Pa­tri­cia Ur­quio­la

Un día con la di­se­ña­do­ra más in­flu­yen­te en la se­de ita­lia­na de Cas­si­na

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to Car­los Pri­mo Fo­to­gra­fía Gian­fran­co Tri­po­do

LAS CI­FRAS SON UN BUEN PUN­TO de par­ti­da pa­ra en­ten­der la di­men­sión que el nom­bre de Pa­tri­cia Ur­quio­la (Ovie­do, 1961) tie­ne en el mun­do del di­se­ño. Des­de que abrió su es­tu­dio en 2001 ha fir­ma­do más de 200 pro­yec­tos (mo­bi­lia­rio, di­se­ño tex­til, in­te­rio­res, pro­duc­tos) pa­ra una cua­ren­te­na de fir­mas en­tre las que se en­cuen­tra lo más gra­na­do del sec­tor in­ter­na­cio­nal y, par­ti­cu­lar­men­te, del ita­liano. Has­ta el año pa­sa­do, sin em­bar­go, ese lis­ta­do mos­tra­ba una au­sen­cia no­ta­ble: Cas­si­na, la rei­na ma­dre del Made in Italy, una ins­ti­tu­ción en cu­yo ca­tá­lo­go, po­bla­do por tó­tems sa­gra­dos co­mo Mario Be­lli­ni, Gio Pon­ti o Le Cor­bu­sier, el nom­bre de Ur­quio­la no apa­re­cía por nin­gu­na par­te. Ni un so­fá, ni una si­lla. Na­da.

El año pa­sa­do, sin em­bar­go, es­ta ca­ren­cia se sub­sa­nó a lo gran­de: la ove­ten­se re­ci­bió el en­car­go de asu­mir la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Cas­si­na, un car­go iné­di­to en los 90 años de vi­da de la fir­ma. “Es un tí­tu­lo que me vie­ne gran­de y que, so­bre to­do, que­da muy an­ti­guo”, pro­tes­ta. ¿Có­mo pre­fie­re de­fi­nir­lo en­ton­ces? “Soy al­go así co­mo una in­ter­lo­cu­to­ra em­pá­ti­ca, al­guien que es­tá den­tro y fue­ra de la com­pa­ñía, lo que me con­vier­te en al­guien que da mu­chos pro­ble­mas”. Tam­bién en al­guien muy ocu­pa­do. Es­ta­mos en Me­da, la lo­ca­li­dad de la Brian­za don­de Cas­si­na tie­ne su se­de des­de 1927. Las ofi­ci­nas hier­ven de ac­ti­vi­dad por la pre­sen­cia de Pa­tri­cia, co­mo to­dos la lla­man aquí. Du­ran­te la se­sión fo­to­grá­fi­ca, en los ins­tan­tes pre­vios y pos­te­rio­res a la en­tre­vis­ta, la di­se­ña­do­ra re­suel­ve du­das, elo­gia,

dis­cu­te. En una mis­ma ma­ña­na, cuen­ta, ha te­ni­do más reunio­nes de las que pue­de enu­me­rar. Su tra­ba­jo con­sis­te en es­tar en to­do. Des­de la re­edi­ción de clá­si­cos has­ta la re­no­va­ción de una vi­tri­na cu­yos cris­ta­les han per­di­do “la trans­pa­ren­cia ade­cua­da”. Ni si­quie­ra el es­pa­cio don­de es­ta­mos es­ca­pa a su es­cru­ti­nio. “Cuan­do lle­gué di­je que ha­bía que ocu­par­se del pro­duc­to y de los show­rooms, pe­ro tam­bién de es­ta se­de”, ex­pli­ca. “Aquí es­ta­mos ha­cien­do ar­queo­lo­gía in­dus­trial. Les es­toy des­man­te­lan­do unos almacenes que ocu­pa­ban un es­pa­cio abo­ve­da­do ma­ra­vi­llo­so que quie­ro con­ver­tir en un mu­seo. Eso im­pli­ca mo­ver las ofi­ci­nas. Cuan­do ve­nía­mos ha­cia aquí me he en­con­tra­do al CEO del gru­po [Cas­si­na per­te­ne­ce des­de 2005 a Pol­tro­na Frau] y, cla­ro, sur­gen mu­chas cues­tio­nes”. ¿Un mo­men­to de ten­sión? “Un mo­men­to de gran emo­ción”, co­rri­ge.

