IN­TRO­DUC­CIÓN

El País - Icon Design - - Introducción - Daniel García SUB­DI­REC­TOR DE ICON DE­SIGN

Hu­bo dos en­sa­yos ge­ne­ra­les an­tes de de­ci­dir­nos a ha­cer la re­vis­ta que tie­ne en sus ma­nos. Dos nú­me­ros de ICON, los de ju­nio y no­viem­bre del año pa­sa­do, don­de el di­se­ño, la ar­qui­tec­tu­ra y el in­terio­ris­mo to­ma­ron la mi­tad de la re­vis­ta en for­ma de sec­ción. En el pri­me­ro de­fen­día­mos la im­por­tan­cia de la de­co­ra­ción, al­go con bas­tan­te sen­ti­do en una re­vis­ta mas­cu­li­na, ha­bi­da cuen­ta de los es­te­reo­ti­pos. En el se­gun­do afir­má­ba­mos que el ca­rác­ter, más que el gus­to, de­be­ría ser la cla­ve pa­ra va­lo­rar un in­te­rior, so­bre to­do si pre­ten­de ser el re­tra­to de su due­ño. A día de cie­rre, en­fren­ta­dos a un ICON DE­SIGN que se ha con­ver­ti­do en una re­vis­ta in­de­pen­dien­te de 156 pá­gi­nas, re­sul­ta que lo prin­ci­pal no es ni el ca­rác­ter ni las cor­ti­nas ni la ar­qui­tec­tu­ra. Es la im­por­tan­cia de ha­cer co­sas. O más bien del pro­ce­so de ha­cer­las.

No pre­ten­do po­ner­me ño­ño. Que per­fi­les opues­tos co­mo el bar­ce­lo­nés Mi­guel Mi­lá (p. 122) y el es­ta­dou­ni­den­se Tho­mas Bar­ger (p. 112) com­par­tan el gus­to por po­ner­se ma­nos a la obra en­cie­rra más sig­ni­fi­ca­do que can­tar las vir­tu­des de la cul­tu­ra ma­ker a es­tas al­tu­ras de 2017. Mi­lá lle­va des­de los años cin­cuen­ta di­se­ñan­do ob­je­tos con la úni­ca pre­mi­sa de la uti­li­dad; en su ca­so, es el tra­ba­jo en su pro­pio ta­ller, la “ar­te­sa­nía do­més­ti­ca”, lo que va de­ter­mi­nan­do el as­pec­to del ob­je­to. Bar­ger tie­ne 25 años y el di­se­ño no le in­tere­sa de­ma­sia­do. Es ar­qui­tec­to pe­ro se ha he­cho ar­te­sano de unas pie­zas de mo­bi­lia­rio que pa­re­cen chu­rros de co­lo­res y no se pue­den usar pa­ra na­da que no sea sen­tar­se a mi­rar­las, a ser po­si­ble, so­bre una si­lla que sí fun­cio­ne.

No es ne­ce­sa­rio ha­cer mue­bles con las pro­pias ma­nos pa­ra sa­lir en es­ta re­vis­ta. Ni Gior­gio Ar­ma­ni, nues­tro hom­bre de por­ta­da, ni Pa­tri­cia Ur­quio­la (p. 98), que po­si­ble­men­te sea la di­se­ña­do­ra de pro­duc­to más im­por­tan­te de la ac­tua­li­dad, sue­len sen­tar­se a ator­ni­llar las pa­tas de un ban­co. Tam­po­co el in­terio­ris­ta Lá­za­ro Ro­sa-Vio­lán (p. 130) co­lo­ca las bom­bi­llas de las 3.000 lám­pa­ras que su es­tu­dio di­se­ña y fa­bri­ca con pro­vee­do­res lo­ca­les. Se tra­ta de vi­sión y de res­pe­to por lo que se pro­du­ce. Por sus tiem­pos y por que el pro­ce­so sea el ade­cua­do pa­ra dar lu­gar a un ob­je­to que val­ga lo que cues­ta (ge­ne­ral­men­te, mu­cho). El di­se­ña­dor Mar­cel Wan­ders lo di­jo ha­ce po­co: es­tá muy bien que la in­dus­tria de la mo­da aca­pa­re to­da la in­me­dia­tez que le dé la ga­na si es­to sig­ni­fi­ca que la del mue­ble pue­de con­ser­var su len­ti­tud. Una ca­de­na de ro­pa rá­pi­da es ca­paz de co­piar un jer­sey en 15 días. Ver­sa­ce Ho­me tar­da un año y me­dio en desa­rro­llar una co­lec­ción tex­til.

Jus­to an­tes de ce­rrar es­te nú­me­ro, el di­rec­tor y yo pa­sa­mos una se­ma­na en Mi­lán, vi­si­tan­do lo que en su ori­gen era una fe­ria es­pe­cia­li­za­da –el Sa­lo­ne del Mo­bi­le– y hoy se ha con­ver­ti­do en Mi­lan De­sign Week: un me­ga­even­to que mez­cla so­fás, ocio y ne­go­cio co­mo so­lo pue­de ocu­rrir en Ita­lia. Una no­che ce­na­mos con Kse­nia Shes­ta­kovs­ki, la men­te ma­ra­vi­llo­sa que se es­con­de tras la cuen­ta @De­cor­hard­co­re en Ins­ta­gram. Kse­nia ras­trea eBay en bus­ca del mo­bi­lia­rio más es­pan­to­so: con ter­cio­pe­lo ro­sa, cis­nes, la­zos, pe­lu­che, me­ta­cri­la­to o ca­be­ce­ros con for­ma de con­cha. Du­ran­te la ce­na nos de­cía que el di­se­ño del Sa­lo­ne era de­ma­sia­do bo­ni­to (lue­go se en­car­gó de en­con­trar ex­po­si­to­res a su me­di­da). Que el mi­ni­ma­lis­mo nór­di­co y la dic­ta­du­ra del buen ro­llo de las me­sas de­ca­pa­das con pla­tos de agua­ca­te cor­ta­do han con­ver­ti­do las ca­sas y los ins­ta­grams de la gen­te en un abu­rri­dí­si­mo quie­ro y no pue­do de buen gus­to. Que lo su­yo son “mue­bles emo­cio­na­les”. Cla­ro. Ni ma­nos, ni ma­kers. Di­se­ño emo­cio­nal. Eso es lo que nos gus­ta en ICON DE­SIGN y no sa­bía­mos de­fi­nir (Kse­nia lo ex­pli­ca me­jor que yo en su pro­pia sec­ción, bús­que­la en la página 40).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.