FE DE ERRO­RES

El País (Galicia) - - OPINIÓN -

La con­cien­cia so­bre el cuidado del me­dioam­bien­te ha au­men­ta­do, sin em­bar­go, nues­tro ni­vel de preo­cu­pa­ción no va a la par con el rit­mo que lle­va la con­ta­mi­na­ción hu­ma­na. Ca­da año ver­te­mos en ma­res y océa­nos más de ocho mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co y, se­gún cálcu­los rea­li­za­dos por eco­lo­gis­tas, ha­cia el año 2050 ha­brá más plás­ti­cos que pe­ces en el mar. Un cla­ro ca­so es la “is­la de ba­su­ra tó­xi­ca” en el Pa­cí­fi­co cu­ya ex­ten­sión es tres ve­ces la de Es­pa­ña. Po­de­mos se­guir vi­vien­do en el hoy y des­preo­cu­par­nos del ma­ña­na; pe­ro lle­ga­rá un mo­men­to en el que la si­tua­ción sea tan gra­ve que no so­lo no po­drá ser ig­no­ra­da, sino que afec­ta­rá a la vi­da y a la sa­lud de los se­res hu­ma­nos y de to­da for­ma de vi­da so­bre la Tie­rra. Pue­de que no vi­va­mos las consecuencias de nues­tras ac­cio­nes, pe­ro a nues­tros des­cen­dien­tes les to­ca­rá in­ten­tar arre­glar el mun­do que no­so­tros he­mos des­tro­za­do.

Juan Ló­pez San Ro­mán. Por las cloa­cas del Es­ta­do tran­si­tan, des­de siem­pre, ser­vi­do­res de ese Es­ta­do que se sir­ven a sí mis­mos o a sus ins­tin­tos avie­sos. Unos, co­mo Gon­zá­lez Pa­che­co, da­ban rien­da suel­ta a su de­mos­tra­da e in­fa­me bru­ta­li­dad dis­fra­za­do de fo­ra­ji­do de le­yen­da. Otros, co­mo Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, evi­den­cian­do las te­rri­bles mi­se­rias de esos su­pues­tos lí­de­res que nos de­be­rían ser­vir de ejem­plo.

Am­bos han de­ja­do un re­gue­ro de víc­ti­mas. Las de aquel, inocen­tes tor­tu­ra­dos en una épo­ca dic­ta­to­rial; las de don Jo­sé Ma­nuel, to­do­po­de­ro­sos in­cau­tos en tiem­pos de de­mo­cra­cia. Por esa ra­zón al­gu­nos nos ho­rro­ri­za­mos de la exis­ten­cia de esos po­de­res mal­va­dos, de esos ne­gros po­de­res, de esos po­de­ro­sos tor­pes. De esa cró­ni­ca in­fec­ción que, a nues­tro pe­sar, nos re­co­rre.

Jo­sé A. Mar­tí­nez La­mo­ca

Ma­drid Leí ha­ce po­co en­tre sus ar­tícu­los aquel en el que se ha­bla­ba so­bre las fal­tas de or­to­gra­fía. En él se re­fe­ría que ca­da vez son más abun­dan­tes, no so­lo en­tre ni­ños, sino tam­bién en adul­tos; y se acha­ca­ba a la fal­ta de lec­tu­ra y al abun­dan­te uso de emo­ti­co­nos y de con­trac­cio­nes. Aun­que es­tos fac­to­res son im­por­tan­tes, lo que de ver­dad ha­ce que las fal­tas de or­to­gra­fía es­tén en au­ge es la tran­si­gen­cia que se tie­ne con ellas. No es ex­tra­ño, por ejem­plo, en­con­trar­se nom­bres de co­mer­cios u otros es­ta­ble­ci­mien­tos es­cri­tos sin til­de. El pro­ble­ma real de la mala or­to­gra­fía es que es­tá acep­ta­da so­cial­men­te. Si no tra­tá­ra­mos la Len­gua co­mo la asig­na­tu­ra que no vol­ve­re­mos a ne­ce­si­tar una vez aca­be el co­le­gio, qui­zá se so­lu­cio­na­rían es­tas cosas.

Luis San­do­val Díaz Ma­drid Es­tu­vi­mos to­do el mes de oc­tu­bre con la cam­pa­ña de Ha­llo­ween por to­dos la­dos. De­co­ra­cio­nes, tarjetas, co­lec­cio­nes es­pe­cia­les... Ca­si to­do lo que te pue­das ima­gi­nar. En cuan­to ter­mi­nó em­pe­za­ron los pre­pa­ra­ti­vos para el Black Fri­day, la gran ex­cu­sa para com­prar un po­co más an­tes de la si­guien­te gran cam­pa­ña: Na­vi­dad. Siem­pre con pro­duc­tos nue­vos y es­pe­cia­les para una cier­ta épo­ca del año, y una vez ter­mi­na ya te pre­pa­ran para que com­pres al­go de lo que ven­drá des­pués. Pe­ro la co­sa no ter­mi­na aquí, le si­gue re­ba­jas, Car­na­val, San Va­len­tín y Pas­cua.

Mi­reia Ma­só Es­te­ba

Bar­ce­lo­na Se si­gue es­pe­cu­lan­do con los mo­ti­vos que lle­van a mu­chos jó­ve­nes a lle­nar de gra­fi­tis los es­pa­cios y trans­por­tes pú­bli­cos sin im­por­tar­les lo que en­cuen­tran a su pa­so. Mu­chos di­cen que es ar­te y otros sim­ple­men­te en­tre­te­ni­mien­to. Sin em­bar­go, el ba­re­mo de don­de em­pie­za y aca­ba el ar­te se vio al­te­ra­do en el mo­men­to en que es­tos jó­ve­nes bus­can sa­ciar su ego a gol­pe de spray.

Hay una pér­di­da ab­so­lu­ta de va­lo­res, co­mo el res­pe­to, el cuidado por el me­dioam­bien­te y el sen­ti­do de co­mu­ni­dad. Un in­di­vi­dua­lis­mo exa­cer­ba­do que des­tro­za lo que es de to­dos.

Bár­ba­ra Mén­dez Sánchez

Bar­ce­lo­na La pre­si­den­ta de la AVT es Mai­te de Ara­lu­ce y no Mar­ta Bue­sa, co­mo se in­di­ca­ba ayer en un pie de fo­to de la sec­ción de Es­pa­ña.

Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no deben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). Deben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes. Car­ta­sDi­rec­to­ra@el­pais.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.