Las ri­va­li­da­des de­por­ti­vas más sal­va­jes...

AHÍ VAN UNAS CUAN­TAS RI­VA­LI­DA­DES DE­POR­TI­VAS QUE HA­CEN QUE EL BA­RÇA-MA­DRID PA­REZ­CA ‘LAS CHI­CAS DE ORO’

El País - Icon Design - - SUMARIO - TEXTO_ M.E. TO­RRES

Las gran­des ri­va­li­da­des de­por­ti­vas pro­li­fe­ran por do­quier. Des­de el der­bi fut­bo­lís­ti­co de So­we­to en­tre los Kai­zer Chiefs y los Or­lan­do Pi­ra­tes, que ha da­do epi­so­dios de vi­ru­len­cia in­ve­ro­sí­mil; al odio po­lí­ti­co y arra­ba­le­ro que se pro­fe­san los Es­tre­lla Ro­ja y Par­ti­zán de Bel­gra­do; pa­san­do por las gue­rras de re­li­gión de Glas­gow, por la re­edi­ción de la ya le­ja­na Gue­rra de las Dos Ro­sas que dispu­tan to­dos los años los equi­pos de crí­quet de Lan­cas­hi­re y Yorks­hi­re, o la ba­ta­lla cam­pal que se de­sa­ta en el es­te de Lon­dres ca­da vez que se cru­zan los irre­con­ci­lia­bles Mill­wall y West Ham; los en­cuen­tros en­tre igua­les fun­cio­nan como gran­des tra­gi­co­me­dias. Aquí, los más en­car­ni­za­dos del pla­ne­ta. His­to­rias de pa­sión, leal­ta­des cruzadas y par­ti­dos de le­yen­da que en oca­sio­nes de­ge­ne­ran en ac­tos de in­sen­sa­tez y bar­ba­rie.

FÚT­BOL: CAR­DIFF CITY – SWAN­SEA CITY

Pa­sa des­aper­ci­bi­do en el ex­te­rior, pe­ro nin­gún der­bi fut­bo­lís­ti­co bri­tá­ni­co su­pera al del Sur de Ga­les en tra­di­ción, in­ten­si­dad y acri­tud. Las ciu­da­des se de­tes­tan cor­dial­men­te, pe­ro en­tre sus res­pec­ti­vos equi­pos, que com­pi­ten en la li­ga in­gle­sa y vie­nen en­fren­tán­do­se con re­gu­la­ri­dad des­de 1912, hay odio ge­nuino. Los afi­cio­na­dos del Car­diff City vi­ven de re­cuer­dos como la vic­to­ria por 8–0 de oc­tu­bre de 1940, en ple­na II Gue­rra Mun­dial. Los del Swan­sea re­me­mo­ran, so­bre to­do, el mu­cho más re­cien­te 4–1 de mar­zo de 1995, dispu­tado ba­jo la nie­ve y con el Car­diff como co­lis­ta des­ta­ca­do. En cuan­to a la cró­ni­ca ne­gra, ha ido ga­nan­do en in­ten­si­dad des­de los años ochen­ta. Se nu­tre de las tro­pe­lías de la Soul Crew del Car­diff City, un ejér­ci­to hoo­li­gan de más de 500 miem­bros, y las de los me­nos or­ga­ni­za­dos pe­ro tam­bién ru­dos y mon­ta­ra­ces ul­tras del Swan­sea. En sep­tiem­bre de 1988, va­rios se­gui­do­res del Car­diff fue­ron arro­ja­dos al mar en las in­me­dia­cio­nes del es­ta­dio de Vetch Field. Des­de en­ton­ces, es cos­tum­bre que los afi­cio­na­dos del Swan­sea City acu­dan allí con go­rros de ba­ño y ale­tas de bu­zo.

