Flo­ri­da or­de­na re­con­tar los vo­tos por la es­ca­sa di­fe­ren­cia

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - JOAN FAUS,

Die­cio­cho años des­pués, Flo­ri­da vuel­ve a ser el epi­cen­tro de una po­lé­mi­ca y re­ñi­da dispu­ta de vo­tos. Las elec­cio­nes del pa­sa­do mar­tes a se­na­dor y go­ber­na­dor ten­drán que pa­sar por un nue­vo re­cuen­to de los vo­tos de­bi­do a la es­tre­cha

Aho­ra, co­mo en­ton­ces, se han re­pe­ti­do las pro­tes­tas an­te las ofi­ci­nas elec­to­ra­les. La noche del mar­tes, los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos a se­na­dor por Flo­ri­da, Rick Scott, y a go­ber­na­dor, Ron DeSan­tis, se de­cla­ra­ron ga­na­do­res aun­que ofi­cial­men­te el re­cuen­to de pa­pe­le­tas no ha­bía ter­mi­na­do. Des­de en­ton­ces, se ha ido achi­can­do la di­fe­ren­cia en­tre los re­pu­bli­ca­nos y sus ri­va­les, el ac­tual se­na­dor, el de­mó­cra­ta Bill Nel­son, y el can­di­da­to a go­ber­na­dor, An­drew Gi­llum, tam­bién de­mó­cra­ta. La ven­ta­ja de Scott era de so­lo el 0,15% de vo­tos y la de DeSan­tis, del 0,41%.

Por ley, es obli­ga­to­rio un re­cuen­to elec­tró­ni­co de pa­pe­le­tas si la di­fe­ren­cia de vo­tos es in­fe­rior a 0,5 pun­tos. El se­cre­ta­rio del Es­ta­do (au­to­ri­dad elec­to­ral) de Flo­ri­da hi­zo ofi­cial ayer la obli­ga­to­rie­dad de un nue­vo re­cuen­to. Los nue­vos re­sul­ta­dos de­ben es­tar lis­tos el pró­xi­mo jue­ves por la tar­de. Si des­pués de ese re­cuen­to la di­fe­ren­cia si­gue sien­do in­fe­rior a 0,25 pun­tos, se ha­rá otro re­cuen­to ma­nual.

Pa­ra­le­la­men­te, la elec­ción ha si­do ju­di­cia­li­za­da a tra­vés de sen­das de­man­das de los dos as­pi­ran­tes a se­na­dor. Scott, que es el ac­tual go­ber­na­dor de Flo­ri­da, y el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, han acu­sa­do sin prue­bas a dos con­da­dos, de ma­yo­ría de­mó­cra­ta, de co­me­ter frau­de. “Es una des­gra­cia”, di­jo Trump, que en las pre­si­den­cia­les de 2016 atri­bu­yó a irre­gu­la­ri­da­des fal­sas su de­rro­ta, en vo­tos, fren­te a Hi­llary Clin­ton. di­fe­ren­cia en­tre de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos, se­gún de­ci­dió la au­to­ri­dad elec­to­ral del Es­ta­do ayer. Los re­pu­bli­ca­nos, a la ca­be­za del re­cuen­to, no lo­gran su­pe­rar a los de­mó­cra­tas en más del 0,5% y eso que, a di­fe­ren­cia de 2000, es­ta vez no hay pro­ble­mas con el di­se­ño de las pa­pe­le­tas.

Scott lo­gró el vier­nes que un juez obli­ga­ra a la au­to­ri­dad elec­to­ral del con­da­do de Bro­ward a en­tre­gar to­da la in­for­ma­ción so­bre los vo­tos emi­ti­dos. Nel­son, su ri­val, le acu­sa de uti­li­zar su po­tes­tad co­mo go­ber­na­dor pa­ra su­ge­rir que pue­de pe­dir una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial. Las au­to­ri­da­des han di­cho no te­ner prue­bas de frau­de al­guno, aun­que ese con­da­do ha es­ta­do en­vuel­to en po­lé­mi­cas en el pa­sa­do. En unas elec­cio­nes de 2016, eli­mi­nó un ar­chi­vo El re­pu­bli­cano Ron DeSan­tis, apo­ya­do por Do­nald Trump en la elec­ción a go­ber­na­dor de Flo­ri­da, con­ta­ba ayer por la tar­de con una ven­ta­ja del 0,41% (33.684 vo­tos, de los más de 8,2 mi­llo­nes es­cru­ta­dos) so­bre el can­di­da­to de­mó­cra­ta, An­drew Gi­llum, una de las ca­ras nue­vas más me­diá­ti­cas del par­ti­do.

El se­na­dor de­mó­cra­ta por Flo­ri­da, Bill Nel­son, su­pe­ra­ba a su ri­val re­pu­bli­cano, Rick Scott, ac­tual go­ber­na­dor del Es­ta­do, en una ca­rre­ra aún más ce­rra­da. Scott te­nía ape­nas 12.562 vo­tos más, un 0,15% de di­fe­ren­cia en­tre am­bos (50,07% con­tra 49,92%).

de pa­pe­le­tas fí­si­cas pe­ro man­tu­vo uno di­gi­ta­li­za­do.

Tan­to Bro­ward co­mo Palm Beach fue­ron dos con­da­dos cla­ve en la dispu­ta tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2000 en­tre el re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush y el de­mó­cra­ta Al Go­re. Flo­ri­da aca­bó de­ter­mi­na­do quién se ha­cía con la pre­si­den­cia. Bush ga­nó ofi­cial­men­te el Es­ta­do des­pués de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra­li­za­ra un re­cuen­to de vo­tos tras de­tec­tar­se po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des.

Geor­gia y Ari­zo­na

Tam­bién se en­ca­mi­nan a re­cuen­tos las elec­cio­nes a se­na­dor por Ari­zo­na y a go­ber­na­dor de Geor­gia. Se­gún los úl­ti­mos da­tos, la de­mó­cra­ta Kyrs­ten Si­ne­ma man­tie­ne una mí­ni­ma ven­ta­ja fren­te a la re­pu­bli­ca­na Mart­ha McSally, que de­fien­de el es­ca­ño con­ser­va­dor en Ari­zo­na. Una vic­to­ria de­mó­cra­ta en Ari­zo­na se­ría es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va.

Mien­tras en Geor­gia, la de­mó­cra­ta Sta­cey Abrams ha pro­me­ti­do to­mar ac­cio­nes legales pa­ra ga­ran­ti­zar que to­dos los vo­tos se cuen­ten co­rrec­ta­men­te. Esas elec­cio­nes fue­ron po­lé­mi­cas des­de el pri­mer mo­men­to por­que el can­di­da­to re­pu­bli­cano, Brian Kemp, co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Geor­gia, es el res­pon­sa­ble de ges­tio­nar co­mi­cios y los de­mó­cra­tas le acu­sa­ron de to­mar me­di­das pa­ra res­trin­gir el vo­to de la po­bla­ción ne­gra, que iba a ser cla­ve pa­ra Abrams, que se­ría la pri­me­ra go­ber­na­do­ra afro­ame­ri­ca­na de EE UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.