Tho­mas Bar­ger

¿En­tien­de sus obras? ¿No? La bue­na no­ti­cia es que él no es­pe­ra que lo ha­ga

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to Car­los Pri­mo Fo­to­gra­fía Ma­tin Zad

“Cuan­do en­tré a tra­ba­jar en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra de Nue­va York me di cuen­ta de que los ar­qui­tec­tos ni di­bu­jan ni tra­ba­jan con sus pro­pias ma­nos. Fue una de­cep­ción”

“OS PRE­SEN­TO A CASSIE. Vie­ne de una gran­ja ga­na­de­ra en Illi­nois. Es nue­va en la ciu­dad y sien­te una cier­ta in­cli­na­ción por el té con bur­bu­jas y los bol­sos de Mi­ke Coors [síc]. Si la veis en el me­tro, li­be­rad­la. De­cid­le que no hay na­da ma­lo en pe­dir el menú de dos pla­tos por 20$, in­clu­so aun­que no ten­ga chu­rri”. Cassie no es una per­so­na, sino una si­lla tos­ca y re­chon­cha, de for­ma irre­gu­lar y con asien­to de enea, fo­to­gra­fia­da en me­dio de un va­gón del me­tro neo­yor­quino, co­mo una chi­ca de campo des­orien­ta­da en la ciu­dad. Su au­tor (y tam­bién de su des­crip­ción, pu­bli­ca­da jun­to a la ima­gen en su cuen­ta de Ins­ta­gram) es Tho­mas Bar­ger, un ar­qui­tec­to que se de­fi­ne co­mo “un ar­tis­ta que ha­ce mue­bles”. Y que les po­ne nom­bre, cla­ro.

Bar­ger aca­ba de cum­plir 25 años, vi­ve en Nue­va York y, al igual que Cassie, se crió en una gran­ja de Illi­nois. “De pe­que­ño me pa­sa­ba el día ha­cien­do ciu­da­des y cas­ti­llos de are­na en el pra­do de de­trás de mi ca­sa, don­de pas­ta­ban los ani­ma­les”, re­cuer­da. “Tam­bién me en­can­ta­ba di­bu­jar pla­nos de ca­sas, así que pen­sé que es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra era una for­ma de se­guir ha­cien­do lo que más me gus­ta­ba”. En la fa­cul­tad apren­dió que la ar­qui­tec­tu­ra era al­go mu­cho me­nos ar­tís­ti­co de lo que ima­gi­na­ba. “Cuan­do en­tré a tra­ba­jar en un es­tu­dio de Nue­va York me di cuen­ta de que los ar­qui­tec­tos ni di­bu­jan ni tra­ba­jan con sus ma­nos. Re­sul­tó de­cep­cio­nan­te”. Un día, sin em­bar­go, lle­gó la opor­tu­ni­dad: un clien­te le pi­dió una me­sa a me­di­da. “Me pu­se a cons­truir­la y, de re­pen­te, aque­llo hi­zo que me lo re­plan­tea­ra to­do. Es­ta­ba dis­fru­tan­do. Así que em­pe­cé a re­co­ger ma­te­ria­les por la ca­lle y a tra­ba­jar con ellos. Ha­cer al­go fí­si­co fue un so­plo de ai­re fres­co”.

Lo que sa­lió de aque­llos ex­pe­ri­men­tos, sin em­bar­go, es­ta­ba en las an­tí­po­das del di­se­ño co­mer­cial. Ni ras­tro de con­cor­dan­cia en­tre for­ma, ma­te­rial y fun­ción. Bar­ger cons­tru­ye es­truc­tu­ras de ma­de­ra y me­tal, o di­rec­ta­men­te re­uti­li­za las que en­cuen­tra en la ca­lle. Las re­cu­bre con po­li­es­ti­reno y des­pués les apli­ca una ca­pa de pas­ta de pa­pel. “No son ob­je­tos es­ta­bles que se pue­dan uti­li­zar”, pun­tua­li­za. Sin em­bar­go, eso no evi­ta que se pue­dan mi­rar. Con­tem­plar. Ven­der y com­prar. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, Tho­mas re­ci­bió una vi­si­ta del ga­le­ris­ta neo­yor­quino Paul John­son. Tras ha­ber fun­da­do John­son Tra­ding Ga­llery en 2000, aca­ri­cia­ba la idea de abrir un es­pa­cio di­ri­gi­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a pro­pues­tas a me­dio ca­mino en­tre el ar­te y el di­se­ño. Cuan­do John­son vio lo que Bar­ger ha­cía, le ani­mó a se­guir tra­ba­jan­do en esa lí­nea. “Aque­llo fue el de­to­nan­te de to­do”, ex­pli­ca. John­son le fi­chó pa­ra su nue­vo pro­yec­to, Sa­lon 94, y em­pe­zó a mo­ver sus pie­zas co­mo mue­bles de ar­tis­ta en fe­rias de ar­te.

