CAR­TA DEL DI­REC­TOR

El País - Icon Design - - CARTA DEL DIRECTOR -

Les voy a ha­cer una con­fe­sión: ha­cer una re­vis­ta de di­se­ño, ar­qui­tec­tu­ra e in­terio­ris­mo me asus­ta un po­co. No soy ex­ce­si­va­men­te fe­ti­chis­ta, a mí se me se­du­ce más con una ce­na que con un ja­rrón. Tam­po­co soy una au­to­ri­dad en la fi­na lí­nea que se­pa­ra la abs­trac­ción del bru­ta­lis­mo en ar­qui­tec­tu­ra (aun­que me han di­cho que a ve­ces co­exis­ten). Me aco­bar­do en los de­ba­tes so­bre aca­ba­dos de már­mol (¿apo­ma­za­do, ma­te, bri­llo?) y la cur­va de un pa­sa­ma­nos no sue­le sus­ci­tar­me sen­ti­mien­tos in­ten­sos. Una vez rom­pí una bo­ni­ta y ca­ra si­lla de di­se­ño y la pe­na me du­ró lo que tar­dé en lle­var­la al con­te­ne­dor –la­men­ta­ble­men­te, lo ha­brán adi­vi­na­do, tam­po­co he si­do to­ca­do con el don del bri­co­la­je y las ma­nua­li­da­des, y ni si­quie­ra con el de lle­var co­sas a re­pa­rar–. Y lo re­co­noz­co: los ca­bles de la te­le y el te­lé­fono no so­lo es­tán a la vis­ta en ca­sa, tam­bién han es­ta­do en el ori­gen de al­gún que otro ac­ci­den­te.

Di­go to­do es­to con pe­sar, por­que na­da en el mun­do me gus­ta­ría más que te­ner ex­pe­rien­cias ul­tra­cor­po­ra­les aca­ri­cian­do po­mos o com­pa­ran­do ro­da­piés. No es iro­nía: me fas­ci­na la pa­sión con la que mu­chos ami­gos re­nue­van anual­men­te sus es­pa­cios vi­ta­les y ad­mi­ro ca­si tan­to a los di­se­ña­do­res, ar­qui­tec­tos e in­terio­ris­tas co­mo a los mé­di­cos y los cien­tí­fi­cos, por­que dis­fru­to enor­me­men­te de la uti­li­dad de sus ha­llaz­gos sin te­ner la suer­te de po­seer su ta­len­to. Pe­ro la cues­tión es que, aun­que no lo ha­ga, me mue­ro por en­ten­der có­mo fun­cio­nan. ¿Por qué los di­se­ña­do­res toman las de­ci­sio­nes que toman? Ca­da vez que en­tro en una ha­bi­ta­ción mag­ní­fi­ca­men­te de­co­ra­da me ha­go esa pre­gun­ta. Lo mis­mo me ocu­rre cuan­do me en­se­ñan una re­for­ma so­ber­bia. Por no ha­blar de la idea de pro­yec­tar un edi­fi­cio. Los pue­do apre­ciar e in­clu­so en­tu­sias­mar­me, pe­ro no pue­do com­pren­der to­dos los me­ca­nis­mos men­ta­les que ocul­tan. Y es al­go que a ve­ces me de­ses­pe­ra por­que lo que pa­ra mí es un ga­li­ma­tías ma­te­má­ti­co pa­ra otros es tan in­tui­ti­vo co­mo atar­se los cor­do­nes. Me fas­ci­nan las re­vis­tas de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro an­te ellas soy –pa­ra­fra­sean­do un bo­ni­to dar­do que le lan­zó Ro­bert Mot­her­well a Tom Wol­fe– co­mo un ni­ño de seis años vien­do una peli porno que si­gue los mo­vi­mien­tos pe­ro no en­tien­de los ma­ti­ces. Es un len­gua­je vi­sual que me cau­ti­va tan­to co­mo me cues­ta tra­du­cir­lo. Da­ni Gar­cía, sub­di­rec­tor de ICON DESIGN, y yo siem­pre dis­cu­ti­mos por lo mis­mo (a él le gus­tan las imá­ge­nes apa­ga­das y me­dio va­cías, y a mí las que im­pli­can un mí­ni­mo de ac­ti­vi­dad hu­ma­na, aun­que sea de­trás del ob­je­ti­vo), pe­ro nun­ca sa­be­mos ar­gu­men­tar­lo. ¿Exis­ten re­glas con­cre­tas, vá­li­das y re­pro­du­ci­bles pa­ra fa­bri­car co­sas bo­ni­tas, tras­cen­den­tes o am­bas co­sas a la vez? No, pe­ro, a su ma­ne­ra, ca­da una de las pá­gi­nas de es­ta re­vis­ta tra­ta de en­con­trar­las. Es por es­ta ra­zón que nos gus­ta re­pe­tir que es­ta pu­bli­ca­ción es más in­tui­ti­va que aca­dé­mi­ca.

No sé si por coin­ci­den­cia, dos de las en­tre­vis­tas de es­te nú­me­ro son con dos ar­qui­tec­tos que se pre­cian de su for­ma­ción po­co aca­dé­mi­ca: ni John Paw­son ni Ricardo Bo­fill tu­vie­ron un pa­so con­ven­cio­nal por la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro han al­can­za­do una ma­du­rez pro­fe­sio­nal, di­ga­mos, al­ter­na­ti­va. Al­go que se re­fle­ja en los es­pa­cios que ha­bi­tan: ca­sas muy per­so­na­les que so­lo se pa­re­cen a ellos. Nues­tra fal­ta de aca­de­mi­cis­mo tam­bién nos ha lle­va­do a pe­dir ayu­da: en es­te ca­so, a cin­co pro­fe­sio­na­les del di­se­ño pa­ra que nos re­co­mien­den sus nue­vos ta­len­tos fa­vo­ri­tos (no es que no­so­tros no tu­vié­ra­mos los nues­tros, sino que sa­be­mos re­co­no­cer la au­to­ri­dad cuan­do es­ta­mos an­te ella). Tam­bién nos gus­ta sa­lir­nos con la nues­tra y dar nues­tro pro­pio pun­to de vis­ta so­bre un mun­do que en­con­tra­mos fas­ci­nan­te. Creo que las fo­tos que Pa­blo Za­mo­ra y Nono Vázquez han he­cho de al­gu­nos de nues­tros re­lo­jes fa­vo­ri­tos con un pu­ña­do de pie­zas de di­se­ño so­lo las po­drá en­con­trar en la re­vis­ta que tie­ne en­tre ma­nos. Y, quie­ro pen­sar, que tam­bién el pun­to de vis­ta pro­vo­ca­dor de nues­tros co­lum­nis­tas, Ty­ler Brû­lé y Jor­di La­ban­da, o las dis­qui­si­cio­nes de­co­ra­ti­vas de Xa­vi San­cho, nues­tro re­dac­tor je­fe. Es a él a quien me gus­ta­ría dar la bien­ve­ni­da co­mo con­sul­tor de es­pa­cios es­té­ti­cos en es­te nues­tro se­gun­do nú­me­ro. Y me apun­to a su axio­ma: “Si es útil, no es ca­pri­cho. Si es di­ver­ti­do, no es tra­ba­jo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.