Ró­mu­lo y Re­mo

El País (Galicia) - - ESPAÑA -

Ha co­men­za­do el de­ba­te por la he­ge­mo­nía en la de­re­cha es­pa­ño­la, ani­ma­do aho­ra tam­bién por la cu­rio­sa en­tra­da en es­ce­na de Vox. Gra­cias en gran par­te a los me­dios, es­te úl­ti­mo par­ti­do ha pa­sa­do de la in­sig­ni­fi­can­cia elec­to­ral a con­ver­tir­se en un ac­tor cu­ya fun­ción se nos es­ca­pa. Pa­re­ce des­ti­na­do más a ejer­cer de tá­bano de sus otros dos co­le­gas del mis­mo es­pec­tro —pa­ra que no se ablan­den—, que a qui­tar­les vo­tos sus­tan­cia­les. Ca­re­ce de un li­de­raz­go re­co­no­ci­ble, al­go que re­sul­ta ca­si im­pres­cin­di­ble en to­do par­ti­do po­pu­lis­ta, y su dis­cur­so ex­plí­ci­ta­men­te na­cio­na­lis­ta (es­pa­ñol) se en­cuen­tra ya bien re­pre­sen­ta­do por el PP y Ciu­da­da­nos. Es po­si­ble que ten­ga un buen re­sul­ta­do en las Eu­ro­peas, por­que ahí hay cir­cuns­crip­ción na­cio­nal y se vo­ta ca­si más con las vís­ce­ras que con la ca­be­za, pe­ro la ex­pe­rien­cia nos di­ce que nues­tro vo­tan­te de de­re­chas es­tán­dar se de­ja guiar más al fi­nal por su com­pe­ten­cia con la iz­quier­da que por im­pul­sos pri­ma­rios. Aun­que tal y co­mo es­tá la po­lí­ti­ca ya na­die se atre­ve a ha­cer pre­dic­cio­nes.

Al­go sí es­tá cla­ro, y es que Vox se­rá tan­to más gran­de cuan­to más nos es­can­da­li­ce. El éxi­to de Trump y Sal­vi­ni de­ri­va pre­ci­sa­men­te de eso, de su cons­tan­te apa­ri­ción en los me­dios y de la ma­so­quis­ta exor­ci­za­ción de los per­so­na­jes, que les do­tó de una pro­yec­ción que ja­más hu­bie­ran so­ña­do si sin un con­de­na­do. En­tre los pa­pe­les apa­re­ció un ma­nus­cri­to con una “can­ta­da”, una es­pe­cie de au­to­crí­ti­ca de un aten­ta­do que ha­cían los au­to­res cuan­do al­go sa­lía mal o eran de­te­ni­dos. Con­ta­ban qué fa­lló, có­mo eran los po­li­cías que les de­tu­vie­ron, quié­nes pu­die­ron de­la­tar al co­man­do. “Era una manera de me­jo­rar co­mo or­ga­ni­za­ción y de trans­mi­tir a los si­guien­tes te­rro­ris­tas los co­no­ci­mien­tos. Siem­pre lo ha­cían. He­mos en­con­tra­do mu­chas co­sas que de­mues­tran ese in­ten­to de en­se­ñar a los si­guien­tes, has­ta fo­tos en po­la­roid so­bre có­mo fa­bri­car zu­los”, ex­pli­ca Je­sús Rue­da, coor­di­na­dor del pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción des­de el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ba­jo su­per­vi­sión de la fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal. La can­ta­da del aten­ta­do de Ca­sa­do fue ana­li­za­da por ca­lí­gra­fos.

Y aho­ra hay un nue­vo impu­tado, Jo­sé Ig­na­cio Gu­ri­di La­sa, con­de­na­do por otros ase­si­na­tos pe­ro que nun­ca con­fe­só es­te.

So­lo en pa­pel hay 40.000 do­cu­men­tos, ade- más de 200 cin­tas con con­ver­sa­cio­nes de eta­rras. En so­por­te in­for­má­ti­co son cien­tos de te­raby­tes en­crip­ta­dos. “Nos va a lle­var años. No que­re­mos ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas in­fun­da­das, no se van a es­cla­re­cer to­dos los crímenes”, se­ña­la Rue­da.

Los do­cu­men­tos fue­ron lo­ca­li­za­dos en 2004 en un zu­lo muy bien es­con­di­do ba­jo la vi­vien­da de un ma­tri­mo­nio en Saint Pie­rre d’Iru­be (Aqui­ta­nia). Cuan­do los en­con­tró la po­li­cía, na­die les hi­zo ca­so. “La prio­ri­dad era de­te­ner te­rro­ris­tas y evi­tar aten­ta­dos. Es­to eran do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, sin mu­cho va­lor po­li­cial in­me­dia­to y na­die los ha mi­ra­do has­ta aho­ra. Te­ne­mos que te­ner mu­cho cui­da­do con las cin­tas pa­ra po­der es­cu­char­las, hay que ver su es­ta­do de con­ser­va­ción”, ex­pli­ca Rue­da. Va­rias de es­tas cas­set­tes es­tán mar­ca­das con las si­glas BT, co­rres­pon­dien­tes al Bil­tzar Tti­pia, el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de ETA. Es­cu­char las reunio­nes de la cú­pu­la de una ban­da te­rro­ris­ta es al­go que po­cos po­dían ima­gi­nar. En otras cin­tas, mar­ca­das con los nom­bres de Jo­sé Lip­per­hei­de y Prado de Car­va­jal, los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran en­con­trar los in­te­rro­ga­to­rios a es­tos dos co­no­ci­dos secuestrados de la ban­da, que or­ga­ni­za­ba no nos hu­bié­ra­mos ple­ga­do a la cul­tu­ra de la ex­ci­ta­ción.

