Un fuer­te aplau­so

To­dos los iconos del di­se­ño que ve en la ima­gen su­pe­rior son obra de Al­do Ros­si, y to­dos for­man par­te de las 48 pie­zas ele­gi­das por Mol­te­ni&C pa­ra po­blar el museo que es­ta fir­ma ita­lia­na le de­di­ca a su pro­pia his­to­ria

El País - Icon Design - - RECIBIDOR - C.P. Mol­te­ni Mu­seum abrió sus puer­tas en 2015 en un an­ti­guo se­ca­de­ro de ma­de­ra en la se­de cen­tral de Mol­te­ni&C, en Gius­sano (Ita­lia).

Una de los ma­yo­res be­ne­fi­cios de crear mu­seos del di­se­ño es que, de cuan­do en cuan­do, nos per­mi­ten re­en­con­trar­nos con imá­ge­nes co­mo es­ta. La to­mó el fo­tó­gra­fo Ma­rio Ca­rrie­ri en 1990, el mis­mo año en que Al­do Ros­si re­ci­bió el pre­mio Pritk­zer, y reúne las pie­zas que el mi­la­nés ha­bía fir­ma­do has­ta la fe­cha pa­ra Mol­te­ni&C, la ca­sa de mo­bi­lia­rio con la que me­jor se en­ten­dió en sus años de eu­fo­ria crea­ti­va. Dis­pues­tos en gra­das (Ros­si ve­nía del mun­do de la es­ce­no­gra­fía y siem­pre se sin­tió muy vin­cu­la­do al ci­ne y al tea­tro) es­tán to­dos los éxi­tos de la épo­ca: la si­lla Tea­tro (1983), el se­cre­ter Car­teg­gio (1987), la li­bre­ría mo­du­lar Pi­ros­ca­fo, la si­lla Mi­lano (1987) y la bu­ta­ca Pa­ri­gi (1989). Al­gu­nos de ellos to­da­vía for­man par­te del ca­tá- lo­go y otros es­tán en Mol­te­ni Mu­seum, el cen­tro di­se­ña­do por Jas­per Mo­rri­son que cus­to­dia la me­mo­ria de es­te gi­gan­te del mo­bi­lia­rio ita­liano. Allí, quien lo desee pue­de com­pro­bar que son, por lo me­nos, tan bo­ni­tos co­mo en la fo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.