Un país pa­ra sen­tar­se

Vi­si­ta­mos la se­de ca­ta­la­na del fa­bri­can­te de mue­bles de ex­te­rior Ket­tal y apren­di­mos que, en las ma­nos ade­cua­das, los tu­bos de aluminio se con­vier­ten en pie­zas que a uno no le im­por­ta­ría me­ter en su sa­lón

El País - Icon Design - - PORTAFOLIO - DA­NIEL GAR­CÍA

En Bell­vei (Ta­rra­go­na), a 60 km de Bar­ce­lo­na, pa­sa­do Sit­ges, se es­con­de la fá­bri­ca de Ket­tal, tal vez la fir­ma de mue­bles de ex­te­rior de ca­li­dad más im­por­tan­te de nues­tro país, con más de me­dio si­glo de his­to­ria y pre­sen­te en 80 mer­ca­dos. En un es­pa­cio am­plio, diá­fano y de una blan­cu­ra to­tal (ayu­dan la luz na­tu­ral y los fluo­res­cen­tes), 160 ope­ra­rios con­vier­ten lar­guí­si­mos tu­bos de aluminio en best se­llers co­mo la si­lla Vi­lla­ge –una ac­tua­li­za­ción de la clá­si­ca si­lla de te­rra­za api­la­ble– o anu­dan la cuer­da que da for­ma al res­pal­do tren­za­do de Ca­la: la es­pec­ta­cu­lar ver­sión tec­no­ló­gi­ca de aquel si­llón don­de se sen­ta­ba Em­ma­nue­lle.

Ket­tal na­ció en 1964, cuan­do a Ma­nuel Alor­da se le ocu­rrió im­por­tar las si­llas y me­sas de aluminio de la ca­sa ale­ma­na Kettler. Pron­to fun­dió su nom­bre con el de los ale­ma­nes (Kettler-Alor­da, ¿se da cuen­ta?) y em­pe­zó a fa­bri­car sus pro­pios mue­bles. Tam­po­co tar­dó en en­ri­que­cer su ofer­ta más allá de las tum­bo­nas flo­rea­das. Se in­tro­du­jo en el mer­ca­do de la hos­te­le­ría –lo que aho­ra es el bo­yan­te ne­go­cio lla­ma­do con­tract– y ac­tua­li­zó con aluminio y fi­bra ar­ti­fi­cial el bam­bú y el mim­bre, aque­llos ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, pe­ro pe­re­ce­de­ros, de los mue­bles de ex­te­rior de siem­pre. El nue­vo si­glo in­tro­du­jo la nueva ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia, la in­ter­na­cio­na­li­za­ción y la irrup­ción del di­se­ño de au­tor: en 2006 la co­lec­ción Maia de Pa­tri­cia Ur­quio­la, con sus án­gu­los re­tro­fu­tu­ris­tas y tren­za­do tri­di­men­sio­nal, inau­gu­ró es­ta nueva era.

El elen­co de di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les que hoy co­la­bo­ra con Ket­tal es un quién es quién de lo más co­ti­za­do de la pro­fe­sión. Es­tá Ur­quio­la, cla­ro, pe­ro tam­bién han in­cor­po­ra­do al in­glés Jas­per Mo­rri­son, al ita­liano Ro­dol­fo Dor­do­ni, a los ima­gi­na­ti­vos fran­ce­ses Ro­nan y Er­wan Bou­rou­llec o al dúo an­glo­in­dio Dos­hi Le­vien, que ade­más de mo­bi­lia­rio di­se­ña las co­lec­cio­nes tex­ti­les de la ca­sa (una ape­te­ci­ble gama de ocres, cal­de­ros, na­ran­jas, gri­ses, ver­do­sos y ama­ri­llos). Es­ta úl­ti­ma co­la­bo­ra­ción es el ejem­plo per­fec­to de lo que no cam­bia en la fá­bri­ca de Bell­vei: los di­se­ños, de ins­pi­ra­ción cos­mo­po­li­ta, lle­gan des­de un es­tu­dio lon­di­nen­se, pe­ro los tex­ti­les se te­jen, se prue­ban y se co­lo­can en ca­da pie­za en la blan­quí­si­ma plan­ta que Ma­nuel Alor­da fun­dó. Pién­se­lo dos ve­ces an­tes de asu­mir que lo úni­co que po­de­mos pro­mo­cio­nar en España son los ape­ri­ti­vos al sol. Tam­bién las si­llas, las me­sas, las tum­bo­nas, las som­bri­llas, las pa­go­das y las ban­de­jas... Es­to úl­ti­mo, se­ño­res de Ket­tal, pue­den to­már­se­lo co­mo una su­ge­ren­cia.

El 85 por cien­to de la fa­bri­ca­ción de los mue­bles de ex­te­rior Ket­tal se ha­ce a mano. Aba­jo, la sa­la prin­ci­pal de la fá­bri­ca de la mar­ca en Bell­vei.

La co­lec­ción de mue­bles de jar­dín Lands­ca­pe, desa­rro­lla­da por el equi­po de di­se­ño de Ket­tal, con­tie­ne los ma­te­ria­les con los que me­jor tra­ba­jan: aluminio, ma­de­ra y re­sis­ten­te tex­til sin­té­ti­co.

El co­lo­ri­do de las te­las de Ket­tal ha si­do desa­rro­lla­do por Dos­hi Le­vien.

Un ope­ra­rio re­pa­sa la pin­tu­ra de las es­truc­tu­ras de aluminio. Arri­ba, ba­ses de me­sa api­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.