Pas­cua Or­te­ga

La ma­yo­ría de los in­te­rio­res son fu­ga­ces, pe­ro él lle­va 40 años di­se­ñán­do­los

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to Ian­ko Ló­pez Fo­to­gra­fía Xi­me­na & Sergio

Nue­va York, años se­ten­ta. Un gru­po de fi­nan­cie­ros de Wall Street dis­cu­te los de­ta­lles de una ope­ra­ción du­ran­te una co­mi­da en el Four Sea­sons, el res­tau­ran­te del Sea­gram Buil­ding que pro­yec­tó Mies van der Rohe. Uno de es­tos jó­ve­nes ti­bu­ro­nes per­ma­ne­ce ajeno a la con­ver­sa­ción. Su aten­ción la aca­pa­ra el in­terio­ris­mo del lo­cal, un di­se­ño de Phi­lip John­son a la vez sun­tuo­so, tea­tral y mi­ni­ma­lis­ta que des­de 1959 es un icono de la ciu­dad.

Aquel fue el día en que Pas­cua Or­te­ga, el co­men­sal dis­traí­do, asu­mió que co­mo ban­que­ro pin­ta­ba po­ca co­sa, pe­ro que qui­zá en la de­co­ra­ción te­nía al­go que de­cir. Iró­ni­ca­men­te, mu­chos de sus gran­des pro­yec­tos co­mo in­terio­ris­ta han si­do pa­ra en­ti­da­des fi­nan­cie­ras –el Bar­clays en Bar­ce­lo­na o la Pre­si­den­cia del Ban­co de Es­pa­ña–, pe­ro tam­bién ha aco­me­ti­do em­ba­ja­das exó­ti­cas, res­tau­ran­tes noc­tur­nos, dis­co­te­cas ibi­cen­cas, pi­sos pa­tri­cios y ca­sas de campo. Y en ca­da uno de esos tra­ba­jos ha con­ta­do una his­to­ria, aun­que po­si­ble­men­te nin­gu­na de ellas tan fas­ci­nan­te co­mo la de su pro­pia ca­sa en el ba­rrio ma­dri­le­ño de las Le­tras, don­de pre­do­mi­na el es­ti­lo al­to­bur­gués del si­glo XIX. “Aquí es­tá la his­to­ria ori­gi­nal de la ca­sa, que per­te­ne­cía a un mi­nis­tro de Isa­bel II, pe­ro tam­bién la mía, que soy un vi­vi­dor vo­ca­cio­nal”. Eso ex­pli­ca­ría el lu­gar es­tra­té­gi­co que ocu­pa el bar, un en­torno pa­ra el dis­fru­te don­de con­vi­ven el ol­vi­do –las bo­te­llas de li­co­res siem­pre al al­can­ce de la mano– y el re­cuer­do –las fo­tos de se­res que­ri­dos que nos ob­ser­van en una com­po­si­ción ca­si de atlas war­bur­giano–. “Ser vi­vi­dor es una ac­ti­tud an­te la vi­da he­cha de cu­rio­si­dad y sen­sua­li­dad. Me en­can­ta co­mer. Y un buen vino. O so­ni­dos co­mo el del fue­go cre­pi­tan­do o el cha­po­teo del agua en la ba­ñe­ra del pa­tio. Si se­gui­mos re­pa­san­do los sen­ti­dos, lle­ga­re­mos a co­sas que es me­jor de­jar en el mis­te­rio”, di­ce, rien­do.

Y eso que él, hi­jo de un ge­ne­ral de ca­ba­lle­ría y bis­nie­to del po­lí­ti­co re­ge­ne­ra­cio­nis­ta Joa­quín Cos­ta, pa­re­cía lla­ma­do a queha­ce­res más, di­ga­mos, se­ve­ros. Em­pe­zan­do por su edu­ca­ción je­suí­ti­ca, pri­me­ro en su Bar­ce­lo­na na­tal y lue­go en la uni­ver­si­dad bil­baí­na de Deus­to, don­de es­tu­dió De­re­cho y Em­pre­sa­ria­les. No re­nie­ga de ello: “Es­toy muy or­gu­llo­so de ha­ber pa­sa­do por los je­sui­tas; de ellos apren­dí a te­ner dis­ci­pli­na y a apre­ciar la in­te­li­gen­cia, aun­que a ve­ces se pa­sa­ran de eli­tis­mo”. Ah. ¿Es que Pas­cua Or­te­ga no es eli­tis­ta? “Me con­si­de­ro se­lec­cio­na­dor. Pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te se­lec­ciono den­tro de la éli­te. Cuan­do ha­go una ca­sa pue­do po­ner un mue­ble fir­ma­do jun­to a una si­lla ig­no­ta del Ras­tro”.