Pa­tri­cia Ur­quio­la pa­re­ce dis­cu­rrir así. A va­rios ni­ve­les, co­mo un ex­plo­ra­dor de In­ter­net con va­rias pes­ta­ñas abier­tas. Su dis­cur­so ser­pen­tea, se bi­fur­ca, cam­bia de te­ma y re­gre­sa al pun­to exac­to sin per­der la con­cen­tra­ción. Ha­bla un es­pa­ñol ver­ti­gi­no­so, jas­pea­do de ita­liano. Es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en Ma­drid, pe­ro en­con­tró su voz en Mi­lán. “En la fa­cul­tad nos di­ver­tía­mos mu­cho. Ha­cía­mos co­sas pos­mo­der­nas, re­lec­tu­ras del ra­cio­na­lis­mo. Éra­mos co­mo ado­les­cen­tes em­pe­ña­dos en rom­per to­dos los es­que­mas. Pe­ro pa­ra mí era so­lo ar­qui­tec­tu­ra. No te­nía una jus­ti­fi­ca­ción. Así que en cuar­to, cuan­do ya me ha­bía qui­ta­do las asig­na­tu­ras más an­ti­pá­ti­cas, qui­se ve­nir a Mi­lán. En aque­lla épo­ca no ha­bía Eras­mus y en la Em­ba­ja­da me mi­ra­ban co­mo a una po­bre mar­cia­na que tra­du­cía los exá­me­nes con tra­duc­tor ju­ra­do pa­ra con­va­li­dar asig­na­tu­ras”, re­cuer­da. Con­va­li­dó un cur­so y se ma­tri­cu­ló en se­gun­do del Po­li­téc­ni­co de Mi­lán. Sa­lió de la Mo­vi­da ma­dri­le­ña pa­ra tras­la­dar­se al epi­cen­tro del de­sign, que en aque­llos años vi­vía en­tre la eclo­sión pos­mo­der­na (Et­to­re Sot­tsass, Ales­san­dro Men­di­ni) y el res­pe­to a sus ma­yo­res. “Era fas­ci­nan­te, por­que a maes­tros del di­se­ño co­mo Mar­co Za­nu­so o Achi­lle Cas­ti­glio­ni no te los en­con­tra­bas en Pro­yec­tos, sino en asig­na­tu­ras que a mí me pa­re­cían co­mo las ma­rías en Es­pa­ña. Pe­ro aque­llo me per­mi­tía ver las co­sas des­de otro pun­to de vis­ta, que era exac­ta­men­te lo

«En el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán, Za­nu­so o Cas­ti­glio­ni im­par­tían asig­na­tu­ras que me pa­re­cían ‘ma­rías’, pe­ro que me en­se­ña­ron a ver las co­sas des­de otro pun­to de vis­ta. Jus­to lo que que­ría»

que yo que­ría”. ¿Echa de me­nos aque­llos años en que el di­se­ño no te­nía lí­mi­tes? “Des­de lue­go, he­mos per­di­do la inocen­cia de aque­lla ado­les­cen­cia fan­tás­ti­ca que fue el es­ti­lo pos­mo­derno. Aque­llo tu­vo su mo­men­to, pe­ro hoy te­ne­mos in­for­ma­ción, y des­de el mo­men­to en que es­ta­mos in­for­ma­dos de­be­mos ser cohe­ren­tes. Hoy ex­pe­ri­men­tar es más di­fí­cil, pe­ro eso lo ha­ce to­do más in­tere­san­te”.

Pa­tri­cia Ur­quio­la se li­cen­ció en 1989 con un pro­yec­to tu­te­la­do por Achi­lle Cas­ti­glio­ni, un sis­te­ma de do­mó­ti­ca pa­ra co­nec­tar to­dos los dis­po­si­ti­vos del fu­tu­ro del que no que­da na­da. “No sa­bía que en Mi­lán los só­ta­nos se inun­dan con fre­cuen­cia, y du­ran­te unas llu­vias mi te­sis des­apa­re­ció, co­mo to­das las co­sas be­llas. El tiem­po es al­go muy bo­ni­to que hay que te­ner siem­pre en cuen­ta”.