BA­LON­CES­TO: OLYM­PIA­KOS – PA­NAT­HI­NAI­KOS

85 años de odio in­con­di­cio­nal, ahí es na­da. El due­lo en­tre los dos ri­va­les eter­nos del ba­lon­ces­to grie­go es co­no­ci­do en el

país he­leno como “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas”, como han de­mos­tra­do las tres ve­ces que am­bos equi­pos se han cru­za­do en la se­mi­fi­nal de la Eu­ro­li­ga. Pa­nat­hi­nai­kos ha si­do tra­di­cio­nal­men­te el club de las éli­tes re­fi­na­das del cen­tro de Ate­nas. Olym­pia­kos, el de los es­ti­ba­do­res del ba­rrio por­tua­rio de El Pi­reo, tra­di­cio­nal feu­do co­mu­nis­ta y hoy prin­ci­pal ca­la­de­ro de vo­tos de Au­ro­ra Do­ra­da. Sin em­bar­go, la tra­di­cio­nal hos­ti­li­dad ideo­ló­gi­ca y de cla­se se ha vis­to sus­ti­tui­da en los úl­ti­mos años por es­ta­lli­dos de vio­len­cia dadaísta como los de la fi­nal de Co­pa de Gre­cia de 2013, sus­pen­di­da y reanu­da­da a puer­ta ce­rra­da ho­ras des­pués, cuan­do por fin se di­si­pó el hu­mo de las ho­gue­ras y pu­do des­alo­jar­se a los úl­ti­mos ul­tras atrin­che­ra­dos.

BÉIS­BOL: NEW YORK YAN­KEES – BOS­TON RED SOX

Al eterno due­lo en­tre Yan­kees y Red Sox, que se dis­pu­tó por vez pri­me­ra en Bal­ti­mo­re ha­ce 110 años, le fal­ta el in­gre­dien­te lo­cal (más de 300 ki­ló­me­tros se­pa­ran Nue­va York, se­de de los Yan­kees, de Bos­ton), pe­ro le so­bra mís­ti­ca y pa­sión. Cuen­ta la le­yen­da que los Sox no le­van­tan ca­be­za des­de que tras­pa­sa­ron a su mí­ti­co pitcher Ba­be Ruth a los Yan­kees en 1919, pe­ro eso no les ha im­pe­di­do dispu­tar­le el tí­tu­lo a sus ar­chi­rri­va­les en múl­ti­ples oca­sio­nes y, por fin, ga­nar­lo en 2004 po­nien­do fin a 84 años de se­quía. La ri­va­li­dad ha co­no­ci­do epi­so­dios trá­gi­cos, como los apu­ña­la­mien­tos de Nas­hua, New Ham­ps­hi­re, en 2008; gro­tes­cos, como aque­lla es­pec­ta­cu­lar lla­ve de ju­do en ple­na tri­ful­ca que el do­mi­ni­cano Pe­dro Ro­drí­guez le hi­zo en 2003 a Don Zim­mer, en­tre­na­dor au­xi­liar de los Yan­kees que por en­ton­ces te­nía ya 72 años; o de­li­ran­tes, como la efí­me­ra re­mon­ta­da en in­ten­ción de vo­to que con­si­guió Mitt Rom­ney en las pre­si­den­cia­les de 2008 po­co des­pués de pro­cla­mar en pú­bli­co lo que mu­chos con­si­de­ran un se­cre­to a vo­ces: que Amé­ri­ca en­te­ra odia a los Yan­kees.

HOC­KEY HIE­LO: CANADIENS DE MON­TRÉAL – BOS­TON BRUINS

Una ri­va­li­dad le­gen­da­ria en el hoc­key so­bre hie­lo pro­pul­sa­da por el al­to ni­vel de am­bos equi­pos y por un ex­tra­ño in­ci­den­te que se pro­du­jo el 13 de mar­zo de 1955. Ese día, po­li­cías de Bos­ton irrum­pie­ron en el ves­tua­rio vi­si­tan­te pa­ra de­te­ner a Mau­ri­ce Ri­chard, ju­ga­dor de Mon­treal que aca­ba­ba de agre­dir mi­nu­tos an­tes a un juez de lí­nea. Pe­ro los ca­na­dien­ses lo im­pe­die­ron ar­ma­dos con sus sticks. Des­de en­ton­ces, va­rios tí­tu­los de la NHL en jue­go, tan­ga­nas le­gen­da­rias den­tro y fue­ra de la pis­ta de hie­lo y dos cer­te­zas: que los equi­pos de Bos­ton son bra­vos y se to­man las ri­va­li­da­des de­por­ti­vas muy en se­rio; y que el equi­po de Mon­treal se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo del or­gu­llo de la co­mu­ni­dad fran­có­fo­na ca­na­dien­se, que vi­ve sus éxi­tos como ac­tos de re­sis­ten­cia an­te la glo­ba­li­za­ción de una li­ga pro­fe­sio­nal en la que pre­do­mi­nan los equi­pos es­ta­dou­ni­den­ses y an­glo­sa­jo­nes.

