La re­vo­lu­ción de pa­pá

Lau­ren­ce, hi­ja de Ré­gis De­bray, re­me­mo­ra en un pre­mia­do li­bro una in­fan­cia mar­ca­da por el com­pro­mi­so po­lí­ti­co de sus pro­ge­ni­to­res

El País (Galicia) - - CULTURA - MARC BAS­SETS,

A los 10 años, de­ci­dió bau­ti­zar­se. El ges­to, que pue­de en­ten­der­se co­mo un ac­to de re­bel­día con­tra su pa­dre, uno de los re­vo­lu­cio­na­rios más fa­mo­sos en su tiem­po y su país, era in­ha­bi­tual. Pe­ro es que su fa­mi­lia era in­ha­bi­tual. “Buscaba per­te­ne­cer a al­go, una iden­ti­dad, y ser co­mo mis abue­los. Su­pe bas­tan­te rá­pi­do, ex­tra­ña­men­te, que no se­ría co­mo mis pa­dres. Des­de siem­pre me pa­re­cie­ron ex­tra­te­rres­tres. No sé por qué”, di­ce Lau­ren­ce De­bray (Pa­rís, 1976), au­to­ra del pre­mia­do Hi­ja de re­vo­lu­cio­na­rios, re­cién pu­bli­ca­do en Es­pa­ña por Ana­gra­ma.

Los re­vo­lu­cio­na­rios del tí­tu­lo son sus pa­dres. Él, Ré­gis De­bray, el in­te­lec­tual fran­cés que pa­só cua­tro años en una pri­sión en Bo­li­via, país en el que ha­bía in­ten­ta­do crear jun­to al Che Gue­va­ra un fo­co pa­ra la re­vo­lu­ción mun­dial. Ella, la an­tro­pó­lo­ga Eli­za­beth Bur­gos, una ve­ne­zo­la­na tam­bién re­vo­lu­cio­na­ria pe­ro, se­gún su hi­ja, con los pies más en el sue­lo.

El li­bro “no es un ajus­te de cuen­tas”, pre­ci­sa Lau­ren­ce De­bray en un ca­fé del Ba­rrio La­tino de Pa­rís. La mi­ra­da es más be­né­vo­la con Eli­za­beth, pe­ro tam­po­co es úni­ca­men­te se­ve­ra con Ré­gis. El li­bro es a la vez una crí­ti­ca y una de­cla­ra­ción de amor fi­lial.

“Es un ho­me­na­je al com­pro­mi­so”, di­ce. “Mu­cha gen­te pen­sa­ba co­mo él, pe­ro muy po­cos fue­ron a lu­char de ver­dad. Hoy la po­lí­ti­ca es po­li­ti­queo. Me pa­re­ció im­por­tan­te sub­ra­yar que en otra épo­ca exis­tía la gran po­lí­ti­ca”.

Lau­ren­ce De­bray cre­ció en un am­bien­te atí­pi­co —ella en­vi­dia­ba la vi­da or­de­na­da de sus com­pa­ñe­ros de cla­se y se afe­rra­ba a la fa­mi­lia muy bur­gue­sa de sus abue­los pa­ter­nos— pe­ro ro­dea­da de per­so­nas ex­cep­cio­na­les. Su nom­bre lo eli­gió Yves Mon­tand. Ja­ne Fon­da le re­ga­ló al na­cer una man­ta de be­bé, que la acom­pa­ñó du­ran­te años. Ju­lio Cor­tá­zar fre­cuen­ta­ba su ca­sa. Jor­ge Sem­prún la ani­mó a es­cri­bir su pri­mer li­bro co­mo his­to­ria­do­ra, una bio­gra­fía de Juan Car­los I.

Amor por Juan Car­los I

El Rey de Es­pa­ña ha­bía con­tri­bui­do, años an­tes, a com­pli­car la re­la­ción con su pa­dre.

Lau­ren­ce era una ni­ña y un día col­gó en la pa­red de su ha­bi­ta­ción un pós­ter del Rey. Ré­gis, por en­ton­ces con­se­je­ro de Mit­te­rrand, lo qui­tó y pu­so en su lu­gar una fo­to del pre­si­den­te fran­cés. La ni­ña se en­fa­dó y se es­ca­pó de ca­sa. Es­tu­vo deam­bu­lan­do so­la dos o tres ho­ras por Pa­rís.

“Pa­ra mí fue una fal­ta de res­pe­to to­tal”, re­cuer­da Lau­ren­ce De­bray. “La co­sa vie­ne de le­jos...”.

