Con­ver­sa­cio­nes en la Cos­ta Bra­va

La ca­sa que Ricardo Bo­fill se cons­tru­yó en la Cos­ta Bra­va es un re­tra­to de su ca­rác­ter: ex­pre­si­vo, vehe­men­te y, a su mo­do, es­pi­ri­tual. Vi­si­ta­mos el san­tua­rio del ar­qui­tec­to más rei­vin­di­ca­do por la ge­ne­ra­ción Ins­ta­gram

El País - Icon Design - - SUMARIO - Tex­to Jor­di La­ban­da Fo­to­gra­fía Gre­go­ri Ci­ve­ra

La ca­sa me­nos co­no­ci­da de Ricardo Bo­fill es tam­bién una de sus pre­fe­ri­das. Jor­di La­ban­da le ha­ce una vi­si­ta pa­ra char­lar sin in­te­rrup­cio­nes.

JL Há­ble­me de es­ta ca­sa en la que es­ta­mos, su lu­gar de des­can­so en la Cos­ta Bra­va. RB Cuan­do me pre­gun­tan dón­de te gus­ta vi­vir o qué te gus­ta ha­cer, la res­pues­ta es es­tar aquí y en La Fá­bri­ca, mi ca­sa de Bar­ce­lo­na. Es­tos lu­ga­res son la ex­pre­sión más di­rec­ta de mi ma­ne­ra de pen­sar, de mi ma­ne­ra de vi­vir, de mi es­té­ti­ca y de mi ma­ne­ra de ver el mun­do. Tie­nen en co­mún el gus­to por la ar­qui­tec­tu­ra po­bre y que en las dos exis­ten es­pa­cios pa­ra des­can­sar, es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar, es­pa­cios pa­ra ver a los de­más cuan­do lo deseas. Es­ta or­ga­ni­za­ción me ha ido lle­van­do a una vi­da mo­na­cal, muy es­tric­ta. Y me hu­bie­se gus­ta­do ir ha­cia una ar­qui­tec­tu­ra aún más po­bre, co­mo las ar­qui­tec­tu­ras del de­sier­to. La ma­yor sen­si­bi­li­dad que po­seo es la es­pa­cial, eso es lo que me per­mi­te mi­rar el es­pa­cio de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, con los ojos muy abier­tos.

JL Sus ca­sas me pa­re­cen lu­ga­res don­de se res­pi­ra una es­pi­ri­tua­li­dad muy pro­fun­da. RB Son es­pa­cios ri­tua­li­za­dos pa­ra una cier­ta ma­ne­ra de vi­vir y de tra­ba­jar. Exis­te un as­pec­to es­pi­ri­tual, pe­ro re­la­cio­na­do con mi ateís­mo y mi ma­ne­ra de pen­sar.

JL No se lo pre­gun­ta­ba con un ma­tiz re­li­gio­so. ¿Le in­tere­sa la re­li­gión? RB Me in­tere­sa la re­li­gión, pe­ro no me gus­ta por­que me pa­re­ce una fa­ci­li­dad pa­ra la vi­da. Ser re­li­gio­so es co­mo te­ner una especie de guía de com­por­ta­mien­to y a mí me gus­ta la li­ber­tad. Cuan­do yo era jo­ven siem­pre es­ta­ba fue­ra de la norma. Ven­go de una fa­mi­lia muy li­be­ral y no me ape­te­cía ca­sar­me, no me gus­ta­ba es­tar en la aca­de­mia. Me gus­ta­ban las dro­gas, me gus­ta­ba la li­ber­tad per­so­nal. Es­tar fue­ra de la norma, fue­ra de una cla­se so­cial o de una re­li­gión pre­fi­ja­da.

JL ¿Se con­si­de­ra una per­so­na es­pi­ri­tual?

RB La pa­la­bra es­pi­ri­tual me es un po­co aje­na.

