Re­fe­rén­dum

El País (Galicia) - - PANTALLAS - EN AN­TE­NA ÁN­GEL S. HARGUINDEY

La ter­ce­ra tem­po­ra­da de En la som­bra (Sun­dan­ce TV), la se­rie fran­ce­sa que mues­tra los en­tre­si­jos de la po­lí­ti­ca, sus trai­cio­nes, mi­se­rias y al­gu­nos ras­gos de gran­de­za, tam­bién per­mi­te al es­pec­ta­dor es­pa­ñol ana­li­zar en sí mis­mo y en su cla­se po­lí­ti­ca el hi­po­té­ti­co y me­ta­fó­ri­co pun­to es­qui­zoi­de que pue­dan te­ner, o su au­sen­cia, na­tu­ral­men­te.

Par­tien­do de la ba­se que quien lo pa­de­ce tie­ne una per­cep­ción al­te­ra­da de la reali­dad y de que en­tre los sín­to­mas fre­cuen­tes es­tán las creen­cias de­li­ran­tes y el pen­sa­mien­to con­fu­so, si­túen­se an­te una se­rie que en la que, en su nue­va tem­po­ra­da, los es­cán­da­los per­so­na­les ame­na­zan al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con ser arro­ja­do a las ti­nie­blas del pa­ro, lo que es uti­li­za­do por sus ri­va­les po­lí­ti­cos y por quie­nes ac­túan “en la som­bra”, sus ase­so­res de ima­gen y ges­to­res de sus cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. El Pre­si­den­te con­tra­ata­ca plan­tean­do un re­fe­rén­dum que le per­mi­ti­rá, si ga­na, con­so­li­dar su po­der y, en to­do ca­so, des­viar la aten­ción de los me­dios so­bre sus pro­ble­mas per­so­na­les. El es­pec­ta­dor co­mien­za a du­dar an­te lo que ve: ¿se tra­ta de una se­rie de fic­ción o un re­por­ta­je so­bre Ca­ta­lu­ña? Es fic­ción, por su­pues­to, el re­fe­rén­dum pro­pues­to se rea­li­za en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y con to­das las ga­ran­tías le­ga­les.

La tra­ma de la ter­ce­ra tem­po­ra­da re­cu­pe­ra con in­ten­si­dad la ame­na­za te­rro­ris­ta de los yiha­dis­tas, por un la­do, y la la­bor de la pren­sa, por otro, con esa do­ble ver­tien­te que le ca­rac­te­ri­za: la de­nun­cia ama­ri­llis­ta de las cues­tio­nes re­la­cio­na­das con lo que Cio­ran de­fi­nía co­mo la unión de dos ba­bas (el amor) y la de su dig­ni­fi­ca­ción co­mo ser­vi­cio pú­bli­co al se­ña­lar las tra­mas de co­rrup­ción que sur­gen en­tre el po­der y las obras pú­bli­cas, al­go evi­den­te pa­ra los más y me­nos evi­den­te, por ejem­plo, pa­ra el ex­pre­si­den­te Ra­joy y su per­cep­ción al­te­ra­da de la reali­dad, pues al ex­pli­car en Ecua­dor las ra­zo­nes de su ce­se no men­cio­nó la sen­ten­cia del ca­so Gür­tel. Es evi­den­te que, en oca­sio­nes, la reali­dad es más fic­ti­cia que la fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.