FÚT­BOL AUS­TRA­LIANO: WEST COAST EA­GLES – SYD­NEY SWANS

La ti­ra­nía de los Swans, que ve­nían do­mi­nan­do el fút­bol aus­tra­liano des­de su fun­da­ción en South Mel­bour­ne en 1874, lle­gó a su fin en 1988 con la pri­me­ra irrup­ción en las se­ries fi­na­les de los Ea­gles, un club de Perth fun­da­do ape­nas dos años an­tes. Des­de en­ton­ces, com­pi­ten en­tre sí con una in­ten­si­dad fre­né­ti­ca. El pe­rio­do de 19 me­ses, en­tre sep­tiem­bre de 2005 y mar­zo de 2007, en que lle­ga­ron a en­fren­tar­se en seis oca­sio­nes, con vic­to­rias al­ter­nas y siem­pre por di­fe­ren­cias mí­ni­mas, fue clave en el es­pec­ta­cu­lar re­sur­gir de la po­pu­la­ri­dad del de­por­te au­tóc­tono que se vi­ve aho­ra mis­mo en el país. Se odian, se res­pe­tan, se ne­ce­si­tan y con­tri­bu­yen a en­gran­de­cer­se mú­tua­men­te: una ri­va­li­dad de­por­ti­va de ma­nual.

REMO: OX­FORD – CAM­BRID­GE

Re­man­do has­ta la ex­te­nua­ción y acu­mu­lan­do anéc­do­tas y pe­que­ños ren­co­res des­de 1829. To­das las pri­ma­ve­ras, los re­me­ros de azul cla­ro (Cam­brid­ge) se

Los re­me­ros de Cam­brid­ge han si­do acu­sa­dos de re­clu­tar mer­ce­na­rios

ci­tan con los de azul os­cu­ro (Ox­ford) pa­ra sur­car con sus em­bar­ca­cio­nes un tra­mo del río Tá­me­sis de ape­nas sie­te ki­ló­me­tros. Las re­ga­tas son un ac­to de her­man­dad y fair play, pe­ro no les fal­ta su do­sis de ani­mad­ver­sión: Cam­brid­ge ha si­do acu­sa­do en va­rias oca­sio­nes de re­clu­tar mer­ce­na­rios (re­me­ros pro­fe­sio­na­les dis­fra­za­dos de fal­sos es­tu­dian­tes), la tri­pu­la­ción de Ox­ford se amo­ti­nó en 1959 y 1987, y se han pro­du­ci­do un to­tal de cin­co hun­di­mien­tos y una co­li­sión que ca­si aca­ba en tragedia. Su­ce­dió en 1984 cuan­do los chi­cos de Cam­brid­ge cho­ca­ron de fren­te con una ga­ba­rra y se fue­ron a pi­que, he­cho que aún hoy es mo­ti­vo de re­co­chi­neo en­tre los in­con­di­cio­na­les de Ox­ford.

FÚT­BOL AME­RI­CANO: CHICA­GO BEARS – GREEN BAY PAC­KERS

Es co­no­ci­do como el der­bi de los Gran­des La­gos. Se dis­pu­tó por pri­me­ra vez en 1921 y ha ve­ni­do ju­gán­do­se to­dos los años con la úni­ca ex­cep­ción de 1982. En to­tal, 190 en­fren­ta­mien­tos con un re­sul­ta­do glo­bal de 93 a 91 pa­ra los Bears, y seis em­pa­tes. Pe­ro lo prin­ci­pal es la tre­men­da in­qui­na que se tie­nen am­bas afi­cio­nes, al­go que ya no ocu­rre en la tam­bién an­ti­gua y muy pu­bli­ci­ta­da ri­va­li­dad en­tre los New York Giants y los San Francisco 49ers. El pi­que en­tre los de Chica­go y los de Wis­con­sin vie­ne de muy le­jos y se ha ido con­so­li­dan­do a lo lar­go de las dé­ca­das por pe­que­ños hi­tos como el par­ti­do de 1924, en el que se pro­du­je­ron las pri­me­ras ex­pul­sio­nes ma­si­vas de la his­to­ria de la NFL; el su­pues­to ton­go de 1941, que hi­zo co­rrer ríos de tin­ta; o las son­ro­jan­tes pa­li­zas con que los Bears des­tru­ye­ron la mo­ral de los Pac­kers en los se­sen­ta. En los úl­ti­mos años, han vuel­to a cru­zar­se en play offs en 2001 y 2010, con una vic­to­ria pa­ra ca­da ban­do en un par de se­ries épi­cas.

