De­por­te ex­tre­mo: lo im­po­si­ble y lo in­con­ce­bi­ble...

¿ME­RE­CE LA PE­NA JU­GAR­SE LA VIDA DAN­DO VUEL­TAS A 6.000 ME­TROS DE AL­TU­RA? SI US­TED ES DE LOS QUE AÚN RE­PON­DE QUE NO, QUE SE­PA QUE ES­TÁ A PUN­TO DE SER MI­NO­RÍA

El País - Icon Design - - SUMARIO - TEXTO_ CARLOS MAR­COS

Su cuer­po ha su­fri­do 17 frac­tu­ras. Pa­ra po­ner en ca­lien­te es­te frío dato con­vie­ne ha­cer el si­guien­te ejer­ci­cio. Con­tar has­ta 17 y en ca­da pa­ra­da que­brar men­tal­men­te una par­te del cuer­po. Zas: tibia. Crac: fé­mur. Ca­ta­croc: na­riz. ¿Due­le? Pues aún que­dan 14: cú­bi­to, de­do del pie, cos­ti­lla, to­bi­llo, de­do de la mano… Su nom­bre es Dany To­rres, na­ció en Sevilla ha­ce 27 años y tie­ne dos hi­jos de cua­tro y dos. Prac­ti­ca FMX, la ra­ma más ra­di­cal del mo­to­cross. “¿Lo­co yo? Al re­vés: pa­ra ejer­cer es­te de­por­te hay que es­tar muy cuerdo”. Le pi­lla­mos me­ti­do en una fur­go­ne­ta, a me­dio ca­mino en­tre su pue­blo (Arahal, en Sevilla, 20.000 ha­bi­tan­tes) y Ma­drid, don­de tie­ne ci­ta con el mé­di­co. Ha­ce cua­tro días le ope­ra­ron, por ter­ce­ra vez, del as­trá­ga­lo. Es­te hue­so, bá­si­co pa­ra la ope­ra­ti­vi­dad del to­bi­llo, se le rom­pió de for­ma múl­ti­ple, arras­tran­do por el ca­mino car­tí­la­gos y te­ji­dos. El par­te de des­per­fec­tos se pue­de dar por bueno te­nien­do en cuen­ta lo que po­dría ha­ber ocu­rri­do: Dany per­dió la mo­to en pleno sal­to y ca­yó des­de 10 me­tros de al­tu­ra. Fue en una com­pe­ti­ción en Me­li­lla. To­rres es cam­peón del mun­do de Red Bull X-Figh­ters, la com­pe­ti­ción más pres­ti­gio­sa en el mun­do del mo­to­cross freesty­le o FMX. Es­te de­por­te con­sis­te en sal­tar con una mo­to (se lle­ga a los 40 me­tros), rea­li­zar acro­ba­cias y pi­rue­tas en el ai­re y ate­rri­zar otra

“A AL­GU­NOS LES GUS­TA VER EN LA TE­LE A UN TI­PO DAN­DO VUEL­TAS EN EL AI­RE; A MÍ ME GUS­TA SER ESE TI­PO” (HO­RA­CIO LLO­RENS)

vez mon­ta­do so­bre la má­qui­na. “Pa­ra mí, adre­na­li­na, ries­go y di­ver­sión es to­do lo mis­mo”, sen­ten­cia el se­vi­llano. La ten­den­cia de las prue­bas ex­tre­mas es so­fis­ti­car­las y ra­di­ca­li­zar­las. Es el ca­so de la ca­rre­ra Ma­rat­hon des Sa­bles. Can­sa so­lo leer sus nú­me­ros. Seis días pa­ra rea­li­zar 251 ki­ló­me­tros en el de­sier­to del Saha­ra con tem­pe­ra­tu­ras que pue­den su­pe­rar los 40º. Pe­ro pa­ra di­fi­cul­ta­des, las de la prue­ba Ree­bok Spar­tan Ra­ce Beast. 20 ki­ló­me­tros de ca­rre­ra con has­ta 26 obs­tácu­los. Na­da de me­dias tin­tas: sal­tar so­bre fue­go, ne­go­ciar alam­bres de es­pino, es­ca­lar una pa­red, sor­tear tron­cos… Bas­tan­te más bre­ve, pe­ro tam­bién du­rí­si­ma, es la ca­rre­ra en ver­ti­cal más famosa del mun­do, el Em­pi­re Sta­te Buil­ding Run-Up. Se tra­ta de su­bir lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble las 86 plan­tas, 1.576 es­ca­lo­nes, del cé­le­bre ras­ca­cie­los neo­yor­quino. Un aus­tra­liano lla­ma­do Paul Cra­ke tie­ne el ré­cord: tan so­lo 9 mi­nu­tos y 33 se­gun­dos.

