Que prohí­ban fu­mar

El País (Galicia) - - OPINIÓN -

Ca­da día ten­go que cru­zar la ave­ni­da Dia­go­nal pa­ra ir a tra­ba­jar y os ase­gu­ro que su­fro por mi vi­da. Por si no te­nía­mos su­fi­cien­te con los co­ches, las bi­ci­cle­tas, el tran­vía y los pea­to­nes des­pis­ta­dos, aho­ra ha­ce fal­ta su­mar los pa­ti­ne­tes en sus múl­ti­ples y en al­gu­nos ca­sos odio­sas ver­sio­nes. Ca­da vez que sal­go de la bo­ca del me­tro, ten­go que mi­rar cin­co ve­ces ha­cia los dos la­dos de la ca­lle pa­ra evi­tar un en­con­tro­na­zo con una de es­tas má­qui­nas que, le­jos de ser un ju­gue­te, son au­tén­ti­cos vehícu­los que pue­den al­can­zar ve­lo­ci­da­des muy ele­va­das y cau­sar mu­cho da­ño. Y Bar­ce­lo­na no es la úni­ca ciu­dad don­de es­to es­tá su­ce­dien­do. No pi­do que se eli­mi­nen, pe­ro sí que se re­gu­le y con­tro­le su uso. Más ci­vis­mo pa­ra mu­chos de sus con­duc­to­res y por qué no, una li­cen­cia y un se­gu­ro pa­ra aque­llos que los usen, tam­bién se­ría ne­ce­sa­rio. Es­tá muy bien apos­tar y pro­bar nue­vas al­ter­na­ti­vas de des­pla­za­mien­to, pe­ro ha­gá­mos­lo co­mo es de­bi­do. En cual­quier Es­ta­do to­dos sus ciu­da­da­nos de­be­rían as­pi­rar a acre­cen­tar las li­ber­ta­des que pro­por­cio­na la de­mo­cra­cia. Sa­be­mos que un Es­ta­do en el que se res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos y se cas­ti­ga el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y la ho­mo­fo­bia, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes cre­ce­rán en un te­rreno abo­na­do sin te­ner que re­con­quis­tar aque­llo por lo que los aho­ra adul­tos tan­to han lu­cha­do. Re­tro­ce­der pa­ra abra­zar las doc­tri­nas del “gi­gan­te” nor­te­ame­ri­cano, co­mo aho­ra “pre­ten­de” el pue­blo bra­si­le­ño, les lle­va­ría a la si­tua­ción so­cial de va­rias dé­ca­das atrás. Ade­más, con el pe­li­gro de con­ta­gio pa­ra los países ve­ci­nos.

Jo­sé So­lano Mar­tí­nez

Car­ta­ge­na (Mur­cia) Ha­ce dos años, mi hi­jo me pre­gun­tó por qué no es­ta­ba por las tar­des en ca­sa pa­ra ju­gar o ha­cer los de­be­res con él. Le ex­pli­qué que te­nía que tra­ba­jar pa­ra po­der ga­nar mo­ne­das. Pa­ra no com­pli­car en ex­ce­so la ex­pli­ca­ción, le di­je que me abo­na­ban cua­tro mo­ne­das al mes, de las que una y me­dia las in­ver­tía —co­mo mu­chas otras per­so­nas— en que to­dos tu­vié­ra­mos mé­di­cos pa­ra los ni­ños o pro­fe­so­res en las es­cue­las. Tras du­dar unos se­gun­dos, di­jo que si hu­bie­ra más ma­más y pa­pás que con­tri­bu­ye­ran con su mo­ne­da y me­dia es muy pro­ba­ble que la vi­da fue­ra más sen­ci­lla y me­jor pa­ra to­dos. No sin di­fi­cul­tad le ex­pli­qué que en nues­tro país no to­dos los que quie­ren tra­ba­jar pue­den ha­cer­lo. Y que por lo tan­to hay mu­chas fa­mi­lias que no re­ci­ben las cua­tro mo­ne­das al mes. Ayer le con­té que el pre­si­den­te del Go­bierno y un ami­go su­yo han pro­pues­to Eli­sa Pé­rez.

FE DE ERRORES Bar­ce­lo­na au­men­tar las mo­ne­das de­di­ca­das a to­dos. Abrien­do los ojos y muy son­rien­te gri­tó: “Bien, to­dos los pa­pás y ma­más tie­nen tra­ba­jo”. No me atre­ví a de­cir­le que de eso, aún no se sa­be na­da.

Luis Al­ber­to Ro­drí­guez San­to To­más de las Ollas

(León)

Ca­da año, el ta­ba­co ma­ta a más de sie­te mi­llo­nes de fu­ma­do­res y a un mi­llón de fu­ma­do­res pa­si­vos, inocen­tes su­fri­do­res por fal­ta de co­ra­je de go­ber­nan­tes y po­lí­ti­co. Ru­sia se ha con­cien­cia­do del gra­ve pro­ble­ma y ha prohi­bi­do fu­mar a los na­ci­dos a par­tir de 2014. ¿Por qué no se prohí­be fu­mar ya que es per­ju­di­cial pa­ra to­dos?

Luis Ma­riano Mo­reno Éci­ja

Ge­ta­fe (Ma­drid)

To­dos los días a pri­me­ra ho­ra leo EL PAÍS con ga­na y pa­sión. Y en sus pá­gi­nas ob­ser­vo esas pa­la­bras sin­ce­ras y do­ta­das con la gra­ma­ti­ca­li­dad ade­cua­da. Es el ver­bo en pa­pel que ex­pli­ca y di­fun­de la reali­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. El cam­bio en su ma­que­ta y es­truc­tu­ra ha ser­vi­do pa­ra apre­ciar me­jor su con­te­ni­do y su li­te­ra­li­dad. Con es­ta apre­cia­ción me­diá­ti­ca echo de me­nos a For­ges, la vi­ñe­ta fe­liz y co­ti­dia­na que ani­ma­ba mi ca­fé ma­ti­nal. Sim­ple­men­te un buen pe­rió­di­co que in­for­ma y for­ma a sus lec­to­res. ¡Que es mu­cho! Car­los Cues­ta Ca­lle­ja Ovie­do

Ara­bia Sau­dí es un reino y no un emi­ra­to co­mo, por error, se afir­ma­ba en la pri­me­ra pá­gi­na de ayer. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes. Car­ta­sDi­rec­to­ra@el­pais.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.