En su ca­so, lo ha apro­ve­cha­do. Ur­quio­la pa­só los no­ven­ta tra­ba­jan­do jun­to al le­gen­da­rio Vi­co Ma­gis­tret­ti en fir­mas co­mo De Pa­do­va y Lis­so­ni As­so­cia­ti. “Tar­dé en abrir mi es­tu­dio por­que me pa­re­cía ra­ro po­ner­le mi nom­bre”, ex­pli­ca. Cuan­do lo hi­zo, en 2001, los en­car­gos se mul­ti­pli­ca­ron. Su es­ti­lo bri­llan­te, ca­paz de ge­ne­rar ob­je­tos in­ge­nio­sos sin in­ti­mi­dar al es­pec­ta­dor, era jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba la in­dus­tria del di­se­ño pa­ra ha­llar una poé­ti­ca adap­ta­da a los nue­vos tiem­pos. Las lí­neas or­gá­ni­cas de su pri­me­ra bu­ta­ca Fjord pa­ra Mo­ro­so (2002) re­fle­ja­ban des­de el prin­ci­pio la do­ble vo­lun­tad de re­sul­tar fun­cio­nal, que no fru­gal, y de sor­pren­der sin ale­jar­se de lo ra­zo­na­ble. En una épo­ca do­mi­na­da por los es­pe­jis­mos de las ins­ta­la­cio­nes efímeras, Ur­quio­la ma­ne­ja con sol­tu­ra el di­se­ño co­mer­cial. Tie­ne una es­té­ti­ca re­co­no­ci­ble que aú­na ar­te­sa­nía, tra­zo sua­ve y sen­ti­do del hu­mor, pe­ro sa­be sor­tear lo ob­vio. “Ha­ce unos años hi­ce una al­fom­bra de ma­te­rial plás­ti­co pa­ra Ket­tal, y la gen­te me pre­gun­ta­ba si la ha­bían he­cho a mano en Asia. De­cían Asia así, en ge­né­ri­co, de un mo­do que me ha­cía mu­cha gra­cia”, re­cuer­da. “Cu­rio­sa­men­te, pa­ra ha­cer esas al­fom­bras re­con­ver­ti­mos una má­qui­na pa­ra te­jer ma­lla de hie­rro. Me gus­ta ese jue­go. Que la gen­te con­si­de­re co­mo ar­te­sa­nal la pie­za más in­dus­trial que he he­cho es al­go ma­ra­vi­llo­so”. ¿Bus­ca el equí­vo­co? “La gen­te sim­pli­fi­ca mu­cho. Se pien­san que yo so­lo ha­go tren­za­dos y flo­res, y que Cas­si­na so­lo tie­ne mue­bles de tu­bo de Le Cor­bu­sier”.

Esa es su otra ba­ta­lla, la pues­ta al día de unos ar­chi­vos, los de Cas­si­na, que ate­so­ran más de 600 re­fe­ren­cias. Lo que na­ció co­mo una fá­bri­ca de mo­bi­lia­rio pa­ra bar­cos de cru­ce­ro se con­vir­tió en los años cin­cuen­ta en la pri­me­ra em­pre­sa ita­lia­na en de­mos­trar que los pro­ce­sos in­dus­tria­les eran com­pa­ti­bles con el lu­jo y con la ar­te­sa­nía. Hoy la se­de de Cas­si­na aco­ge dos ta­lle­res. Uno de ellos es­tá de­di­ca­do a la car­pin­te­ría –la ma­de­ra es el ma­te­rial estrella de la ca­sa– y otro al me­tal, la ta­pi­ce­ría y el desa­rro­llo de pie­zas y me­ca­nis­mos. En el pri­me­ro, los em­plea­dos en­sam­blan –sin un so­lo cla­vo– mi­tos del si­glo XX co­mo las si­llas mo­der­nis­tas de Mac-

