Di­se­ño y po­lí­ti­ca

Cuan­do la ac­tua­li­dad se des­con­tro­la, los in­te­rio­res se de­sen­fre­nan

El País - Icon Design - - Sumario - Tex­to Step­hen Bay­ley

sLo­sLos­miem­bros­de­lPar­la­men­toB­ri­tá­ni­co­pron­to­se mu­da­rán de la fa­mo­sa Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. Tras ha­ber su­fri­do du­ran­te años el efec­to de los ex­cre­men­tos fi­fi­lo­só­fi­fi­cos ahí ver­ti­dos, el edi­fi­fi­cio se ha co­rroí­do y ne­ce­si­ta una re­pa­ra­ción ur­gen­te. Los par­la­men­ta­rios ocu­pa­rán tem­po­ral­men­te un nue­vo edi­fi­fi­cio y la du­da es si eso me­jo­ra­rá la ca­li­dad de sus dis­cur­sos.

Des­de 1840, es­tos re­pre­sen­tan­tes se han reuni­do en una cons­truc­ción que es una fan­ta­sía me­die­val re­tro-kitsch di­se­ña­da por A. W. N. Pu­gin, un lo­co si­fi­fi­lí­ti­co. Un lu­gar lleno de co­pe­tes, pi­nácu­los, ta­pi­ces, pin­tu­ra do­ra­da, te­rra­zo y vi­drie­ras de co­lo­res. Por no men­cio­nar los in­trin­ca­dos ele­men­tos psi­co­se­xua­les vic­to­ria­nos de las pin­tu­ras que de­co­ran las pa­re­des. ¿Cam­bia­rían los pro­ce­sos po­lí­ti­cos si sus se­ño­rías de­ba­tie­sen en un edi­fi­fi­cio mo­derno lleno de trans­pa­ren­cia, ló­gi­ca y luz? Fue Chur­chill quien di­jo que da­mos for­ma a los edi­fi­fi­cios y es­tos, des­pués, nos dan for­ma a no­so­tros. En nin­gún otro lu­gar es eso tan cier­to co­mo aque­llos don­de lle­van a ca­bo su co­me­ti­do los po­lí­ti­cos.

En Londres, la den­si­dad de­co­ra­ti­va del Par­la­men­to exi­ge que los ho­no­ra­bles co­mu­nes se adap­ten a su se­rie­dad reflfle­xi­va. El Se­na­do ita­liano se reúne en el Pa­laz­zo Ma­da­ma de Roma, un edi­fi­fi­cio de es­ti­lo al­to­rre­na­cen­tis­ta que cons­tru­ye­ron los Medici. Qui­zá por eso esos se­na­do­res sean re­fi­fi­na­dos y es­ti­lo­sos. En Fran­cia, los fan­tás­ti­cos plan­tea­mien­tos neo­clá­si­cos de Bou­llée y Le­doux su­gie­ren que, en una ciu­dad ideal, el di­se- ño ar­qui­tec­tó­ni­co no­ble y ra­cio­nal po­dría ins­pi­rar a los po­lí­ti­cos (no ol­vi­den que la pro­pia idea de iz­quier­das y de­re­chas po­lí­ti­cas pro­vie­ne de la dis­tri­bu­ción de los es­ca­ños en la Asam­blea Na­cio­nal de París). Es evi­den­te que la ar­qui­tec­tu­ra de los edi­fi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les inflflu­ye en el es­ta­do de áni­mo de los po­lí­ti­cos que los ocu­pan. Es di­fí­cil, por ejem­plo, ima­gi­nar si­nies­tros pac­tos en­cu­bier­tos en un par­la­men­to lu­mi­no­so y lleno de luz ins­pi­ra­do en, pon­ga­mos, la ber­li­ne­sa Neue Na­tio­nal­ga­le­rie, de Mies van der Rohe. Pe­ro la co­ne­xión en­tre las edi­fi­fi­ca­cio­nes y la po­lí­ti­ca es aún más pro­fun­da.

Des­de el mo­men­to en que as­pi­ra a per­fec­cio­nar el com­por­ta­mien­to de la gen­te a tra­vés de la me­jo­ra de sus con­di­cio­nes de vi­da, la ar­qui­tec­tu­ra es po­lí­ti­ca. Le Cor­bu­sier eli­gió su pro­pio nom­bre por­que era el equi­va­len­te ar­qui­tec­tó­ni­co de un an­ti­guo nom­bre de gue­rra, con­vir­tién­do­se en un ar­tis­ta be­li­ge­ran­te que pro­cla­ma­ba gri­tos de gue­rra co­mo: “¡Ar­qui­tec­tu­ra o re­vo­lu­ción! La re­vo­lu­ción se pue­de evi­tar”. Una soflfla­ma de am­bi­güe­dad in­ten­cio­na­da. El crea­dor se re­fe­ría a que, en un en­torno me­jor di­se­ña­do, la gen­te no se sen­ti­ría ten­ta­da a su­ble­var­se. Pe­ro tam­bién a que la ar­qui­tec­tu­ra es la más inevi­ta­ble y por tan­to la más po­lí­ti­ca de las ar­tes.