RB Soy una per­so­na to­tal­men­te au­to­ana­li­za­da. Ca­da eta­pa de mi vi­da ha si­do un aná­li­sis crí­ti­co de lo que he he­cho y una pro­yec­ción de lo que in­ten­to ser. Es­toy cons­tan­te­men­te ana­li­zán­do­me, cues­tio­nán­do­me y pro­yec­tán­do­me ha­cia el fu­tu­ro.

JL ¿Con­di­cio­na es­te au­to­aná­li­sis su ma­ne­ra de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra? RB Me da el re­tra­to de lo que yo soy y de las ar­qui­tec­tu­ras que pro­duz­co. Mi obra es el reflejo de la evo­lu­ción de mi per­so­na­li­dad a lo lar­go del tiem­po.

JL ¿Cree en el psi­coa­ná­li­sis?

RB El psi­coa­ná­li­sis, tal co­mo ha de­ri­va­do des­de Sig­mund Freud, me es po­co útil. Lo úni­co que un psi­coa­na­lis­ta ha­ría de mí es in­ten­tar con­ver­tir­me en una per­so­na nor­mal.

JL Un buen psi­coa­na­lis­ta lo que in­ten­ta­ría es que se co­no­cie­ra a sí mis­mo. RB Es que eso yo lo ha­go so­lo. Ana­li­zar­me a mí mis­mo es ca­si lo que me­jor sé ha­cer. Y co­no­cer mis lí­mi­tes. En el fon­do lo que me in­tere­sa es la crea­ti­vi­dad, esa lí­nea frá­gil en­tre la cor­du­ra y la lo­cu­ra.

JL La Mu­ra­lla Ro­ja, una de sus pri­me­ras obras, es el lu­gar de Es­pa­ña más pu­bli­ca­do en Ins­ta­gram. RB Cons­truí ese edi­fi­cio en­tre 1973 y 1974, prác­ti­ca­men­te sin pla­nos y uti­li­zan­do al­ba­ñi­les de la em­pre­sa de mi pa­dre. Qui­se ha­cer una obra ver­na­cu­lar so­fis­ti­ca­da, una opo­si­ción al pai­sa­je que la ro­dea­ba. Pe­ro las re­des so­cia­les no se en­tre­tie­nen en en­ten­der por qué lo hi­ce. Nun­ca mi­ran un con­jun­to, mi­ran por pun­tos y ha­cen ob­ser­va­cio­nes y crí­ti­cas a es­tos pun­tos. Tie­nen la ven­ta­ja de la ins­tan­ta­nei­dad y el in­con­ve­nien­te de la fri­vo­li­dad, de la fal­ta de pro­fun­di­dad en el aná­li­sis. Es­te pen­sa­mien­to pun­tual ha­ce que mi obra, que es una tra­yec­to­ria pen­sa­da y ar­ti­cu­la­da, se juz­gue por ins­tan­tes.

JL Coin­ci­di­rá con­mi­go en que las re­des so­cia­les han acer­ca­do su tra­ba­jo a un nue­vo pú­bli­co. RB A mí ser co­no­ci­do no me in­tere­sa. No quie­ro pu­bli­car un li­bro so­bre mi obra o ha­cer unas me­mo­rias. Si ten­go que es­cri­bir pre­fie­ro es­cri­bir so­bre el fu­tu­ro. Soy más pro­yec­tis­ta que ana­lis­ta.

JL Con pers­pec­ti­va, ¿có­mo ve su obra?

