CAR­TA DEL DI­REC­TOR

El País - Icon Design - - SUMARIO - Lu­cas Arraut DI­REC­TOR DE ICON

Cual­quier ciu­dad po­sin­dus­trial con pa­sa­do glo­rio­so y pre­sen­te in­cier­to com­par­te en un mo­men­to u otro la mis­ma ten­ta­ción: con­tra­tar a un ar­qui­tec­to es­tre­lla (pon­ga­mos, Frank Gehry) pa­ra que le di­se­ñe un museo-ins­ti­tu­ción de ca­te­go­ría mun­dial (por ejem­plo, el Gug­gen­heim) y sen­tar­se a es­pe­rar y ver có­mo su economía flo­re­ce a tra­vés de la cul­tu­ra. ¿La bil­bai­na­da de­fi­ni­ti­va? Lo lla­man “el an­sia­do efec­to Gug­gen­heim”. Y ha al­can­za­do en los úl­ti­mos años tin­tes có­mi­cos.

Ch­ris Mi­chael, un pe­rio­dis­ta de The Guar­dian, re­la­ta­ba en cier­ta oca­sión una con­ver­sa­ción que man­tu­vo con To­masz Kacprzak, pre­si­den­te del con­se­jo mu­ni­ci­pal de Lodz, la ter­ce­ra ciu­dad más po­bla­da de Po­lo­nia. En ella, el re­gi­dor le con­ta­ba con or­gu­llo có­mo se ha­bía reuni­do con el pro­pio Gehry no pa­ra pe­dir­le que crea­ra pa­ra la ur­be un equi­pa­mien­to si­mi­lar, una va­ria­ción so­bre el mis­mo te­ma ar­qui­tec­tó­ni­co, sino pa­ra que les re­pli­ca­ra exac­ta­men­te el mis­mo edi­fi­cio bilbaíno, ¡panel de ti­ta­nio por panel de ti­ta­nio! La úni­ca di­fe­ren­cia, acla­ra­ba Kacprzak, quién sa­be si pa­ra tran­qui­li­zar la con­cien­cia del ar­qui­tec­to, se­ría su uso: los po­la­cos no bus­ca­ban un museo, sino una sa­la de con­cier­tos. En tal ca­so y pues­tos a clo­nar: ¿por qué no ha­cer­lo con otra de las obras em­ble­má­ti­cas del pro­yec­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se, el au­di­to­rio Walt Dis­ney de Los Ángeles?

“En Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca to­das las ciu­da­des quie­ren te­ner un es­pa­cio así. Se ha con­ver­ti­do en un cli­ché del desa­rro­llo ur­bano y el cre­ci­mien­to has­ta un ex­tre­mo per­ver­so”, me re­co­no­ce Tho­mas Heat­her­wick en una en­tre­vis­ta que pu­bli­ca­mos en es­te ter­cer nú­me­ro de ICON DE­SIGN (pá­gi­na 116). El di­se­ña­dor bri­tá­ni­co es el res­pon­sa­ble del es­pec­ta­cu­lar Zeitz MOCAA, el pri­mer museo de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano del mun­do, que abrió sus puer­tas el pa­sa­do sep­tiem­bre en Ciu­dad del Ca­bo y que, pe­se a se­guir in­di­si­mu­la­da­men­te el mo­de­lo bilbaíno, pre­ten­de tam­bién im­pul­sar a los jó­ve­nes crea­do­res del con­ti­nen­te y po­ner freno a la diás­po­ra de ar­tis­tas que Áfri­ca ha su­fri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Es de­cir, re­cu­pe­rar la fun­ción ori­gi­nal del Gug­gen­heim de Bil­bao: re­ge­ne­rar el te­ji­do de la ciu­dad y ali­men­tar la cul­tu­ra, no co­lo­car una tien­da de lu­jo en me­dio de un ba­rrio a me­dio ha­cer, co­mo mu­chos lo han en­ten­di­do. ¿Por ejem­plo? Los pro­mo­to­res de la su­cur­sal del Lou­vre Abu Dha­bi, que se yer­gue en me­dio del de­sier­to en, pre­ci­sa­men­te, un ba­rrio a me­dio ha­cer en el emi­ra­to. Se lla­ma Is­la de la Fe­li­ci­dad (Al Saa­di­yat) y aguar­da la (hoy im­pro­ba­ble) fi­na­li­za­ción de otros pro­yec­tos de pos­tín: un museo nacional (pro­yec­ta­do por Nor­man Fos­ter), un cen­tro pa­ra las ar­tes es­cé­ni­cas (Zaha Ha­did) y su­cur­sa­les de la Uni­ver­si­dad de Nueva York y, ejem, el Gug­gen­heim (Gehry).

Es­tá por ver qué sen­ti­do ten­drán to­das esas co­sas ahí pues­tas. Pe­ro el ries­go de en­ten­der la ar­qui­tec­tu­ra co­mo un me­ro so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas de ima­gen, un ata­jo rá­pi­do al éxi­to pla­ne­ta­rio, es al­to. Ya nos lo ad­vir­tió en un apar­te de la en­tre­vis­ta que pu­bli­ca­mos en la pá­gi­na 94 el ga­le­ris­ta Marc Ben­da: “Vi­vi­mos tiem­pos en los que el PIB de al­gu­nos paí­ses es in­fe­rior a la for­tu­na de al­gu­nos in­di­vi­duos, pe­ro al mis­mo tiem­po en­car­gan a star­chi­tects pro­yec­tos mi­llo­na­rios que no tie­nen mu­cha uti­li­dad”.

Que­re­mos creer que el ejem­plo de Heat­her­wick lo es tam­bién de una ten­den­cia a pri­mar el pro­duc­to lo­cal so­bre la uni­for­mi­dad del gé­ne­ro im­por­ta­do. Tam­bién, que ya es ho­ra de ad­mi­tir, 20 años des­pués de su inau­gu­ra­ción, que el sue­ño del efec­to Gug­gen­heim pro­du­ce mons­truos co­mo el Pa­la­cio de Congresos de Ovie­do, de Santiago Ca­la­tra­va, un en­gen­dro con for­ma de OVNI del que pa­re­cen a pun­to de sa­lir una le­gión de vio­len­tos alie­ní­ge­nas dis­pues­tos a to­mar por las ma­las la ciu­dad as­tu­ria­na. No so­lo lo di­go yo. La por­ta­da del li­bro de Llàtzer Moix Que­ría­mos un Ca­la­tra­va: via­jes ar­qui­tec­tó­ni­cos por la se­duc­ción y el re­pu­dio (Ed. Anagra­ma) re­su­me, con una ame­na­za­do­ra ima­gen del pro­yec­to, el con­flic­ti­vo sen­tir po­pu­lar so­bre él.

Por suer­te, las no­ti­cias que lle­gan úl­ti­ma­men­te des­de ese pla­ne­ta lla­ma­do ar­qui­tec­tu­ra no re­sul­tan tan hos­ti­les y pa­re­cen ha­blar de una vuel­ta a la cor­du­ra. Ahí es­tá el úl­ti­mo pre­mio Pritz­ker al in­dio Val­krish­na Dos­hi o la ten­den­cia ca­da vez más re­cu­rren­te a re­mo­de­lar, a reha­cer lo ya exis­ten­te, en lu­gar de a cons­truir de ce­ro.

Por­que efec­to Gug­gen­heim pue­de que no ha­ya más que uno, aun­que, co­mo di­ce el chis­te, los de Bil­bao pue­dan na­cer en cual­quier par­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.