La opor­tu­ni­dad del sa­lir del bu­cle

“Lo que sea bueno pa­ra Ca­ta­lu­ña a la lar­ga se­rá bueno pa­ra los pre­sos”

El País (Galicia) - - ESPAÑA -

Cde sus­ti­tu­ción de los seis dipu­tados que no al­te­ra­ba esa ma­yo­ría y al­gu­nos dipu­tados, co­mo los de ERC, la han apli­ca­do.

R. Lo que ha­ce el juez ins­truc­tor es in­ci­dir en la nor­ma­li­dad de la vi­da par­la­men­ta­ria. La pro­pia con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ya fue del to­do irre­gu­lar.

P. Se hi­zo apli­can­do el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, apro­ba­do en el Se­na­do por am­plia ma­yo­ría.

R. El pro­ble­ma es que se es­tán ha­cien­do co­sas que na­die com­pren­de. El de­ber de los po­lí­ti­cos es ex­pli­car bien lo que se ha­ce.

“Lla­re­na ha in­ci­di­do en la nor­ma­li­dad de la vi­da par­la­men­ta­ria”

uando no hay po­lí­ti­ca de ver­dad, se ha­ce po­lí­ti­ca de ges­tos. La pre­si­den­cia de Joa­quim To­rra se ha ca­rac­te­ri­za­do has­ta aho­ra por la ges­ti­cu­la­ción, pe­ro lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na en el Par­la­men­to ca­ta­lán su­po­ne un cam­bio de pa­ra­dig­ma y una opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir del bu­cle en el que se en­cuen­tra el con­flic­to ca­ta­lán. La pér­di­da de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria por el desacuer­do en­tre Junts per Ca­ta­lun­ya (JxC) y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na (ERC) a pro­pó­si­to de la de­le­ga­ción del vo­to de los dipu­tados impu­tados ex­pre­sa una di­vi­sión pro­fun­da del so­be­ra­nis­mo en­tre quie­nes re­co­no­cen el fra­ca­so de la vía uni­la­te­ral y se abren a una ne­go­cia­ción y quie­nes pre­ten­den se­guir con la es­tra­te­gia de la desobe­dien­cia y el en­fren­ta­mien­to ra­di­cal en pos de una re­pú­bli­ca irreal. La di­vi­sión no en­fren­ta so­lo a los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. Es una frac­tu­ra que atra­vie­sa de for­ma trans­ver­sal al con­jun­to del mo­vi­mien­to y a ca­da uno de sus miem­bros, a ex­cep­ción de la CUP.

La po­si­bi­li­dad de sa­lir del bu­cle de­pen­de­rá de có­mo se ges­tio­ne es­ta nue­va si­tua­ción. La no­ve­dad de la fi­su­ra en el in­de­pen­den­tis­mo ha he­cho per­der de vis­ta que en el otro la­do hay una di­vi­sión si­mé­tri­ca no me­nos de­ci­si­va en­tre quie­nes abo­gan por re­ba­jar la ten­sión y crear las con­di­cio­nes pa­ra una ne­go­cia­ción, y quie­nes creen que lo que se ha de ha­cer es dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca pa­ra lo­grar la erra­di­ca­ción P. ¿Ca­ta­lu­ña es­tá par­ti­da?

R. Nun­ca ha­bla­ría de frac­tu­ra so­cial, pe­ro sí de di­vi­sión, co­mo pue­de ha­ber en Ma­drid so­bre el pac­to del Va­lle de los Caí­dos.

P. Pe­ro aho­ra se aña­de el pro­ble­ma de la frus­tra­ción de bue­na par­te del in­de­pen­den­tis­mo. ¿Có­mo se ges­tio­na­rá es­ta si­tua­ción?

R. Lo que se es­tá pro­du­cien­do en Ca­ta­lu­ña es una re­vo­lu­ción de los va­lo­res. Las imá­ge­nes de las car­gas po­li­cia­les del 1-O ha­cen cam­biar mu­chas per­cep­cio­nes.

P. Òm­nium ha ba­ta­lla­do his­tó­ri­ca­men­te pa­ra que Ca­ta­lu­ña no se di­vi­da por ra­zo­nes de len­gua u ori­gen, lo que se de­no­mi­na­ba Ca­ta­lun­ya, un sol po­ble. ¿Que­da al­go de ello tras el pro­cés?