RB En la épo­ca del Wal­den [Wal­den-7, el con­tro­ver­ti­do edi­fi­cio de vi­vien­das so­cia­les que ter­mi­nó en 1975] tra­ba­ja­ba en pro­yec­tos utó­pi­cos que fue­ron ha­cién­do­se reali­dad. No veo mi obra co­mo una su­ce­sión de éxi­tos, sino des­de un pun­to de vis­ta crí­ti­co. Cam­bio de es­ti­lo, cam­bio de len­gua­je y de pro­ce­di­mien­tos

« Ven­go de una fa­mi­lia muy li­be­ral y no me ape­te­cía ca­sar­me, no me gus­ta­ba es­tar en la aca­de­mia. Me gus­ta­ban las dro­gas, me gus­ta­ba la li­ber­tad per­so­nal. Es­tar fue­ra de la norma o de una cla­se so­cial»

por­que el aná­li­sis crí­ti­co ha­ce que yo mis­mo me dé la opor­tu­ni­dad de cam­biar y ha­cer otro pro­yec­to di­fe­ren­te. Me gus­ta en­sa­yar ar­qui­tec­tu­ras va­ria­das con vo­ca­bu­la­rios dis­tin­tos, por eso es tan com­pli­ca­do pa­ra la crí­ti­ca ana­li­zar mi obra.

JL Aun así, se­gu­ro que hay una mú­si­ca co­mún.

RB Hay una sin­to­nía co­mún, a mi pe­sar. Me gus­ta­ría cam­biar más de lo que cam­bio. Ca­da pro­yec­to arras­tra el 60 o el 70% del pa­sa­do y pue­de ser no­ve­do­so en un 10 o 20%. Es im­po­si­ble que un pro­yec­to sea com­ple­ta­men­te nue­vo, pe­ro al­go he con­se­gui­do. La Mu­ra­lla Ro­ja no se pa­re­ce al Wal­den, el Wal­den no se pa­re­ce a Mar­ne-la-Va­llée [mo­nu­men­tal con­jun­to neo­ba­rro­co de vi­vien­das so­cia­les ter­mi­na­do en 1985], Mar­ne-la-Va­llée no se pa­re­ce al Ve­la [el Ho­tel W Bar­ce­lo­na, 2010], el Ve­la no se pa­re­ce al ae­ro­puer­to [las am­plia­cio­nes de 1991 y 2009 de El Prat], y el ae­ro­puer­to no se pa­re­ce a es­ta ca­sa. Cuan­do se es­tu­dia mi obra en pro­fun­di­dad sí que se ve la mis­ma pro­ble­má­ti­ca: el cru­ce de la ver­ti­cal con la ho­ri­zon­tal, el co­lo­car una ven­ta­na en la pa­red, el gus­to por el mi­ni­ma­lis­mo, el gus­to por la fuer­za de la ex­pre­sión, el gus­to por una in­ti­mi­dad muy se­lec­ti­va y pri­va­da…

JL ¿Qué es­tá ha­cien­do úl­ti­ma­men­te?

RB Ten­go pro­yec­tos en Mos­cú, en Áfri­ca, en Chi­pre y en In­dia, y en ca­da uno he in­ten­ta­do re­co­ger pro­ce­sos que desa­rro­llé al prin­ci­pio de mi vi­da, po­nién­do­los al día. He he­cho mo­der­ni­dad clá­si­ca, pos­mo­der­ni­dad, ar­qui­tec­tu­ra afri­ca­na, in­clu­so neo­cons­truc­ti­vis­mo.

JL ¿Tra­ba­jar en cua­tro pro­yec­tos tan di­fe­ren­tes al mis­mo tiem­po no es un po­co es­qui­zo­fré­ni­co? RB Ir has­ta el bor­de de la es­qui­zo­fre­nia con­tro­la­da me pa­re­ce un ac­to de crea­ti­vi­dad. Fuer­zas la dua­li­dad, el es­pí­ri­tu crí­ti­co. Es­tás den­tro y fue­ra del pro­yec­to, lo vi­ves y lo ob­ser­vas des­de fue­ra.

JL ¿Có­mo se ve a sí mis­mo?

