Un pro­ble­ma, ocho pro­to­co­los dis­tin­tos

El País (Galicia) - - SOCIEDAD -

Con­fe­ren­cia Epis­co­pal (2010): “La Au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca in­vi­ta o acon­se­ja, en un pri­mer mo­men­to, a los de­nun­cian­tes a pre­sen­tar ellos mis­mos la denuncia an­te la Po­li­cía, el Mi­nis­te­rio Fis­cal o el Juz­ga­do de Ins­truc­ción, con­for­me exi­ge la ley en es­te ti­po de de­li­tos”.

Con­gre­ga­ción para la Doc­tri­na de la Fe (2011). “El abu­so se­xual de me­no­res no es só­lo un de­li­to ca­nó­ni­co, sino tam­bién un cri­men per­se­gui­do por la au­to­ri­dad ci­vil (...) Al re­ci­bir las

de­nun­cias de po­si­bles ca­sos de abu­so se­xual de me­no­res, los obis­pos de­be­rán ase­gu­rar que sean tra­ta­dos se­gún la dis­ci­pli­na ca­nó­ni­ca y ci­vil res­pe­tan­do los de­re­chos de to­das las par­tes. Las lí­neas guía deben te­ner en cuen­ta la le­gis­la­ción del Es­ta­do en el que la con­fe­ren­cia epis­co­pal se en­cuen­tra, en par­ti­cu­lar en lo que se re­fie­re a la even­tual obli­ga­ción de dar avi­so a las au­to­ri­da­des ci­vi­les”.

Com­pa­ñía de Je­sús (2011):

mí­ni­ma­men­te ve­ro­sí­mi­les Si la fa­mi­lia du­da o se nie­ga a dar ese pa­so por ra­zo­nes fun­da­das que bus­quen evi­tar más da­ño a la mis­ma, el Pro­vin­cial pe­di­rá a la fa­mi­lia que le ma­ni­fies­te las ra­zo­nes por es­cri­to. Si juz­ga que no exis­ten ra­zo­nes, y la denuncia no se pre­sen­ta, el Pro­vin­cial o su de­le­ga­do pon­drá en co­no­ci­mien­to del fis­cal com­pe­ten­te los he­chos de los que ha si­do in­for­ma­do”.

Opus Dei (2013): “Si en las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res se con­clu­ye que las acu­sa­cio­nes son ve­ro­sí­mi­les y que hay ra­zo­nes para pen­sar que se ha co­me­ti­do un de­li­to, el Vi­ca­rio se cer­cio­ra­rá de que las acu­sa­cio­nes sean no­ti­fi­ca­das a las au­to­ri­da­des ci­vi­les”.

Cla­re­tia­nos: “Si del pro­ce­di­mien­to se des­pren­die­ra la exis­ten­cia de po­si­bles in­frac­cio­nes, ad­mi­nis­tra­ti­vas o pe­na­les, se pon­drán en co­no­ci­mien­to de las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, es­pe­cial­men­te en el se­gun­do ca­so, en el del mi­nis­te­rio fis­cal, si pro­ce­de, con el fin de que se ac­túe en de­re­cho”.

Agus­ti­nos re­co­le­tos (2015): “En los su­pues­tos en que la ac­ción pe­nal sea de ins­tan­cia pri­va­da, es de­cir, que so­lo los in­tere­sa­dos o sus pa­dres o tu­to­res pue­dan ha­cer la denuncia, tal co­mo ocu­rre en al­gu­nos paí­ses, el Su­pe­rior Ma­yor del re­li­gio­so acu­sa­do ma­ni­fes­ta­rá con cla­ri­dad a los in­tere­sa­dos

que es a ellos a quie­nes co­rres­pon­de to­mar la de­ci­sión de ins­tar o no di­cha ac­ción pe­nal, por me­dio de acu­sa­ción o denuncia an­te la au­to­ri­dad ju­di­cial del Es­ta­do”. (Los Su­pe­rio­res Ma­yo­res ac­tua­rán en re­la­ción a los abu­sos se­xua­les pre­sun­ta­men­te co­me­ti­dos por re­li­gio­sos clé­ri­gos de nues­tra Or­den con me­no­res de edad de acuer­do con la ley de ca­da país. En to­do ca­so, de­be­rán dis­tin­guir cuán­do es­tá fren­te a un de­li­to ca­nó­ni­co y cuán­do fren­te a un de­li­to de acuer­do con la ley se­cu­lar o fren­te a am­bos).

Her­ma­nos de La Sa­lle (2016): “Cuan­do des­de cual­quier obra edu­ca­ti­va La Sa­lle se ten­ga sos­pe­cha o cer­te­za so­bre una si­tua­ción de po­si­ble

“El pro­vin­cial o su de­le­ga­do, in­clu­so por es­cri­to, in­for­ma en to­do ca­so a los de­nun­cian­tes y a la fa­mi­lia de su de­re­cho a de­nun­ciar an­te las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les e in­clu­so los in­vi­ta a ha­cer­lo si los he­chos de­nun­cia­dos son gra­ves y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.