El 3 de mar­zo de es­te año se inau­gu­ra­ba Ghost dog, una ex­po­si­ción co­lec­ti­va en la que una obra del le­gen­da­rio di­se­ña­dor ita­liano Gae­tano Pes­ce com­par­tía es­pa­cio con el tra­ba­jo de jó­ve­nes crea­do­res. En­tre ellos es­ta­ba Bar­ger, que con­tri­bu­yó a la cau­sa con dos es­cul­tu­ras, una de ellas con­ce­bi­da co­mo un ces­to pa­ra la ro­pa in­te­rior. “Re­cuer­do que cuan­do era pe­que­ño las mu­je­res de mi pue­blo es­ta­ban ob­se­sio­na­das con las ces­tas, y ha­ce po­co me des­cu­brí a mí mis­mo en la mis­ma si­tua­ción”, bro­mea.

El tra­ba­jo de Bar­ger es vo­ca­cio­nal­men­te rús­ti­co y en­can­ta­dor. Tan desas­tro­so y cha­pu­ce­ro que ins­pi­ra ter­nu­ra. En el fon­do, no tan dis­tin­to a los ob­je­tos de Gae­tano Pes­ce: res­pues­tas dis­tó­pi­cas y ar­te­sa­na­les a la per­fec­ción del di­se­ño in­dus­trial. “La ver­dad es que ape­nas co­no­cía el tra­ba­jo de Pes­ce has­ta el ve­rano pa­sa­do, cuan­do lo des­cu­brí y me de­jó fas­ci­na­do”, res­pon­de. “Pe­ro los ar­tis­tas que ver­da­de­ra­men­te me ins­pi­ran son mis com­pa­ñe­ros de pi­so”. Le pre­gun­ta­mos por los nom­bres que les po­ne a sus obras. ¿Per­te­ne­cen a per­so­nas reales? “Al prin­ci­pio sí lo eran”, res­pon­de. “Por ejem­plo, el an­da­dor [en la página an­te­rior] se lla­ma Eloi­se, co­mo mi abue­la, que tu­vo que uti­li­zar­lo du­ran­te to­da su vi­da”. ¿Es un ho­me­na­je? “Más bien es una for­ma de ha­blar de la vi­da en Nue­va York, por­que se ve mu­cha gen­te con es­tos ob­je­tos por la ca­lle. De he­cho, me en­cuen­tro mu­chos ti­ra­dos por ahí”.

A me­di­da que Bar­ger ha­bla, su dis­cur­so se va con­cre­tan­do. Y es me­nos in­ge­nuo de lo que pa­re­ce. “Creo que de­co­rar uno de es­tos an­da­do­res evi­ta su des­truc­ción, pe­ro tam­bién lo con­vier­te en un fe­ti­che”, re­fle­xio­na. “Úl­ti­ma­men­te es­toy tra­ba­jan­do con ob­je­tos de es­te ti­po. Ca­mi­llas y ca­rri­tos, ade­más de los an­da­do­res. Los al­te­ro y de esa ma­ne­ra los con­ser­vo, los des­po­jo de su uti­li­dad y de su ca­rác­ter tem­po­ral”. ¿Có­mo de­fi­ne en­ton­ces los ob­je­tos re­sul­tan­tes? “Es­ta se­rie es­tá com­pues­ta por es­cul­tu­ras. No son pie­zas de di­se­ño ni mue­bles. El di­se­ño, a de­cir ver­dad, no me in­tere­sa de­ma­sia­do. Al­gu­na vez he te­ni­do que di­se­ñar mue­bles y no se sien­te lo mis­mo. Mis pie­zas me emo­cio­nan. Los mue­bles, no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.