RB Co­mo un nó­ma­da. Es­to ya se di­jo de mí en Fran­cia ha­ce mu­chos años, por­que mi ti­po de vi­da y mi ti­po de ar­qui­tec­tu­ra es­ta­ban ale­ja­dos de los cá­no­nes. En las con­fe­ren­cias in­ten­to ex­pli­car a los jó­ve­nes que hay par­tes de mí que les pue­den va­ler, pe­ro que no pue­do ser­vir­les co­mo mo­de­lo, por­que pa­ra ser­lo ellos ten­drían que lle­var la vi­da que yo he lle­va­do. Me sien­to un po­co dis­tin­to. Yo no soy un aca­dé­mi­co, por eso es­toy mal acep­ta­do por la aca­de­mia. Me ex­pul­sa­ron de la Uni­ver­si­dad y me ex­pul­sa­ron de Madrid, don­de no pu­de cons­truir. Es­to me hi­zo via­jar a Fran­cia y des­pués a Ar­ge­lia, La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Ja­pón, Chi­na, In­dia. He acep­ta­do es­te ti­po de vi­da y me ha gus­ta­do, o he he­cho que me gus­ta­se.

JL ¿De dón­de le vie­nen las ideas? RB Por un la­do, lle­gan del im­pul­so por ha­cer y pro­yec­tar, y por otro, del co­no­ci­mien­to y las in­fluen­cias ex­te­rio­res. Las mías son va­ria­dí­si­mas, des­de la ar­qui­tec­tu­ra ver­na­cu­lar, la del de­sier­to o el cla­si­cis­mo grie­go y ro­mano, has­ta la ar­qui­tec­tu­ra del Re­na­ci­mien­to, la de Bo­rro­mi­ni o la per­fec­ción de los tem­plos de Kyo­to. Eso sí, cuan­do pro­yec­to me va­cío de re­fe­ren­cias. En­fo­co el pro­ble­ma, bus­co cuál pue­de ser mi apor­ta­ción y, si no pue­do pre­sen­tar na­da nue­vo, lo de­jo.

JL ¿Da im­por­tan­cia a las ideas que vie­nen del sub­cons­cien­te? RB Los sue­ños tam­bién me sir­ven co­mo ele­men­tos pa­ra es­tu­diar mi per­so­na­li­dad. Via­jo tan­to que ten­go pro­ble­mas pa­ra dor­mir, y mi re­la­ción con el sue­ño es muy im­por­tan­te. El sue­ño pro­fun­do es el que me re­la­ja, el que me da crea­ti­vi­dad. A ve­ces aban­dono un pro­yec­to pa­ra vol­ver a él al día si­guien­te, ana­li­zan­do cuá­les han si­do mis sue­ños, en una con­di­ción psicológica dis­tin­ta.

JL ¿Hoy qué ha so­ña­do?

RB Du­ran­te unas ho­ras es­tu­ve su­mi­do en cier­ta sen­sa­ción de fe­li­ci­dad fí­si­ca, sen­tía una ener­gía que me ro­dea­ba y en la que me mo­vía con pla­cer. He lle­ga­do a la con­clu­sión de que los re­cuer­dos vi­ta­les son más de do­lor que de pla­cer e in­ten­to con­tro­lar mi pro­pia ac­ti­tud ha­cia ellos. En es­tos úl­ti­mos años de vi­da, que son años di­fí­ci­les por­que te en­fren­tas al fi­nal, in­ten­to am­pli­fi­car la sen­sa­ción de pla­cer.

JL ¿Y có­mo es­tá ges­tio­nan­do la eta­pa vi­tal en la que se en­cuen­tra? RB Cuan­do cum­plí los 40 años em­pe­cé a re­ba­jar mi va­ni­dad vo­lun­ta­ria­men­te. Ac­tual­men­te es­toy en la fa­se más ba­ja de mi ego. Una per­so­na con una vi­sión egó­la­tra al fi­nal de su vi­da es po­co ele­gan­te con­si­go mis­ma. Es­te con­cep­to tam­bién me gus­ta lle­var­lo a mi pro­pio tra­ba­jo: si soy hu­mil­de quie­re de­cir que to­da­vía pue­do me­jo­rar.