De ello da­rá fe cual­quier in­vi­ta­do su­yo. En es­ta ca­sa sue­nan Te­le­mann y tam­bién Katy Perry. Los te­chos de­co­ra­dos con gri­sa­llas, los bustos de mármol y las mén­su­las con vo­lu­tas con­vi­ven con ob­je­tos (una co­pia del Endy­mion Por­ter, de Van Dyck, un al­ma­ta­de­ma fal­si­fi­ca­do, unas si­lli­tas de plás­ti­co de co­lo­res) que en otro con­tex­to re­sul­ta­rían in­su­fri­ble­men­te kitsch. Aquí, sin em­bar­go, no so­lo se in­te­gran per-

fec­ta­men­te, sino que real­zan el con­jun­to. Si lo pen­sa­mos, esa ha si­do siem­pre la es­pe­cia­li­dad de Pas­cua Or­te­ga: jun­tar ele­men­tos opues­tos ob­te­nien­do re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos.

La idea de que los opues­tos se atraen no era la más po­pu­lar en la Es­pa­ña a la que él re­gre­só a mi­tad de los se­ten­ta. De­ja­ba atrás su ca­rre­ra en Wall Street, pe­ro aque­lla ex­pe­rien­cia le ha­bía per­mi­ti­do em­pa­par­se de un es­ti­lo de vi­da im­pen­sa­ble en nues­tro país. Co­dear­se con per­so­na­jes co­mo el di­se­ña­dor Hals­ton (“lo co­no­cí por­que es­tu­vo vi­vien­do en mi ca­sa una asis­ten­te su­ya, Ca­ro­la Po­la­kov, que era mi ami­ga”) o el inevi­ta­ble War­hol, con quien ce­le­bró un fin de año, y del que re­cuer­da con so­ca­rro­ne­ría que muy ge­ne­ro­so no era: fue un jo­ven­cí­si­mo Pas­cua quien pa­gó las li­mu­si­nas con las que aque­lla no­che la trou­pe war­ho­lia­na re­co­rrió Man­hat­tan. Aque­lla so­fis­ti­ca­ción des­cla­sa­da fue lo más im­por­tan­te que se tra­jo al ins­ta­lar­se en Ma­drid, en un pi­so de la ca­lle Vál­ga­me Dios que ha­bía per­te­ne­ci­do a Ma­no­le­te, y que de­co­ró con la fal­ta de pre­jui­cios que ha­bía apren­di­do de sus maes­tros neo­yor­qui­nos.

De ilu­sio­nes y pues­tas en es­ce­na sa­be al­go quien en 2004 re­ci­bió el en­car­go más am­bi­cio­so que al­guien de su pro­fe­sión po­dría aco­me­ter: de­co­rar Ma­drid pa­ra la bo­da del en­ton­ces prín­ci­pe Fe­li­pe con Le­ti­zia Or­tiz. Or­te­ga ima­gi­nó el even­to co­mo una ce­le­bra­ción del gran ac­ti­vo de la ciu­dad, que es su cielo, re­pre­sen­ta­do en enor­mes re­pro­duc­cio­nes de obras de Go­ya o Ve­láz­quez col­ga­das de los edi­fi­cios sin­gu­la­res, y con mi­les de aba­ni­cos ro­sas y pla­tea­dos que se re­par­tie­ron en­tre el pú­bli­co. “En­ton­ces apa­re­ció esa nu­be ma­lig­na en­ci­ma de los no­vios, y bas­ta­ron diez mi­nu­tos pa­ra que la llu­via lo des­mon­ta­ra to­do. ¡Des­pués de aquel es­fuer­zo enor­me!”. La Fa­mi­lia Real no tu­vo nin­gún reproche que di­ri­gir­le, pe­ro sí su pro­pia ma­dre: “¿Có­mo no se te ocu­rrió re­par­tir pa­ra­guas en lu­gar de tan­to aba­ni­co, hi­jo?’ ¡Pues por­que los no­vios sa­lían de la pla­za de Orien­te, no de Buc­king­ham Pa­la­ce, por eso!”.

Su úl­ti­mo gran pro­yec­to con am­plia re­per­cu­sión pú­bli­ca ha si­do el re­no­va­do Flo­ri­da Park, que él zan­ja con un “fue un pro­ce­so lar­go y di­fí­cil, pe­ro ya pa­só”. Pre­fie­re des­ta­car una ca­sa pri­va­da que aca­ba de en-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.