BA­LON­CES­TO: DU­KE – NORTH CA­RO­LI­NA

Dos cam­pus uni­ver­si­ta­rios, uno a diez ki­ló­me­tros del otro, que vi­ven por y pa­ra el ba­lon­ces­to y se de­tes­tan des­de 1920. Los de Du­ke tie­nen su se­de en Dur­ham, y los de North Ca­ro­li­na, en Chap­pel Hill. Com­pi­ten por ha­cer­se con ser­vi­cios de los me­jo­res ju­ga­do­res, los en­tre­na­do­res más pres­ti­gio­sos e in­clu­so las más repu­tadas cheer­lea­ders. Pa­ra la his­to­ria, la ca­si in­ve­ro­sí­mil re­mon­ta­da de North Ca­ro­li­na en 1976, la vi­ru­len­ta gue­rra psi­co­ló­gi­ca y me­diá­ti­ca en­tre Dean Smith y Mi­ke Krzy­zews­ki en 1989 (Guar­dio­la y Mou­rin­ho no in­ven­ta­ron na­da), o los múl­ti­ples in­ci­den­tes a pie de pis­ta que se hi­cie­ron en­dé­mi­cos en la dé­ca­da de los no­ven­ta. To­do compensado, eso sí, con un ac­to de her­man­dad en 2008, cuan­do los ju­ga­do­res de Du­ke lu­cie­ron por pri­me­ra y úni­ca vez el la­zo azul de sus ri­va­les por un es­tu­dian­te de North Ca­ro­li­na ase­si­na­do en Cha­pell Hill.

FÚT­BOL: RA­CING – IN­DE­PEN­DIEN­TE

El clá­si­co de Ave­lla­ne­da, a las afue­ras de Bue­nos Ai­res, una de las con­ta­das ciu­da­des del mun­do con dos ga­na­do­res de la Co­pa In­te­rcon­ti­nen­tal. Me­nos clá­si­co pe­ro bas­tan­te más der­bi que el del Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te, que per­dió par­te de su ca­rác­ter de due­lo lo­cal cuan­do el Ri­ver aban­do­nó el ba­rrio de La Bo­ca pa­ra tras­la­dar­se, pri­me­ro a la Re­co­le­ta, y des­pués, en 1938, a Nú­ñez. En cuan­to a Ra­cing e In­de­pen­dien­te, su ri­va­li­dad re­su­me en gran me­di­da el gran fol­clo­re del fút­bol ar­gen­tino: su der­bi se dispu­ta des­de 1907, es­tu­vo muy igua­la­do has­ta el es­pec­ta­cu­lar ti­rón de In­de­pen­dien­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, ha te­ni­do tí­tu­los en jue­go y tam­bién la­men­ta hi­tos vio­len­tos como las ba­ta­llas cam­pa­les de 1961 y 2006.

LA­CROS­SE: PRIN­CE­TON TI­GERS – COR­NELL BIG RED

El der­bi de la la Ivy Lea­gue o la ri­va­li­dad de­por­ti­va más aris­to­crá­ti­ca y ex­clu­si­va del mun­do. Dos uni­ver­si­da­des de éli­te que jue­gan a la­cros­se, un de­por­te mi­no­ri­ta­rio, prac­ti­ca­do en cen­tros aca­dé­mi­cos de la Cos­ta Es­te de Es­ta­dos Uni­dos. Los Ti­gers, ade­más, son del es­ta­do de Nue­va York, mien­tras que los Big Red son de New Jer­sey, pa­rien­te po­bre al sur de la Gran Man­za­na.

En la pá­gi­na an­te­rior, en­cuen­tro en­tre los Chica­go Bears y los Green Bay Pac­kers. En es­ta, y de arri­ba a abajo: der­bi en­tre los West Coast Ea­gles y los Syd­ney Swans, afi­cio­na­dos del Mill­wall de Lon­dres, y al­ga­ra­bía en La Bom­bo­ne­ra.

En es­ta ima­gen, la re­ga­ta Ox­ford–Cam­brid­ge de 1930. A la de­re­cha, una jua­ga­da del Yan­kees-Red

Sox de 1976 que ter­mi­nó en tan­ga­na. Abajo, el crí­quet en 1934, cuan­do era ele­gan­te y pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.