POM­PÓN Y CIR­CUNS­TAN­CIA

El País - Icon Design - - FOT0 - TEXTO_XAVI SAN­CHO FOTOGRAFÍA_ABBEY DRUC­KER

LA RE­VIS­TA NEO­YOR­QUI­NA ‘VIC­TORY JOUR­NAL’ CE­LE­BRA EL MA­RA­VI­LLO­SO Y CO­LO­RI­DO UNI­VER­SO DE LAS ‘CHEER­LEA­DERS’ EN SU OC­TA­VO NÚ­ME­RO. ES­TO ES PE­RIO­DIS­MO DE­POR­TI­VO. DE VER­DAD

Es­ta es una de aque­llas his­to­rias que tie­nes ahí en­fren­te, pe­ro no la ves. La clave es la for­ma en que Ab­bey, la fo­tó­gra­fa, cap­ta la na­tu­ra­le­za de la cheer­lea­der. Es tan in­quie­tan­te y di­ver­ti­da que lo ha­ce to­do real­men­te es­pe­cial. Me en­can­ta el mo­do en que una his­to­ria así fun­cio­na como re­por­ta­je, pe­ro tam­bién como un edi­to­rial de mo­da al­go ca­chon­do que pue­de in­tere­sar tan­to a hom­bres como a mu­je­res”. Así re­su­me Ch­ris­top­her Isen­berg, edi­tor de Vic­tory Jour­nal, pu­bli­ca­ción de orien­ta­ción de­por­ti­va y vo­ca­ción es­té­ti­ca na­ci­da en Nue­va York, las fo­tos que com­po­nen el tra­ba­jo que reali­zó la fo­tó­gra­fa Ab­bey Druc­ker du­ran­te el tiem­po que pa­só jun­to a las cheer­lea­ders de los Mia­mi Dolp­hins. Se pu­bli­ca­ron do­ce ins­tan­tá­neas en el oc­ta­vo nú­me­ro de es­ta re­vis­ta, pun­ta de lan­za de una ten­den­cia que bus­ca dig­ni­fi­car los me­dios de­di­ca­dos al de­por­te, tan­to des­de la ver­tien­te pe­rio­dís­ti­ca –in­clu­yen re­por­ta­jes de investigación so­bre lu­cha­do­ras de wrestling que fue­ron agen­tes in­fil­tra­dos de la DEA– como de la es­té­ti­ca –son ca­pa­ces de con­ver­tir al­go tan vi­sual­men­te po­co atrac­ti­vo como un par­ti­do en­tre el Ever­ton y el Li­ver­pool en un ejer­ci­cio ca­si de pre­cio­sis­mo–. Han pa­sa­do de te­ner 16 pá­gi­nas a 120. Su pró­xi­mo nú­me­ro se­rá el pri­me­ro en acep­tar sus­crip­cio­nes. Aun­que es bas­tan­te más agra­de­ci­do re­tra­tar a una ru­bia con pom­po­nes que a un des­den­ta­do se­gui­dor del Li­ver­pool tra­ji­nan­do pin­tas en un pub cu­yo te­cho es verde Silk Cut men­to­la­do, no por eso es me­nos me­ri­to­rio el tra­ba­jo de Ab­bey Druc­ker, quien guia­da por la pre­pa­ra­do­ra de las cheer­lea­ders de los Dolp­hins, tu­vo ac­ce­so a to­dos los es­ta­dios del en­tre­na­mien­to de es­tas pro­fe­sio­na­les. Al igual que los ju­ga­do­res, tam­bién ha­cen pre­tem­po­ra­da y reu­nio­nes pre y post par­ti­do. Ab­bey ad­mi­te que de las ani­ma­do­ras ad­mi­ra su fuer­za de vo­lun­tad y su de­di­ca­ción. “Son una com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre múscu­lo, cur­vas y vo­ca­ción por al­can­zar la per­fec­ción. Tra­ba­jo con mu­chas mu­je­res be­llas en mi es­tu­dio, pe­ro una cheer­lea­der siem­pre es al­go es­pe­cial”.

Co­sas que he­mos apren­di­do

con las fo­tos de Ab­bey Druc­ker: se pue­de sem­brar un cam­po de cheer­lea­ders; las ani­ma­do­ras son fans del iPho­ne blan­co, y to­do es más

bo­ni­to cuan­do es na­ran­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.