Vi­si­ta a Vi­lla Ca­vrois

En 1932 Ro­bert Ma­llet-Ste­vens con­ci­bió Vi­lla Ca­vrois co­mo un ejer­ci­cio de fu­tu­ris­mo mo­nu­men­tal. Mi­tad Pa­la­cio de Ver­sa­lles, mi­tad trans­atlán­ti­co va­ra­do en tie­rra fir­me, es­te sin­gu­lar edi­fi­cio vuel­ve hoy a la vi­da y prue­ba que las obras maes­tras no en­ve­jec

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to Mi­col De Pas Fo­to­gra­fía Gior­gio Ba­rre­ra

A me­dio ca­mino en­tre el Pa­la­cio de Ver­sa­lles y un trans­atlán­ti­co, la man­sión fu­tu­ris­ta que Ma­llet-Ste­vens cons­tru­yó en 1932 si­gue vi­gen­te

LA HIS­TO­RIA CO­MIEN­ZA EN 1925, cuan­do Paul Ca­vrois co­no­ce a Ro­bert Ma­llet-Ste­vens en una fe­ria co­mer­cial. El pri­me­ro es un ri­co in­dus­trial del nor­te de Fran­cia, cu­ya for­tu­na pro­ce­de de la la­na y los te­ji­dos de lu­jo. El se­gun­do es un ar­qui­tec­to crea­ti­vo, tam­bién ga­lo, aman­te de la mo­der­ni­dad y que gus­ta de ins­pi­rar­se en el di­se­ño nór­di­co y en el cine. En 1929, el pri­me­ro en­car­ga al se­gun­do una nue­va ca­sa pa­ra su fa­mi­lia. El lu­gar es Croix, una al­dea a po­cos ki­ló­me­tros de Bél­gi­ca, ro­dea­da de pra­dos y cam­pos de cul­ti­vo. El en­car­go par­te de los an­he­los de la se­ño­ra Ca­vrois, que desea vi­vir en un pa­la­cio co­mo los del si­glo XVII. Con­cre­ta­men­te, en uno que se pa­rez­ca al de Ver­sa­lles.

En esa épo­ca, Ma­llet-Ste­vens se en­cuen­tra en un mo­men­to de tran­si­ción ha­cia una nue­va ar­qui­tec­tu­ra, con­ven­ci­do de que el art nou­veau ten­drá una vi­da bre­ve y de que el de­co­ra­ti­vis­mo se­rá su­pe­ra­do por lí­neas lim­pias y pu­ras. Am­bos em­pren­den un via­je de ex­plo­ra­ción que les lle­va a vi­si­tar el ayun­ta­mien­to de Hil­ver­sum, di­se­ña­do por Wi­llem Du­dok, y el pa­la­cio Sto­clet, de Jo­sef Hoff­mann, en Bru­se­las. Las di­rec­tri­ces em­pie­zan a es­tar cla­ras: bus­car ins­pi­ra­ción en las lí­neas y los ma­te­ria­les ar­qui­tec­tó­ni­cos pa­ra pen­sar en un cas­ti­llo con­tem­po­rá­neo a la al­tu­ra de la po­si­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de Ca­vrois y de las en­so­ña­cio­nes pa­la­cie­gas de su es­po­sa.

El ob­je­ti­vo, sin em­bar­go, no es ni co­piar ni igua­lar Ver­sa­lles, sino em­plear aquel edi­fi­cio le­gen­da­rio co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que sig­ni­fi­ca la pa­la­bra “pa­la­cio”. Ma­llet-Ste­vens em­pie­za a tra­ba­jar por sus­trac­ción. Des­po­ja al ho­gar de Luis XIV de la so­lem­ni­dad clá­si­ca de la fa­cha­da, eli­mi­na los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos y va­cía los in­te­rio­res de es­pe­jos, oros y fri­sos. So­lo lí­neas pu­ras y luz. El jar­dín es to­da­vía más esen­cial: tie­ne las mis­mas pro­por­cio­nes que el edi­fi­cio y un es­pe­jo de agua que apor­ta pro­fun­di­dad. Las di­men­sio­nes del con­jun­to son gran­dio­sas: 60 me­tros li­nea­les de fa­cha­da, 2.800 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie tran­si­ta­ble y otros 20.000 de jar­dín.

Ma­llet-Ste­vens no so­lo cum­ple con el en­car­go, sino que fir­ma una obra to­tal. Un ar­que­ti­po. En la fa­cha­da, dis­po­ne tra­zos ne­gros horizontales in­ter­ca­la­dos en­tre hi­le­ras de la­dri­llos ama­ri­llos, de me­di­das per­fec­tas. No es la úni­ca in­no­va­ción en un edi­fi­cio fu­tu­ris­ta que pa­re­ce un pa­la­cio pe­ro tie­ne for­ma de bar­co, co­mo si aque­lla mí­ti­ca em­bar­ca­ción que Wer­ner Her­zog subió a una montaña en Fitz­ca­rral­do se hu­bie­se re­man­sa­do en las aguas se­gu­ras del campo fran­cés. El re­sul­ta­do es un or­ga­nis­mo ex­tra­ño, con 830 me­tros de te­rra­za y pis­ci­na pa­ra los hués­pe­des del cru­ce­ro. Ven­ta­nas co­mo pan­ta­llas de cine e in­te­rio­res ven­ti­la­dos e hi­gié­ni­cos. Un ma­ni­fies­to de la mo­der­ni­dad que fue.

La fa­cha­da sur de Vi­lla Ca­vrois da a un es­pe­jo de agua de 72 me­tros de lar­go. En la pá­gi­na an­te­rior, un rin­cón de la ha­bi­ta­ción de los ni­ños, ins­pi­ra­da en el co­lo­ri­do y las geo­me­trías del mo­vi­mien­to De Stijl. En la pá­gi­na si­guien­te, el ga­bi­ne­te de la...

En 1925, Paul y Lu­cie Ca­vrois te­nían sie­te hi­jos de en­tre dos y 14 años, así que Ma­lle­tS­te­vens pro­yec­tó un co­me­dor pa­ra los ni­ños cu­yo mo­bi­lia­rio de ma­de­ra (so­bre es­tas lí­neas) si­gue in­tac­to. Ini­cial­men­te, el ba­jo­rre­lie­ve era de co­lo­res. En la pá­gi­na...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.