En con­gruen­cia con lo an­te­rior, me voy a con­cen­trar en nues­tros dos ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas, Ri­ve­ra y Ca­sa­do. So­bre sus es­pal­das re­cae la ti­tá­ni­ca ta­rea de re­fun­dar el cen­tro de­re­cha es­pa­ñol, es­cin­di­do aho­ra en dos mi­ta­des es­pe­cu­la­res. Ocu­pan más o me­nos el mis­mo es­pec­tro ideo­ló­gi­co, des­pués de su acom­pa­sa­do y si­mul­tá­neo gi­ro a la de­re­cha. Y son lí­de­res con si­mi­lar per­fil per­so­nal, ca­si in­dis­tin­gui­bles en­tre sí, co­mo dos ge­me­los. El mis­mo es­ti­lo asea­do, la ju­ven­tud, la son­ri­sa fá­cil, el in­dis­cu­ti­do li­de­raz­go de su par­ti­do. An­tes Ciu­da­da­nos al me­nos te­nía la po­si­bi­li­dad de cri­ti­car al En una reunión la se­ma­na pa­sa­da con un gru­po de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, la fis­ca­lía ex­pli­có que con es­ta nue­va do­cu­men­ta­ción en­tre­ga­da por Fran­cia a Es­pa­ña so­bre los crímenes de ETA se han abier­to 10 pro­ce­di­mien­tos nue­vos, tres de ellos gra­cias a los aná­li­sis ca­li­grá­fi­cos que se han Se­llo de la ban­da te­rro­ris­ta.

es­ta­do rea­li­zan­do en los úl­ti­mos me­ses por los es­pe­cia­lis­tas.

Ocho de esos pro­ce­di­mien­tos ya es­tán ju­di­cia­li­za­dos en nues­tro país, se­gún ex­pli­ca Flo­ren­cio Do­mín­guez, que ase­gu­ra que es­tá an­sio­so por co­no­cer el con­te­ni­do de las 200 cin­tas y las ac­tas his­tó­ri­cas de la ban­da te­rro­ris­ta.

una es­pe­cie de jui­cio su­ma­rí­si­mo en los zu­los don­de los re­te­nía.

Quie­nes más agra­de­ce­rán es­tos do­cu­men­tos de la bu­ro­cra­cia del te­rror son las víc­ti­mas. “Re­ci­bi­mos mu­chas pe­ti­cio­nes de víc­ti­mas que so­lo quie­ren sa­ber. Aun­que los de­li­tos es­tén pres­cri­tos y son cons­cien­tes de que no van a lo­grar re­abrir los ca­sos”, ase­gu­ra Flo­ren­cio Do­mín­guez, di­rec­tor del Cen­tro Me­mo­rial de las Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo. El pa­la­cio de Vi­to­ria que aco­ge ese cen­tro es­pe­ra pa­ra con­tar la his­to­ria de ETA con do­cu­men­ta­ción de la ban­da, pe­ro na­rra­da por los re­pre­sen­tan­tes de sus víc­ti­mas, al­go tam­bién iné­di­to, co­mo ca­si to­do lo que ro­dea a la his­to­ria más do­lo­ro­sa de la Es­pa­ña mo­der­na. PP en el go­bierno. En­con­trán­do­se aho­ra am­bos en la opo­si­ción y par­ti­ci­pan­do ade­más de la mis­ma fo­bia a na­cio­na­lis­tas/in­de­pen­den­tis­tas y a Po­de­mos, sus crí­ti­cas a ca­da ac­tua­ción del Go­bierno, Ca­ta­lu­ña o lo que sea, vie­nen a ser ca­si idén­ti­cas. A la ho­ra de vo­tar, el elec­tor de de­re­chas ha­brá de ti­rar una mo­ne­da al ai­re.

Son co­mo Ró­mu­lo y Re­mo, su ciu­dad —la de­re­cha uni­fi­ca­da— so­lo pue­de na­cer del pa­rri­ci­dio, uno so­bra. Dos par­ti­dos den­tro del mis­mo es­pa­cio es sui­ci­da pa­ra am­bos. A me­nos que al­guno de ellos eli­ja des­pla­zar­se ha­cia el cen­tro, don­de se su­po­ne que el ca­la­de­ro de vo­tos es más co­pio­so. Pe­ro pue­de que sea aquí don­de es­té la cla­ve, am­bos pa­re­cen ha­ber de­ci­di­do que el que gi­ré al cen­tro, pier­de. O sea, jus­to lo con­tra­rio de lo que ha­bía ocu­rri­do has­ta aho­ra. Y es una per­fec­ta de­mos­tra­ción de los ni­ve­les de po­la­ri­za­ción que he­mos al­can­za­do. Ba­jo es­tas con­di­cio­nes, ¿quién ne­ce­si­ta a Vox?

Una de las ar­mas en­tre­ga­das por Fran­cia a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.