Les­mes, an­te su fra­ca­so más amar­go

La po­lé­mi­ca de las hi­po­te­cas su­po­ne un se­rio va­ra­pa­lo para la cre­di­bi­li­dad de la jus­ti­cia

El País (Galicia) - - ESPAÑA - P. ORDAZ / R. RINCÓN,

Na­da más lle­gar, en di­ciem­bre de 2013, a la presidencia del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), Car­los Les­mes Se­rrano, na­ci­do en Ma­drid en 1958 y pa­dre de cin­co hi­jos, en­cen­dió la me­cha de una granada que aho­ra le aca­ba de ex­plo­tar. An­tes de cum­plir los 100 días en el car­go, Les­mes, que ac­ce­dió a la ju­di­ca­tu­ra des­pués de ha­ber ejer­ci­do du­ran­te nue­ve años co­mo fis­cal y a la presidencia de los jue­ces des­pués de ocho años en car­gos po­lí­ti­cos du­ran­te los su­ce­si­vos go­bier­nos de Jo­sé Ma­ría Az­nar —di­rec­tor ge­ne­ral de Ob­je­ción de Con­cien­cia y de Re­la­cio­nes con la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia—, de­cla­ró: “El Con­se­jo se crea para dos fun­cio­nes que se con­si­de­ra que no pue­den es­tar en ma­nos del Go­bierno: el nom­bra­mien­to de car­gos ju­di­cia­les y el ejer­ci­cio de la dis­ci­pli­na, por­que al juez se le con­tro­la con el pa­lo y la za­naho­ria”.

Aque­llo del pa­lo y la za­naho­ria no so­lo sen­tó co­mo un ti­ro en la ca­rre­ra ju­di­cial —tres de las cua­tro aso­cia­cio­nes exi­gie­ron una rec­ti­fi­ca­ción y una de ellas la di­mi­sión—, sino que se con­vir­tió en to­do un pro­gra­ma de go­bierno: el man­da­to de Les­mes, que ex­pi­ra el 4 de di­ciem­bre, se ha ca­rac­te­ri­za­do, se­gún sus crí­ti­cos, por un pre­si­den­cia­lis­mo muy mar­ca­do, fa­vo­re­ci­do por la re­for­ma de la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial de Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón que él ayu­dó a di­se­ñar. En vir­tud de la nue­va ley, ya no se ne­ce­si­tan los vo­tos de los tres quin­tos de los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial para nom­brar a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo o a los presidentes de Sa­la, de los tri­bu­na­les su­pe­rio­res de jus­ti­cia o de las au­dien­cias pro­vin­cia­les, sino tan so­lo ma­yo­ría sim­ple. Si bien es ver­dad que, de los 225 nom­bra­mien­tos apro­ba­dos en los úl­ti­mos cin­co años, 207 lo han si­do por una­ni­mi­dad o ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da de tres quin­tos, los 18 que lo han si­do por ma­yo­ría sim­ple le han ser­vi­do a Les­mes para co­lo­car a sus afi­nes, lo que, a la pos­tre, le ha su­pues­to su ma­yor fra­ca­so.

La im­po­si­ción de Luis Díez-Pi­ca­zo en la Sa­la de lo Con­ten­cio­soad­mi­nis­tra­ti­vo (la Sa­la Ter­ce­ra) del Tri­bu­nal Su­pre­mo ya fue po­lé­mi­ca en 2015, pe­ro aho­ra, con su ne­fas­ta ges­tión del con­flic­to de las hi­po­te­cas, vuel­ven a sur­gir las vo­ces que con­si­de­ra­ron su nom­bra­mien­to una “ar­bi­tra­rie­dad” y una im­po­si­ción del PP –Díez-Pi­ca­zo ha­bía par­ti­ci­pa­do, jun­to a Les­mes, en la re­for­ma de Ruiz-Ga­llar­dón—.

