Dar ci­cu­ta al en­fer­mo

El País (Galicia) - - OPINIÓN -

Vi­vi­mos tiem­pos tur­bu­len­tos. Es es­ta una épo­ca re­ple­ta de con­tra­dic­cio­nes, de fric­cio­nes, de nue­vos ali­nea­mien­tos po­lí­ti­cos que jue­gan a nor­ma­li­zar el fa­na­tis­mo, mien­tras nues­tros des­ven­ci­ja­dos sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos con­ti­núan de­te­rio­rán­do­se a pe­sar de que nun­ca se los idea­li­zó tan­to des­de las tri­bu­nas de opi­nión.

Sin ir más le­jos, la elec­ción de Ka­va­naugh co­mo miem­bro de la ins­tan­cia ju­di­cial más po­de­ro­sa del mun­do, in­clu­so ob­vian­do las du­das exis­ten­tes so­bre su par­ti­ci­pa­ción en agre­sio­nes se­xua­les o su ma­ni­fies­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra tem­plar su ira en una vis­ta pú­bli­ca, es una prue­ba más de que el sis­te­ma pa­de­ce una gra­ve en­fer­me­dad. Su elec­ción es el sín­to­ma de una de­fun­ción, la de la an­ti­gua ló­gi­ca de coo­pe­ra­ción en­tre par­ti­dos en EE UU, y de la cre­cien­te po­la­ri­za­ción so­cial co­mo ex­pre­sión del con­flic­to po­lí­ti­co. Nun­ca en la his­to­ria re­cien­te se mar­ca­ron lí­neas tan ní­ti­da­men­te par­ti­dis­tas pa­ra ar­ti­cu­lar el vo­to del Se­na­do en la con­fir­ma­ción de un can­di­da­to a juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Tam­po­co es fá­cil en­ten­der que al­guien co­mo Bol­so­na­ro, abier­ta­men­te racista, ho­mó­fo­bo y con un de­ci­di­do des­pre­cio ha­cia las re­glas del jue­go de­mo­crá­ti­co, ha­ya po­di­do ob­te­ner un 46% de apo­yo en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes bra­si­le­ñas. La sen­sa­ción de des­con­cier­to es, de nue­vo, el ele­men­to cen­tral en nues­tra ob­ser­va­ción de la reali­dad po­lí­ti­ca glo­bal, qui­zás por­que no so­mos ca­pa­ces de ob­je­ti­var las cau­sas de es­tos seís­mos de­ma­sia­do re­cu­rren­tes. Cuan­do la ira y el re­sen­ti­mien­to se ex­pre­san en pú­bli­co sin pu­dor y se ele­van a ca­te­go­ría po­lí­ti­ca, qui­zá re­sul­te in­su­fi­cien­te la bús­que­da de mo­ti­vos ra­cio­na­les pa­ra arro­jar cier­ta luz so­bre la di­rec­ción ha­cia la que nos mo­ve­mos.

Fue Oba­ma quien, re­fi­rién­do­se a Trump, pre­sen­tó a ese de­pre­da­dor se­xual co­mo el hom­bre que su­po en­car­nar el fas­ci­nan­te ar­gu­men­to de "ha­cer­lo sal­tar to­do por los ai­res". Si es­to es así, si el as­cen­so de la de­ma­go­gia pro­ce­de del im­pul­so emo­cio­nal de pur­gar un sis­te­ma y a los di­ri­gen­tes que lo han gri­pa­do, ¿por qué pre­fe­ri­mos po­ner a un sui­ci­da al fren­te de un bar­co que ha­ce aguas? ¿Qué na­ve es es­ta que no ofre­ce ca­pi­ta­nes al­ter­na­ti­vos? Si el po­pu­lis­mo de­ri­va de la cri­sis del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, ¿por qué nos de­can­ta­mos por los ac­to­res más des­truc­ti­vos, por aque­llos que, co­mo en Bra­sil, co­que­tean con la dic­ta­du­ra o por quie­nes alien­tan el pe­li­gro­so de­te­rio­ro de una loa­ble tra­di­ción ins­ti­tu­cio­nal, co­mo su­ce­de en Ca­ta­lu­ña? Tal vez ya no po­da­mos fun­cio­nar po­lí­ti­ca­men­te co­mo si las re­glas que han man­te­ni­do es­ta­ble nues­tro or­den po­lí­ti­co con­ti­nua­ran vi­gen­tes, aun­que re­sul­te di­fí­cil en­ten­der por qué uti­li­za­mos ci­cu­ta pa­ra cu­rar al en­fer­mo. @Ma­ria­mMar­ti­ne­zB

DIE­GO MIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.