La lis­ta de re­pro­ches es lar­ga. Cuan­do Ré­gis De­bray va a Ve­ne­zue­la pa­ra in­te­grar­se en la gue­rri­lla a prin­ci­pios de los años se­sen­ta, di­ce, “no to­ma en con­si­de­ra­ción que Ve­ne­zue­la era una de­mo­cra­cia con un desa­rro­llo so­cial im­por­tan­te. ¿Por qué cree que hay que pa­sar por las ar­mas?”. Cuan­do lle­ga a Cu­ba, “¿no se da cuen­ta de que se es­tá con­vir­tien­do en un ré­gi­men au­to­crá­ti­co con pe­na de muer­te, pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y sin li­ber­tad de ex­pre­sión?”. Las pre­gun­tas con­ti­núan cuan­do, tras el cau­ti­ve­rio bo­li­viano, Ré­gis De­bray vuel­ve a Fran­cia y es una fi­gu­ra de la iz­quier­da in­te­lec­tual. “¿Có­mo se pue­den dar lec­cio­nes po­lí­ti­cas, te­ner pos­tu­ras muy ra­di­ca­les y de­fi­ni­das, y no ser cohe­ren­te con la vi­da per­so­nal en la que uno no siem­pre tie­ne el mis­mo ri­gor mo­ral?”, pre­gun­ta la es­cri­to­ra. Tam­bién le re­pro­cha su apo­yo a fi­gu­ras co­mo Hu­go Chá­vez en Ve­ne­zue­la, el otro país de la au­to­ra. “Él no ve las con­se­cuen­cias so­bre un país y su gen­te: es­tá en­ce­rra­do en la teo­ría y des­lum­bra­do por un je­fe de Es­ta­do que le re­ci­ta tres ver­sos de Vic­tor Hu­go en una ce­na con [el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro fran­cés] Do­mi­ni­que de Vi­lle­pin. Es una prue­ba de fal­ta de jui­cio po­lí­ti­co to­tal”.

Re­pro­ches, pre­gun­tas

Más que re­pro­ches, Lau­ren­ce De­bray tie­ne pre­gun­tas. Pre­gun­tas pa­ra las que no ha te­ni­do res­pues­ta, ni an­tes ni des­pués de pu­bli­car el li­bro, que su pa­dre se to­mó mal.

“Me pi­dió que qui­ta­se al­gu­nos frag­men­tos. Los qui­té”, re­la­ta. “Me di­jo que el li­bro era im­pu­bli­ca­ble, que era de­ma­sia­do ma­lo, aun­que él no se opon­dría a su edición, que se ven­de­rían mil ejem­pla­res. Su éxi­to le pa­re­ció in­so­por­ta­ble. Me pi­dió que de­ja­se de pro­mo­cio­nar­lo. Le di­je que no. Era la pri­me­ra vez que le des­obe­de­cía”. Aun­que las co­sas se han cal­ma­do. “Creo que lo ha di­ge­ri­do, to­do es­tá bien”.

Qui­zá no des­obe­de­ció así an­tes, pe­ro sí ha­bía afir­ma­do su re­bel­día cuan­do de ni­ña de­cla­ró su ad­mi­ra­ción por Juan Car­los, o cuan­do se hi­zo bau­ti­zar. Ya adul­ta, mar­có dis­tan­cias mar­chán­do­se a Es­ta­dos Uni­dos y tra­ba­jan­do en Wall Street.

Otras ve­ces sí obe­de­ció, co­mo aquel ve­rano de su in­fan­cia que pa­só en un cam­pa­men­to de jó­ve­nes pio­ne­ros en Cu­ba, lu­gar don­de se que­dó ató­ni­ta al des­cu­brir que su pa­dre era con­si­de­ra­do un “hé­roe de la re­vo­lu­ción”.

Ré­gis De­bray con­ti­núa sien­do un enig­ma pa­ra Lau­ren­ce De­bray. “Hay una pre­gun­ta a la que le si­go dan­do vuel­tas. Nun­ca he re­ci­bi­do res­pues­ta. ¿En qué pien­sas cuan­do pa­sas cua­tro años en una pri­sión per­di­da en el fon­do de Bo­li­via en con­di­cio­nes no muy con­for­ta­bles? ¿Có­mo se aguan­ta? Yo creo que no lo so­por­ta­ría”.

/ BRUNO ARBESÚ

La es­cri­to­ra Lau­ren­ce De­bray, en Pa­rís el pa­sa­do vier­nes.

La au­to­ra, con su pa­dre, Ré­gis De­bray, en una fo­to del ál­bum fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.