R. His­tó­ri­ca­men­te he­mos tra­ba­ja­do pa­ra re­co­ser la so­cie­dad ca­ta­la­na, pe­ro aho­ra es­ta­mos en una si­tua­ción en que los ca­ta­la­nes no nos po­de­mos sen­tir ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho en el Es­ta­do es­pa­ñol. No se nos res­pe­ta.

P. ¿Cree que lle­gar a una so­lu­ción es más fá­cil con Pe­dro Sán­chez en la Mon­cloa?

R. Es ob­vio que el tono ha cam­bia­do, pe­ro no el con­te­ni­do. No quie­ro mi­ni­mi­zar de­cla­ra­cio­nes de los mi­nis­tros Ba­tet o Bo­rrell so­bre la pri­sión pre­ven­ti­va, pe­ro es cier­to que al Es­ta­do le im­por­tu­na­mos co­mo pre­sos po­lí­ti­cos. La des­pro­por­ción de las me­di­das que se nos han apli­ca­do es co­lo­sal.

P. ¿Quie­re de­cir que mien­tras es­tén pre­sos no hay so­lu­ción?

R. No. Lo que sea bueno pa­ra Ca­ta­lu­ña a la lar­ga se­rá bueno pa­ra los pre­sos. Quie­ro sa­lir de la cár­cel con dig­ni­dad. In­vo­co a Er­nest Lluch, hay que bus­car las má­xi­mas com­pli­ci­da­des, nun­ca re­nun­cia­re­mos al de­re­cho a la pa­la­bra. Co­mo pre­si­den­te de Òm­nium ne­ga­ría mi fun­ción si re­nun­cia­ra al diá­lo­go. Me de­ja­ré la piel pa­ra que la gen­te pue­da vo­tar. De nues­tras sen­ten­cias de­pen­den los de­re­chos y li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les. Es­tas sen­ten­cias sien­tan ju­ris­pru­den­cia. Co­mo Òm­nium lo que de­ci­mos es que ni la Au­dien­cia Na­cio­nal ni el Su­pre­mo ofre­cen ga­ran­tías de que ten­ga­mos un jui­cio jus­to.

P. Vis­to que la in­de­pen­den­cia ni ha lle­ga­do ni se la es­pe­ra a cor­to pla­zo, ¿no ha te­ni­do el in­de­pen­den­tis­mo un dé­fi­cit de rea­lis­mo?

R. Es ob­vio que no es­ta­mos en una re­pú­bli­ca pe­ro tam­bién es ob­vio que hay una ma­yo­ría fa­vo­ra­ble a la re­pú­bli­ca y que en el Par­la­ment no hay una ma­yo­ría pa­ra —igual­men­te ilu­so­ria— del in­de­pen­den­tis­mo y, de pa­so, sen­tar las ba­ses de una re­gre­sión au­to­nó­mi­ca.

En am­bos la­dos hay quien tra­ba­ja pa­ra sa­car ré­di­to elec­to­ral de la es­tra­te­gia de la ten­sión. Mien­tras Al­bert Ri­ve­ra o Pa­blo Ca­sa­do cla­man pa­ra que se apli­que de nue­vo y con más con­tun­den­cia el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, el tán­dem Puig­de­mon­tTo­rra ame­na­za con ha­cer caer el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez si no ac­ce­de a sus pe­ti­cio­nes so­bre los pre­sos. No es di­fí­cil ver el in­te­rés elec­to­ral que sub­ya­ce en am­bas es­tra­te­gias. Pa­ra Puig­de­mont es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Quie­re op­ti­mi­zar unas ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les que sin los pre­sos y el pul­so al Es­ta­do irían P. ¿Vol­ve­ría a re­pe­tir lo que hi­zo aquel día fren­te al De­par­ta­men­to de Eco­no­mía?

