Co­sas que ha­rían vo­mi­tar a una ca­bra

To­dos lle­va­mos den­tro un en­tre­na­dor de fút­bol, un le­gis­la­dor y un de­co­ra­dor. Xavi San­cho, que ju­ga­ba a balonmano y no pu­do en­trar en De­re­cho, res­pon­de a sus cues­tio­nes estéticas des­de su pi­so con go­te­lé

El País - Icon Design - - RECIBIDOR -

He vis­to co­sas que ha­rían vo­mi­tar a una ca­bra por la mal­di­ta ma­nía de no po­ner cor­ti­nas, pe­ro al mis­mo tiem­po las de­tes­to. ¿Al­gu­na so­lu­ción? Según el fi­ló­so­fo Anton van Hooff, las ca­sas sin cor­ti­nas pue­den ser con­se­cuen­cia tan­to de una educacion cal­vi­nis­ta (na­da que es­con­der) co­mo de un ex­hi­bi­cio­nis­mo ca­pi­ta­lis­ta (mi­ra qué ten­go). Com­pre unas ve­ne­cia­nas y no lea fi­lo­so­fía.

PA­RE­CE QUE el ver­de arra­sa, a pe­sar de que mi­les de fa­mi­lias mu­rie­ron en el si­glo XIX, in­clui­do Na­po­león, por­que se pu­so de mo­da pa­ra las pa­re­des y lle­va­ba bien de ar­sé­ni­co. Sin ob­viar es­to, ¿es us­ted par­ti­da­rio de es­te co­lor? verd Sien­to Sien­to una enor­me de­bi­li­dad por el ver­de co­mo buen tau­ro que soy y, en­tre to­das sus to­na­li­da­des, mi fa­vo­ri­ta es el bri­tish

ra­cing green por cul­pa de una an­glo­fi­lia ado­les­cen­te mal cu­ra­da. ¿Lo pon­dría en ca­sa? Pues no, a no ser que quiera con­ver­tir mi sa­lón en un pub de Derbys­hi­re, en cu­yo ca­so lo com­bi­na­ría con un te­cho en tono gris pub, el pre­fe­ri­do por Ste­ve Coo­gan en la ver­sión de Tris­tram

Shandy de Danny Boy­le, o sea, ese gris de cuan­do se po­día fu­mar en los ba­res. Si op­ta por un ver­de más cla­ro, no se ex­tra­ñe si las vi­si­tas le pre­gun­tan por qué ha pues­to un so­fá en el ba­ño. Y si elige el ver­de ar­sé­ni­co na­po­leó­ni­co, fe­li­ci­da­des: se ha con­ver­ti­do en per­so­ni­fi­ca­ción del con­cep­to “víc­ti­ma de la mo­da”. HE LEÍ­DO QUE cuan­do un pi­so en al­qui­ler se anun­cia con “co­ci­na equipada”, de­be te­ner al me­nos tres elec­tro­do­més­ti­cos. ¿A cuá­les de­be­ría re­nun­ciar en su opi­nión? La se­ca­do­ra es un sím­bo­lo va­cuo de es­ta­tus, in­clu­so en Lu­go. El la­va­va­ji­llas anu­la una de las ac­ti­vi­da­des más te­ra­péu­ti­cas que exis­ten jun­to a la in­ges­ta de cer­ve­za o ver a Mes­si ju­gar: fre­gar los pla­tos. El horno es pa­ra co­bar­des. Sa­brá us­ted que al­guien no sa­be co­ci­nar si siem­pre me­te co­sas en ese averno. La ne­ve­ra es la te­le­vi­sión de la co­ci­na. Pe­dir un mi­cro­on­das es co­mo pe­dir una cla­ve de wi­fi: con­tra­te da­tos ili­mi­ta­dos (en­cien­da el mal­di­to fue­go) y dé­je­se de ton­te­rías. Según lo que sea o as­pi­re us­ted a ser en la vi­da, eli­ja de en­tre lo an­te­rior. Eso sí, nun­ca una co­ci­na de vi­tro­ce­rá­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.