En ca­sa de Mi­guel Mi­lá

laRe­pa­ra­rRe­pa­rar­co­sasy­con­ver­sar­son­sus­dos­pa­sio­nes.Deahí­que­las­fe­rre­te­ríasy­las ca­sas lle­nas de gen­te sean sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos. Nos en­con­tra­mos con Mi­guel Mi­lá, el le­gen­da­rio di­se­ña­dor que re­nun­ció a ser ar­qui­tec­to pa­ra ha­cer­se ar­te­sano

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to BE­GO­ÑA GÓ­MEZ UR­ZAIZ Fo­to­gra­fía NA­CHO ALE­GRE

En­tra­mos en el ho­gar del di­se­ña­dor de si­llas, per­che­ros y al­gu­nas de las lám­pa­ras que han mar­ca­do la his­to­ria re­cien­te de nues­tro di­se­ño

“CUI­DA­DO: HAY MU­CHOS NI­ÑOS”. La pla­ca en la puer­ta del te­rreno de Es­plu­gues don­de re­si­den mu­chos de los Mi­lá ya no res­pon­de del to­do a la reali­dad. Pe­ro avi­sa de que tras la ver­ja ha­bi­ta gen­te pe­cu­liar. Mien­tras vi­vía la ma­triar­ca, to­dos los hi­jos se reunían en el sa­lón de la ca­sa gran­de, que lla­ma­ban La Ro­ton­da. “A los ma­ri­dos y mu­je­res no les gus­ta­ba mu­cho ese ex­ce­so de con­tac­to, pe­ro a mí me fue muy bien”, ad­mi­te Mi­guel Mi­lá. Su mu­jer des­de ha­ce 54 años, Cu­qui Val­cár­cel, no lo nie­ga. Am­bos ocu­pan una de las ca­sas en un ex­tre­mo de la fin­ca, jun­to a la ca­pi­lla –aho­ra tras­te­ro– y al la­do del lu­gar pre­fe­ri­do del di­se­ña­dor de 86 años: su cuar­to de las he­rra­mien­tas, im­pe­ca­ble­men­te or­de­na­do. Allí pa­sa mu­chas ho­ras arre­glan­do lo que no fun­cio­na. Esa es su ocu­pa­ción fa­vo­ri­ta y tam­bién su idea de lo que de­be ha­cer el di­se­ño. Allí, en­tre cla­vos y sie­rras, le fil­mó Pol­do Po­més en el do­cu­men­tal Mi­guel Mi­lá. Di­se­ña­dor e in­terio­ris­ta. In­ven­tor y bri­co­leur, pro­du­ci­do por San­ta & Co­le, la edi­to­ra de sus lám­pa­ras le­gen­da­rias y con la que si­gue tra­ba­jan­do a día de hoy. Tras ha­ber vis­to el do­cu­men­tal, ¿ha des­cu­bier­to al­go de su obra que no sa­bía?

Cuan­do yo em­pe­cé no era na­da par­ti­da­rio de la ar­te­sa­nía y aho­ra lo soy del to­do. En­ton­ces, en Es­pa­ña no ha­bía di­se­ño in­dus­trial. No­so­tros nos con­si­de­rá­ba­mos he­re­de­ros de la es­cue­la de Ulm y no nos dá­ba­mos cuen­ta de que el di­se­ño em­pie­za en la ar­te­sa­nía. Ha­ce unos años me nom­bra­ron Maes­tro Ar­te­sano y me sen­tí muy or­gu­llo­so.

Maes­tro ar­te­sano, sí, pe­ro ar­qui­tec­to, no. Di­ce que el día más fe­liz de su vi­da fue el que de­jó col­ga­da la ca­rre­ra pa­ra de­di­car­se al di­se­ño.

En­can­ta­do de no ser­lo, pe­ro muy con­ten­to de los años que es­tu­dié Ar­qui­tec­tu­ra por el con­tac­to que tu­ve con los com­pa­ñe­ros. Re­pe­tía tan­to y era tan mal es­tu­dian­te que los co­no­cía a to­dos. Me gus­ta mu­chí­si­mo la ter­tu­lia y ha­blar, siem­pre di­go que vi­vo de go­rra por­que me nu­tro de las con­ver­sa­cio­nes con gen­te más cul­ta que yo de la que voy sa­can­do co­sas.

A la iz­quier­da, el rin­cón de lec­tu­ra. A la de­re­cha, apli­ques Tra­mo, que Mi­lá creó en los años se­sen­ta, y una obra de su ami­go Rà­fols-Ca­sa­ma­da. En la si­guien­te pá­gi­na, la bu­ta­ca Tu­la y si­llas Sal­va­dor de ra­tán, am­bas, de Mi­guel Mi­lá. En la pa­red, un...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.