Los dic­ta­do­res siem­pre han en­ten­di­do el po­der de los edi­fi­fi­cios. En Art un­der a dic­ta­tors­hip (1957), un es­tu­dio clá­si­co so­bre el te­ma, Hell­mut E. Leh­mann-Haupt mues­tra que so­vié­ti­cos y na­zis te­nían gus­tos si­mi­la­res y que am­bos dis­fru­ta­ban del mis­mo

mo­nu­muscu­loso­muscu­loso­neo­cla­si­cis­mo,am­pli­fi­ca­doaes­ca­la­mo­nu­men­tal. El ho­tel Mosk­va de Moscú, de Ale­xey Sh­chu­sev, y el es­ta­dio de Nú­rem­berg, de Al­bert Speer, son cla­ros ejem­plos de sus am­pu­lo­sos ex­ce­sos. Más atí­pi­co del pe­rio­do dic­ta­to­rial era el mo­nu­men­to a la Ter­ce­ra In­ter­na­cio­nal de Vla­di­mir Tatlin, una no­ble es­truc­tu­ra que, cla­ro, nun­ca lle­gó a cons­truir­se.

Fue­ra de Eu­ro­pa, los dic­ta­do­res tien­den más a lo bri­llan­te, lo do­ra­do y lo ba­rro­co. Saddam Hussein es la re­fe­ren­cia, y es im­pre­sio­nan­te lo mu­cho que se pa­re­ce el gus­to del ira­quí al de Do­nald Trump. En su pri­me­ra en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da co­mo pre­si­den­te elec­to, Trump apa­re­ció con ai­res im­pe­ria­les sen­ta­do en un trono do­ra­do es­ti­lo Luis XV ro­dea­do, en te­cho y pa­re­des, de pin­tu­ras ale­gó­ri­cas de te­mas clá­si­cos. Una es­ce­na ab­sur­da, te­nien­do en cuen­ta que ocu­rría en un pi­so cons­trui­do en los años ochen­ta, ro­dea­do de cris­ta­le­ras de es­pe­jo unos 200 me­tros por en­ci­ma de la Quin­ta Ave­ni­da.

En Es­ta­dos Uni­dos, los arri­bis­tas tien­den a pen­sar que es­ta cla­se de ver­sio­nes su­per­bri­llan­tes de Ver­sa­lles les dan le­gi­ti­mi­dad. Y lo mis­mo ocu­rre con los nue­vos ri­cos, que ra­ra vez op­tan por la su­ti­le­za. Pe­ro to­do es­to se pue­de de­cir tam­bién del nue­vo pre­si­den­te. Trump, pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio en sus orí­ge­nes, aun­que aho­ra ten­da­mos a ol­vi­dar­lo, tie­ne su trono afran­ce­sa­do en lo al­to de una torre que lle­va su nom­bre, un icono del Man­hat­tan de 1983 con el que se pro­mo­cio­na­ba co­mo ár­bi­tro del gus­to del mo­men­to. En su ce­re­bro prein­te­lec­tual, las su­per­fi­fi­cies bri­llan­tes y los ma­te­ria­les pre­cio­sos tie­nen un va­lor es­pe­cial. No es de ex­tra­ñar por eso que la Torre Trump es­té al la­do de Tifff­fany. Co­mo si pre­ten­die­ra que se le pe­ga­ra al­go.

El ar­qui­tec­to ele­gi­do por el mag­na­te se ha­cía lla­mar Der Scutt, un se­gui­dor del Mo­vi­mien­to Mo­derno me­dia­na­men­te cul­ti­va­do, pe­ro tam­bién acos­tum­bra­do a mi­mar los egos de los pro­mo­to­res. Si cre­yé­ra­mos en el de­ter­mi­nis­mo, con­ven­dría­mos que un nom­bre co­mo Der Scutt au­gu­ra pro­ble­mas: sue­na a vi­llano de una pe­lí­cu­la de es­pa­da­chi­nes de ba­jo pre­su­pues­to. Pe­ro re­sul­ta que, en reali­dad, tam­bién se lla­ma­ba Do­nald, Do­nald Clark Scutt. Es­to prue­ba que, en el uni­ver­so que ro­dea al mag­nan­te, ocul­tar el ver­da­de­ro nom­bre en el mo­men­to jus­to es más im­por­tan­te que al­go tan in­sig­ni­fi­fi­can­te co­mo esa can­ti­ne­la aca­dé­mi­ca de ser fi­fiel a los ma­te­ria­les.

Pa­ra Trump, los edi­fi­fi­cios son va­llas pu­bli­ci­ta­rias. Igual que el em­pe­ra­dor Au­gus­to hi­zo que Roma pa­sa­se del la­dri­llo al mármol, Scutt in­tro­du­jo un re­ful­gen­te vi­drio co­lor bron­ce en una zo­na de Man­hat­tan don­de has­ta en­ton­ces se es­ti­la­ba la pie­dra ca­li­za, dig­na­men­te si­len­cio­sa. Pa­ra ex­traer el mármol ro­sa que uti­li­zó pa­ra el ves­tí­bu­lo hi­zo que le tra­je­ran una montaña en­te­ra de Ca­rra­ra. “Me gus­tan las co­sas nue­vas y bri­llan­tes”, afi­fir­mó en­to­nes el fu­tu­ro pre­si­den­te. Las co­sas nue­vas y bri­llan­tes co­mu­ni­ca­ban su ri­que­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.