R. Sí. El juez Lla­re­na no ha­bla pa­ra na­da del co­che en sus au­tos. No nos tie­ne en pri­sión por ha­ber­nos subido al co­che de la Guar­dia Ci­vil. Nos subimos allí pa­ra des­con­vo­car una ma­ni­fes­ta­ción. ¿Dón­de es­tán las ar­mas que yo he re­par­ti­do? ¿Quién me ha es­cu­cha­do lla­man­do a la vio­len­cia? ¿Có­mo he­mos con­se­gui­do anes­te­siar a la so­cie­dad es­pa­ño­la pa­ra que no se pre­gun­te qué de­cía­mos real­men­te en­ci­ma de un co­che de la Guar­dia Ci­vil?

P. ¿Qué pa­sa­rá si son con­de­na­dos?

R. La so­cie­dad ca­ta­la­na de­be­rá ac­tuar con res­pon­sa­bi­li­dad y se­re­ni­dad. Te­ne­mos de­re­cho a mo­vi­li­zar­nos pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca­men­te. Vol­ve­re­mos a sa­lir a la ca­lle.

ha­cer pre­si­den­ta a Arri­ma­das.

P. La se­ma­na pa­sa­da un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas lla­mó a asal­tar el Par­la­ment y los Mos­sos tu­vie­ron que im­pe­dir­lo. ¿Le preo­cu­pa es­ta si­tua­ción de ma­yor vio­len­cia?

R. No po­de­mos mag­ni­fi­car­lo: vio­len­cia es en­viar 8.000 agen­tes a im­pe­dir una vo­ta­ción o sus­pen­der la ley de po­bre­za ener­gé­ti­ca. Pe­ro tam­po­co po­de­mos ba­na­li­zar­lo. El so­be­ra­nis­mo tie­ne que ha­cer ban­de­ra del pa­ci­fis­mo.

P. ¿Su peor día en pri­sión?

R. Ha ha­bi­do de to­do, pe­ro se­gu­ra­men­te fue el día de Na­vi­dad. Aque­lla no­che se hi­zo un si­len­cio… aun­que al fi­nal aca­ba­mos can­tan­do vi­llan­ci­cos. Sin du­da he te­ni­do más mo­men­tos fe­li­ces que ma­los. Pe­ro la reali­dad es que he po­di­do to­car a mi hi­jo du­ran­te es­te año el equi­va­len­te a 4,5 días.

P. Sur­gen de­nun­cias de que se les dis­pen­sa un tra­to de fa­vor res­pec­to a otros pre­sos. ¿Es así?

R. Que ven­ga a pri­sión Xa­vier Gar­cía Al­biol (PP) y pre­gun­te a nues­tros com­pa­ñe­ros de mó­du­lo. No hay po­si­bi­li­dad de no ha­cer el ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do o de no cum­plir las nor­mas in­ter­nas.

a la ba­ja. Y lo mis­mo ocu­rre con Ca­sa­do y Ri­ve­ra, que han he­cho del con­flic­to ca­ta­lán su ta­lis­mán elec­to­ral.

De la ha­bi­li­dad que de­mues­tren los mo­de­ra­dos y rea­lis­tas de uno y otro la­do pa­ra za­fa­se de la es­pi­ral de ra­di­ca­li­dad que pro­mue­ven sus ex­tre­mos de­pen­de que se pue­da en­cau­zar el con­flic­to ha­cia plan­tea­mien­tos po­si­bi­lis­tas y de ne­go­cia­ción. Pa­ra ello, es pre­ci­so que Pe­dro Sán­chez, co­mo Uli­ses, cie­rre sus oí­dos al gri­te­río y pon­ga so­bre la me­sa al­go más que una ofer­ta ge­né­ri­ca de diá­lo­go. Pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do, pe­ro sus po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca de­pen­den de su va­len­tía a la ho­ra de afron­tar es­ta cues­tión y de la ha­bi­li­dad que ten­ga pa­ra za­far­se de quie­nes úni­ca­men­te es­tán in­tere­sa­dos en ten­sar la cuer­da. So­lo una ofer­ta creí­ble so­bre la que ne­go­ciar pue­de re­ba­jar la pul­sión in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña y es­ta es a su vez la con­di­ción pa­ra de­jar sin ar­gu­men­tos a quie­nes ati­zan y uti­li­zan el con­flic­to pa­ra apear­le del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.