Si las pa­re­des ha­bla­ran

La ga­le­ris­ta po­sa por pri­me­ra vez en su cuarto. Aho­ra que su co­lec­ción es­tá en el MNCARS, so­lo echa­mos de me­nos sus lo­cas inau­gu­ra­cio­nes

El País - Icon Design - - RECIBIDOR - ICON DE­SIGN

Sol e da A Ave­ces, en las ce­nas que ha­cía tras ca­da inau­gu­ra­ción de la ga­le­ría, la ca­sa de So­le­dad Lo­ren­zo se lle­na­ba tan­to que a los de con­fi­fian­za (a los ar­tis­tas y a los jó­ve­nes, nun­ca a los co­lec­cio­nis­tas) los man­da­ba a su cuarto. Mu­chos aca­ba­ban ce­nan­do en la ca­ma. Por esas fi­fies­tas pa­sa­ron Bar­dem o Sch­na­bel, y pre­ci­sa­men­te de es­te úl­ti­mo te­nía un cua­dro enor­me so­bre el ca­be­ce­ro. Aho­ra es­tá en el Rei­na y, en su lu­gar, el Bar­ce­ló de la fo­to. Ha­ce seis años que So­le­dad ce­rró la ga­le­ría, y po­cos me­ses que do­nó su co­lec­ción al MNCARS. Ella de­be es­tar muy fe­liz, se ha li­bra­do de aque­llos fo­llo­nes, pe­ro se si­gue ha­blan­do de ellos.

So­le­dad Lo­ren­zo, en su dor­mi­to­rio, re­tra­ta­da por Pa­blo Za­mo­ra pa­ra ICON DE­SIGN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.