“Les­mes tie­ne su gran cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en lo que ha su­ce­di­do”, ex­pli­ca un ma­gis­tra­do de lar­ga ex­pe­rien­cia, “por­que se em­pe­ñó en nom­brar pre­si­den­te de la sa­la de lo con­ten­cio­so a Díez-Pi­ca­zo, un buen ju­ris­ta pe­ro sin ex­pe­rien­cia ju­ris­dic­cio­nal, y por eso te­nía muy di­fí­cil di­ri­gir una sa­la tan com­pli­ca­da, com­pues­ta por mu­chos ma­gis­tra­dos con gran ex­pe­rien­cia. Hay que te­ner mu­cha auc­to­ri­tas para po­der di­ri­gir esa sa­la y so­bre to­do hay que te­ner ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de los te­mas ju­ris­dic­cio­na­les, que no son los mis­mos que los aca­dé­mi­cos. Aquí, al fi­nal de la de­li­be­ra­ción hay que de­ci­dir”. “Por eso Díez-Pi­ca­zo se opo­nía a la ce­le­bra­ción de ple­nos”, pro­si­gue es­te ma­gis­tra­do, “por­que no los con­tro­la­ba bien, y esa aver­sión pro­vo­có lo que ha pa­sa­do”.

El cam­bio in­tro­du­ci­do en la re­for­ma de la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial para cam­biar la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria para los nom­bra­mien­tos pro­pi­ció tam­bién la de­sig­na­ción de Ma­nuel Mar­che­na co­mo pre­si­den­te de la Sa­la de lo Pe­nal. Les­mes se ase­gu­ró así el con­trol de las dos sa­las es­tra­té­gi­cas.

La co­rrec­ción en el tra­to y la gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo que le ala­ban sus par­ti­da­rios, se con­vier­te en arro­gan­cia y ob­se­sión por el con­trol para sus de­trac­to­res. La aus­te­ri­dad en el gas­to –en el pe­rio­do 2013-2018 se ha re­du­ci­do en un 8,21% el pre­su­pues­to del CGPJ— es vis­to por sus crí­ti­cos co­mo de­ja­ción de fun­cio­nes. Los vo­ca­les lle­ga­ron a re­cla­mar­le un pro­gra­ma y unos ob­je­ti­vos. Él di­jo que no. Que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo era la aus­te­ri­dad.

Para mu­chos, otro pro­ble­ma de su man­da­to ha si­do la co­mu­ni­ca­ción. Un ma­gis­tra­do de Ma­drid y una de Bar­ce­lo­na, de dis­tin­ta sen­si­bi­li­dad, coin­ci­den en la ex­pli­ca­ción: “La jus­ti­cia es mal per­ci­bi­da por la so­cie­dad y hoy, si al­go no se co­mu­ni­ca, no exis­te. Aque­llo de ‘el buen pa­ño en el ar­co se ven­de’ ya no va­le”. An­tes de Les­mes, los res­pon­sa­bles del CGPJ ya ha­bían op­ta­do por te­ner un por­ta­voz. Fue­ron los ca­sos de Enrique Ló­pez o Ga­brie­la Bra­vo. Eran jue­ces, da­ban la ca­ra por el Con­se­jo, ex­pli­ca­ban los pro­ble­mas. Les­mes aca­bó con eso y, se­gún sus crí­ti­cos, in­vi­si­bi­li­zó el Con­se­jo y de­jó de te­ner una voz que ex­pli­ca­ra lo que allí se ha­cía. Ha ocu­rri­do en el ca­so del pro­cés y ha vuel­to a pa­sar en de las hi­po­te­cas. No ha­bía na­die que ex­pli­ca­ra na­da y ha te­ni­do que ser el pro­pio Les­mes el que ha te­ni­do que sa­lir a pe­dir dis­cul­pas.

Cuan­do fue nom­bra­do pre­si­den­te, Les­mes ase­gu­ra­ba que el CGPJ era “el pa­la­cio de las in­tri­gas” y que iba a aca­bar con esa si­tua­ción. Cin­co años des­pués, el Su­pre­mo y el Po­der Ju­di­cial que­dan en en­tre­di­cho an­te los ciu­da­da­nos y an­te los pro­pios jue­ces, jus­to cuan­do el al­to tri­bu­nal es­tá a pun­to de en­fren­tar­se a uno de los jui­cios más re­le­van­tes de sus dos si­glos de his­to­ria.

Un cam­bio le­gal le per­mi­tió si­tuar a jue­ces afi­nes en pues­tos re­le­van­tes

Eli­mi­nó la fi­gu­ra de por­ta­voz y evi­tó dar ex­pli­ca­cio­nes de las de­ci­sio­nes del CGJP

De tra­to co­rrec­to, ba­só su man­da­to en la aus­te­ri­dad en el gas­to

/ SCIAMMARELLA

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, Car­los Les­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.