EN­TRE LA VIDA Y LA SUER­TE — “Creo que lo más ex­tre­mo es el wing­suit. Se tra­ta de pla­near por el per­fil de una mon­ta­ña so­lo con un tra­je con unas mem­bra­nas. Se pue­de lle­gar a una ve­lo­ci­dad de 200 ki­ló­me­tros por ho­ra. Te jue­gas la vida: de­pen­des de las ra­chas de viento, de los ca­pri­chos del te­rreno… Prac­ti­can­do wing­suit se ma­tó Ál­va­ro Bul­tó”, se­ña­la Iván Carrero, 39 años, res­pon­sa­ble de la web Lo­cos por el de­por­te y prac­ti­can­te de de­por­te ex­tre­mo. Den­tro del rán­king de las prue­bas más lo­cas es­tá el surf en la Po­ro­ro­ca. Con es­te nom­bre (que se tra­du­ce como gran es­truen­do) se co­no­ce a la ola más lar­ga del mun­do. Se pro­du­ce so­lo en el Ama­zo­nas, un par de ve­ces al año. ¿Qué pla­cer pro­du­ce es­te ex­tra­ño su­ce­so na­tu­ral? Pri­me­ro, se pue­de per­ma­ne­cer so­bre la ta­bla mu­cho tiem­po (un ti­po se des­li­zó du­ran­te 20 ki­ló­me­tros). Y se­gun­do, y más im­por­tan­te, por­que la ola, que es so­no­ra y ad­quie­re una to­na­li­dad ma­rrón, es un re­vol­ti­jo de pie­dras, ra­mas, se­di­men­tos… Pe­li­gro ase­gu­ra­do, fe­li­ci­dad pa­ra es­tos atle­tas. Ries­go es lo que bus­ca Ho­ra­cio Llo­rens, ma­dri­le­ño de 32 años. En 2012 ba­tió el ré­cord mun­dial de In­fi­nity Tum­bling, que es­tri­ba en dar vuel­tas en pa­ra­pen­te. Llo­rens de­jó la mar­ca en 568 gi­ros. Co­men­zó el pri­me­ro a 6.000 me­tros de al­tu­ra y fi­na­li­zó a unos 500 de tie­rra fir­me. Ade­más, ha si­do has­ta en cin­co oca­sio­nes cam­peón del mun­do de pa­ra­pen­te acro­bá­ti­co. “Cla­ro que al­gu­nas ve­ces ten­go mie­do. Lo im­por­tan­te es que es­te no te blo­quee”. Una reac­ción in ex­tre­mis le sal­vó la vida ha­ce unos me­ses. “Es­ta­ba prac­ti­can­do pa­ra­pen­te en la Po­li­ne­sia y caí en una nu­be agre­si­va que me suc­cio­nó. Cuan­do pu­de es­ca­par, es­ta­ba a unos ocho km de la is­la más cer­ca­na”, ex­pli­ca. Aún en el ai­re, el atle­ta com­pro­bó que la nu­be ha­bía tri­tu­ra­do su GPS. Iba di­rec­to al océano y de­bió reac­cio­nar con ra­pi­dez. Bus­có en su mo­chi­la la ra­dio. Im­pac­tó con el agua y con­si­guió man­te­ner, con el bra­zo al­za­do, la ra­dio en fun­cio­na­mien­to. Lla­mó al cam­pa­men­to ba­se y le fue­ron a re­co­ger. Es­tu­vo dos ho­ras a mer­ced de los es­cua­los. “Tu­ve suer­te. Si hu­bie­se in­ten­ta­do na­dar en di­rec­ción a la is­la me hu­bie­ran de­vo­ra­do los ti­bu­ro­nes o hu­bie­se te­ni­do mu­chos pro­ble­mas con las co­rrien­tes”. Des­de el cam­pa­men­to le re­co­men­da­ron que se que­da­ra quie­to, que si los ti­bu­ro­nes per­ci­bían un ob­je­to gran­de, como el pa­ra­pen­te, sin mo­ver­se, no le ha­rían na­da. “¿Por qué pon­go en jue­go mi vida? Yo no lo veo así. Hay gen­te a quien le gus­ta ver en la te­le a un ti­po dan­do vuel­tas en un pa­ra­pen­te; a mí me gus­ta ser el que es­tá allí arri­ba”.

Ho­ra­cio Llo­rens, cin­co ve­ces cam­peón del mun­do de pa­ra­pen­te acro­bá­ti­co, vo­lan­do so­bre las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria, en Zam­bia.

Arri­ba, iz­quier­da, una ima­gen del ré­cord de la for­ma­ción más nu­me­ro­sa prac­ti­can­do wing­suit: 71 pi­lo­tos. Fue en 2008, en La­ke El­si­no­re, Ca­li­for­nia. A la de­re­cha, el se­vi­llano Dany To­rres, vo­lan­do en su mo­to de freesty­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.