mi­li­tar des­de la ca­lle dis­pa­ró con­tra el ar­zo­bis­po: la ba­la le atra­ve­só el tó­rax y Ro­me­ro se des­plo­mó fren­te a las her­ma­nas car­me­li­tas. An­tes de caer, se aga­rró al man­tel del al­tar, ti­ró el cá­liz y las hos­tias que­da­ron des­per­di­ga­das por el sue­lo. Te­nía 62 años y un agu­je­ro del ca­li­bre 22 en el pe­cho.

Un día an­tes, el ar­zo­bis­po Ro­me­ro ha­bía cri­ti­ca­do al Ejér­ci­to du­ran­te una ho­mi­lía en la ca­te­dral y di­cho una fra­se que ya es his­to­ria: “En nom­bre de Dios y en nom­bre de es­te su­fri­do pue­blo les su­pli­co, les rue­go, les or­deno en nom­bre de Dios que ce­se la re­pre­sión”. Aque­lla fra­se, y su com­pro­mi­so con los más po­bres, le cos­tó la vi­da y, du­ran­te mu­cho tiem­po, el ol­vi­do de Ro­ma, que lo con­si­de­ra­ba ex­po­nen­te de la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, cri­ti­ca­da por Juan Pa­blo II. 38 años des­pués de su ase­si­na­to, El Sal­va­dor es una fies­ta que se pro­lon­ga­rá to­do el fin de se­ma­na, has­ta hoy, cuan­do el pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­ce en el Va­ti­cano a Mon­se­ñor, co­mo es co­no­ci­do por los sal­va­do­re­ños. Mi­les de per­so­nas lle­ga­das de to­da Cen­troa­mé­ri­ca te­nían pre­vis­to pa­sar la ma­dru­ga­da de hoy fren­te al Sa­gra­do Co­ra­zón de San Sal­va­dor, don­de se ha ins­ta­la­do una pan­ta­lla gi­gan­te pa­ra se­guir a par­tir de las dos de la ma­dru­ga­da to­do lo que su­ce­da en Ro­ma.

En un ges­to car­ga­do de sim­bo­lis­mo el pa­pa Fran­cis­co uti­li­za­rá en la ce­re­mo­nia de ca­no­ni­za­ción el cín­gu­lo —la­zo a la cin­tu­ra— en­san­gren­ta­do que Ro­me­ro lle­va­ba cuan­do fue ase­si­na­do. En de­ce­nas de pe­que­ñas igle­sias ru­ra­les los fe­li­gre­ses se re­uni­rán pa­ra se­guir la ce­re­mo­nia co­mo si se tra­ta­ra de una fi­nal del Mun­dial de fút­bol. El mo­men­to ál­gi­do se­rá cuan­do Fran­cis­co pro­nun­cie por pri­me­ra vez el nom­bre de un sal­va­do­re­ño. El pri­mer san­to que pu­die­ron ver y to­car. El pri­me­ro que de­jó sus ho­mi­lías gra­ba­das.

En las úl­ti­mas ho­ras cam­pe­si­nos, po­lí­ti­cos, la al­ta je­rar­quía ca­tó­li­ca o sen­ci­llos sa­cer­do­tes de chan­cle­ta y mo­rral han lle­ga­do has­ta el pe­que­ño país pa­ra se­guir la ca­no­ni­za­ción de quien ellos con­si­de­ran des­de ha­ce años “san­to de Amé­ri­ca”.

“Es un ejem­plo pa­ra el país. No es un fut­bo­lis­ta o un ac­tor sino un sa­cer­do­te que nos trans­mi­te el amor por su pue­blo y su com­pro­mi­so por los po­bres”, di­ce an­te la ca­te­dral Ja­vier Arias, de 15 años.

“San Ro­me­ro de Amé­ri­ca”, co­mo le lla­mó el obis­po Pe­dro Ca­sal­dá­li­ga tras su ase­si­na­to, ape­nas es­tu­vo tres años al fren­te de la ar­chi­dió­ce­sis sal­va­do­re­ña (1977-1980), su­fi­cien­tes pa­ra con­ver­tir­se en un sím­bo­lo. El nom­bre de mon­se­ñor Ro­me­ro es­tá gra­ba­do en la sa­la de már­ti­res de la aba­día de West­mins­ter, pe­ro tam­bién en anó­ni­mos mu­ros de co­lo­nias mar­gi­na­les don­de no lle­ga el agua.

En 1978 el Par­la­men­to bri­tá­ni­co pro­pu­so a Ro­me­ro al pre­mio No­bel de la Paz y el mes an­te­rior a su ase­si­na­to re­ci­bió el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa por la uni­ver­si­dad de Lo­vai­na (Bél­gi­ca), pe­ro el ros­tro de mon­se­ñor Ro­me­ro ha­ce tiem­po que apa­re­ce en ca­mi­se­tas y es­tam­pas que se ven­den en los mer­ca­di­llos más po­pu­la­res del país. Tam­bién es el nom­bre que si­guen in­vo­can­do los emi­gran­tes ca­da vez que se lan­zan a la lar­ga aven­tu­ra de lle­gar a EE UU.

“He­mos es­pe­ra­do con an­sias es­te mo­men­to. Ro­me­ro es una fi-

/ JO­SÉ CA­BE­ZAS (REUTERS)

Una mu­jer re­za an­te un re­tra­to de mon­se­ñor Ro­me­ro, el vier­nes en San Sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.