« Ir has­ta el bor­de de la es­qui­zo­fre­nia con­tro­la­da me pa­re­ce un ac­to de crea­ti­vi­dad. Fuer­zas la dua­li­dad, el es­pí­ri­tu crí­ti­co. Es­tás den­tro y fue­ra del pro­yec­to, lo vi­ves y lo ob­ser­vas des­de fue­ra»

JL ¿Así le ga­na la par­ti­da al tiem­po? RB Con la edad pier­des me­mo­ria pe­ro ga­nas con­cen­tra­ción y crea­ti­vi­dad. Las ga­nas de vi­vir es­tán re­la­cio­na­das con las ga­nas de crear. Quie­ro ser op­ti­mis­ta. Quie­ro vi­vir, no mo­rir. Quie­ro ser ateo en lu­gar de re­li­gio­so. Quie­ro ser po­lié­dri­co. Úl­ti­ma­men­te es­toy le­yen­do a Scho­pen­hauer: la vo­lun­tad y la re­pre­sen­ta­ción, la re­la­ción en­tre la vi­da y la muer­te.

JL Ha­blan­do de egos, us­ted es un ar­qui­tec­to con una vin­cu­la­ción muy es­tre­cha con el po­der. RB En mi tra­ba­jo hay una cons­tan­te re­la­ción con él. En Fran­cia, por ejem­plo, po­li­ti­zan la ar­qui­tec­tu­ra. No ha­blan de au­to­res sino de la ar­qui­tec­tu­ra de Luis XIV o de Na­po­león.

JL Ha­brá vi­vi­do si­tua­cio­nes muy du­ras.

RB Egos, trai­cio­nes, co­rrup­ción… To­do eso ha pa­sa­do por de­lan­te de mí. Yo no ten­go vo­lun­tad de po­der, pe­ro es al­go que me in­tere­sa mu­cho por­que mues­tra la mal­dad hu­ma­na.

JL ¿Có­mo con­vi­ve con ello?

RB La ar­qui­tec­tu­ra que ha­go, la que me pi­den, es ar­qui­tec­tu­ra de ciu­dad, icó­ni­ca, dis­tin­ta a cual­quier co­sa que se ha­ya vis­to, y es­to te re­la­cio­na in­me­dia­ta­men­te con los po­de­ro­sos. Cuan­do es­tás dis­cu­tien­do un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co a gran es­ca­la se or­ga­ni­za una gue­rra: por un la­do es­tá el que tie­ne el di­ne­ro, el que tie­ne el po­der, y lue­go es­tás tú, que tie­nes la in­te­li­gen­cia y el co­no­ci­mien­to. ¡En mo­men­tos así sí que es ne­ce­sa­rio sa­car tu ego!

JL El bru­ta­lis­mo es un con­cep­to que se es­tá usan­do muy ale­gre­men­te úl­ti­ma­men­te. ¿Qué opi­na? RB El bru­ta­lis­mo es un mo­vi­mien­to muy con­cre­to, ex­ce­si­vo y ro­tun­do. A mí me gus­ta ha­cer en­sa­yos ex­te­rio­res ro­tun­dos. Co­mo Wal­den, con el que se rom­pe la idea del blo­que, de fa­mi­lia, de pro­pie­dad, pe­ro cons­trui­do pa­ra que la co­mu­ni­dad que vi­vie­se ahí es­tu­vie­se or­gu­llo­sa. Es un mo­nu­men­to de una ca­sa en ver­ti­ca­li­dad. Lo hi­ce pa­ra ex­pli­car que se po­día ha­cer ar­qui­tec­tu­ra so­cial de otra ma­ne­ra, que po­día ser vi­si­ble. Ami­gos de la épo­ca me de­cían que la ar­qui­tec­tu­ra so­cial te­nía que ser una ar­qui­tec­tu­ra que no se vie­se y, cuan­do res­pon­día que eso me pa­re­cía ca­si un in­sul­to, me lla­ma­ban es­ta­li­nis­ta. Pe­ro a mí me pa­re­cía que ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra so­cial pa­ra una so­cie­dad he­te­ro­gé­nea con dis­tin­tos mo­dos de vi­vir era al­go bueno.

