Los eu­ró­fo­bos re­nun­cian a ir­se, quie­ren do­mi­nar la UE

Los na­cio­nal­po­pu­lis­tas pro­mue­ven aho­ra una Eu­ro­pa de las na­cio­nes en lu­gar de un re­pu­dio ab­so­lu­to a la Unión

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - B. DE MI­GUEL / M. BASSETS Bru­se­las / Pa­rís

con el dia­rio Ouest-Fran­ce que veía pa­ra­le­lis­mos en­tre el mun­do ac­tual —“una Eu­ro­pa di­vi­di­da por los mie­dos, el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta, las consecuencias de la crisis eco­nó­mi­ca”— y el de los años pos­te­rio­res al ar­mis­ti­cio de 1918.

Na­cio­nal­po­pu­lis­mo

Eat­well no ve pa­ra­le­lis­mos en­tre el na­cio­na­lis­mo que lle­vó a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los ac­tua­les mo­vi­mien­tos que po­drían lla­mar­se na­cio­nal­po­pu­lis­tas, o na­cio­na­lis­tas de de­re­chas. “Los na­cio­nal­po­pu­lis­tas no son des­ca­ra­dos an­ti­de­mó­cra­tas, y me­nos fas­cis­tas”, di­ce. “En al­gu­nos as­pec­tos plan­tean una ame­na­za a la de­mo­cra­cia. Por ejem­plo, re­fuer­zan un cre­cien­te ale­ja­mien­to, in­clu­so una có­le­ra con­tra las éli­tes po­lí­ti­cas y los ex­per­tos. Su opo­si­ción a una nue­va in­mi­gra­ción, in­clu­so cuan­do se ar­gu­men­ta ra­zo­na­ble­men­te en tér­mi­nos de la ne­ce­si­dad de un país de te­ner per­so­nas for­ma­das tien­de a ali­men­tar la xe­no­fo­bia. Por otro la­do, sub­ra­yan pro­ble­mas en el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia li­be­ral: su eli­tis­mo, su agen­da po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta o la des­aten­ción ha­cia las clases tra­ba­ja­do­ras”, apun­ta.

El nue­vo na­cio­na­lis­mo es con fre­cuen­cia an­ti­eli­tis­ta y an­ti­li­be­ral. Sus enemi­gos son los que lla­man glo­ba­lis­tas: los nue­vos cos­mo­po­li­tas. “El na­cio­na­lis­mo se pre­sen­ta co­mo an­tí­do­to a la glo­ba­li­za­ción. Así lo pre­sen­ta Trump. Di­ce: ‘Es­toy con­tra la glo­ba­li­za­ción y soy na­cio­na­lis­ta”, ex­pli­ca por te­lé­fono Fra­nçois Heis­bourg, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos, con se­de en Lon­dres, y con­se­je­ro es­pe­cial de la Fun­da­ción para la In­ves­ti­ga­ción Estratégica en Pa­rís. “A su ma­ne­ra rús­ti­ca y sim­ple, re­su­me bas­tan­te bien la esen­cia de es­tos na­cio­na­lis­mos, que es el re­cha­zo de las iden­ti­da­des múl­ti­ples, de la com­ple­ji­dad, de la li­bre cir­cu­la­ción de las per­so­nas y de los bie­nes”.