kin­tosh o la le­gen­da­ria Superleggera de Gio Pon­ti, una le­ve si­lla de fresno que lle­va pro­du­cién­do­se inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de 1957. ¿Le asus­ta a Ur­quio­la el pe­so de la nos­tal­gia? “Vol­ver a los ar­chi­vos siem­pre im­pli­ca una cier­ta nos­tal­gia, pe­ro es im­por­tan­te que no se tra­duz­ca en el pro­yec­to. Un pro­yec­to es siem­pre evo­lu­ción, di­ges­tión”. Aca­ba de de­vol­ver vi­gen­cia a clá­si­cos di­fí­ci­les, co­mo la me­sa Do­ge (1968), de Car­lo Scar­pa, ali­ge­ra­da con una ba­se de alu­mi­nio fiel a la idea ini­cial del ar­qui­tec­to, o la si­lla Wink (1980), de Tos­hi­yu­ki Ki­ta, re­su­ci­ta­da me­dian­te un cam­bio de ta­pi­ce­ría: la nue­va, sin­té­ti­ca, re­sis­te la par­ti­cu­lar for­ma de ple­gar­se de es­te mue­ble ar­ti­cu­la­do sin des­gas­tar­se. “Hay pro­duc­tos que so­lo ne­ce­si­tan un po­co de aten­ción”, ex­pli­ca. En­tre sus fi­cha­jes re­cien­tes pa­ra Cas­si­na es­tá el ale­mán Kons­tan­tin Gr­cic, que ha di­se­ña­do el so­fá Soft Props. Ella ha con­tri­bui­do con pie­zas co­mo el so­fá Beam (2016), que tie­ne ele­men­tos ar­ti­cu­la­dos ins­pi­ra­dos en el res­pal­do re­cli­na­ble del Ma- ra­lun­ga, un best se­ller di­se­ña­do en 1973 por su men­tor, Vi­co Ma­gis­tret­ti. “Re­cuer­do que cuan­do tra­ba­ja­ba en De Pa­do­va y Vi­co nos res­tre­ga­ba por las na­ri­ces esa sol­tu­ra in­dus­trial que te­nía Cas­si­na. Yo me que­da­ba fas­ci­na­da”. En el ex­tre­mo opues­to es­tá Gen­der, una bu­ta­ca fu­tu­ris­ta con­ce­bi­da co­mo lien­zo en blan­co. “En mi ca­be­za no es pa­ra na­da co­mer­cial”, ex­pli­ca. “Quie­ro que cam­bie con­mi­go. Ya ve­re­mos qué pa­sa con ella”. ¿El di­se­ño de hoy ha de ser fle­xi­ble? “Ha­ce años Jas­per Mo­rri­son me co­men­tó que ad­mi­ra­ba mi fa­ci­li­dad pa­ra sa­lir­me de mi ca­mino y re­gre­sar a él. ‘Si yo lo in­ten­to, no hay ma­ne­ra, por­que ten­go un len­gua­je tan lim­pio que no me de­jan sa­lir de él’, di­jo. Me pa­re­ció al­go muy ca­ri­ño­so que re­co­no­cie­ra así mi poé­ti­ca”. ¿Com­par­te tam­bién el re­cha­zo de Mo­rri­son a la fa­ma des­me­su­ra­da? “Yo tam­bién pien­so que los di­se­ña­do­res no so­mos es­tre­llas, sino gen­te que tra­ba­ja. El alar­de cons­tan­te me po­ne muy ner­vio­sa. Por suer­te, esa en­fer­me­dad ya la he­mos pa­sa­do”.

Gio Pon­ti ima­gi­nó la Su­per­leg­ge­ra (1957) a par­tir de las si­llas que em­plea­ban los pes­ca­do­res de Chia­va­ri (Gé­no­va). Hoy si­gue siendo la pie­za más lon­ge­va de Cas­si­na, un pro­di­gio de sen­ci­llez cu­yo ca­rác­ter lu­jo­so re­si­de, prin­ci­pal­men­te, en el asien­to...

A la de­re­cha, con­trol de ca­li­dad so­bre las fu­tu­ras ta­pi­ce­rías. Ca­da pie­za de Cas­si­na se pro­du­ce y ta­pi­za ba­jo pe­di­do en es­te cen­tro.

A la iz­quier­da, un em­plea­do ajus­ta la ta­pi­ce­ría de uno de los bra­zos ar­ti­cu­la­dos del so­fá Ma­ra­lun­ga (1973), de Vi­co Ma­gis­tret­ti.

Pa­tri­cia Ur­quio­la po­sa en el cen­tro de pro­duc­ción de Cas­si­na an­te su so­fá Beam, ca­rac­te­ri­za­do por la vi­ga me­tá­li­ca en que se sos­tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.