JL Más es­ta­li­nis­tas me pa­re­cen esos blo­ques in­de­cen­tes que se en­cuen­tran por las ca­rre­te­ras. RB En Ru­sia me sue­len pe­dir que ha­ga más wal­dens, pe­ro no quie­ro por­que con­si­de­ro que esa es una épo­ca aca­ba­da pa­ra mí. En cam­bio, una de las cua­tro ar­qui­tec­tu­ras que es­toy ha­cien­do aho­ra es un tro­ci­to del Wal­den lle­va­do al má­xi­mo lu­jo y a sus má­xi­mas po­si­bi­li­da­des. Es un pro­yec­to de vi­vien­das que ten­go en Chi­pre.

JL Lle­var el Wal­den al lu­jo me pa­re­ce fas­ci­nan­te. ¿Esa bru­ta­li­dad ex­te­rior con esa de­li­ca­de­za in­te­rior de­fi­ne a Ricardo Bo­fill? RB Lo que tú lla­mas ex­te­rior son co­mo tro­zos de ciu­dad. Ca­da uno de mis pro­yec­tos es un tro­ci­to de una ciu­dad im­po­si­ble. Opino que en ar­qui­tec­tu­ra el ex­te­rior es la de­fi­ni­ción del es­pa­cio pú­bli­co, de la ciu­dad, y la ciu­dad me­di­te­rrá­nea, mez­cla­da, siem­pre me ha in­tere­sa­do. La he di­vi­di­do en tro­zos y, si jun­ta­ses to­do lo que he­cho te sal­dría una ciu­dad. Cuan­do ha­go es­pa­cios pri­va­dos me acer­co más a mi ma­ne­ra ín­ti­ma de ser, es co­mo la dis­tin­ción en­tre un li­bro de Tols­toi y otro de Dos­toievs­ki. La dis­tin­ción en­tre el com­por­ta­mien­to pú­bli­co y el com­por­ta­mien­to intimo. El es­pa­cio pri­va­do, que lo ha­go muy po­co, es mi­ni­ma­lis­ta, sin re­fe­ren­cias, sin ob­je­tos, prio­ri­zan­do el es­pa­cio an­te to­do, ri­tua­li­zan­do la vi­da… En los in­te­rio­res me acer­co más a una ar­qui­tec­tu­ra más per­so­nal.

JL ¿Có­mo ve el fu­tu­ro?

RB Has­ta el año 2000 se po­dían pre­ver las dé­ca­das si­guien­tes, pe­ro aho­ra el fu­tu­ro es com­ple­jo y con­tra­dic­to­rio. La lec­tu­ra del fu­tu­ro es dis­tin­ta des­de la glo­ba­li­za­ción. Es­ta­mos en­tre la cons­truc­ción y la des­truc­ción. Los in­ves­ti­ga­do­res en Ca­li­for­nia quie­ren creer que to­do es po­si­ble, pe­ro cuan­do es­tás en Chi­na y ves que mi­les de per­so­nas se mu­dan del cam­po a la ciu­dad, pien­sas que es di­fí­cil. Por lo tan­to, no hay lec­tu­ra. Es­tá la vo­lun­tad de pen­sar. No se pue­de ser ni es­tú­pi­da­men­te op­ti­mis­ta ni ab­so­lu­ta­men­te des­truc­ti­vo.

JL ¿Le in­tere­sa ser mo­derno?

RB So­lo me in­tere­sa ser nue­vo.

« Egos, trai­cio­nes, co­rrup­ción… To­do eso ha pa­sa­do por de­lan­te de mí. Yo no ten­go nin­gu­na vo­lun­tad de po­der, pe­ro me in­tere­sa mu­chí­si­mo por­que mues­tra de ma­ne­ra cla­ra la mal­dad hu­ma­na»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.