Heis­bourg con­si­de­ra des­ajus­ta­da la com­pa­ra­ción de Ma­cron en­tre el mun­do ac­tual y el de en­tre­gue­rras. El na­cio­na­lis­mo ac­tual le re­cuer­da más al del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX que al de los años trein­ta. El pa­ra­le­lis­mo con esa úl­ti­ma épo­ca lo ve en otro lu­gar. “No veo mo­vi­mien­tos fas­cis­tas po­ten­tes”, di­ce. “Hoy es­te mo­vi­mien­to ideo­ló­gi­co, to­ta­li­ta­rio, vio­len­to y or­ga­ni­za­do, es el Daesh, los yiha­dis­tas”. Ni Po­lo­ne­xit, ni Hun­ga­re­xit. Y mu­cho me­nos, Ita­le­xit. Más bien Mer­ke­le­xit. Des­pués, Junc­ke­re­xit. Y Ma­cro­ne­xit co­mo guin­da fi­nal para re­fun­dar el pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea. Esa es la ho­ja de ru­ta de la de­re­cha na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta que en ca­da elec­ción avan­za po­si­cio­nes en el con­ti­nen­te. Un ven­da­val que tras años de pro­cla­mar su eu­ro­fo­bia y pro­me­ter a sus vo­tan­tes la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea ha em­pe­za­do a mo­di­fi­car su dis­cur­so para li­brar­se de la eti­que­ta de eu­ro­es­cép­ti­cos y de an­ti­eu­ro­peos.

Los pro­gra­mas para aban­do­nar el eu­ro o para imi­tar a los bri­tá­ni­cos y sa­lir de la UE se han sua­vi­za­do. Los na­cio­nal­po­pu­lis­tas pro­mue­ven aho­ra una Eu­ro­pa de las na­cio­nes en lu­gar de un re­pu­dio ab­so­lu­to a la UE. Su nue­va es­tra­te­gia es que­dar­se en la Unión e in­te­grar­se ple­na­men­te en la ma­qui­na­ria. Y el ob­je­ti­vo de­cla­ra­do es po­ner­se al fren­te de los man­dos a par­tir de 2019 para re­mo­de­lar a fon­do un club que, a su jui­cio, ha trai­cio­na­do las ver­da­de­ras esen­cias cul­tu­ra­les, es­pi­ri­tua­les y eco­nó­mi­cas de Eu­ro­pa.

“Las elec­cio­nes al Par­la­men­to eu­ro­peo de ma­yo de­ter­mi­na­rán la di­rec­ción en que via­je Eu­ro­pa”, se­ña­la­ba ha­ce unos días el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, en un dis­cur­so en el que ins­tó a pe­lear en esos co­mi­cios para des­alo­jar de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas “a quie­nes quie­ren re­em­pla­zar una alian­za de na­cio­nes li­bres por un im­pe­rio eu­ro­peo con­tro­la­do, no por sus lí­de­res na­cio­na­les, sino por los bu­ró­cra­tas de Bru­se­las”.

El nue­vo plan de los ul­tra­na­cio­na­lis­tas co­lo­ca a las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias en una po­si­ción aún más in­có­mo­da que el Bre­xit. Le­jos de que­rer ir­se, co­mo de­fen­día el UKIP de Ni­gel Fa­ra­ge en Reino Uni­do, el Fi­desz de Or­bán, la Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni o la Rea­gru­pa­ción Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen es­tán aquí para que­dar­se. Y par­ten al asal­to del co­ra­zón de Eu­ro­pa. “Lo que es­tá en jue­go en los pró­xi­mos co­mi­cios eu­ro­peos no son cier­tos sub­si­dios o em­pleos, sino la pro­tec­ción de nues­tros va­lo­res fun­da­men­ta­les”, ad­ver­tía es­te jue­ves el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, en el con­gre­so del PPE de Hel­sin­ki.

Los an­ti­guos eu­ro­es­cép­ti­cos, trans­for­ma­dos en re­fun­da­do­res eu­ro­peís­tas, cuen­tan ya con pe­so su­fi­cien­te en el Con­se­jo de la UE para im­pe­dir el más mí­ni­mo avan­ce en el ex­pe­dien­te con­tra Po­lo­nia por su de­ri­va au­to­ri­ta­ria. Ca­da vez que se abor­da la apli­ca­ción el ar­tícu­lo 7 al Go­bierno po­la­co por la pre­sun­ta vul­ne­ra­ción de los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la UE, la ma­yo­ría de las de­le­ga­cio­nes guar­da un si­len­cio ab­so­lu­to y cóm­pli­ce con el Go­bierno tu­te­la­do en la som­bra por Ja­ros­law Kaczyns­ki, se­gún fuen­tes di­plo­má­ti­cas.

La Ita­lia del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y la Li­ga tam­bién con­fía en en­con­trar alia­dos para elu­dir las san­cio­nes si con­su­ma su re­be­lión con­tra el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad. Y el Go­bierno de Or­bán se per­mi­te bor­dear una y otra vez los lí­mi­tes del Es­ta­do de de­re­cho sin que en su for­ma­ción po­lí­ti­ca (el PPE) se ha­ya al­za­do una so­la voz de ma­ne­ra ofi­cial para exi­gir su ex­pul­sión. “Es du­ro, pe­ro Or­bán y los su­yos se es­tán lle­van­do el ga­to al agua”, re­co­no­ce una fuen­te co­mu­ni­ta­ria.

“No­so­tros pro­pon­dre­mos otra ma­ne­ra de or­ga­ni­zar Eu­ro­pa”, di­ce Ni­co­las Bay, eu­ro­dipu­tado de Rea­gru­pa­ción Na­cio­nal (an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal) y co­pre­si­den­te del gru­po Eu­ro­pa de las na­cio­nes y las li­ber­ta­des en la Eu­ro­cá­ma­ra. El partido de Ma­ri­ne Le Pen per­mi­te ob­ser­var el gi­ro da­do por es­te ti­po de fuer­zas. En ma­yo de 2017, se pre­sen­tó a las pre­si­den­cia­les en Fran­cia con un pro­gra­ma que pro­mo­vía el aban­dono del eu­ro y su­ge­ría la po­si­bi­li­dad del Fre­xit, la sa­li­da de Fran­cia de la UE. Le Pen lo­gró pa­sar a la se­gun­da vuel­ta pe­ro se es­tre­lló con­tra el can­di­da­to cen­tris­ta y eu­ro­peís­ta, Em­ma­nuel Ma­cron. Le Pen y los su­yos apren­die­ron la lec­ción. El men­sa­je an­ti­eu­ro les ha­bía per­ju­di­ca­do. Apar­ca­ron el men­sa­je an­ti­eu­ro­peo.

El po­li­tó­lo­go Do­mi­ni­que Rey­nié, di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de ideas Fon­da­pol, atri­bu­ye la de­rro­ta de las te­sis más rup­tu­ris­tas a la ten­sión en­te el pa­tri­mo­nio ma­te­rial y el pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial: el es­ti­lo de vi­da, las tra­di­cio­nes, la iden­ti­dad. La pro­pues­ta de sa­lir del eu­ro, por ejem­plo, pon­dría en ries­go el pa­tri­mo­nio ma­te­rial de mu­chos ciu­da­da­nos, en for­ma de aho­rros, pen­sio­nes o ri­que­za acu­mu­la­da. “Si un can­di­da­to ata­ca el eu­ro, ten­drá una vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca, pe­ro tam­bién una di­fi­cul­tad po­lí­ti­ca con­si­de­ra­ble, un te­cho”, di­ce Rey­nié.

El pun­to de in­fle­xión del dis­cur­so eu­ro­fó­bi­co al re­na­cio­na­li­za­dor den­tro de la UE pue­de si­tuar­se en­tre 2015 y 2017, cuan­do se ro­zó la rup­tu­ra del eu­ro (con la ex­pul­sión de Gre­cia), se res­que­bra­jó la zo­na Schen­gen (con la crisis de los re­fu­gia­dos) y se ini­ció la pri­me­ra es­ci­sión del club eu­ro­peo (con el re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit).

El clima pa­re­cía pro­pi­cio para aban­do­nar un bar­co al bor­de del nau­fra­gio, in­ca­paz de ata­jar sus crisis in­ter­nas e im­po­ten­te an­te la cre­cien­te be­li­co­si­dad de Mos­cú y el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta de la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro los vo­tan­tes eu­ro­peos se afe­rra­ron una y otra vez al pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio.

/ P. W. (AP)

Mer­kel ayer en Clai­rie­re de Ret­hon­des, Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.